Archivos Mensuales: junio 2013

LA PROTESTA MILITAR Nicolás Maduro no nació en Venezuela. Por: Nelson Ramírez Torres.

nicolas-maduro_7.jpg

11 Junio, 2013
248.thumbnail.jpg

Nelson Ramírez Torres

Opinión
Nicolás Maduro no nació en Venezuela

El recurso de nulidad presentado por el abogado Adolfo Márquez López contra la elección del 14-A está basado, entre otros hechos, en que el señor Nicolás Maduro Moros no puede ser presidente de la República porque se lo impiden los artículos 41 y 227 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), que requieren para el cargo ser venezolano por nacimiento. Maduro tiene otro obstáculo: si nació en otro país, tiene la nacionalidad de ese país y esos artículos exigen, para ser presidente de la República, no poseer otra nacionalidad.

Por la materia, el recurso de Márquez es el más grave de los seis que ilusamente esperan ser admitidos por el Juzgado de Sustanciación de la Sala Electoral del TSJ, por su potencia para anular la elección; por su fácil constatación, como lo es la partida de nacimiento de Maduro; por ser un claro requisito sine qua non, como es nacer en Venezuela, no susceptible de interpretación, análisis, flexibilidad, relajamiento o incumplimiento; y, en suma, por la gravedad que significa que un extranjero sea presidente de la República y Comandante en Jefe de la FANB.

El recurso dice que Teresa de Jesús y María Teresa de Jesús, madre y hermana de Maduro, nacieron en Cúcuta, Colombia, y que cuatro miembros de su familia obtuvieron sus cédulas de identidad en la Unidad Móvil 52 en Caracas el mismo día, así como que los números de cédulas de identidad asignados a María Adelaida, Josefina y Nicolás Maduro Moros, son consecutivos: 5892462, 5892463 y 5892464. Lo anterior se conoció por investigación efectuada por el comisario Rivero Muñoz. Márquez pidió al TSJ solicitar la partida de nacimiento de Maduro, sin duda la prueba elemental e ineludible de la controversia.

La Sala Electoral, sin admitir el recurso, ordenó al CNE remitir el expediente administrativo de los hechos e informar al respecto. El 20-5-13, en cuanto a que Maduro no nació en Venezuela, el CNE se limitó a decir que "existe la ausencia de un claro razonamiento del vicio, (sic) en la invocación de una supuesta inelegibilidad (sic) de quien resultó electo como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, sobre el alegato por demás confuso, genérico, contradictorio e infundado en cuanto al no cumplimiento del requisito de la nacionalidad. Es menester destacar en este punto que la invocación que se hace sobre la presunta inelegibilidad (sic) está argumentada con base a (sic) familiares del ciudadano Nicolás Maduro Moros (madre y hermanas), y sobre el argumento insólito y carente de razonamiento y fundamento jurídico de que el ciudadano Nicolás Maduro no debió ser admitido por el CNE… toda vez que él no probó tal condición ante tal organismo y existen indicios de que nació en Colombia…".

Esa mezcla del CNE, por sofística, es confesional. Equivale a reconocer que Maduro no es venezolano. El organismo objetó el fundamento relacionado con los familiares colombianos y el argumento de que no debió ser admitido como candidato, y el demandante exige la presentación de la partida de nacimiento. ¿Qué más quieren el CNE y TSJ? ¿Es que acaso es posible algo más?

La maniobra del CNE es obvia al calificar el argumento de que la candidatura de Maduro no debió ser admitida por el CNE como "argumento insólito y carente de razonamiento y fundamento jurídico". La verdad es que Maduro no probó ante el CNE ser venezolano y éste jamás le exigió la partida de nacimiento, ni se molestó en buscarla. Ahora, con el recurso, la controversia es simple: ¿Maduro nació o no en Venezuela? ¿Probó el requisito de ser venezolano por nacimiento ante el CNE o se postuló violando los artículos 41 y 227 de la CRBV?

