Archivos diarios: 19 enero, 2011

LA PROTESTA MILITAR:Delimitación De Aguas Marinas Y Submarinas Con Colombia // Por: Eddy Barrios

250px-Provincia_Maracaibo.jpg

Delimitación De Aguas Marinas Y Submarinas Con Colombia
Un reciente runrún de Nelson Bocaranda nos alerta sobre una posible negociación, según él subrepticia, del gobierno de Venezuela con Colombia, en la que, según tales rumores – no confirmados – se entregaría el Golfo de Venezuela, bajo la modalidad de explotación compartida, a Colombia. Tal negociación haría triunfar la vieja estrategia general de ese país, que desde 1948-51 con su intento de hacer valer una supuesta Línea Media Boggs, y en 1975-77 con la Tesis Del Condominio de López Michelsen ha venido esgrimiendo consistentemente, tercamente diría yo, para imponer sus pretensiones de conquistar derechos sobre aguas marinas y submarinas en nuestro golfo vital e histórico.

Me resisto a creer tales rumores pues el presidente se nos presenta como patriota y no dudo de que lo sea, y tendría que él mismo declarar tal voluntad por los medios de comunicación, para considerarlos; y aún así, mi conmoción sería tal que pensaría que estoy en medio de una pesadilla. No obstante, como venezolano común no experto, deseo aportar algunas ideas ex-antes de tal posibilidad. Me anima la angustia y el deseo de prevenir las inconmensurables consecuencias y perjuicios que según quienes sí son expertos y me han dado clases, acarrearía tal decisión.

Primero debo resumir por qué estamos donde estamos y de dónde nace que Colombia siquiera pretenda adelantar tal estrategia, en lo que sería un nuevo acto inamistoso, que para nada contribuye a la hermandad que nos profesamos.

Debemos comenzar resumiendo lo atinente a los límites terrestres. Siendo que el Virreinato de Santa Fe, o Nueva Granada y la Capitanía General de Venezuela, junto con Ecuador, nos unimos en 1.819 a raíz del célebre Congreso de Angostura, para formar la Colombeia de Miranda o “Gran Colombia”. Justo es reconocer cuáles eran los territorios que poseíamos los tres, cada uno por su lado, antes de ese forzado “matrimonio” celebrado en 1.819, el cual deberíamos haber recuperado intacto a su “divorcio” en 1.830; separados, se dice, por influencia de “La Cosiata” valenciana del Gral. En Jefe José Antonio Páez y por las conspiraciones y malas lenguas del Gral. Francisco de Paula Santander, por parte de Colombia. Es decir, la ruptura de un matrimonio que se firmó con capitulaciones, donde ambos cónyuges declararon su patrimonio antes de casarse, para evitar confusiones a futuro.

El de Venezuela, era el territorio con el que fuera creada por Real Cédula del 27 de marzo de 1.528, como Provincia (Gobernación y Capitanía General) de Venezuela, con limites inequívocos en la costa, desde “EL CABO DE LA VELA”, hasta Maracapana; esto es, cerca del río Manzanares en Cumaná. Por supuesto, el límite oriental de Colombia partía de Cabo de la Vela hacia el oeste y el de Venezuela, al este de Cabo de la Vela, que era dueña de TODA LA PENINSULA DE LA GUAJIRA.

Quien quisiera verificar lo antes referido, puede leerlo en la Historia de Venezuela, del Dr. Guillermo Morón, tomo III, Libro Quinto, Capítulo Cuarto, pag.217. O en – como fuera mi caso que lo conservo – el libro “EL GOLFO DE VENEZUELA, ES DE VENEZUELA”, del ilustre y fallecido abogado constitucionalista, internacionalista, embajador, e historiador, y venezolano de excepción, que fuera en vida el Dr. Jorge Olavarría, quien en 05 conferencias televisadas nos orientó a venezolanos y colombianos sobre el tema, y escribió ese libro de 190 páginas, que he tratado de resumir en 10, y que recomiendo ya que lo usé como uno de mis apoyos esenciales para presente escrito. Agradezco al VA. Elías Daniels Hernández su enjundiosa y oportuna corrección, la cual evitó que cometiera error al apreciar al laudo Suizo y otros puntos de su dominio.

Como nos señala el Dr. Jorge Olavarría, “Nadie debe esgrimir en su defensa sus propios errores”; pero, fueron tantos la suma de ellos, que merece la pena hacer resumen de alguno de estos, por lo menos hasta el momento de la fijación de esos límites terrestres, los cuales de manera repudiable se encuentran ahora en CASTILLETES y no como debería ser en Cabo de la Vela.

