>HUELGA GENERAL

>

En la vida cotidiana me plantean la interrogante: ¿Coronel donde estaba Ud. el 4F y el 27 N? Y como consecuencia de ello, llega a mi memoria los recuerdos de dos fechas imborrables para la Comunidad Nacional e Internacional y siempre contesto que me encontraba en Comisión de Servicios en la Administración Pública como Jefe de la División de Búsqueda y Salvamento del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, La Carlota, Caracas.
Para satisfacer la necesidad de respuestas, puedo relatar que el día 4F, por desconocimiento de lo que acontecía me uniforme y procedí a trasladarme a mi lugar de trabajo. Por mi condición institucionalista consideré que el deber me llamaba a presentarme en mi Comando conversé con varias personas telefónicamente y me hicieron desistir de la idea de ir a la Base Francisco de Miranda y me dirigí al piso 34 de la Torre Este de Parque Central, donde funciona la Dirección General Sectorial de Transporte Aéreo.

Al llegar a este sitio comprobé que el General Director, mi superior inmediato no se encontraba al frente de sus labores, luego me informaron que estaba detenido por los golpistas en La Carlota. Inmediatamente procedí a orientar la situación aeronáutica y a tomar decisiones para restablecer ciertos enlaces telefónicos para concentrar al personal militar de la Fuerza Aérea asignado al MTC y poco a poco se fueron incorporando al lugar logrando coordinar las acciones iniciales y sucesivas con respecto al restablecimiento del orden normal de la Nación desde el punto de vista de la Aeronáutica Civil.

El 27 N, pese a conocer la situación por informaciones de radio, intente ingresar a La Carlota y se me apuntó con una ametralladora. El Sargento de tropa profesional me dijo: “Estamos en un Golpe de Estado. Aléjese de aquí mi comandante para que no se complique”. Levante las manos dentro del carro y llamé al General Director de Transporte Aéreo quien me indicó que me dirigiera a su oficina en parque central. Al llegar allí comprobé que la situación era delicada y junto con el General (AV) Tulio Prado Fernández, procedí a dar instrucciones de cierre de los aeropuertos, mientras veía: Un avión Bronco OV-10 caer, los hongos de candela y humo que producían los impactos de las bombas en la sede de la DISIP y los aviones volar entre los cerros de Caracas a altas velocidades, lo que me llevó a reconocer la capacidad de los pilotos de la Fuerza Aérea Venezolana pero a la vez me llené de tristeza por lo que estaba sucediendo.

Los pilotos, nunca supieron en que medida pusieron en juego la vida de inocentes personas y en magnitud tampoco estimaron las dimensiones de lo peligroso del evento, era simplemente una maniobra más. Dábamos instrucciones de desviar los vuelos domésticos a Barcelona y Margarita. Los Internacionales a Curazao, Aruba o Trinidad. Hasta que apareció un avión F-16 que causaba inquietud en Caracas y producía un ruido ensordecedor. Inmediatamente identifique el ruido y le indique al General. “Ese ruido no es bombardeo, es la ruptura de la barrera del sonido”, estimo que para crear el caos, la zozobra y el pánico.

Tomamos nuevas acciones en función de la seguridad de las aeronaves que se encontraban en rutas nacionales porque se nos informó que en el área de Maracay existían aviones en combate aéreo y eso resultaba extremadamente peligroso para el acercamiento de aviones que en función de no tener ningún código que reflejara ser amigo o enemigo podría causar una gran tragedia nacional aparte de la cual vivíamos.
Hoy, pasados nueve años, ocho meses del primero de los acontecimientos y ocho años once meses del segundo aún cuando no estoy en servicio activo me siento sumamente satisfecho de haber actuado institucionalmente en esas épocas para contribuir a la normalidad de la Nación y sentir con orgullo y dignidad que no me equivoque y no traicione los ideales que me inculcaron en mi educación familiar, escolar y militar y tampoco ataqué, ni atropelle ni desconocí a mis amigos, compañeros y subalternos que se alistaron en esas aventuras. En síntesis me siento altamente motivado por el resurgir institucional de la patria y siento pena por los protagonistas del descalabro nacional, aún cuando respeto sus decisiones, pero no sus errores garrafales.