La ausencia argumental del CNE frente a la afirmación de que Maduro no nació en Venezuela es palmaria porque se limitó a armar el expediente administrativo solicitado con la convocatoria para la elección del 14-A y con la copia de las actas de totalización, adjudicación y proclamación del presidente de la República, es decir, omitió señalar la razón por la cual no remitió copia de la partida de nacimiento del proclamado, quizás sabiendo que no existe, así como los documentos de otros casos invocados en la demanda.

El CNE no informó si Maduro nació en Venezuela y no remitió el expediente administrativo con su partida de nacimiento, y ambas circunstancias son abrumadoramente reveladoras. Se deduce que aceptó la postulación de Maduro y lo proclamó presidente de la República sin la prueba de que nació en Venezuela.

El problema de que Maduro no haya nacido en Venezuela es tan grave que, jurídicamente, no habrá forma de cerrar el caso. No podrá existir cosa juzgada que impida reabrirlo. No servirá que el TSJ acepte los desvaríos del CNE y declare que el recurso es inadmisible. Lo único útil es el fondo del asunto: que se establezca la verdad.

Aún sin Estado de Derecho, la supremacía de la Constitución no cederá bajo ninguna circunstancia, ni con bayonetas. Lo del nacimiento es tan grave que el CNE, en el escrito en comento, tuvo que recurrir al silencio y a la manipulación, al punto de que permite inferir que Nicolás Maduro no nació en Venezuela.

@NRamirezTorres

FUENTE: Noticiero Digital

IMAGEN SUPERIOR: El Diario de Caracas


Publicado por Sammy Landaeta Millán para LA PROTESTA MILITAR el 6/28/2013 04:45:00 p.m.

LA PROTESTA MILITAR Nicolás Maduro no nació en Venezuela. Por: Nelson Ramírez Torres.

nicolas-maduro_7.jpg

11 Junio, 2013
248.thumbnail.jpg

Nelson Ramírez Torres

Opinión
Nicolás Maduro no nació en Venezuela

El recurso de nulidad presentado por el abogado Adolfo Márquez López contra la elección del 14-A está basado, entre otros hechos, en que el señor Nicolás Maduro Moros no puede ser presidente de la República porque se lo impiden los artículos 41 y 227 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), que requieren para el cargo ser venezolano por nacimiento. Maduro tiene otro obstáculo: si nació en otro país, tiene la nacionalidad de ese país y esos artículos exigen, para ser presidente de la República, no poseer otra nacionalidad.

Por la materia, el recurso de Márquez es el más grave de los seis que ilusamente esperan ser admitidos por el Juzgado de Sustanciación de la Sala Electoral del TSJ, por su potencia para anular la elección; por su fácil constatación, como lo es la partida de nacimiento de Maduro; por ser un claro requisito sine qua non, como es nacer en Venezuela, no susceptible de interpretación, análisis, flexibilidad, relajamiento o incumplimiento; y, en suma, por la gravedad que significa que un extranjero sea presidente de la República y Comandante en Jefe de la FANB.

El recurso dice que Teresa de Jesús y María Teresa de Jesús, madre y hermana de Maduro, nacieron en Cúcuta, Colombia, y que cuatro miembros de su familia obtuvieron sus cédulas de identidad en la Unidad Móvil 52 en Caracas el mismo día, así como que los números de cédulas de identidad asignados a María Adelaida, Josefina y Nicolás Maduro Moros, son consecutivos: 5892462, 5892463 y 5892464. Lo anterior se conoció por investigación efectuada por el comisario Rivero Muñoz. Márquez pidió al TSJ solicitar la partida de nacimiento de Maduro, sin duda la prueba elemental e ineludible de la controversia.

