Venezuela: el camino equivocado. Por: Eddie A. Ramírez S.

18 de noviembre de 2014

Venezuela: el camino equivocado

Eddie A. Ramírez S.

El régimen prefiere gastar en la Fuerza Armada, en empresas del Estado, en dádivas internas y externas y en propaganda, en lugar de invertir en educación, salud e infraestructura. Nuestra Fuerza Armada, deteriorada porque sus mandos permitieron el adoctrinamiento político y la corrupción, requiere armamento apropiado para garantizar la defensa de nuestras fronteras, pero hoy el peligro no proviene de tradicionales ejércitos enemigos, sino de la narcoguerrilla y del contrabando. En consecuencia los medios a su disposición no pueden ser tantos Sukhoy y tanques pesados, tampoco una nómina de cientos de generales y almirantes.

Seguir gastando en las empresas del Estado es un crimen y una estupidez. Continuar hablando de empresas ¨básicas y estratégicas¨ en el mundo actual no tiene sentido y mucho menos cuando por una gerencia politizada están quebradas o bien distraen fondos que deberían ir a satisfacer necesidades de la población. Lo que requerimos son empresas eficientes que tengan responsabilidad social, que cancelen los impuestos y respeten las leyes. Por razones constitucionales Pdvsa tiene que ser una empresa estatal, pero no sus empresas mixtas en las cuales puede ser accionista minoritaria pero garantizando por estatutos que las decisiones importantes cuenten con su aprobación. El que Pdvsa tenga el 60 % de las acciones la obliga a aportar enormes sumas que deberían ser destinadas a satisfacer necesidades apremiantes de los ciudadanos. Nuestros políticos de la alternativa democrática deben percatarse de que no es apropiado seguir ofreciendo más de lo mismo.

Las dádivas a nuestra población son necesarias en algunos casos para proteger a quienes están realmente desamparados, pero lo primordial es crear empleos productivos. Al exterior solo se justifican en casos puntuales de catástrofes naturales en países con pocos recursos. Los cuantiosos gastos en propagando son inmorales. Solo buscan lavar cerebros y sembrar odio.

En economía el régimen ahogó al sector privado, quebró las empresas del estado y endeudó al país. En política internacional se colocó del lado de otras dictaduras y de grupos terroristas. Internamente actúa con lenidad ante la delincuencia que asesina por igual a policías y a ciudadanos desarmados, y sus paramilitares son tan inescrupulosos como los que asesinaron a 43 estudiantes en México o como los integrantes del grupo extremista islámico Boko Haram que masacraron 48 estudiantes y secuestraron y violaron a cientos de niñas en Nigeria. Además, es notoria la corrupción de funcionarios de diferentes niveles.

Mientras nos hundimos como país y los venezolanos sufrimos por la inseguridad personal y jurídica, por el alto costo de la vida y por la escasez de productos, otros grupos humanos llevan a cabo

estrategias exitosas para disminuir la pobreza y realizan la proeza de colocar un laboratorio en un cometa después de un viaje de diez años a través del universo. Los resultados están a la vista. Los venezolanos debemos reaccionar para tomar el camino de los países desarrollados, para lo cual es requisito indispensable, pero no suficiente, salir del régimen por las vías constitucionales.

Como en botica: Cuesta entender que ahora que el régimen va en picada la MUD insista en un diálogo que, ante unas próximas elecciones, solo favorece al oficialismo. Es evidente que la cúpula roja no permitirá un CNE, ni un TSJ autónomos, tampoco decretará una amnistía, ni desarmará a sus paramilitares. Entonces, ¿pueden explicarnos cuál es el objetivo? Debe dialogarse pero con los disidentes del Psuv y con los ciudadanos desencantados del régimen. Son válidos los argumentos de Antonio Ecarri Bolívar de que para seleccionar candidatos a diputados debe seguirse el mismo procedimiento anterior: consenso cuando sea posible y primarias cuando no se logre. La alcaldesa de Brampton, cerca de Toronto, no solo perdió la reelección sino que debe devolver a la ciudad 144.150 dólares por uso indebido de una limusina, ¿cuánto deben devolver a Pdvsa Jaua, su esposa, suegra y niñera por el viajecito a Sao Paulo? En China acusan de corrupción a la empresa Wison, pero aquí Pdvsa la contrata para construir una planta en la refinería de Puerto La Cruz. En su aspiración al TSJ Delcy Rodríguez reúne los mismos requisitos que los actuales magistrados: roja y sumisa a Miraflores.

¡ No más prisioneros políticos, ni exiliados!


eddiearamirez 18/11/14 Noticiero Digital, Runrunes

EL USO DEL AVIÓN DE CITGO. Por: J.V. Vera

14 de noviembre de 2014
Citgo, como todos sabemos, es una filial de PDVSA con sede en Houston, TX. Citgo posee un jet Falcon​2000EX,matrícula N977CP, que se supone debe estar destinado a operaciones de la compañía. Pues bien, ​he recibido de fuente anónima​ un documento correspondiente al uso de ese avión durante los tres primeros trimestres del año 2009, del cual he extraído los vuelos personales del entonces presidente de la compañía.

Para ese año y hasta julio del año pasado el presidente de Citgo era el ingeniero Alejandro Granado, quien además de residir en la más exclusiva urbanización de Houston llamada Royal Oaks Country Club (uno de sus vecinos es el ex presidente George H. Bush) tiene numerosas propiedades en Florida, entre otras su casa de playa situada en el 3463 NE 171st St, North Miami Beach que adquirió por la módica suma de $1.500.000,00.

Pues bien, don Alejandro viajó ​durante esos nueve meses a Fort Lauderdale (el aeropuerto más cercano a su modesta residencia) ​,​solo o con su familia ​,​ en innumerables ocasiones. ​Y es el caso que ni en Fort Lauderdale ni en Miami hay operaciones relevantes de Citgo que obliguen a su presidente a viajar ​a esas ciudades continuamente.