Ante el país tendrán que rendir cuentas de sus acciones, después del desastroso ejercicio que han desarrollado una vez que por vía constitucional lograron con Hugo Chávez conquistar la Presidencia. Ese personaje investido del cargo y destacado protagonista de esas lides es hoy comparable como un mal actor de circo, porque simplemente en la paradisíaca intención del cambio revolucionario nos ha conducido irremediablemente al Desastre Nacional.

Puedo referir que el 27 de Julio de 2000, pase a retiro por propia solicitud por no estar de acuerdo con las políticas del nuevo régimen de Hugo Chávez y en audiencia concedida por él posteriormente le comunique mis inquietudes y las razones que consideré como un trato inadecuado e injusto en la FAV. Eso me llevo a dimitir del servicio activo y colocarme en un plano de protesta para defender el campo institucional. Esta actitud en el tiempo ha tenido sus efectos porque la verdad, la razón y la lealtad a los principios de Simón Bolívar, el Libertador me llevan por un sendero de alta credibilidad en el país por haber adoptado una posición digna, de respeto en su debida oportunidad.

El sábado 20 de Octubre de 2001, atendiendo a una invitación que recibí de diferentes organizaciones participé en la concentración que se realizó como consecuencia de la marcha que bajo los auspicios de Fuerza Solidaria se cumplió desde la Plaza Altamira hasta la Plaza Brión en Caracas. Allí me sentí feliz de ver que el pueblo venezolano esta respondiendo a la preocupación expresada en mi articulo “Esa Cobardía”.

Pude observar que bajo la consigna de CHÁVEZ: ¡Vete Ya! Se convocó a manifestar argumentando lo siguiente: “Hugo Chávez no tiene interés en resolver los problemas nacionales (desempleo, pobreza, inseguridad, corrupción, Vargas, etc.) Él solo quiere promover un modelo político vinculado a Fidel Castro, a la guerrilla colombiana, y a los gobiernos comunistas fundamentalistas y terroristas del mundo entero. Ya no vale la pena perder mas tiempo tratando de que rectifique, puesto que Chávez no escucha razón. Por eso hay que unificar los esfuerzos de todos los venezolanos en una sola meta: Hacer que abandone la presidencia, como tuvieron que hacerlo Bucaram en Ecuador, Fujimori en Perú, Milosevic en Yugoslavia y otros gobernantes indeseables que salieron de sus cargos forzados por manifestaciones populares. Los venezolanos queremos pan, trabajo, salud, ropa, educación vivienda y seguridad. Queremos un país desarrollado e industrializado. Que ofrezca oportunidades y un futuro promisorio para todos los ciudadanos, pero eso no es posible con un presidente que se empeña en hacer de Venezuela otra Cuba, país donde no hay libertad, donde se pasa hambre y donde la gente tiene que escapar del totalitarismo en balsas. Ésta es la primera de una serie de acciones de calle que no finalizaran hasta lograr el objetivo final: ¡Que Chávez se vaya!

Pienso que de allí en adelante la cuestión es de tiempo, de políticas restrictivas por menor liquidez en el presupuesto, por la ejecución nefasta de un gobierno denominado revolucionario que lo que le falta para consolidar su revolución es la parte violenta que no queremos vernos sumidos en ella. Pero no hay que descartarla porque existen grandes condiciones que permiten inferir que puede presentarse estimulada por los Gobernantes sin conciencia y sin razón. Otra situación en al cual he sentado una posición inquebrantable es mí desacuerdo con salidas de fuerza por vía de facto aunque referí en él articulo anterior titulado “Viajero Frecuente” una parte del descontento militar que existe.

A mediados de semana del 20-10-2001, con la situación de definir si el Chacal es terrorista o no en Venezuela se había tejido una matriz de opinión y una posible desobediencia cuartelaria que solo la podía parar la palabra del General en Jefe Lucas Rincón Romero, porque la acción del Ministro Guerrillero José Vicente Rangél, no podía por no ser representativa, del sentir, del espíritu de cuerpo, de la institucionalidad, de la dignidad, ni mucho menos de la aceptación en el campo militar.

