Viajes peligrosos. Por: HARRY BLACKMOUTH. TalCualDigital.

22408dio
Opinión | 13/09/2014
Viajes peligrosos
En estas últimas semanas hemos observado los casos del ex jefe de la DIM, el general Hugo Carvajal, quien fue pésimamente tratado por el gobierno de esa minúscula islita que es Aruba, y del presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, quien debió cancelar su viaje a la República Argentina, donde hubiera sido recibido con todos los honores por el vicepresidente de Argentina Amado Boudou, previo a su probable ingreso en la cárcel.
HARRY BLACKMOUTH/ Nueva York

Con cada día que pasa el mundo resulta cada vez menos ancho y mucho más ajeno para dirigentes y funcionarios del gobierno bolivariano de Venezuela. Afortunadamente, cuando parece que el faldón del paltó se les va a quedar enganchado en alguna puerta, un milagro de última hora o una cancelación en el instante postrero evitan su inmersión en el vilipendio y las (infundadas) acusaciones.

En estas últimas semanas hemos observado los casos del ex jefe de la DIM, el general Hugo Carvajal, quien fue pésimamente tratado por el gobierno de esa minúscula islita que es Aruba, y del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela Diosdado Cabello, quien debió cancelar su viaje a la República Argentina, donde hubiera sido recibido con todos los honores por el vicepresidente de Argentina Amado Boudou, previo a su probable ingreso en la cárcel.

No es nuestra intención defender al general Carvajal de los cargos que le formularon las autoridades de Oranjestad, a donde había viajado para hacerse cargo del consulado general del gobierno bolivariano. Carvajal no solo se ha defendido de las acusaciones por presuntos “delitos de lesa humanidad, tráfico de drogas, asesinatos y torturas”, sino que ha contraatacado.

Ahora, todos aquellos que lo han acusado, entre ellos fiscales de Miami y de Nueva York, funcionarios del departamento de Estado, y los ejecutivos de Semana de Colombia y The New York Times de Estados Unidos, deben estar buscando asilo en alguna capital foránea, tratando de eludir el castigo por sus difamaciones.

El Dreyfus de Venezuela, convencido de que finalmente la justicia triunfará, ya ha presentado ante un juez de Caracas “un auxilio judicial con la finalidad de recabar las pruebas de la existencia de esa malintencionada campaña que, desde distintas latitudes, establecieron en mi contra”. Una vez logrado ese objetivo, añadió, “procederé a demandar penalmente a los responsables”.

Aunque aconsejamos al general Carvajal que espere sentado, pues las ruedas de la justicia suelen girar con más lentitud que las del escarnio, estamos seguros que logrará su redención. Justamente por estos días leímos que en Estados Unidos el teniente primero Alonzo H. Cushing recibió una medalla de honor del presidente Barack Obama por su heroísmo en la batalla de Gettysburg.

Bueno, Obama no enganchó la medalla en el pecho de la solapa del soldado porque Cushing murió hace más de 150 años, pero lo que vale es la intención. Varios de los admiradores del militar, entre ellos una dama de 94 años de edad, bregaron para que fuera reconocido su coraje. Estamos seguros que lo mismo ocurrirá con el ex jefe de la DIM. Su inocencia será celebrada. Y quizás, en menos tiempo.

VIAJE INTERRUPTUS
La cancelación del viaje que debía realizar a Buenos Aires el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela obedece a razones distintas. Pero si están plenamente justificadas sus excusas ­aunque todavía no ha ofrecido una sola­ resulta inexplicable que el gobierno de Caracas mantenga el mutismo ante el rescindido traslado de Cabello a la nación sureña.

No olvidemos que la Argentina sigue siendo vastamente recordada a raíz de la maleta sin declarar de Guido Antonini Wilson donde viajaban 790.550 dólares, y en cuya remisión y/o relleno de billetes verdes nada tuvieron que ver ni el gobierno de Hugo Chávez, ni el de Néstor Kirchner.

Por lo tanto, cada vez que un funcionario venezolano viaja a la Argentina, o un funcionario argentino a Venezuela, hay un enorme interés en toda América Latina. Es como si se unieran el hambre con las ganas de comer.

El mutismo, por alguna razón, siempre genera sospecha. ¿Cómo es posible que este cronista se haya informado de la programación del viaje de Cabello, y no de su cancelación? (Me enteré de la suspensión de la travesía en “Por mi madre”, una muy interesante columna que publica TalCual).

¿Qué ocurrió para tamaño sigilo? Es posible que Diosdado Cabello, un hombre muy ahorrativo, haya desdeñado contratar a un buen encargado de relaciones públicas. Fue un error. No olvidemos que una de las funciones más importantes de esos funcionarios es averiguar el currículum de las personas que se entrevistarán con su jefe.

De haber contado con ese asesor, seguramente Cabello hubiera descubierto que el vicepresidente argentino tiene pendientes ocho juicios políticos tras haber sido acusado por el juez Ariel Lijo de “cohecho pasivo” (coima), y por “negociaciones incompatibles con la función pública”.

El juez Lijo inculpó a Boudou por la apropiación de un 70% de la empresa Ciccone Calcográfica, que monopoliza la impresión del dinero en la Argentina. La firma estaba a punto de ir a la quiebra en el 2010, cuando Boudou se hallaba al frente del Ministerio de Economía, un cargo en el que se sentía como el zorro libre en el gallinero libre.

Según el juez, Boudou creó una empresa fantasma, The Old Found, se consiguió un testaferro, salvó a Ciccone Calcográfica de la bancarrota, y a cambio recibió una participación mayoritaria en la compañía.

Cuando Cabello descubrió la catadura moral de Boudou, seguramente quedó horrorizado y ordenó suspender su viaje, con los resultantes fastidios que eso involucra. Vaya uno a convencer a la empleada de una agencia de turismo que necesita diferir un vuelo. Se pueden pasar días enteros con la oreja pegada al auricular del teléfono sin que la dama se moleste en aceptar la solicitud.

Lamentablemente, la moral puritana del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela no le conquistará muchos amigos, ni le permitirá conocer otros escenarios donde lucir su prosopopeya. Y eso es perjudicial en esta época en que Venezuela necesita proyectarse al exterior y por culpa del Mundial de Fútbol carece hasta de vuelos internos.

Pero a no desfallecer. Gracias a los sistemas de satélite próximos a ser puestos en marcha, como el Cheverito Uno y el Cheverito Dos, Diosdado Cabello estará pronto en condiciones de visitar la estratósfera.

FUENTE: TalCualDigital

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en blog y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s