Cuando nos separamos de Colombia, no se respetaron las capitulaciones de solteros, y allí comenzó un largo vía crucis para Venezuela, que tuvo que pasar por un Laudo Arbitral de la Reina Regente Española, María Cristina, en 1.891 y otro Suizo en 1.922; laudo español cuyo castellano antiguo, escrito, se alega habría sido de difícil comprensión para la comisión mixta venezolano-colombiana que fuera designada por ambos países para materializar en el terreno los hitos que delimitarían esa frontera terrestre según ese laudo. Dicho laudo daría pie a muchas negociaciones infructuosas, siendo la primera la Pombo – Michelena en 1.833, recién divorciados.

Por su importancia debemos mencionar este proyecto de tratado Pombo – Michelena de 1.833, en el cual la posición venezolana era “El Cabo de la Vela”, mientras que la de Colombia era “Punta Espada”. Este primer diseño de tratado creaba una “línea de Compromiso” (desde la teta de la Guajira al Cabo Chichivacoa en la costa oriental de la guajira) que partía la península en dos supuestas mitades “a lo salomón”, algo así como 50% para cada país.

T1R.qav.png
280px-Guajirapeninsula1.png

1. Teta de la Guajira

2. Cabo de la Vela

2. Chichivacoa

4. Punta Espada

http://porquereravenezuela.org/guajiraS3.html

El congreso colombiano, ni corto ni perezoso, aceptó esta solución y el venezolano se negó a firmarlo; pues, nuestros representantes del pueblo venezolano, de esas prístinas, horas se negaban a perder lo que entonces se consideraba (y consideraremos siempre) todo nuestro. Vale destacar que con tal aspiración, Colombia respetaba y aceptaba que la totalidad de las costas del Golfo de Venezuela eran venezolanas. El problema – como veremos más adelante – es de la verdad procesal, y no de la verdad verdadera.

Durante años, entre 1.891 del Laudo Español hasta el Laudo Suizo en 1.922, hubo siete negociaciones formales, frustradas todas, para tratar de llegar a un acuerdo. Unda – Suarez en 1894, Silva – Holguín en 1896, López – Díaz en 1905, Urbaneja – Restrepo en 1907, Rivas – Vázquez en 1909, Sanabria- Torres en 1910 y éstos mismos en 1913, y Lossada – Díaz en 1918.

En 1.922, Venezuela y Colombia acuden al otro árbitro, El Consejo Federal Suizo, a quien le someten la decisión sobre la siguiente pregunta: ¿La Ejecución del laudo puede hacerse parcialmente, como lo sostiene Colombia, o tiene que hacerse íntegramente, como lo sostiene Venezuela, para que puedan ocuparse los territorios reconocidos a cada una de las dos naciones y que no estaban ocupados por ellas antes del laudo de 1.891?

La sentencia del árbitro – de acuerdo con los especializados estudios de la misma hechos por mi citado Dr. Olavarría – mostró “parcialización hacia los alegatos colombianos” e “ignorancia o desestimación de las razones que tenía Venezuela”.

El texto de la sentencia suiza es el siguiente: ”Se responde a la cuestión propuesta en el artículo 1° del compromiso firmado en Bogotá el 03 de noviembre de 1916, que <, puede hacerse parcialmente>>, como lo reclama Colombia .

De acuerdo con las conferencias recibidas durante el Curso de Comando y Estado Mayor (aéreo y Conjunto) y de Altos Estudios de Seguridad y Defensa y de Relaciones Internacionales, por parte de notables historiadores y tratadistas del tema, los comisionados por la parte venezolana, integrantes de la comisión mixta designada, no habrían ido oportuna y puntualmente a cumplir su funciones al campo, y entonces, los comisionados colombianos, estando solos, habrían interpretado como pudieron… o quisieron, frases como “El mogote de Los Frailes… el más inmediato a Juyachí… y… de allí en derechura….a orillas de la mar”, etc., y tomaron a “Los Monjes” por los tales Frailes, como punto de referencia y caprichosamente seleccionaron a Castilletes. De allí, el interés colombiano de ir aceptando los hitos parcialmente, a medida que los instalaban, y la reserva de los venezolanos de esperar su revisión para aceptarlos integralmente, una vez revisados y reconocidos como buenos sus posicionamientos en el terreno.

Por cierto, Los Monjes eran y siguen siendo nuestros, sin solución de continuidad desde la época colonial como en la república, y Colombia, en noviembre de 1.952, de manera expresa declara que no objeta tal soberanía, y no se opone, ni tiene reclamación alguna sobre los mismos. Lo cito por cuanto fueron usados como referencia en el terreno para interpretar el laudo in situ.