A Chávez se le debe ese nombramiento de ese nefasto señor y al hacerlo actúo con la Fuerza Armada Nacional como una RATA, en lenguaje coloquial estrictamente de la jerga militar. El regreso del Inspector General de la FAN de su periplo con Chávez por el mudo para venir a sentar posición para calmar el animo en los cuarteles y evitar la confusión general fue una excelente demostración de subordinación, sumisión y obediencia callada por parte de Rincón.

Conociéndolos a ambos pienso que Chávez le dijo: “Lucas vete para Venezuela y convoca una rueda de prensa que deje claro la posición de Venezuela con respecto a Estados Unidos y el tema del terrorismo. Porque si dejo mas tiempo que corra la versión de los dos ministros, el país se me va de las manos”. No es la primera vez que el Presidente pacta o llega a acuerdos por esta causa, recordemos que ya lo hizo con el Presidente del gremio de distribuidores de combustibles porque verdaderamente si ese dirigente no hubiese estado con la revolución en esa época, Chávez ya estuviera echando el cuento en Irak, Libia, China o Cuba como Presidente revocado popularmente.

En síntesis afirmo categóricamente que la declaración del general Lucas Rincón no fue de motu propio sino que fue incentivada por orden del autócrata o por la presión que están haciendo ciertos generales, oficiales superiores, subalternos, suboficiales y tropa profesional para que se respete la Institucionalidad de la Fuerza Armada Nacional porque ella no esta a los servicios de un Gobernante en particular sino que es patrimonio del Estado Venezolano y en el seno de la institución se incrementa el descontento como se ha incentivado en la calle así el Presidente diga que son una partida de escuálidos. Porque a decir verdad el escualidísmo perdió el miedo y llegó la hora de defender el país, sus instituciones, la identidad, la idiosincrasia, sus valores, el patriotismo, el nacionalismo y la libertad del venezolano como consecuencia de las promesas incumplidas, del hambre, del desempleo, de la miseria y de la conducción por el sendero oscuro del comunismo.

La colectividad nacional esta preocupada y se dispone a respaldar acciones de calle como la ejecutada por la sociedad civil que al unísono expresaba el coro “no tenemos miedo” y que nuevamente convoca una concentración par el día 07 de Diciembre en marcha hasta el balcón del pueblo. Llego la hora de que el iluminado de Sabaneta de Barinas consulte bien con sus fuerzas del oscurantismo o cambie de brujo, lo que se avecina trae consigo grandes demostraciones de que el pueblo no quiere nada con él por incapaz, mentiroso, manipulador, ególatra y por despilfarrar los dineros del Estado en ese proceso inconveniente, enclenque y distorsionado que él denomina revolucionario.

El incentivo por el descontento corre por todos los sectores de la vida nacional a todo lo largo y ancho de la República de Venezuela como verdaderamente se llama desde los tiempos del Libertador Simón Bolívar porque la Constitución que cambio su denominación esta viciada de 100 cambios de fondo y 260 cambios de forma que propicio el régimen talibanésco vernáculo de Hugo Chávez, según Elichiguerra.

El 20 de Octubre los venezolanos exigieron que el Presidente que viola el texto constitucional a conveniencia, se vaya. No me atrevo a asegurar si el evento primario sería la nueva marcha convocada o la conclusión del capitulo de la Dictadura Chavísta estaría escenificada por LA GRAN PROTESTA que en su mayoría incorpora mujeres que propician una HUELGA GENERAL para librarnos del TIRANO, actuando acorde con los preceptos del Padre de la Patria:

Cita: “LAS MUJERES, SÍ, SOLDADOS, LAS MUJERES DEL PAÍS QUE ESTÁIS PISANDO COMBATEN CONTRA LOS OPRESORES Y NOS DISPUTAN LA GLORIA DE VENCERLOS”
Simón Bolívar

Institucionalmente:
Coronel (AV) Sammy Landaeta Millán.

Artículo publicado en el Diario Regional Antorcha. El Tigre. Estado Anzoátegui. Lunes, 29 de Octubre de 2001.

Anuncios

Acerca de LA PROTESTA MILITAR

Sammy Landaeta Millán es Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Administra Edita y desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog de opinión militar y politica. LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com y
Esta entrada fue publicada en DESOBEDIENCIA, SammyAntorcha. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.