>MEDICINA ALTERNATIVA // Por: Sammy Landaeta Millán

>

En épocas muy recientes, que denominan actualmente la IV República, cuando se hablaba en el entorno familiar acerca de aplicar los diferentes tratamientos para ALIVIAR LAS AFECCIONES DEL CUERPO HUMANO, surgía una idea central orientada a una nueva manera de practicar la medicina, mediante una noción ALTERNATIVA, que no es otra cosa sino una forma de sustituir la medicina aplicada por otros procedimientos científicos o no. Los Venezolanos, en la búsqueda constante de la SALUD, pese a las relaciones diplomáticas de aquellos tiempos, se decidieron por practicarse tratamientos difundidos por el boom publicitario como la MILAGROSA MEDICINA CUBANA.
Con la llegada del Gobierno del Presidente Hugo Chávez y mediante el desenvolvimiento de su revolución pacífica, se incentivó y se ha venido manejando una especie de MITO, basado en la búsqueda de EL DORADO en el campo de la SALUD, orientando su localización en las especialidades Médicas que se brindan en la Tropical Isla de Cuba, cuestión que se fue difundiendo a todo lo largo y ancho del País, que generó una especie de ESPERANZA para los pobres que visualiza la MEDICINA HABANERA como la perfecta panacea.
El Gobierno Nacional, para no perder las expectativas populistas, oyó el coro de voces de los desposeídos que claman por asistencia médica especializada y sin escatimar esfuerzos, suscribió un convenio entre Venezuela y Cuba, que en sus alcances figuran la atención de pacientes en la Isla Caribeña y el traslado alternativo de médicos a ambos países prevaleciendo los Cubanos sobre los Nacionales.
De acuerdo con la propaganda Gubernamental y la insistencia Presidencial en sus cadenas de radio y televisión, se evidencia que se han beneficiado muchos Venezolanos de estratos bajos, pero la realidad que no dice el Gobierno, es que el plan NO LE SALE TAN ECONÓMICO AL PAÍS, porque pese a utilizar aviones de la Fuerza Aérea Venezolana, esos aparatos consumen aceites, cauchos, combustible y sus tripulantes deben devengar viáticos para su alojamiento y alimentación, sin incluir los gastos de estadía del paciente y sus acompañantes, que según el Presidente los paga el Gobierno de Fidel Castro. ¿Será eso cierto?.
En el aspecto más crítico del país, se evidencia que en materia asistencial la Nación ha sido abarrotada de médicos cubanos, los cuales no rechazamos, sino que como consecuencia del “matiz político” que se le ha dado al “convenimiento,” ha generado reacciones adversas, delineando dos posiciones antagónicas:
Por una parte, uno que otro “líder revolucionario” ha señalado que la razón fundamental está en que ciertos médicos venezolanos pueden ser señalados como: ACOMODATICIOS, FACILÍSTAS, MERCANTILISTAS E INHUMANOS. Además, se les endilga que sus pasantías rurales las hacen en caseríos cerca de las grandes urbes y se les deja a los más tontos para que vayan a Amazonas, Bolívar Delta Amacuro, Apure o cualquier región que represente Territorio Inhóspito, grandes dificultades y se traduzca en altos sacrificios. Algunos Chavístas, no con buena intención han tratado de JUSTIFICAR con esos argumentos el ingreso de profesionales de Nacionalidad Cubana. ¡Eso no se lo creen ni ellos mismos!.
Por otra parte, los Galenos de la tierra del “Sabroso Son” que a la par del Régimen Castrista, han visualizado en Venezuela una ventana al mundo, son cuestionados en partes tales como:
El ejercicio ilegal de la profesión en Venezuela, mala praxis, desfase en ciertas enfermedades de tipo respiratorias y TOTAL ASOMBRO ante los ultramodernos equipos de Tomografía, Econografía, Resonancia Magnética, Pabellones, Quirófanos, Terapias Intensivas, lo cual han colocado a los cubanos en una posición que se difunde en el País que están más DESLUMBRADOS QUE TARZÁN EN NEW YORK.
Sin el ánimo de parcializarnos por uno u otro equipo de respetables profesionales y especialidades, quisiera que reflexionáramos en lo siguiente:
Si cualquier persona del Soberano Revolucionario es afectada por alguna enfermedad, los dirigentes del proceso inmediatamente lo refieren y trasladan a CUBA.
Si Ud. es identificado como contra revolucionario, no se enferme, y si algo lo aqueja encomiéndese a Dios, porque al ingresar en un Centro Asistencial Público del País, no hay gasa, alcohol, merthiolate, instrumentación, ambulancia y mucho menos cama. Lo que sí se consigue, es un portero mal encarado y un policía irrespetuoso que le quieren dar clases de comportamiento ciudadano, rectitud y seguridad hospitalaria, que a veces ellos no conocen ni cumplen.