La Sala Electoral, sin admitir el recurso, ordenó al CNE remitir el expediente administrativo de los hechos e informar al respecto. El 20-5-13, en cuanto a que Maduro no nació en Venezuela, el CNE se limitó a decir que "existe la ausencia de un claro razonamiento del vicio, (sic) en la invocación de una supuesta inelegibilidad (sic) de quien resultó electo como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, sobre el alegato por demás confuso, genérico, contradictorio e infundado en cuanto al no cumplimiento del requisito de la nacionalidad. Es menester destacar en este punto que la invocación que se hace sobre la presunta inelegibilidad (sic) está argumentada con base a (sic) familiares del ciudadano Nicolás Maduro Moros (madre y hermanas), y sobre el argumento insólito y carente de razonamiento y fundamento jurídico de que el ciudadano Nicolás Maduro no debió ser admitido por el CNE… toda vez que él no probó tal condición ante tal organismo y existen indicios de que nació en Colombia…".

Esa mezcla del CNE, por sofística, es confesional. Equivale a reconocer que Maduro no es venezolano. El organismo objetó el fundamento relacionado con los familiares colombianos y el argumento de que no debió ser admitido como candidato, y el demandante exige la presentación de la partida de nacimiento. ¿Qué más quieren el CNE y TSJ? ¿Es que acaso es posible algo más?

La maniobra del CNE es obvia al calificar el argumento de que la candidatura de Maduro no debió ser admitida por el CNE como "argumento insólito y carente de razonamiento y fundamento jurídico". La verdad es que Maduro no probó ante el CNE ser venezolano y éste jamás le exigió la partida de nacimiento, ni se molestó en buscarla. Ahora, con el recurso, la controversia es simple: ¿Maduro nació o no en Venezuela? ¿Probó el requisito de ser venezolano por nacimiento ante el CNE o se postuló violando los artículos 41 y 227 de la CRBV?

La ausencia argumental del CNE frente a la afirmación de que Maduro no nació en Venezuela es palmaria porque se limitó a armar el expediente administrativo solicitado con la convocatoria para la elección del 14-A y con la copia de las actas de totalización, adjudicación y proclamación del presidente de la República, es decir, omitió señalar la razón por la cual no remitió copia de la partida de nacimiento del proclamado, quizás sabiendo que no existe, así como los documentos de otros casos invocados en la demanda.

El CNE no informó si Maduro nació en Venezuela y no remitió el expediente administrativo con su partida de nacimiento, y ambas circunstancias son abrumadoramente reveladoras. Se deduce que aceptó la postulación de Maduro y lo proclamó presidente de la República sin la prueba de que nació en Venezuela.

El problema de que Maduro no haya nacido en Venezuela es tan grave que, jurídicamente, no habrá forma de cerrar el caso. No podrá existir cosa juzgada que impida reabrirlo. No servirá que el TSJ acepte los desvaríos del CNE y declare que el recurso es inadmisible. Lo único útil es el fondo del asunto: que se establezca la verdad.

Aún sin Estado de Derecho, la supremacía de la Constitución no cederá bajo ninguna circunstancia, ni con bayonetas. Lo del nacimiento es tan grave que el CNE, en el escrito en comento, tuvo que recurrir al silencio y a la manipulación, al punto de que permite inferir que Nicolás Maduro no nació en Venezuela.

@NRamirezTorres

FUENTE: Noticiero Digital

IMAGEN SUPERIOR: El Diario de Caracas


Publicado por Sammy Landaeta Millán para LA PROTESTA MILITAR el 6/28/2013 04:45:00 p.m.

LA PROTESTA MILITAR ¿El fantasma militar paraliza a la MUD? Editorial de Venezuela Soberana.

Sucesos23Enero-300x236.jpg

Las Fuerzas Armadas y el pueblo en las calles de Caracas el 23 de Enero de 1958

Editorial: ¿El fantasma militar paraliza a la MUD?
26 Junio 2013

¿Por qué la MUD no promueve protestas masivas como las del Brasil? ¿Por qué Capriles ya no habla del fraude? ¿Por qué ya no mencionan el informe de la misión europea? ¿Por qué quieren participar en las municipales con el mismo árbitro que nos robó las presidenciales? ¿Por qué no investigan dónde nació Maduro? ¿Por qué no muestran el segundo video de Mario Silva?