El caso es que los comisionados colombianos tomaron a castilletes en la costa, como límite entre ambos países. Por supuesto, esto nos quitó casi toda la península, la cual quedó en manos colombianas. El caso es que – a diferencia del congreso de 1.833 – el de 1.939, durante el gobierno del Gral. En Jefe Eleazar López Contreras, aceptó Castilletes. Luego, en 1.941, durante el gobierno del Gral. Isaías Medina Angarita, se acepta y el congreso lo refrenda, además se firma un “Tratado De Demarcación De Fronteras Y Navegación De Los Ríos Comunes” en el que de manera innecesaria como extra petita, sin que los colombianos lo pidieran o negociaran, y sin justa contraprestación, se les concedió la navegación libre por las aguas de los ríos comunes, etc. Total, esto pone fin a la parte de la fijación de los límites terrestres, y como he dicho “a llorar al valle”.

Como oportunamente me recuerdan, algo similar sucedió con las islas fluviales en el Meta, cuando los Comisionados debían salir desde Cabruta. Debo por tanto y a sugerencia de mis amigos correctores incluir referencia tangencial al problema de la RECLAMACION ESEQUIBA, a la cual hemos arribado en circunstancias parecidas a las que nos obligaron las circunstancias de nuestra lamentable situación interna en la década 1896-1906. Este será tema al cual me dedicaré en otro escrito.

A partir de allí y analizando hasta 1.941, no podemos, ni debemos juzgar las decisiones de ayer, de parte de Eleazar López Contreras – ocupado en mantener la calma y la cordura, y teniendo él la reciente muerte del General Gómez fresca – o de Isaías Medina Angarita – soportando similares crisis internas y externas – como en décadas más cercanas el caso del mismo Dr. Rafael Caldera – cuando éste firmó el Protocolo de Puerto España – cada uno en el caso y situación que les compete. Debemos en cambio analizar a cada uno según las circunstancias apremiantes de su tiempo, y con los elementos y pensamientos disponibles en su época.

Similar consideración sería oportuna hacerla en el tiempo presente, y deslastrarnos del fanatismo y el odio o del resentimiento político, para analizar los hechos presentes y criticar proactiva y sensatamente. Este escrito pretende hacerse bajo esa racionalidad y perspectiva; pero con firmeza, sustentada en hechos históricos, de los cuales deberíamos aprender. Juzgue cada uno que tenga la bondad de leerme.

Me queda pendiente por hablar sobre muchos aspectos como los de la Bahía de Cocinetas y su Costa Seca, lo del establecimiento del hito que está allí en su playa, y que amañadamente “tuerce” la dirección general que los límites establecidos por los hitos que colocados desde la teta de la guajira hasta castilletes trae, y cuya prolongación general apunta a PUNTA MACOLLA en la Península de Paraguaná, en el Estado Falcón, que es nuestra posición oficial en cuanto a cómo debería comenzar a delimitarse las aguas marinas y submarinas del Golfo De Venezuela que nos ocupa. Esto no da a pie, y en cambio se opone, a la manipulación que intentara Colombia con el señor Boggs en 1.951, y a cualquier nueva pretensión que nos amenace.

Un abogado venezolano, el Dr. Aquiles Monagas, introdujo por ante la antigua CSJ una petición para la impugnación de estos límites en castilletes; pero, ello no progresó. Creo que el “Pacta Sunt Servanda” y el mismo andamiaje de las RR.II., no permitirían ir atrás en esto; so pena de meternos en un contencioso internacional de marca mayor, y a riesgos quizás de tener que recurrir incluso al uso del poder militar. Si tuviéramos que hacerlo, que sea, pero en defensa de agresiones no provocadas por Venezuela a nuestra soberanía y patrimonio territorial, una vez agotadas las soluciones pacíficas del artículo 33° de la carta de la ONU.

Una vez que Colombia posee tierras en la parte oriental de la península de la Guajira, partiendo desde Castillete y hacia el norte hacia Punta Espada, donde inclusive estableció un puerto militar llamado “Puerto López”, y con la evolución del Derecho del Mar, la cual establece que “Toda tierra genera mar”, comienza el ciclo de delimitación de las aguas marinas y submarinas, en el que estamos; pues, Colombia aspira a aguas marinas y submarinas en sus adyacencias. El punto no es que no tenga, pienso yo, sino la cantidad y calidad de la zona que ilegalmente aspiran tener. Todos los métodos internacionales son claros y deben aplicarse con apego al derecho.

