AMUAY, SELLO DEFINITIVO. Por: Oswaldo Álvarez Paz. DESDE EL PUENTE.

Imagen
DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz
 
AMUAY, SELLO DEFINITIVO
 
La tragedia de Paraguaná marcará para siempre el recuerdo de los venezolanos hacia Hugo Chávez Frías. Sobre su conciencia pesará, por lo que le resta de vida, la magnitud de una tragedia perfectamente evitable. Decenas de vidas perdidas miserablemente. Centenares de heridos que no sabemos las condiciones posteriores a su recuperación. Igualmente centenarias las perdidas materiales en viviendas, negocios e inmuebles variados fuera de las instalaciones de la refinería. A todo esto hay que agregar el trauma psicológico por la explosión y el temor por la inseguridad frente al futuro inmediato.
A los efectos de valorar la tragedia, debemos abandonar los criterios tradicionales con los que se justifica la destrucción material de la República. Carreteras intransitables, puentes que se caen como barajitas, fallas graves de energía eléctrica y de agua potable, inseguridad de las personas y de los bienes, alza desmesurada del costo de una vida cuya calidad ya es infame, falta de empleos estables y bien remunerados, deterioro de la planta física educacional y de salud, sectarismo excluyente hasta para con los damnificados cuya pasividad es asombrosa, matazones diarias en las cárceles y paremos de contar. Aquí hay algo peor que un mal gobierno. No se trata sólo de zánganos incompetentes, cómodos e irresponsables, ladronzazos y traficantes. Esto va mucho más allá, así el alto gobierno pretenda restar importancia al suceso y presentarlo como “cosas que pasan”, algo “normal” en este tipo de actividades.
Se presume que todo el complejo refinador de Paraguaná y en todas las actividades de la industria petrolera y petroquímica, trabaja gente seria, competente, que tuvo tiempo de prepararse después del genocidio laboral cometido entre 2002 y 2003. Más de veinte mil compatriotas de primera perdieron trabajo, prestaciones, viviendas ganando desolación e incertidumbre por razones estrictamente políticas. En PDVSA ha sucedido lo mismo que en el mundo militar y en las empresas básicas de Guayana. Se cambio la meritocracia por la lealtad perruna. Allí está una de las consecuencias más graves y dolorosas.
No se trata de su accidente, de un imprevisto. Se trata de un delito criminal, perfectamente previsible, que reclama responsabilidades concretas. Se lo debemos a los deudos y a la nación entera.
oalvarezpaz@gmail.com Lunes, 27 de agosto de 2012
Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en blog. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s