Si el afectado es un Alto Dirigente de la Cúpula Revolucionaria Chavísta, es inmediatamente referido y trasladado a Houston, Texas, Estados Unidos.
Si el paciente es Fidel Castro, quiere venirse a intervenir en el Hospital de Clínicas Caracas, en la Capital de la República Bolivariana de Venezuela, porque la medicina en USA no le resulta confiable.
Si el afectado es Hugo Chávez que por razones de mal de vitiligo que presuntamente lo aqueja y lo desconcentra del paso revolucionario que equivocadamente imprime a la Nación día a día, quiere irse de Gira Presidencial por el exterior, llegando a tal punto de cambiar el plan de vuelo original del avión presidencial, y justificar “un toque técnico” en La Habana, para consultarse, ver a Fidel y reunirse con toda la generación Chávez que también casualmente aprovecharon la fecha para “chequearse”. ¿Parecería que no hay mucha concordancia con relación a los alcances del acuerdo asistencial?.
Lo cierto es, que en Venezuela se ha querido confundir con la supuesta atención especializada que hay en Cuba, como si aquí estuviéramos aplicando tratamientos basados en plantas medicinales y técnicas yerbateras.
Lo que verdaderamente sucede es que la intención de la “Medicina Alternativa”, está en retribuir a Fidel Castro los favores que hizo a Hugo Chávez en campaña electoral y se contratan médicos que sus servicios a futuro van descontados del costo del Petróleo que le regalamos a la Isla a razón de 115.000 barriles diarios y que serán deducidos una vez que se cumpla el plazo para revisión del acuerdo Petrolero, el cual se estima en siete años. Allí, si debiésemos pensar en aplicar sanciones por traición a la Patria al Presidente Revolucionario.
El Gobierno Nacional continúa en su política ciega, sorda y muda ante las exigencias que le formula la Federación Médica Venezolana, porque no se justifica que “importemos médicos Cubanos” cuando tenemos 8.000 médicos desempleados y 1.000 estudiantes de medicina que se titularán en las diferentes Universidades Nacionales a finales de año. La suma total de “Médicos Desempleados” ascendería a la alarmante cifra de 9.000 profesionales, que por su excelente capacitación, grandes deseos de servir al país, ven de cerca la frustrante realidad de tener que emigrar a otras latitudes donde se le garantice el ejercicio de la profesión adecuadamente. ¡Qué gran tristeza produce decirlo!
Si el Gobierno hubiese querido mejorar la salud en Venezuela, tendría que haber empezado por el equipamiento de Hospitales y suministros de insumos necesarios para su funcionamiento y ejercer controles estrictos que en ningún momento justifiquen algunas militarizaciones, como es el caso del Hospital Luis Razetti en Barcelona, Estado Anzoátegui.
La realidad de los profesionales de la Medicina, se agrava porque se atenta contra el más noble de sus principios éticos. Se vulnera el libre ejercicio de la profesión, en un país supuestamente democrático y a la par son sustituidos alternativamente por personas que innumerables profesionales entendidos en la materia de Salud, cuestionan por su capacitación y competencia.
El País Nacional debe rechazar totalmente la frase de “Medicina Alternativa” como una nueva fórmula del Gobierno Chavísta-Castrista para sustituir “alternativamente” a los Médicos Venezolanos por Cubanos, impuestos por razones de índole política, ya que los connacionales son herederos de las enseñanzas del ilustre Dr. José María Vargas y sus actuaciones van enmarcadas en los preceptos esbozados por El Libertador y actualmente como auténticos bolivarianos cifran su esperanza en uno de sus postulados:
“Ya disfruta el PUEBLO VENEZOLANO de los derechos que legítima y fácilmente puede gozar; moderemos ahora el ímpetu de las pretensiones excesivas que quizás le suscitaría la forma de un GOBIERNO INCOMPETENTE para él”.
Simón Bolívar
Institucionalmente:
Coronel (AV) Sammy Landaeta Millán
Diario Antorcha. El Tigre. Estado Anzoategui. Lunes 13 de Agosto de 2001.
Anuncios

Acerca de LA PROTESTA MILITAR

Sammy Landaeta Millán es Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Administra Edita y desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog de opinión militar y politica. LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com y
Esta entrada fue publicada en SammyAntorcha, SOCIEDAD. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.