Venezuela se siente herida y mantiene un sentimiento de incomodidad cada vez que Colombia intenta – mediante actos inamistosos – violar nuestras aguas. Venezuela nunca ha entrado en la jurisdicción de aguas colombianas, por ejemplo en Rio Hacha, Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, ni el mismo Puerto López, etc., sin cumplir con los tratados y leyes.

Colombia ha venido intentando todas estas décadas, sin éxito siempre, teorías tales como la equidistancia, e intentando ejercer soberanía sobre aguas e islas que no le pertenecen, ni les han pertenecido nunca.

La tesis de la LÍNEA MEDIA BOGGS ha sustentado su inclusión en estas aguas de donde fueron sus naves rechazadas mediante acción decidida y contundente mediante aplicación del poder naval y militar de Venezuela, ordenado por parte del dictador General Marcos Pérez Jiménez en 1.952, y por el demócrata Jaime Lusinchi en 1.986, ambos por igual; cuando los colombianos, en cada una de tales oportunidades han intentado posicionar buques en aguas venezolanas, como el malhadado caso de la corbeta CALDAS, colocada más abajo del paralelo 12°, cuando fueron también hechos retroceder de sus intenciones.

Debo recordar que durante el gobierno del presidente Luis Herrera, se intentó una negociación llamada Proyecto de Acuerdo de Caraballeda. Ésta fue una negociación abierta, con participación de muchos venezolanos enjundiosos como insignes, como fueran: Lara Peña, Pedro Nikken, etc. Estos enjundiosos notables evaluaron valiosas estrategias, opuestas en algunos casos, tales como la de la Costa Seca de Lara Peña, la de Bahía Vital e Histórica de Nikken, y todas ellas se estudiaron, junto con la opinión de militares de todo rango (me cupo de el honor de que el CA, Carlos Luengo Romero me diera la oportunidad de estudiar el tema y de opinar como oficial subalterno(TN) al respecto) y Venezuela en pleno, su presidente y su pueblo, junto a sus FFAANN se pusieron en un solo pie, en contra de “compartir” el golfo, y este intento de tratado no se firmó. Gracias a Dios.

El caso es que atendiendo Colombia a su estrategia tradicional y consistente, en este caso, usando la Tesis Del Condominio, que de manera “inocente” incluyó el presidente López Michelsen en una charla a sus cadetes, dejó en el aire una tesis de explotación en condominio por parte de una empresa mixta venezolano-colombiana, que entra en el golfo a explorar y explotar los recursos que Dios y su providencia divina, puso en nuestro territorio terrestre y marítimo, en el Golfo de Venezuela , el cual precisamente nos da el nombre a nuestro país, pues allí nacimos como Venezuela, o “pequeña Venecia”. Detalles en escrito posterior.

Creo haber mostrado suficientemente la inconveniencia de considerar el condominio como solución. No me extenderé sobre los particulares de la empresa mixta, pues ya el escrito está algo largo y no puedo volcar aquí todo el libro que he consultado, pero me atrevo a decir que los presidentes y lo que ellos hablan o dejan de decir son parte sumamente importante en los destinos de una nación… su nación.

Recordemos el caso de la felicitación que Gómez dio en un discurso anual a los comisionados de la comisión mixta por su buen trabajo, aún cuando éstos no habían ido ni un día al campo. El árbitro suizo tomó en cuenta su discurso. “Si el presidente venezolano felicita, yo sentencio a favor de Colombia”… habría dicho el árbitro. Todo cuanto el presidente habla, y más ahora con los medios audiovisuales mundiales, tiene carácter vinculante.

A las opiniones, y accionar de gobiernos extranjeros, de sus FFAA y de sus funcionarios – por inocentes que parezcan – hay que salirle al paso de inmediato y emitir las notas de protesta o de aclaratoria a que hubiera lugar. Aquí sí vale lo de “quien calla otorga”. De allí que Venezuela haya emitido las mismas cada vez que Colombia ha intentado ejercer soberanía indebida e ilegalmente en nuestras aguas. Yo – por mi parte – no callo: ¡ No al Condominio…!

¡EL GOLFO DE VENEZUELA ES DE VENEZUELA…!

NOTA DE REMISIÓN:

Amigo Sammy y demàs colegas militares y compatriotas todos que somos; anexo por favor lean un trabajo de mi autorìa, publicado hace ya un buen tiempo. Se refiere al Diferendo de Delimitaciòn de Areas Marinas y Submarinas; con lo cual corrijo de antemano el titulo con el cual erròneamente saliò publicado el cual decìa "aguas".