Ese avión cuyo costo de operación es estimado por Citgo en $4.185,00 la hora hizo vuelos a buscar a la madre de Granado en Barquisimeto, vuelo vacacional con su señora a Melbourne, Sidney y Honolulu, Washington, Filadelfia y Nueva York, entre otros.

El costo total de los vuelos particulares, privados, no oficiales de Granado en nueve meses, calculada la hora al valor establecido por Citgo, que no incluye viáticos ni hoteles de la tripulación, suman la módica cantidad de $928.631,01.

En otras palabras Granado gastó cada mes, durante 9 meses. un promedio de $103.181,00.

Dentro de los vuelos de ese avión se encuentran los vuelos efectuados por Maduro, Arias Cárdenas, Temir Porras, Jesús Romero Anselmi, la Primera Combatiente y Zelaya y sus ex ministros y allegados que estoy procesando ​.

Y se me olvidaba hasta un viaje de Rafael Ramírez y familia desde Caracas a Eagle, Colorado (un resort de ski) pasando por Houston y Fort Lauderdale (salida 4 enero 2009 y regreso 11 de enero 2009).

JVVera

REMISIÓN: Pedro Salazar.

Organización vs opinión. Por: Fernando Ochoa Antich.

11 de noviembre de 2014

imagesfoa

 Organización vs opinión.

Fernando Ochoa Antich

Diosdado Cabello parece que por fin entendió, después de la destitución del general Miguel Rodríguez Torres, que el poder en el régimen bolivariano no tiene su origen en la supuesta alianza cívico militar, cómo todavía piensan algunos connotados miembros de la logia conspirativa del 4 de Febrero, sino que proviene de las vinculaciones con Cuba, del control del PSUV y de la influencia que se tenga en los colectivos armados. Ese convencimiento lo ha llevado a realizar un importante esfuerzo organizativo para establecer una eficiente estructura electoral con la finalidad de ganar las elecciones parlamentarias, pero que en el fondo busca controlar el partido de gobierno para defenderse de los constantes ataques que le hacen y en cierta forma poder enfrentar el creciente poder de Nicolás Maduro.
La estrategia es realmente inteligente, Consiste en lograr el apoyo de las bases del partido mediante el respeto de un supuesto liderazgo popular que se logra a través del triunfo en unas elecciones internas, las cuales serán supuestamente equitativas y justas. Tengo profundas dudas de que esto sea verdad. Normalmente, esos liderazgos se forman mediante el empleo de medios económicos y posibilidades de conceder ciertas ventajas personales utilizando el poder del Estado. En realidad, eso no importa. Lo fundamental es que el PSUV va a elegir popularmente: 3988 jefes de círculos de lucha popular y del buen vivir, 13.682 jefes de Unidades de Batallas HCH y 136.000 jefes de patrullas, es decir 154.490 cuadros chavistas. Sin lugar a dudas, una eficiente maquinaria electoral. ´
Esa estructura organizativa es un importante reto para la oposición democrática. Además de esa poderosa maquinaria electoral, que sólo puede lograrse utilizando inmensas cantidades de dinero, el chavismo tiene el poder del Estado y su total falta de escrúpulos para utilizarlo. Sólo con observar los amañados juicios contra Leopoldo López y los alcaldes Escarano y Ceballos, las amenazas contra Carlos Ocariz, las abusivas campañas de propaganda, el control sobre los medios de comunicación, y la permanente censura para entender a lo que nos estamos enfrentando: sencillamente un régimen totalitario. Si todavía existe alguna duda recordemos la frase de Elías Jaua; “los revolucionarios no pueden permitir la alternancia en el poder con la burguesía porque sería el fin del Proceso”.

De todas maneras¸ yo soy muy optimista. En verdad, no es fácil derrotar al chavismo, pero es posible. Eso sí, se requiere cumplir con ciertas condiciones para poder ganar tan complicadas elecciones. Desde el año 2003, la oposición no había estado en condiciones tan favorables para hacerlo. Sólo con analizar todas las últimas encuestas nos damos cuenta de la difícil e inmanejable situación de opinión que enfrenta el régimen. Los números son muy similares: Veamos la encuesta de Datanalisis: 81,6 % está convencido que la situación del país es mala; 80,1 % cree que el sistema económico es negativo; 67,5 % piensa que la gestión de Maduro es mala y 68,1 % aspira que renuncie a la presidencia de la República en el 2014. Una grave crisis de opinión, pero lo que más me impacto fue que el 71,6 % no cree lo que dice Maduro.
Entre organización y opinión electoralmente siempre se ha impuesto la opinión. Un buen ejemplo fue el triunfo de Hugo Chávez en 1998. El desprestigio de la política en general, y de los partidos en particular, le permitió ganar las elecciones. La estructura organizativa de A.D. y Copei no garantizó el triunfo. Es verdad que en política es posible recuperar el apoyo popular. Lo hizo el mismo Chávez, cuando en el año 2004 logró triunfar en el referendo revocatorio al permitir el CNE modificar la fecha. Lo logró mediante la estructuración de las misiones. Nicolás Maduro está tratando de maniobrar para fortalecer su imagen. Tratará de repetir lo que hizo Chávez. El problema es que la crisis económica no le va permitir un margen de maniobra. Si vota masivamente la oposición obtendrá un trascendente triunfo electoral. Si se trata de hacer un fraude electoral, tendremos suficiente fuerza popular para crear una crisis política de consecuencias inmanejables para cualquier gobierno.

Caracas, 9 de noviembre de 2014

fochoaantich@gmail.com

@FOchoaAntich

Petróleo: un viaje inconcluso. Por: Eddie A. Ramírez S.

5 de noviembre de 2014

Petróleo: un viaje inconcluso

Por: Eddie A. Ramírez S.