Todas estas preguntas atormentan a los venezolanos y causan suspicacias. Pareciera que Capriles no quisiera asumir su triunfo o que a la MUD no le interesa un cambio de gobierno. Algunos hasta sospechan que la oposición pactó con el gobierno.

Pero la verdadera explicación es que Capriles y la MUD finalmente entendieron que el régimen jamás entregará el poder por las buenas, y que para lograr un cambio de gobierno se requiere la colaboración de las Fuerzas Armadas Nacionales.

Temen que sacar la gente a la calle, seguir hablando del fraude, denunciar la verdadera nacionalidad de Maduro o demostrar la podredumbre de régimen, podría detonar una intervención militar.

Por algún extraño motivo, Capriles y la MUD prefieren al régimen de Maduro (o sea, el dominio de los cubanos), que a una junta cívico militar.

Piensan que toda intervención castrense conduce inexorablemente a un golpe de derecha, al estilo Pinochet, aunque conocen y aplauden el antecedente del 23 de enero de 1958: una rebelión cívico militar que derrocó la dictadura, restableció el Estado de Derecho, y convocó a unas elecciones limpias y transparentes.

Capriles y la MUD tienen en la cabeza un falso estereotipo de los militares, que les impide valorarlos como simples ciudadanos de uniforme, que sufren como cualquier otro las calamidades causadas por el gobierno.

Ya no quedan dudas que el régimen es ilegítimo, que está subordinado a los hermanos Castro, que entrega nuestros recursos al extranjero, que protege a las FARC y a los colectivos armados, que se roba los dineros públicos, que comete crímenes de lesa humanidad, y que ni siquiera es capaz de gobernar. Por tanto, los sectores democráticos no deben tener ningún temor de exigir a las Fuerzas Armadas Nacionales cumplir con su deber de defender la soberanía, restablecer la vigencia de la Constitución, y resguardar la seguridad de los ciudadanos.

No se trata de una responsabilidad exclusiva del sector castrense, sino una obligación de todos los venezolanos, que requiere el concurso de civiles y militares por igual. La situación del país es insostenible y requiere de un cambio inmediato, antes de que el castro-comunismo termine de destruir la patria.

FUENTE: Venezuela Soberana


Publicado por Sammy Landaeta Millán para LA PROTESTA MILITAR el 6/27/2013 10:12:00 p.m.

LA PROTESTA MILITAR El caso del Mayor (Ej.) Milton Revilla Soto: ¿Espía? No, ¡Valiente! y ejemplo a se guir. Por: Gladys Del Pilar Reyes en FACEBOOK.

Milton.Revilla.Soto.jpg

El caso del Mayor (Ej.) Milton Revilla Soto:
¿Espía? No, ¡Valiente! y ejemplo a seguir.
Fue acusado por espionaje y de traición a la patria. Catalogado como agente de la CIA, de filtrar información “clasificada” a medios de comunicación opositores y de trabajar para desestabilizar al Gobierno de Hugo Chávez. Por eso el Tribunal Militar Primero de Juicio lo sentenció a seis años de cárcel. El mayor del Ejército en situación de retiro, Milton Revilla Soto se encuentra ahora recluido en Ramo Verde junto tantos otros militares considerados “enemigos” de la revolución y de la FANB.
Pero su historia no comienza ni termina con esa sentencia. El periodista Francisco Olivares señala que los defensores del oficial ubican el caso como un asunto político: “es un preso político” dice el diputado Andrés Avelino Álvarez, quien defiende su causa desde la Asamblea Nacional y en instancias internacionales.
Desde el año 2000 cuando el mayor Milton Revilla, entonces capitán, fuera designado comandante de la Base de Protección Fronteriza ubicada en la región del Catatumbo al sur del Lago de Maracaibo, sus actuaciones no fueron en la dirección que demandaban sus superiores.
Desde esa posición Revilla se convirtió en un dolor de cabeza para la nueva ideología que a partir de ese momento se impondría en la FAN. Allí combatiría al Frente 33 de las FARC que opera en esa región, denunciaría las irregularidades del Plan Bolívar 2000 y pondría en evidencia el apoyo que sectores de su propio ejército prestarían a las FARC. Un incidente no perdonado por Inteligencia Militar fue el haber denunciado la presencia del etarra, Arturo Cubillas en territorio dominado por FARC, requerido por la Audiencia Española por actos terroristas y asilado en Venezuela con protección del Gobierno. Esa postura le ganaría importantes enemigos dentro de las filas castrenses. Dicen que la molestia llegó hasta el propio presidente Chávez. Finalmente es sacado de la frontera en 2004, pero la persecución contra el oficial no cesaría ni aún después de su retiro en el año 2005. Ya de civil continuó denunciando las relaciones entre el Gobierno bolivariano y las FARC y serviría de analista y de fuente de algunos periodistas considerados “enemigos de la revolución”. Esas actividades le costarían su carrera y finalmente su libertad.