Es un resumen de lo estudiado en nuestros Cursos de Comando y Estado Mayor y Conjunto, como de Seguridad y Defensa; asì como mis lecturas autodidactas sobre el perticular, en especial la relectura del trabajo del fallecido Dr. Jorge Olavarrìa, EL GOLFO DE VENEZUELA ES DE VENEZUELA, obra de unas 150 pàginas magistrales que tratè de resumir en unas 10, unidas a mis opiniones al respecto de la nefasta tesis de Lòpez Michelsen, del "condominio" o explotaciòn compartida y posesiòn que se deriva, contraproducentemente, de la misma, del golfo nuestro y ùnicamente nuestro, sin lugar a dudas.

Por fortuna, honor y suerte, nos tocò vivir el tiempo de esos ilustres venezolanos, enjundiosos y reconocidos paladines de la investigaciòn academica y pràctica del tema y quienes fueron nuestros profesores y/o conferencistas invitados, en ocasiòn de ser alumnos de los cursos que nos tocò hacer dentro del Sistema educativo Militar, subconjunto del Sistema Educativo Nacional, tales como – entre otros que nuestra memoria olvida de momento – . Lara Peña, Pablo Ojer, Pedro Nikken, Elsa Cardozo Da Silva, Carlos Gueròn, y otros, de quienes me excuso por no nombrar.

Lo cargo o subo al foro militaresprofesionales por su importancia, pertinencia e inminencia acerca de la necesidad de mantener posiciones claras, categòricas, irrenunciables, y de genuina defensa permenente de nuestra Soberanìa e Integridad territorial.

CN.Eddy Darìo Barrios Orozco
58-(0242) 361 40 64 Habitaciòn (Home).
58-(0414) 148 37 08
58-(0416) 605 04 64

IMAGENES: GOLFO DE VENEZUELA // Wikipedia


Publicado por Sammy Landaeta Millan para LA PROTESTA MILITAR el 1/19/2011 11:10:00 PM