El petróleo contribuye con un 46 % de la energía consumida en el mundo, le sigue de lejos el carbón con 24 % y el gas con 16 %. Sin petróleo la humanidad retrocedería al siglo XIX. En el caso de Venezuela no podríamos importar casi nada, ya que un 96% de nuestras divisas provienen de las exportaciones del oro negro. Sin embargo, muy pocos conocen la historia del petróleo. Ahora todos tenemos la oportunidad de enterarnos de esa epopeya, narrada en un libro muy ameno de solo 115 páginas y, para que no haya excusa, completamente gratis accediendo a http://www.petroleounviajeinconcluso.com/ o https://itunes.apple.com/us/book/petroleo-viaje-inconcluso/id928010175?mt=11&ign-mpt=uo%3D4

En el mismo los lectores descubrirán que el petróleo no debe su origen a los restos de dinosaurios, que su uso data de 4000 años antes de nuestra Era, que Jehová ordenó a Noe calafatear el arca con petróleo, que los griegos lo utilizaron como arma y que el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo fue quien acuño el término ¨estiércol del diablo¨, tomado de los indígenas de Cubagua.

Se enterarán de dónde se utilizó por primera vez una lámpara que alumbraba con petróleo, cuál fue la primera explotación comercial, el papel de las familias Rockefeller, Nobel, Rothschild y Mellon; la sustitución del aceite de ballena por petróleo para el alumbrado, la caída momentánea de su importancia como consecuencia de la electricidad y su crecimiento exponencial cuando aparece el automóvil a gasolina. También, dónde ocurrió la primera huelga petrolera y a quién llamaban Mr 5%.

A través de su lectura disfrutarán de la secuencia de descubrimientos petroleros en Estados Unidos, Rumania, Rusia, Venezuela y Oriente Medio, de los pleitos y acuerdos entre las grandes compañías, de las presiones políticas de las mismas. Las guerras y el petróleo y las guerras por el petróleo, la tecnología que permitió a Hitler obtener gasolina a partir del carbón, las estatizaciones de las empresas petroleras, los eventos que determinan las fluctuaciones de los precios, el efecto que tuvo el embargo árabe y el consecuente aumento de los precios, la OPEP. Las nuevas tecnologías y la entrada en producción en el Mar del Norte y Alaska. La producción de petróleo no convencional en las arenas bituminosas y en la Faja del Orinoco, el petróleo proveniente de lutitas que permitirá a los Estados Unidos autoabastecerse y el futuro del crudo y de las fuentes de energía renovable.

Muchos otros episodios importantes se descubren en este viaje inconcluso que nos regalan los distinguidos autores Rafael Arráiz Lucca, historiador y ensayista, y Luís A. Pacheco, petrolero de la Pdvsa meritocrática, quienes unieron sus talentos para obsequiarnos el libro que lleva por título este artículo, editado por la Universidad Corporativa Pacific Rubiales, cuyo Director es Armando Izquierdo, otro petrolero de la diáspora. El único punto que se les pasó por alto es que el primer caso de corrupción política relacionado con el petróleo no fue el del Secretario de Estado norteamericano Albert Fall, por los años 20. Quizá fue el primer caso sentenciado por la justicia, porque aquí hacía ya rato que impunemente Juan Vicente Gómez se había lucrado con las concesiones petroleras, corrupción que crece exponencialmente en la Pdvsa roja-rojita.

Hoy, cuando los ¨revolucionarios¨ importan gasolina, diesel y petróleo liviano debido a la ineptitud gerencial, falta de inversión y de mantenimiento de las instalaciones de Pdvsa, los venezolanos tenemos que interesarnos más por la industria petrolera. Mañana otros actores tendrán que reconstruirla y para ello deben contar con el apoyo de la ciudadanía para romper paradigmas y que el mundo político entienda que no se puede seguir haciendo más de lo mismo. En la medida que conozcamos nuestra industria de los hidrocarburos nos daremos cuenta de que no tiene sentido esa relación amor-odio que ha imperado entre ciudadanos y esa actividad.

Como en botica: Don Gustavo Vollmer fue un empresario exitoso con sensibilidad social. Venezuela perdió un excelente ciudadano. Nuestro pésame a familiares. El viaje a Brasil en avión de Pdvsa de la familia Jaua, niñera incluida, tuvo como objetivo principal reunirse con el grupo de los Sin Tierra, lo cual los rojos no consideran injerencia, pero acusan al presidente Rajoy de inmiscuirse en Venezuela por conversar con la esposa de Leopoldo. El comunicado de la embajada de nuestro país en Colombia es todo un ejemplo de mal uso del idioma: ¨ el vehículo fue ocupado de manera arbitraria e inconsulta sin autorización de su propietaria¨. Casi agrega que fue a escondidas, ilegal, abusivo, improcedente e injustificado. ¿Cómo resguarda la embajada documentos confidenciales de las relaciones colombo-venezolanas?

¡ No más prisioneros políticos, ni exiliados!


eddiearamirez 4/11/14 Noticiero Digital y Runrunes

CARRATÚ Y EL GOLPE DE ESTADO. Por: Robert Gilles Redondo

5 de noviembre de 2014

Una vez más carga el verdugo Cabello contra Mario Iván Carratú. Nada nuevo la denuncia: el llamado a un golpe de estado. La misma sombra paranoica, a veces risible, que atormentó las insomnes madrugadas del Comandante, durante las infinitas conversaciones con el depuesto ministro Rodríguez Torres que, entonces, era el jefe de los servicios de inteligencia.

