Tormenta en el mercado internacional del petróleo

Tormenta en el mercado internacional del petróleo

Miércoles, 15 de octubre de 2014

La reciente caída en los precios del petróleo es resultado de una serie de fuerzas que al unísono apuntan hacia un mercado deprimido a mediano plazo.

Desde finales de junio de 2014 hasta mediados de octubre, los distintos precios internacionales del crudo han descendido entre un 20% y un 25%. La pregunta en estos momentos es en dónde se encuentra el piso, si alrededor de US$80 barril, que es a lo que actualmente se aproxima, o si US$70 barril o incluso menos.

La mayor parte de los analistas en este campo son pesimistas sobre la evolución futura de los precios. Después de todo, por el lado de la demanda, las previsiones sobre las economías de Estados Unidos, la Unión Europea, China y otros países asiáticos son hoy por hoy las de un menor crecimiento en relación con las que se tenían hace unos meses. Y por el lado de la oferta, el significativo aumento de la producción petrolera de Estados Unidos y otros países originada en la explotación de esquistos bituminosos le ha dado un vuelco a las condiciones del mercado.

A lo anterior se agrega la falta de acuerdo en el seno de la OPEP. Arabia Saudita y los Emiratos han dado a entender que no están dispuestos a defender un precio alto (cercano a US$100 barril), tal como lo solicitan Irán, Venezuela y otros de sus miembros cuya situación fiscal es desesperada. A estos últimos países les pasó lo de siempre: derrocharon los excedentes de la bonanza y se acostumbraron a niveles de gasto público solo sostenibles con los precios de la fase alta del ciclo, pero que nada que ver con los precios de las épocas de vacas flacas.

Pues bien, en el caso del petróleo, parece que luego de varios años de vacas gordas llegaron las vacas flacas. Arabia Saudita y los Emiratos aparentemente han resuelto no sacrificar participación de mercado para defender un precio alto. No estarían dispuestos a recortar su producción para evitar que el precio se mantenga por encima de cierto nivel.

En los años ochenta hicieron un gran sacrificio para defender los precios. Redujeron participación de mercado, pero los precios cayeron de todas maneras, y se mantuvieron bajos durante 16 años, debido a la entrada en ese entonces de nuevos actores como los países del Mar del Norte (Reino Unido y Noruega especialmente), México y otros. Adicionalmente, sus recortes de más de 60% en la producción no fueron seguidos por otros miembros díscolos de la OPEP que le “pusieron conejo” a los acuerdos alcanzados.

Todo parece indicar que Arabia Saudita y los Emiratos consideran que la situación actual es muy parecida a la del final del ciclo de precios altos de comienzos de los años ochenta. Es decir, creen que las actuales condiciones estructurales del mercado internacional del petróleo conducirán inevitablemente a un ciclo de precios bajos, cuya duración puede ser incierta pero que de todas maneras se extenderá por algunos años.

Así las cosas, Arabia Saudita y los Emiratos han decidido dejar que las fuerzas de mercado operen. Están en mejores condiciones fiscales que los otros miembros de la OPEP. Pero además, dejar que las fuerzas de mercado operen es lo que más les conviene. Sus costos de producción son muy competitivos a diferencia de una serie de otros países productores. El descenso de los precios “limpiará” al mercado de los productores menos eficientes.

Dicho descenso también desestimulará la producción basada en la explotación de esquistos bituminosos, cuyos costos de producción están por los lados de US$60-70 barril. Igualmente frenará las aventuras relacionadas con la explotación de fuentes energéticas alternativas.

De manera que no solamente Arabia Saudita y los Emiratos mantendrían o aumentarían a corto plazo su participación de mercado, sino que a más largo plazo estarían en condiciones de beneficiarse mayormente en el próximo ciclo de precios altos, el cual llegaría antes de lo que sucedería si en las condiciones estructurales actuales se mantienen precios artificialmente altos.

Muy interesante lo que sucederá en la próxima reunión de la OPEP del 27 de noviembre (o antes si se atienden las angustiosas solicitudes de países como Venezuela). Como van las cosas, para los países derrochadores productores de petróleo eso que después de la fiesta viene el guayabo o resaca, se quedaría corto: lo que se vislumbra es un ajuste de “madre y señor nuestro”.

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en blog. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s