Diferendo delimitación aguas marinas y submarinas con Colombia.EddyBarrios.docx

LA PROTESTA MILITAR:EL SECRETO DEL GUERRILLERO // Por: Luís Marín

luis+Marin%252811%2529.jpg

EL SECRETO DEL GUERRILLERO
La primera condición de un secreto es que no puede ventilarse en público, sin embargo, así comenzó la actuación de Fernando Soto Rojas en su investidura como presidente de la llamada Asamblea Nacional. ¿Qué quiso decir con eso de que “sólo conoce el secreto del guerrillero el viento y las aguas”, atribuyéndole la frase a Pablo Neruda?
Al margen de la fidelidad de la cita, que si es de las tonadas de Manuel Rodríguez diría “el agua y el viento dicen, que vieron al guerrillero”, que suena algo distinto, la invocación a Neruda alude a un intelectual que contribuyó a exaltar el prestigio del comunismo en el mundo.
Fue senador del Partido Comunista de Chile desde 1945. En 1950, cuando ya era imposible ocultar la naturaleza criminal del stalinismo poetizó: “Stalin alza, limpia, construye, fortifica, preserva, mira, protege, alimenta, pero también castiga. Y esto es cuanto quería deciros, camaradas: hace falta el castigo”. Después de algo así lo de menos fue que le otorgaran, en 1953, el “premio Stalin de la Paz”. Poco más tarde perpetró una “Oda a Stalin”, con ocasión del fallecimiento del tirano.
De más dudosa poesía es su “Incitación al nixonicidio y alabanza de la revolución chilena”, para apoyar la presidencia de Salvador Allende y las satrapías en que hermana a “Nixon, Frei y Pinochet”, con las que, en 1973, se despidió del mundo, de la poesía y del buen gusto.
Guerrillero es el mismo Soto Rojas, el comandante Ramírez. Media vida en Cuba, internacionalista en Palestina, en no se sabe en cuál de la constelación de grupos y facciones terroristas, ni cuántos judíos habrá exterminado (eso puede ser parte del secreto guerrillero); pero si ha circulado su foto en la develación de la estatua de Tiro Fijo en el 23 de enero, como jefe de la Coordinadora Continental Bolivariana. Su designación como presidente del legislativo venezolano puede ser una señal muy clara para el “nuevo mejor amigo” del Palacio de Nariño.
El secreto no se aviene bien con la actividad parlamentaria, que no admite el lenguaje críptico o hiperbólico, porque se supone que de lo que se trata es de hablar con la mayor claridad posible, para entenderse con otros sin equívocos.
Si la publicidad de las acciones es el criterio de la moralidad de un gobierno, entonces, el secreto es la medida de su inmoralidad. El secretismo es la tendencia infaltable de los regímenes despóticos, como el ocultamiento de sus propósitos es una prueba de desconfianza al escrutinio público. El reactivo para medir el nivel de democracia es la transparencia, como el totalitarismo se mide por su opacidad.
El nacionalsocialismo es intrínsecamente antiliberal, anticapitalista, pero sobre todo es antiparlamentario. Los valores militaristas son de un ejecutivismo expreso. Eso es lo que garantiza el cumplimiento de las órdenes, la eficacia y la eficiencia.
Asimismo se distingue por inventar una realidad que refleja sus convicciones; por presentar sus proyectos políticos como profecías, que luego se esmera en hacer que se cumplan en la realidad.
De manera que si alguien tuvo la impresión de que la instalación de la llamada Asamblea Nacional fue una charada antidemocrática es porque efectivamente, eso fue. No por casualidad. Es una demostración del desprecio que los militares golpistas tienen por las instituciones civiles.
Una Asamblea degradada y circense es la confirmación retrospectiva del prejuicio comunista de que el parlamento es un sumidero de degradación burguesa. Evidencia que es pura charlatanería, por lo que “las masas clamaran por su eliminación”.
No hace falta ningún oráculo para adivinar cuál es el secreto del guerrillero
MESA DE LA UNIDAD DEMOCRÁTICA AMPLIADA (MUDA)
Los aeropuertos que ha construido la MUDA para recibir todo lo que se desprenda del chavismo ha creado, como todo sistema de inmigración indiscriminada, grandes problemas de identificación, con el agravante habitual de que los nativos terminan suplantados por los inmigrantes que, como en todas partes, se venden más barato.
Por más que se extremen los esfuerzos “unitarios” no puede ser lo mismo un opositor de Bandera Roja o Tercer Camino (PRV-FALN, de Douglas Bravo) que de los partidos tradicionales AD-COPEI o los nuevos UNT, PJ, ABP, aunque éstos al menos sean opositores “auténticos”.
El verdadero problema se plantea cuando partidos y tendencias que son del gobierno y que quisieran quedarse allí son echados, convirtiéndose en “opositores” contra su voluntad. Se trata de chavistas alienados y la lista es tan larga que no puede ni enumerarse, abarcando desde militares renunciados, ex gobernadores, altos funcionarios, diputados, hasta partidos completos como el MAS, Causa R, PODEMOS y por ahora el PPT.
Cada vez que alguien salta la talanquera o lo botan del gobierno, automáticamente y sin solución de continuidad, se vuelve “de oposición” y hasta recibe una credencial de la MUDA. Tan es así que el gobierno afirma, con toda razón, que Walid Makled es un opositor, como también lo fueron Antonini Wilson y su banda, Fernández Berrueco, Eligio Cedeño y una larguísima lista de sus agentes que hoy purgan condenas en el interior y exterior del país.
La verdad sea dicha: ¿Por qué Albornoz es mejor que cualquiera de ellos? ¿Es que no sabía de sus negocios turbios? ¿Dónde estaba cuándo se aprobaron las habilitantes anteriores y las diarreas legislativas? ¿Qué hacía cuándo Cilia sacaba sus manos de tijera para cercenar el derecho a expresarse de sus compañeros de bancada? ¿Años de infamia se pueden borrar por una viveza, que fue aceptar a Henry Falcón en su partido, desafiando la voluntad omnímoda de la logia militar?