Dicha sombra no era tan sombra ese 11 de abril cuando una Fuerza Armada Nacional, que ya no existe, decidió poner fin a un incipiente gobierno que horas antes había bañado con sangre las adyacencias de Miraflores. Sin duda, recordar el 11-A me hace respirar hondamente al son del viejo aforismo que dice: “todo tiempo pasado fue mejor”. Claro está, no había suficiente madurez para entender que aquellos días se hizo lo que se tenía que hacer, como me dijo el expresidente Carmona Estanga durante una conversa en Bogotá, motivada por la dureza del exilio.

Aquí y ahora, las circunstancias que hacen al hombre, como decía el filósofo español, son muy diferentes. La Venezuela del 2014 no es la misma del 2002. Este año las protestas de la juventud que paralizaron al país durante casi dos meses, hasta que la bendita MUD cayó en la trampa del diálogo “enfría calles”, dejándose claro que el pueblo ya no es el mismo pueblo. Que la crisis colapsa realmente el país y que la unidad chavista ya no existe. Maduro no es Chávez y por lo tanto no es capaz de contener lo inevitable.

Y ¿qué es lo inevitable? Lo inevitable es la hecatombe. Y la hecatombe es el golpe de estado que no viene a ser hoy lo que tradicionalmente ha sido: la entronización de una casta militar.

Las Fuerzas Armadas deben actuar para evitar lo que se cocina vorazmente en las calles: un estallido social. Siempre lo he dicho, Venezuela es una olla de presión cuya explosión no podría imaginar. Cuando la lucha que no conoce retorno toque su diana del alba no habrá vuelta atrás y el pueblo junto a la Fuerza Armada decente, la de los estratos medios, parirán la libertad que nos fue arrebatada hace quince años.

Yo también (y espero que muchos lo hagan sin temor) hago un llamado desesperado a los mandos medios de la Fuerza Armada que han ido uniendo esfuerzos para construir Un Nuevo Orden a que actúen antes que sea demasiado tarde.

Es la hora más decisiva. Es la hora crucial. Ha llegado la hora de derrocar la dictadura y reivindicarnos como nación. Pero sobre todo reivindicarnos a nosotros mismos como venezolanos.

Cuando sea el momento, cuente la patria con cualquier sacrificio de este humilde hijo suyo que sin vacilar hará valer la sangre que heredé de mi tatarabuelo Cayetano Redondo, el mártir de la Campaña Admirable.

Al unísono Venezuela grita: ¡Ya basta! Quiero volver a mi país y que mis hijos sean libres en un país de progreso donde nunca más nos odiemos. Quiero que todos regresen una vez conjurado el maleficio infernal entonando ese viejo himno para el final del exilio: De vuelta a la patria.

Robert Gilles Redondo.

REMISIÓN:

De: Robert Gilles Redondo <robertgillesr>
Fecha: 3 de noviembre de 2014, 18:04
Asunto: CARRATÚ Y EL GOLPE DE ESTADO

La destitución negociada….Por Marianella Salazar

31 de octubre de 2014

​Marianella Salazar
La destitución negociada

29 de octubre 2014 – 00:01

Maduro se ha ofrecido voluntariamente como rehén a los colectivos. Su decisión de ceder ante sus presiones y destituir al ministro de Relaciones Interiores, general Miguel Rodríguez Torres, lo coloca en una situación de mucha vulnerabilidad; no solo cede ante el chantaje de esos peligrosos grupos armados, que aunque son brazos paramilitares del gobierno para defender la revolución y amedrentar a la población, también pertenecen algunos a la delincuencia organizada y tienen, como nunca antes, vía libre para cometer todo tipo de delitos, actuando con mayor impunidad, saben que no habrá efectivos de ningún cuerpo de seguridad que se les enfrenten porque terminarán encarcelados, como les pasó a los del Cicpc, que fueron detenidos por seguir instrucciones del ministro del Interior.

Sin embargo, la mayor debilidad de Maduro está en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, su actuación para dirimir un grave problema generado por los hechos acontecidos en el edificio Manfredi, sede del colectivo liderado por el difunto Odreman, demostró que como presidente de la República no tiene mando en la institución castrense ni controla los servicios de inteligencia, que lo han mantenido desinformado. Rodríguez Torres no le consultó; como militar activo pidió autorización a sus superiores.

Según nuestra fuente militar, cuando el colectivo tomó como rehenes a tres efectivos del Cicpc durante el allanamiento, Rodríguez Torres consultó las acciones para liberarlos con el general Padrino López, y este a su vez con el Alto Mando Militar. Según la fuente, Rodríguez Torres fue autorizado a “Echarles plomo”. Sabían que entre las consecuencias por el ajusticiamiento podría estar su destitución. Era un escenario previsible. Sin embargo, el Alto Mando Militar aprovechó la remoción del general Rodríguez Torres (que siempre estuvo en la mira de los cubanos por ser ficha de Diosdado Cabello) para salir de una vez por todas de la ministra de la Defensa, Carmen Meléndez – alias la Cubana–, a quien repudiaron desde su designación en el despacho, no por ser mujer, sino por tener línea directa con Raúl Castro, que la impuso. Por eso, los militares que rechazan la subordinación al régimen castro-comunista, jamás la obedecieron.

Como había un interés de sacarla del Ministerio de la Defensa, negociaron la destitución de Rodríguez Torres para mandarla al Ministerio de Interior y Justicia, de donde saldrá quemada, y, al mismo tiempo, sacar del juego a Freddy Bernal, candidato in péctore de Cilia y Maduro para Relaciones Interiores. Maduro tuvo que aceptar las condiciones para evitar que le estallara una crisis militar, sabe que hay un gran descontento que no se apaciguará con el aumento de 45% de los salarios militares.

En el seno de la FANB hay chavistas que quieren sacarlo y pedirle la renuncia, también hay sectores radicales que creen están dadas las condiciones para tomar el poder, no les importa una condena de la comunidad internacional, esgrimen que el gobierno está apoyando oficialmente a la delincuencia organizada representada en los colectivos, unos 6.000 en todo el país, que mantenerlos apertrechados con armas de última generación y provisiones cuesta unos 2.000 millones de dólares anuales –según la fuente– que se sacan de la partida secreta del Ministerio de Relaciones Interiores.

