LA PROTESTA MILITAR:El Nazareno de San Pablo CCUN-LosNaranjos

_42755049_003.jpg

El Nazareno de San Pablo, debe su nombre al templo donde se encontraba originalmente: "La Ermita de San Pablo El Ermitaño" que fue mandada a derribar durante el mandato de Guzmán Blanco para construir el Teatro Nacional. Según la tradición el Nazareno le reclamó por haber mandado a hacer esto; Guzmán Blanco entonces manda a construir el templo de Santa Teresa, o como él lo llamó "Templo de Santa Ana y Santa Teresa", para que sea ahí donde se venere dignamente la imagen del Nazareno.
La afluencia de personas para ir a la procesión del Nazareno al templo es la más concurrida de toda Caracas. Actualmente está regulada la entrada al templo, prohibiéndose entrar con cirios encendidos, los cuales solamente son permitidos durante la procesión al aire libre.
Cuenta la leyenda que ha sido muy milagroso, según la tradición, cuando el Ebanista que lo estaba esculpiendo terminó de hacerlo el Nazareno le dijo: “Hijo, donde me habéis visto que me has hecho tan perfecto”.
Y también según la tradición una hubo peste en Caracas y sacaron en procesión al Nazareno y al pasar por la esquina de Miracielos, donde existía un limonero, la cruz del Santo se enredó en las ramas del árbol que estaba cargado de frutos, alguien gritó “milagro”, y todos comenzaron a agarrar la fruta y la comieron, inmediatamente aquellos que estaban enfermos se curaron.
Esta tradición fue hecha poema por Andrés Eloy Blanco eximio poeta venezolano, bajo el nombre de “El Limonero del Señor”

En la esquina de Miracielos
agoniza la tradición.
¿Qué mano avara cortaría
el limonero del Señor?
Miracielos; casuchas nuevas,
con descrédito del color;
antaño hubiera allí una tapia
Y una arboleda y un portón.

Calle de piedras; el reflejo
encalambrado de un farol;
hacia la sombra, el aguafuerte
abocetado de un balcón,
a cuya vera se bajara,
para hacer guiños al amor,
el embozo de Guzmán Blanco
En algún lance de ocasión.

En el corral está sembrado,
junto al muro, junto al portón,
y por encima de la tapia
hacia la calle descolgó
un gajo verde y amarillo
el limonero del Señor.

Cuentan que en Pascua lo sembrara,
el año quince, un español,
y cada dueño de la siembra
de sus racimos exprimió
la limonada con azúcar
Para el día de San Simón.

Por la esquina de Miracielos,
en sus Miércoles de Dolor,
el Nazareno de San Pablo
pasaba siempre en procesión.

Y llegó el año de la peste;
moría el pueblo bajo el sol;
con su cortejo de enlutados
pasaba al trote algún doctor,
y en un hartazgo dilataba
su puerta «Los Hijos de Dios».

La terapéutica era inútil;
andaba el Viático al vapor
Y por exceso de trabajo
se abreviaba la absolución.

Y pasó el Domingo de Ramos
y fue el Miércoles del Dolor
cuando, apestada y sollozante,
la muchedumbre en oración,
desde el claustro de San Felipe
hasta San Pablo, se agolpó.

Un aguacero de plegarias
asordó la Puerta Mayor
y el Nazareno de San Pablo
salió otra vez en procesión.

En el azul del empedrado
regaba flores el fervor;
banderolas en las paredes,
candilejas en el balcón,
el canelón y el miriñaque
el garrasí y el quitasol;
un predominio de morado
de incienso y de genuflexión.
«¡Oh Señor Dios de los Ejércitos.
la peste aléjanos, Señor!»

En la esquina de Miracielos
hubo una breve oscilación;
los portadores de las andas
se detuvieron; monseñor
el arzobispo, alzó los ojos
hacia la Cruz; la Cruz de Dios,
al pasar bajo el limonero,
entre sus gajos se enredó.
Sobre la frente del Mesías
hubo un rebote de verdor
y entre sus rizos tembló el oro
amarillo de la sazón.

De lo profundo del cortejo
partió la flecha de una voz:
«¡Milagro! ¡Es bálsamo, cristianos,
el limonero del Señor!»
Y veinte manos arrancaban
la cosecha de curación
que en la esquina de Miracielos
de los cielos enviaba Dios.
Y se curaron los pestosos
bebiendo el ácido licor
con agua clara de Catuche,
entre oración y oración.

Miracielos: casuchas nuevas;
la tapia desapareció.
¿Qué mano avara cortaría
el limonero del Señor?
¿Golpe de sordo mercachifle
o competencia del Doctor
o despecho de boticario
u ornato de la población?

El Nazareno de San Pablo
tuvo una casa y la perdió;
y tuvo un patio y una tapia,
y un limonero, y un portón;
¡mal haya el golpe que cortara
el limonero del Señor!
¡Mal haya el sino de esa mano
que desgajó la tradición!

Quizá en su tumba un limonero
floreció un día de Pasión,
y una nueva nevada de azahares
sobre su cruz desmigajó,
como lo hiciera aquella tarde
sobre la cruz en procesión,
en la esquina de Miracielos,
el limonero del Señor.

El que no vive para servir, no sirve para vivir

Caracas, Abril de 2010
image001.jpg
Comité de Contingencia

Urb. Los Naranjos
(CCUN)


Publicado por Sammy Landaeta Millan para LA PROTESTA MILITAR el 4/01/2010 07:16:00 PM

Anuncios

Acerca de LA PROTESTA MILITAR

Sammy Landaeta Millán es Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Administra Edita y desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog de opinión militar y politica. LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com y
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.