Ruptura con las FARC
El septiembre del año 2000, el mayor del Ejército Milton Revilla al ser designado comandante de la Base de Protección Fronteriza (BPF) asumió el puesto bajo la concepción que entonces privaba en el Ejército sobre “defensa integral del territorio” según la cual debía combatirse a todas las fuerzas irregulares de la zona, en particular a los grupos subversivos declarados hasta entonces “enemigos” del Estado Venezolano.
La primera sorpresa recibida fue que al cuarto día de estar al frente de esa base fronteriza recibió una carta del comandante Rubén Zamora, jefe del Frente 33 de las FARC que operaba en esa zona de Río de Oro. Allí Zamora le daba la bienvenida y concluía: “igualdad en la lucha bolivariana por la libertad de los pueblos”. Al indagar encontró que Zamora solía tener comunicación directa con el T0-2 solicitando facilidades para el tránsito de personas, alimentos y combustible hacia su campamento guerrillero. Según sus denuncias, generalmente desde el Teatro de Operaciones número 2 se recibían llamadas directas ordenando permitir el paso de materiales hacia los campamentos de las FARC.
De allí que Revilla extremó las medidas de control y comenzó a retener mercancía que iba desde Venezuela al campamento 33 de las FARC. Pero más aún comenzó a interceptar materiales precursores para la elaboración de cocaína, dinero en efectivo que servía para el pago de los cocaleros y desmanteló tres laboratorios que se habían instalado en territorio venezolano. De estas acciones la DIM de la zona le abrió una investigación y en enero de 2001 lo revelaron del cargo y fue trasladado fuera de la zona de operaciones. La unidad fue desmantelada.
En febrero de 2002 fue nuevamente asignado al Teatro de Operaciones Número 2 como segundo comandante del 131 UTC bajo el comando del general Wilfrido Cruz Weffer. Desde esa unidad del Ejército logró terminar de quebrar el abastecimiento logístico de la guerrilla, en especial del Frente 33.
A través de informes de inteligencia pudo conocer de la relación que existía entre uno de los jefes logísticos del Frente 33, Nelson Pinilla Daza, y el jefe del DIM en Machiques, el inspector Edgar Castillo. Pinilla fue solicitado y detenido. Al mismo momento, Revilla recibió una llamada del propio jefe del Frente 33, Rubén Zamora solicitando “la libertad inmediata” de Pinilla Daza. Pinilla, quien era colombiano pero poseía cédula venezolana. Fue sentenciado a tres años de cárcel por posesión de armas de fuego ya que no se le pudo probar el delito de “rebelión militar”. A los siete meses de reclusión fue dejado en libertad bajo régimen de presentación y posteriormente apareció asesinado.
Otro hecho denunciado por Revilla fue el caso del avión Bronco OV-10 de la FAV derribado por las FARC. El hecho ocurrió cuando esta nave atacó el campamento del Frente 33 de las FARC por un error de coordenadas cuando el ataque estaba previsto contra un campamento paramilitar. El aparato estaba piloteado por el teniente Fabián Castellano quien se tuvo que eyectar. Fue el mismo grupo guerrillero quienes condujeron a los militares venezolanos hasta donde estaban los restos del avión y entregaron el cuerpo sin vida del piloto.
Todas sus denuncias fueron documentadas y consignadas por Revilla Soto a sus superiores y en diversas instancias durante esos años.