Además, está la incompetencia manifiesta del “heredero” y de su equipo gubernamental para resolver los grandes problemas económicos, agravados por la succión de nuestros recursos por los cubanos y por gobiernos ideológicamente afines. Lo que viene no es precisamente joropo sino enfrentamientos entre grupos de poder. Léase: colectivos vs FANB.

Marianella Salazar (@AliasMalula) | Twitter

REMISIÓN:

german guillen citerio / Cap/Alt Luis E. Espin Ramos

Fecha: 30 de octubre de 2014, 6:06

Colectivos, buhoneros, motorizados y policías. Por: Eddie A. Ramírez S.

28 de octubre de 2014

Colectivos, buhoneros, motorizados y policías

Eddie A. Ramírez S.

La percepción general de los venezolanos sobre los colectivos, buhoneros, motorizados y policías es negativa. Algunos llegan a decir que todos son unos malandros, que los colectivos deben ser disueltos, los buhoneros prohibidos, los motorizados restringidos a uno solo por vehículo y con permiso limitado de circulación por ciertas vías y hasta determinadas horas y que todos los policías deben ser sustituidos. Hasta hace poco, por razones que no son del caso analizar, esos grupos se identificaban ellos mismos con el oficialismo o bien eran percibidos como afectos al mismo, lo cual añade otro punto de tensión.

Independientemente de la visión que cada quien tenga, no hay duda de que muchos integrantes de esos grupos constituyen un grave problema para la seguridad personal, el libre tránsito y en general para la calidad de vida de los habitantes de las ciudades. Para resolverlo lo primero que es necesario entender es que entre ellos hay malandros y otros que son honestos, por lo que no debemos satanizarlos como grupo, sino contribuir a separar la buena semilla de la mala.

Existen varios grupos de paramilitares oficialistas, que se dicen colectivos, que actúan impunemente extorsionando comerciantes y asesinando o hiriendo a manifestantes de la alternativa democrática, pero hay otros colectivos que hacen labor social. Los buhoneros son en su gran mayoría ciudadanos que se dedican a esa actividad por el desempleo ocasionado por las erradas políticas del Estado en contra del sector privado. Son padres y madres de familia que trabajan de sol a sol, expuestos al matraqueo policial y a los asaltos de los malandros. Los motorizados son ciudadanos que utilizan su vehículo como medio de trabajo o para desplazarse junto con su esposa o llevar a un hijo a la escuela. ¿Hay muchos abusadores? Claro que sí. Cualquier peatón o conductor de carro puede aseverarlo, pero no son todos. Cada día cae un policía abatido por el hampa, sin embargo el resto sigue cumpliendo con su deber, expuesto a que lo asesinen para robarle el arma. Evidentemente entre ellos hay delincuentes, como los hay en otros grupos de la sociedad, pero es injusto juzgar que todos lo son.

Una vez que tengamos claro que entre los colectivos, buhoneros, motorizados y policías hay malandros, pero también ciudadanos que cumplen con la ley, el siguiente paso es propiciar el deslinde entre ellos y enjuiciar a quienes violan la ley. Para eso es necesario no solo una labor de inteligencia, sino un acercamiento a los grupos citados, ya que ellos son los principales afectados por los delincuentes que están entre sus filas.

Un escollo para esa tarea es que el oficialismo considera que los malandros son sus aliados. Maduro y algunos dirigentes del PSUV, militares, jueces y fiscales se dedican a perseguir y a descalificar a estudiantes y a líderes de la alternativa democrática en lugar de enfrentar a los delincuentes, que gradualmente se han ido imponiendo. No estamos lejos de tener una malandrocracia, donde antes existía una democracia imperfecta. Sin duda los rojos son los principales culpables de esta situación y por ello hay que desplazarlos del poder. Evidentemente no es tarea fácil, pero hay que emprenderla porque ya no es asunto de democracia versus dictadura, sino de sobrevivencia de los ciudadanos honestos.

Como en botica: Rodríguez Torres fue destituido, pero agradece a Maduro y declara que ¨seguiremos haciendo revolución¨. ¡ Qué infelices son algunos generales! Ahora los aviones de Pdvsa son para trasladar maletines con dólares, suegras y niñeras armadas de los jerarcas del régimen. Rafael Ramírez demostró en Pdvsa que es un planificador pirata; menos mal que ahora el régimen echó para atrás su decisión de vender CITGO. Felicitaciones a Tamoa Calzadilla y a Laura Weffer por el premio María Moors Cabot y a través de ellas a todos nuestros valientes periodistas. Nuestra solidaridad con el diputado Carlos Berrisbeitia, con quien coincidimos en que a los actuales diputados oficialistas les quedan pocos días en el Asamblea. La represión en contra de los presos políticos Leopoldo, Enzo, Ceballos y Lucchesse y los intentos de enjuiciar a Ledezma y a Ocariz evidencian una vez más la perversidad del régimen. Juan Carlos Caldera hizo algo impropio al aceptar dinero de Ruperti, conocido empresario rojo que debe su fortuna a negocios con Pdvsa, pero querer imputarle supuesto valimiento y legitimación de capitales es un atropello que obedece a motivos políticos. Heliodoro Quintero, su supuesto amigo, propició la entrevista y grabación.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 28/10/14 Noticiero Digital, Runrunes

¿Quién manda en Venezuela? Por:Pablo Aure.

27 de octubre de 2014
¡Hasta cuándo!

¿Quién manda en Venezuela?

IDP115725.JPG

Foto archivo El Carabobeño.

