Archivos diarios: 13 marzo, 2014

¿SOMOS FASCISTAS? Por: JOSE FELIX DIAZ BERMUDEZ.

jueves, 13 de marzo de 2014

JOSE FELIX DIAZ BERMUDEZ,¿SOMOS FASCISTAS?

El fascismo, como todo totalitarismo, se opone al parlamentarismo, a la división de los poderes, a la pluralidad política y a la existencia de una verdadera democracia

HITLER+MUSOLINI.jpg
AMBOS DE ORIGEN SOCIALISTA

Una vez más, la impropiedad de quienes distorsionan la historia obliga a establecer precisiones indispensables a favor de la cultura ciudadana y la lección incuestionable del pasado. El fascismo surgió en Italia como movimiento y luego como régimen político en los años 1919 y 1922, respectivamente, liderado por Benito Mussolini, político de origen socialista, quien asumió de manera dictatorial el poder en el país.

Transcurrían los difíciles años entre el final de la Primera y la Segunda Guerra Mundial, signados por una grave crisis política, económica y social en una Europa agobiada por el desempleo, la inflación, el cierre de las fábricas, la improductividad de la tierra, las huelgas obreras y las revueltas campesinas, y en la cual ideologías radicales con influencia sobre la población más vulnerable estimuló el desprestigio del régimen democrático parlamentario, la exaltación de los nacionalismos, la recuperación de territorios, la intolerancia y el enfrentamiento, la añoranza de un viejo esplendor.

En su conquista del poder, el fascismo italiano (como luego lo hizo el alemán) organizó a los llamados “fascios”, grupos de combate y violencia social que adquirieron el nombre de “camisas negras”, encargados de atacar a sus oponentes de manera violenta y que fueron integrados por sectores anarquistas, socialistas extremos, ultranacionalistas y soldados desempleados luego de la guerra. Valiéndose de estos escuadrones y con la aprobación del grupos del ejército, de políticos y del mismo rey Víctor Manuel III, Mussolini ejecutó la llamada “Marcha sobre Roma” en octubre de 1922, lo cual le posibilitó alcanzar el poder que ejerció durante 21 años.

el-fascismo.jpg
Mussolini se encargó de destruir institucionalmente la democracia parlamentaria, dictó leyes totalitarias, eliminó los partidos y los sindicatos, censuró la prensa, impulsó la existencia de un partido único y se erigió como figura superior bajo el apelativo de “Il Duce”, similar a General o guía. Su dictadura se fue haciendo cada vez más absoluta e implacable.

El fascismo, como todo totalitarismo, se opone al parlamentarismo, a la división de los poderes, a la pluralidad política y a la existencia de una verdadera democracia. Se estructura bajo la figura de un partido único, centralizado, con la autoridad superior de un jefe, su militancia asume una estricta obediencia, fanático comportamiento y una disciplina casi militar. Priorizando al Estado se conculcaron las libertades y derechos individuales y fue impuesto un “nuevo orden social”. Ese movimiento alcanzó desarrollo en Europa y, en especial, en la Alemania nazi y en la España franquista, dictaduras atroces, cargadas de demagogia, odio social, represión y autoritarismo.

Fascista no es el individuo que reclama derechos y exige libertades; fascista no es el pueblo que ejerce de manera legítima su autoridad soberana en defensa de su tradición republicana y democrática.

La Segunda Guerra Mundial fue su resultado, en la cual perdieron sus vidas más de 50 millones de personas y se evidenciaron los más horrendos crímenes en la historia de la humanidad, hace apenas 69 años.

Jose Felix Diaz Bermudez
jfd599

@jfd599