Los etarras en la frontera
Entre las denuncias sostenidas por Milton Revilla se encuentra el registro que realizó en la base fronteriza, de un grupo de etarras que viajaron a Río de Oro en enero de 2001 protegidos por el entonces inspector del DIM en Machiques, Edgar Castillo. El mayor Revilla recuerda que el inspector rechazaba que los viajeros fueran reseñados en el puesto militar a lo que Revilla se opuso. Al principio Revilla no tenía conocimiento de quiénes se trataba. Más tarde al investigar las identidades, resultó que el grupo estaba encabezado por Arturo Cubilla quien ha estado solicitado por el Gobierno español, acusado de actos terroristas.
Motivado a estas denuncias, al mayor Milton Revilla fue invitado por la Audiencia Nacional Española para comparecer ante el Juzgado Central de Instrucción, ETA, como testigo protegido. Para ello Revilla debía aportar las pruebas y documentación del presunto entrenamiento que este grupo de la ETA estaba realizando en campamentos de las FARC. La comparecencia debía producirse en julio de 2011 y para ello el tribunal le confirió el estatus de “testigo protegido”. Sin embargo la asistencia a declarar no se pudo realizar debido a que Revilla había sido detenido desde el 8 de junio de 2010 y estaba sometido a juicio con prohibición de salida del país. A través de sus abogados se solicitó el permiso ante la Corte Marcial y otras instancias pero la solicitud fue negada.

Detención de Revilla
El 8 de junio de 2010 en horas de la tarde el mayor Milton Revilla fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía cuando se dirigía a la ciudad de Lima con la finalidad de participar en una conferencia de la Escuela de Gobierno Tomás Moro. Al momento de su detención no se presentó ninguna orden de captura o notificación de por qué era detenido. Posteriormente se conoció que desde hacía tiempo había estado investigado por la DIM.
Según narra en un escrito, al momento de su detención todo el interrogatorio giraba en torno a por qué solía comunicarse con la periodista Patricia Poleo y con el analista Orlando Ochoa Terán.
Ya retirado desde hacía 5 años como militar activo, Revilla tenía contacto con periodistas y medios de comunicación a quienes había dado información sobre el tema de las FARC.
El 10 de junio fue presentado ante el tribunal Tercero de Control Militar imputándosele los delitos de traición a la patria, espionaje y contra la seguridad de la Nación.
El 23 de julio de 2010, describe el oficial, se reunió con el fiscal acusador, coronel Freddy Ramírez Espósito quien le confesó que su caso era netamente político y que en realidad él no era el objetivo. Para ello debía declarar públicamente, utilizando un equipo reporteril de Telesur, que como agente encubierto había propiciado un proceso de penetración de Estados Unidos usando para ello a personas como Patricia Poleo y a Orlando Ochoa Terán. Dice Revilla Soto haber sido amenazado por el fiscal, que pagaría con cárcel y suspensión de su pensión si no colaboraba. Pero durante el intento de grabación Revilla declaró todo lo contrario a lo pautado y el mismo grupo reporteril optó por retirarse de la DIM aduciendo que “ello iba en contra de la ética periodística”. Dada su negativa a colaborar con la DIM pasó 9 meses en los sótanos de ese organismo hasta que obtuvo una medida cautelar que le permitió salir bajo régimen de presentación. Finalmente, Milton Revilla Soto fue detenido y se encuentra encarcelado desde el 15 de febrero del 2012 en la Cárcel Militar de Ramo Verde, Estado Miranda, Venezuela y sentenciado a 6 años y 7 meses de prisión.

FUENTE:
Gladys Del Pilar Reyes en Facebook
@GladysdlPilar


Publicado por Sammy Landaeta Millán para LA PROTESTA MILITAR el 6/02/2013 10:24:00 p.m.