Pablo Aure
@pabloaure
La Venezuela de los últimos años es el auténtico escenario para inspirar a cualquier productor de películas de suspenso, terror, policiacas y hasta de ciencia ficción. Todo lo que nos podamos imaginar sucede aquí, donde se confunden policías y ladrones, descubren grandes alijos de droga que involucran a altos jerarcas militares, ocurren asesinatos extraños. La gente se inquieta por la inseguridad, pero al mismo tiempo tiene que ocuparse de cómo sortear los problemas de desabastecimiento.
De estas tierras pudieran salir exitosos bestsellers o series televisivas al estilo “El cartel de los sapos”, “Pablo Escobar”, o una muy buena llamada “Tyrant” (Tiranos) que nos relata las vivencias de Barry Al Fayeed, hijo de un dictador de un país imaginario del oriente.
En realidad, en 16 años en un país pueden suceder muchas cosas, y más aún estando bajo la dirección de una misma gente con un patrón desmoralizador, que ha tenido como práctica de vida los antivalores.
Así las cosas, tratemos de hacer un análisis de lo acontecido durante la última semana.
Crimen y venganza de los Colectivos
El mes de octubre tuvo un comienzo macabro. Asesinaron de una manera horrenda al joven diputado Robert Serra y a partir de allí parecieran haberse desatado algunos demonios. Al principio, hubo señalamientos inverosímiles que atribuían responsabilidades alocadas sobre el vil asesinato. Luego, pero siempre en medio de la oscuridad, fueron aconteciendo algunos hechos que dibujaban las siluetas de sus posibles actores, o personeros que quizá aparentaban tener conocimiento de ese espeluznante crimen.
No había transcurrido todavía una semana del homicidio de Serra cuando en pleno centro de Caracas, en Quinta Crespo, el Cicpc se enfrentaba a tiros con los denominados colectivos, y fueron ultimados cinco integrantes de estos grupos civiles irregularmente armados. Pero identificados con “el proceso”. Entre los abatidos se encontraba José Miguel Odreman, líder del colectivo 5 de Marzo, quien minutos antes de su muerte responsabilizaba al ahora exministro Miguel Rodríguez Torres de lo que pudiera pasarle. Presentía su muerte. Quizá porque alguien le había dicho que lo andaban buscando para matarlo, y desde luego, pudiéramos especular que tampoco subestimaba el atrevimiento ministerial. En definitiva ocurrió lo que Odreman presintió.
Mientras colectivos y Cicpc se enfrentaban en Quinta Crespo, José Gregorio Sierralta, a la sazón director nacional del Cicpc, desde Valencia desmentía que los abatidos pertenecían a los colectivos. Esas declaraciones provocaron un mayor enfurecimiento de quienes ya estaban dolidos por el asesinato de sus camaradas. Tratar de exponerlos al desprecio y, además, desconociendo su armonía con sectores gubernamentales en los momentos difíciles cuando el régimen los necesitó para “asustar” o combatir las protestas de los primeros meses del año, los colectivos no lo perdonarían; fue entonces cuando varias de las organizaciones “colectivas” propusieron marchar hasta Miraflores para pedir la destitución del ministro Rodríguez Torres. La marcha estaba pautada para el jueves, pero se suspendió.
Triunfo de los Colectivos
No fue casual la suspensión de la marcha. Evidentemente hubo un acuerdo entre Nicolás Maduro y los colectivos. La decisión ya había sido tomada: Rodríguez Torres saldría del ministerio y junto a él toda la directiva del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas. Maduro cumplió. La marcha era el jueves y el viernes anunció la destitución.
No sabemos si con esa destitución terminará el episodio de Quinta Crespo porque también ha sido una exigencia la destitución de Diosdado Cabello, pensamos que eso será más difícil ya que no está en manos del Presidente de la República tal decisión. Esperemos el mes de enero para ver qué pasará con la directiva de la Asamblea Nacional.
Enigmático futuro
Hacer algún tipo de pronóstico sobre lo que sucederá con personeros del Gobierno que han estado comprometidos en situaciones criminosas no es tarea fácil. Todo dependerá de las negociaciones que en búsqueda de la salida se hagan. Así como lo leen: ¡las negociaciones!
Enrumbar el país por el camino del progreso y del bienestar seguramente acarreará varios sacrificios, probablemente, alguno de ellos será obviar hacer justicia en determinados casos. Suena mal decirlo y les confieso que también me incomoda escribirlo. Pero ese es el presentimiento que tengo. Quizá más temprano que tarde habrá grandes negociaciones para encontrar una convivencia en paz. De no ser así, pues entonces tendremos largos eventos de enfrentamientos.
Pacto institucional
Aunque el poder lo tengan -como quedó demostrado con la destitución de Rodríguez Torres- los grupos irregulares fuertemente armados, quienes creemos en salidas constitucionales debemos apostar a la reinstitucionalización del Estado, lo que comenzaría por devolver y garantizar el monopolio de la fuerza a los organismos regulados por la Ley. Habrá que tender puentes con todos los sectores. Lo que está en juego es algo mucho más grande que el modelo de Gobierno que podamos tener en Venezuela. Se trata de la vida de millones de venezolanos.
Maduro en una encrucijada
En los actuales momentos el Gobierno se encuentra en una encrucijada. Se debate internamente entre sus fracciones de poder. Son ellos los que se enfrentan. Por una parte está la militarista y antidemocrática, y por la otra la civil (pero paramilitar) de los colectivos, desde luego, también, antidemocrática. Las dos son rudas y dispuestas a ejecutar inimaginables acciones para demostrar su fortaleza. Lógicamente, ninguna de ellas representa el bienestar ni mucho menos el progreso y la estabilidad para la nación. Ambas fueron creciendo y se alimentaban con el mismo discurso. Hoy es diferente su desenvolvimiento y hasta su actuación. Antes existía un líder que las unía, que las compactaba y que evitaba que a ambas les crecieran las alas y formaran tienda aparte. Muerto ese líder se independizaron y no aceptan rivales en la toma de decisiones.
Sustituir a Rodríguez Torres por la almirante Carmen Meléndez seguramente fue una recomendación del G-2 cubano. Es conocido por muchos que ella tiene buenas relaciones con los Castro, quienes evidentemente también tienen ascendencia sobre los colectivos. Es decir, la nueva ministra fungirá como bisagra articuladora entre “colectivos” y FAN. Veremos cuánto aguantará ese muro de contención.
Mientras Maduro tiene ese vaporón prendido dentro de sus propias filas, procura distraer la atención hacia el trato inclemente que mantiene contra los presos políticos.
Maduro por algún tiempo seguirá jugando con la libertad de políticos inocentes, continuará persiguiendo la disidencia en el país, procurará seguir culpando a una ficticia guerra económica de la inflación y de la escasez. Pero lo que no logrará, es mantener por mucho tiempo la paz dentro de sus aparentes aliados. No es difícil asegurar que a pesar de los muertos, solo hemos visto diminutos escarceos.
Y a todas estas, ¿qué hará la MUD?
Con mucha precisión debe y tiene que tender puentes con personeros sensatos del oficialismo, que aunque parezca mentira los hay. Preparar la mesa para la transición donde ella tendrá cabida. Pero para eso, repito, es imperioso tender puentes con todo aquel que sea necesario para el entendimiento nacional. Que no se piense que la oposición será una opción para el anhelado reencuentro si no se hace acompañar por algunos connotados dirigentes que hoy juegan para el mismo equipo de Maduro y que antes estuvieron en el de Chávez. Que se entienda bien: no es negociar para convivir con el régimen que nos oprime, sino para abrir las puertas hacia una nueva Venezuela.
Para finalizar debemos tener muy claro que el acontecimiento de las elecciones parlamentarias pudiera llegar, pero no podemos agotar nuestras energías en debates entre nosotros mismos sobre quiénes serán nuestros representantes. Esa Asamblea Nacional lo más seguro es que sea temporal, pero no obstante ello lo ideal es que allí se encuentren no solo luchadores sociales, sino personas con el conocimiento necesario para saber entender que una diputación bajo un sistema dictatorial de poco o nada nos servirá. El propósito debe estar muy bien definido.
Es inaceptable la falta de entendimiento en el sector democrático, mientras nos peleamos o, para ser menos duro, no logramos entendernos para nombrar a los coordinadores regionales de la MUD, el país sigue desmoronándose, lastimosamente pareciera que priman intereses distintos a los de evitar la destrucción total de Venezuela.
@pabloaure