Ciertamente, hace falta un manual para determinar quién es opositor al gobierno, quién es gobierno en la oposición y quien opositor de la oposición, que también los hay, como aquellos que los comunistas gustan llamar “agentes provocadores” que promueven el caos entre el enemigo, como Francisco Arias Cárdenas.
En los regímenes comunistas, es normal que el jefe de la oposición sea un agente del gobierno. De lo contrario estaría muerto, preso o en el exilio.
MANUAL PARA LA DETECCIÓN DE UN FALSO OPOSITOR
El falso opositor acusa a este régimen de “fascista” pero nunca de ser “comunista”, con la finalidad de afianzar el lenguaje estigmatizante oficial, según el cual, todo lo malo es fascismo, pero el comunismo es bueno. Es risible verlos arrastrados por el suelo, pateados por las hordas chavistas, mientras gritan: ¡esto es fascismo puro! Luego, la violencia pandillera es exclusiva del fascismo, los comunistas nunca atropellan a nadie.
Todo falso opositor es demócrata; pero tiene escrupuloso cuidado en no añadirle a la democracia la palabra “libertad” para no formar el dispositivo que la aleja de la tentación totalitaria. Sabe perfectamente que la democracia le brinda un terreno común con el socialismo, que no la considera incompatible con la dictadura, siempre que goce del apoyo popular. Por esto se delatan con la fórmula jesuita de que “hay que preguntarle al pueblo”, que todo lo avala y santifica.
Acusan a este régimen de ser neoliberal por sus políticas contrarias a los intereses de los trabajadores. De manera que toda política anti popular tiene que ser por definición “liberal”, aunque la aplique un gobierno comunista. Por ejemplo, el despido de un millón de trabajadores del sector público (el único que existe en Cuba) es calificado como política “neoliberal” ¡de Raúl Castro!
Dicen que aquí no hay socialismo sino “capitalismo de Estado”, con lo cual este régimen es todo lo nefasto que pueda ser pero por culpa del capitalismo, el socialismo sigue siendo bueno. Vale la pena aclarar que no es posible comparar el capitalismo de estado que existía durante los regímenes socialdemócratas del pasado con lo que existe en la actualidad. Aquello se hacía con mentalidad mercantil, como PDVSA o CANTV, aunque fueran empresas públicas.
El capitalismo se puede definir o valorar como se quiera, pero lo que nunca podrá dejar de ser es una racionalidad económica basada en el beneficio. Cuando se hacen empresas deliberadamente a pérdida, respondiendo a otra racionalidad, sea política, de beneficencia o la que sea, póngasele el nombre que quiera, pero eso no es “capitalismo”, ni de Estado ni de ningún otro tipo.
Condenan al régimen como “privatizador”, porque la bestia negra sigue siendo el sector privado y la palabra “privatizar” un tabú, que estigmatiza el trasvase del sector público al privado. Así, se objeta la venta de refinerías en Alemania, no por favorecer los intereses estratégicos de Rusia a cambio de chatarra bélica, sino porque eso es “privatizar”, ¡aunque la empresa rusa sea del Estado!
Insisten en que Zapatero y Lula apoyan los desmanes de la dictadura por causa de oscuros intereses comerciales, con lo cual los crímenes los comenten los socialistas de aquí y de allá, pero la culpa es del mezquino mercantilismo. Con esto se oculta la conspiración comunista mundial, que jamás procede por intereses comerciales de nadie, sino por sus propios intereses políticos de dominación mundial.
Utilizan el adjetivo “bolivariano” al nombrar la República, la constitución, las FFAA, la policía, estados, municipios, universidades, empresas y lo que sea, ignorando que con esa actitud suscriben y refuerzan el lenguaje totalitario, que pretende hacer plausible la adhesión a un ideal único, a un factor unificador absoluto e intangible, a una plataforma de valores no sujetos a crítica, ni cuestionamiento y cuyo rechazo equivale a traición a la patria y exclusión de la comunidad nacional.
El abuso inconcebible que este régimen ha hecho de la figura de Bolívar y su excesiva identificación con él quizás tenga la ventaja inesperada de que termine por destruir el yugo que pesa sobre el espíritu nacional por ya casi dos siglos.
El bolivarianismo es una ideología militarista, exacerbada por Juan Vicente Gómez y todos los dictadores militares que ha sufrido este país a lo largo de tres cuartas partes de su vida independiente, además de estar conformada básicamente por mitos, tergiversaciones históricas y por un lenguaje mágico, irracional.
Por ejemplo, se exalta a Bolívar como “Padre de la Patria”, sin serlo, porque la obra a que dirigió todos sus esfuerzos fue a la Gran Colombia y Venezuela nació contra su voluntad expresa; pero acto seguido se arremete contra esa “República bolivariana” calificándola de “Estado Burgués” al que hay que destruir para sustituirlo por un Estado Comunal.
Este galimatías incomprensible al menos hace legítimo el no ser bolivariano, no hay que serlo a juro, ni existe tal identidad entre venezolanidad y bolivarianismo, como pretende la propaganda oficial y sus corifeos de la “oposición”.
Lo demás es burdo oportunismo político, comodidad y querer seguir la corriente para ganar votos fáciles. Lo único positivo de esta dictadura militarista es que quizás sea la última que se realice bajo el sino de Bolívar, que es el del fracaso como enseña de exaltación moral.
Quiera Dios que cuando desaparezca se lleve este espectro consigo y Venezuela se vea libre, por fin, de tanta estulticia.

