Asad y Maduro en la mira. Por: Pedro Lastra.

30 Agosto, 2013
Opinión

Pedro Lastra
Asad y Maduro en la mira

“Two birds on one shot” murmuró el coronel T.A. Morrison, jefe de las misiones secretas del Pentágono en conversación confidencial, – “unter vier Augen” dicen los alemanes: a puertas cerradas – con el agente Mortimer Nepomuceno, de la CIA. Habían decidido encontrarse secretamente en un vuelo de American Airlines procedente de Sri Lanka, con escala técnica en Maiquetía. Ambos discretamente disfrazados de turistas americanos. Nada sorprendente, dada la moda de vestimentas de combate, camisas Columbia y gorras de viseras prolongadas con capucha para la nuca.

Nadie, absolutamente nadie hubiera imaginado que el señor bajito, un tanto barrigón y canoso, de manos impecablemente cuidadas, aunque pecosas y arrugadas, era el responsable del Departamento de Defensa para las tareas sucias en el Medio oriente. Ni que su vecino de asiento, con cara de Pantera Rosa, bigotitos ingleses, peinado al medio y llamativa chaqueta a cuadros era jefe de la misión de la CIA en Caracas.

El estruendo de las turbinas, funcionando a toda máquina a 30 mil pies de altura sobre el Atlántico, hacía imposible escuchar el tema que trataban. Aunque la evidente sordera de T.A. Morrison obligaba a Mortimer Nepomuceno a elevar su voz para hacerse entender. Una voz atiplada, aguda, nasal que aún en un perfecto inglés denotaba un acento caribeño. Era, indudablemente, un cubano americano. Amén de su chaqueta, demasiado chillona para la circunstancia, mordía entre dos hileras de blanquísimos dientes un Romeo y Julieta apagado, naturalmente. Y lucía una corbata evidentemente pasada de moda: color marrón, de seda, tenía una mujer desnuda sobre el fondo de una isla de palmeras a la luz de la luna.

¿Dos pájaros de un tiro? – se preguntó Mr. Nepomuceno, dudando del significado de lo que había querido señalar su colega del Departamento de Defensa. “Indeed” replicó Morrison, continuando en un deplorable español que hacía imposible una lectura de labios ante miradas indiscretas: “nos despachamos a Asad y aprovechando el revuelo, el estruendo del escándalo internacional, las protestas de Demócratas y Liberales, le montamos un atentado al presidente de Venezuela. ¿Cómo se llama?, le pregunto a Mortimer. Maduro, le replicó éste, luego de revisar un viejo ejemplar de El Nacional que lo mostraba en brazos de Raúl Castro. Maduro, volvió a insistir, ante la mirada sorprendida de T.A. Morrison. ¿Maduro, como podrido? preguntó el hombre del Pentágono. Indeed, replicó el Dr. Nepomuceno. Maduro.

Lo que ninguno de los dos funcionarios al servicio del espionaje norteamericano sabía, ni tenían por qué saberlo, es que las pequeñas pantallas de televisión de los respaldares que enfrentaban estaban preparadas para espiarlos. De manera que mientras veían La Operación Pelícano, con Denzel Washington y Julia Roberts, Pedro Carreño en persona los observaba desde la cabina de mando del Airbus, disfrazado de ingeniero de vuelo.

De inmediato, usando las frecuencias del transmisor del AA 4F1992 , se oyó al agente Carreño que decía, pegado al pequeño micrófono: “Aguilucho 114 a Águila 2, Aguilucho 114 a Águila 2, llamando.” Después de un silencio que pareció una eternidad se oyó entre ruidos de interferencias la voz ya emblemática de Águila 2 que decía: “Escucho Aguilucho 114. Adelante. Corto”

La historia, para hacerla breve, es que Águila 2 se enteró del avieso magnicidio doble pretendido por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos por las habladurías de dos bolsas norteamericanos. Tras lo cual ordenó reforzar la vigilancia sobre El Nacional, El Universal, Leocenis García y Leopoldo Castillo. Con la embajada de los Estados Unidos prefirió no meterse, no le fueran a cortar las compras de petróleo.

FUENTE: Noticiero Digital

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en blog. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s