REMISIÓN:

DEL 18 DE OCTUBRE Y LA DEMOCRACIA.

26 de octubre de 2014

​Reseña sobre el 18 de Octubre.
1945: en Venezuela,
un grupo de militares, liderados por Marcos Pérez Jiménez,
Carlos Delgado Chalbaud y Mario Vargas ejecutan un golpe de estado
contra el presidente constitucional Isaías Medina Angarita, que será destituido.
FUENTE: Escribete.

DEL 18 DE OCTUBRE Y LA DEMOCRACIA

Hace poco leí con detenimiento el texto del Pacto de Punto Fijo gracias a la diligente reflexión que compartía ese gran venezolano que es Alfredo Coronil. Y me pareció oportuno reflexionar sobre un hecho muy lejano a mi vida como es el golpe del 18 de abril de 1945 contra el general Isaías Medina Angarita.

Atrás había quedado el satanizado Gómez. Ese andino que hizo de Venezuela su propio fundo pero que acabó con los cerriles caudillismos que despedazaron la nación durante tantos años; el que construyó las carreteras con los presos que resultaron de la pacificación definitiva del país (que hasta 1999 conservamos) y otras tantas cosas que con una visión jónica lo convirtieron en dictador o uno más del rebaño, fue a quien sucedió López Contreras sin pena ni gloria. Y más luego otro militar, Medina Angarita de quien no pondría en duda sus buenas intenciones para con el país y sobre el cual ninguna de esas vergonzosas actuaciones de la familia Felizola cambian mi concepto sobre su gobierno. Pero aunque es el golpe que depone a Medina la génesis de mi reflexión, voy más allá. Voy al tiempo, a la generación de aquella Venezuela.

Entre Gómez y Medina Angarita surgió la generación del 28, la generación que logró irrumpir por vez primera y con contundencia ese 18 de octubre perfilando al gran estadista que fue Betancourt, la que llevó a un hombre que no era de su época (Gallegos) a la Presidencia, la generación que celebró esa gran Constituyente armonizada por Andrés Eloy el de los angelitos negros. Generación que hubo de aguardar esa trasunta época que rememoraba el pasado y sembraba progreso para generar esa sombra que silenció la brutal represión de la Seguridad Nacional. Generación que hizo reverdecer a Caracas el 23 de enero y que al final echó las bases de lo que nunca antes habíamos conocido y que por una terrible fatalidad volvimos a perder ahora: la democracia.

Y no pretendo con esto hacer de aquellas cuatro décadas un período impoluto. No. El presente de Venezuela es fruto de la democracia que prostituimos sin pudor creyéndola invencible e inmortal. Democracia que fue desnudada en 1992 por la brutalidad de una rebelión que todos sabían que se estaba gestando en la Fuerza Armada; democracia a la que, una muy bien eslabonada traición, condujo a muerte prematura con el enjuiciamiento a Carlos Andrés Pérez. Entonces, en mi concepto, no se enjuiciaba a un Jefe de Estado por la malversación de una partida, se refrendaba una canallada en la que muchos participaron, por ingenuidad, por ambición o por mezquindad, sin saber (o sabiéndolo) que el resultado sería tarde o temprano el resurgimiento de un pasado al que nadie quería volver.