Luis Marín
16-01-11


Publicado por Sammy Landaeta Millan para LA PROTESTA MILITAR el 1/19/2011 04:17:00 PM

LA PROTESTA MILITAR:FIN DE LA FARSA // Por: MIGUEL BAHACHILLE M. // EL UNIVERSAL

[http://calidaddevida.eluniversal.com/2011/01/17/opi_art_fin-de-la-farsa_17A4992931.shtml]

image.23.jpg
Fin de la farsa

MIGUEL BAHACHILLE M. | EL UNIVERSAL
lunes 17 de enero de 2011 08:26 PM

Si alguna luminiscencia ha de reconocérsele a Chávez es la capacidad de manipular a los pobres para justificar su pésima gestión administrativa y social no obstante haber dilapidado casi un billón de dólares en 12 años. Se esmera, más que construir, por especular con las emociones tratando de crear una sensación de progreso socialista. Nadie sabe cuándo se reúne el gabinete para examinar los estridentes conflictos que agobian a la mayoría ni en qué momento se produce seguimiento a la gestión de los coagentes del régimen. Todo el mundo observa con perplejidad cómo se hunde el país mientras funcionarios de nivel alto y medio pernoctan ancorados en una silla oyendo las hazañas presidenciales. ¿Lleva alguien el control de las inversiones?; ¿está el Presidente al tanto de la gestión de sus ministros?; ¿cómo se esfumó esa cuantiosa suma mientras el lúgubre trío encomendado a asuntos económicos anuncia una devaluación del bolívar de 67%?; ¿y cómo se justifica la ruina del sistema productivo y de la infraestructura del país?

Nada de eso importa. Los planes sociales y económicos del Gobierno son fraguados por el jefe de forma visceral y anunciados, eso sí, en cadena de radio y TV. Alguien se ocupa de convocar a los discípulos del Presidente para que coreen y aplaudan sus fardos subrepticios aunque estos carezcan de utilidad y abunden en utopías. Señalaba Elías Canetti, premio Nobel de Literatura en 1981, que nada teme más el hombre que ser tocado por lo desconocido. Chávez evade sus deberes de Estado porque los desconoce. Intenta preservarse en el poder mediante tretas que aprendió en la carrera militar y que por razones de formación son de carácter rancio como la bravuconería pública. Es muy fácil envalentonarse teniendo bajo su égida a todas las instituciones del Estado.

El Presidente elude el contacto con lo que le es extraño; como por ejemplo planificar el futuro dentro de fundamentos republicanos. Teme al pluralismo de la Asamblea, a conversar, convenir, ceder y admitir errores porque no fue educado para ello. Sus promesas llegan a nada porque surgen de noche, a oscuras, y no por el trabajo sesudo de los peritos en cada área. Se ha especializado en prorrogar ofertas en el tiempo jugando con la esperanza del los más humildes. Viviendas, seguridad, salud, entre muchas, son ofrendas que han caído en el vacío. Cuando corresponde hacer ajustes que inciden negativamente en el estatus de vida individual y colectiva, como la devaluación, encarga al patético trío de la economía para que anuncie que no fue una depreciación de la moneda sino una necesaria unificación que incidirá providencialmente en el bienestar colectivo. Como dirían los camaraditas cubanos: ¡vaya!

No hay más espacio para la evasión. El tiempo no se fabrica sino que transcurre. Las decomisos de productos básicos, confiscación de inmuebles construidos por privados con gran esfuerzo, ocupación de hoteles, represión contra adversarios políticos, escasez y altos precios de productos de la dieta diaria, inacción ante la delincuencia cada vez más cruel, tolerancia con la anarquía como por ejemplo la insubordinación de los conductores de motos, son cuestiones que alertan a la consciencia pública y exacerban la obstinación en detrimento del ímpetu civilista.

Las frecuentes apariciones públicas del Presidente para injuriar a su antojo a quien le venga en ganas y condenar de antemano a algún nuevo e imaginario enemigo ya no surten efecto. Las condiciones sociales hoy distan mucho de las de 1998 cuando prometió felicidad para los más pobres vendiendo una utopía que ya se revela como inservible. La gente exige cada día más que el régimen corrija el rumbo y de una buena vez se dedique a trabajar a ver si queda algo positivo antes del 2012 cuando concluye este apocalíptico período presidencial. El camino a la hecatombe ya está muy empedrado y no resiste más sainetes; ¿no será que la farsa llegó a su fin?

miguelbm

FUENTE: El Universal
IMAGEN: VOLANTES DEL 23 DE ENERO // DISIDENTES DE ALTAMIRA
Remisión: Alberto Rodríguez Barrera


Publicado por Sammy Landaeta Millan para LA PROTESTA MILITAR el 1/19/2011 02:02:00 PM