Aquella generación surgida en 1928 que después de tantos ensayos de libertad y de angustiosas luchas y exilios, que defendió con obstinación y valentía la libertad de Venezuela, desembocaría en ese grito definitivo del 23 de enero de 1958. Es la misma generación que esta generación de barricadas y redes sociales, la generación del mundo sin fronteras, añora con melancolía histórica. Pero no porque en nuestras calles venezolanas falten quienes están decididos a echarse la patria en los hombros y dar, una vez más, ese grito que después de tantas tinieblas resurge sin descanso para hacer libertad. Tal añoranza no es una frustración, yo la siento como la exigencia que miles de jóvenes hoy reclaman de la dirigencia política opositora que no puede ni debe seguir claudicando por esos nefastos colaboracionismos e inconfesables intereses que nos siguen empujando hacia atrás, hacia ese abismo que la ideología comunista invoca.

Como aquel joven de la Sociedad Patriótica cuando emplazó a su pueblo a detener eses trecientos años de calma, hoy miles de jóvenes que van al exilio en busca de progreso, otros miles atrapados en una Venezuela que desconozco y no sé cuántos que han pasado a engrosar la paz de los cementerios, son los que reclaman el final de este tiempo de barbarie, quince años en que se destruyó aquello que con tanto esfuerzo logramos ser y que ya ni remotamente somos. Son los jóvenes atrapados en la vorágine ideológica que sembró odio, muerte, pobreza y los que han sido despojados de su dignidad como individuos y como nación los que hoy reclaman un gran pacto vital que permita la refundación de la patria venezolana y que a estas alturas no puede seguir aplazándose.

REMISIÓN:

———- Mensaje reenviado ———-
De: Robert Gilles Redondo <robertgillesr@gmail.com>
Fecha: 24 de octubre de 2014, 10:59
Asunto: DEL 18 DE OCTUBRE Y LA DEMOCRACIA

 

LOS ALTOS ESTUDIOS “REVOLUCIONARIOS” Por: Enrique Prieto Silva.

24 de octubre de 2014

LOS ALTOS ESTUDIOS "REVOLUCIONARIOS"

Enrique Prieto Silva

Jueves 23 de octubre de 2014

"Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción…", dijo Bolívar en el Congreso de Angostura el 15 de febrero de 1819. Sin embargo, en trances de su vida se valió de la ignorancia del pueblo, para imponer su voluntad en momentos difíciles de la guerra de independencia. No otra cosa puede pensarse del "Paso de los Andes", donde mas pudo el sentimiento de lealtad que el riesgoso camino a lo desconocido, alimentado solo por el factor mesiánico que despertó El Libertador desde el inicio de su campaña.

Este introito, para reconocer el estúpido ritualismo que se le hace al "comandante eterno", quien después de diciembre de 2012, cuando vino a Venezuela a designar su sucesor, nos convenció de que era un raro ser, bravío e intolerante, capaz de presagiar su muerte, con el mismo sentimiento insensible del actor de teatro, capaz de llorar y reír al mismo tiempo. Así lo repetimos muchas veces por su insípido escenario, pero muchos no se percataban de lo profundo y arraigado que fue su aureola, al extremo de que hoy sus seguidores, a mas de adorarlo en su tumba inventada cual sarcófago irreverente, quieren atosigárnoslo como un ilustre letrado, propugnándolo como el epónimo de una cátedra tormentosa, promotora de "un ideario o pensamiento único e indisoluble". Así, el gobierno incapaz creó el "Instituto de Altos Estudios del pensamiento de Hugo Chávez", que como se ha dicho, es un estrafalario ente, donde se darán a conocer o mejor dicho, a "difundir entre las generaciones presentes y futuras de Venezuela y el mundo, el contenido esplendoroso y el alcance de los aspectos intelectuales, filosóficos, axiológicos, sociológicos, políticos, económicos, estratégicos, teleológicos y otros, contenidos en el ideario del ‘comandante eterno’".

Sin dudas, un personaje que con su falsa estirpe de melindroso, honesto, humilde, servicial y austero, que trasmitió a muchos de sus seguidores de mediocre intelecto, turbándolos con la insidia que les insumiera. Pero en realidad, fue un pérfido ejemplo, cuya hechura se transformó en un torrente de fracasos, sinsabores y maledicencias, que no puede llevar otro calificativo que el de ruindad, de donde surge la incertidumbre que avizorábamos hecha realidad y puso en claro el futuro impredecible que nos espera, que requeriría una conducción gubernamental seria y sincera, que comience por reconocer el rotundo error, de haberse dejarse confundir y guiar por un personaje que nunca tuvo fortaleza de criterio real e inteligente, sino que amoldó su ideario a una inocente fluidez de percepciones pueriles cargadas de elementales creencias cuasi religiosas, que lo fueron cargando de egolatría, aprovechada para el encantamiento de los más humildes venezolanos creyentes, quienes llegaron hasta adorarlo y venerarlo cual siervo de Dios.

Antes dijimos, fue un personaje influido por el más torpe aprendizaje militar de hacer la guerra, haciendo suyo el concepto de que: “en el amor y en la guerra todo está permitido”, de allí las "batallas" que siempre libró contra un enemigo que nunca entendió: la frustración. Un trauma delirante que persiste como "legado", que nos conduce a ofuscadas alucinaciones de las que es imposible salir, ya que cuando éstas se vuelven fantasías, la sensación es de locura; ese mal o pandemonio que altera la conciencia de muchos que nunca se percatan del delirio, por lo que asumen lo inventado como real. Este es el verdadero drama que nos legó el “comandante eterno”, que hoy quieren transformar como efluvio mesiánico en una "cátedra" de un ideario o pensamiento inexistente. Nosotros estamos convencidos de que el “legado del difunto” es solo testarudez e ignorancia.


@Eprietos

eprieto@cantv.net


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 123 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: