En la Antesala para una Guerra Civil. Por Richard González.

Venezuela…. País en la Antesala para una Guerra Civil.

La historia de la humanidad, registra incontables conflictos bélicos donde tratadistas de la materia han desarrollado numerosas definiciones sobre el tema de las guerras y las diversas modalidades pero que en el fondo conducen a la misma desgracia. La destrucción del hombre por el hombre.

En sentido genérico, la guerra no es otra cosa que la lucha armada de dos o más naciones o bandos, como producto de una diferencia. Es decir, el rompimiento de una paz entre esos dos países, o bandos una vez que la diplomacia o la política no surten el efecto mediador. En su obra de la guerra, decía el militar prusiano Carl Philipp Gottlieb Von Clausewitz (1832): “la guerra es la continuación de la política por otros medios”. Es así como se abre paso un enfrentamiento cuyo resultado es un número de muertes de seres humanos aunado a la destrucción de bienes tangibles e intangibles, territorios desvastados es decir, el mayor daño que se puedan causar entre sí, en la persecución de sus intereses u objetivos. El tema que ocupa el siguiente escrito, sobre una Guerra Civil, caracterizada por involucrar a los habitantes de un mismo pueblo o país, o sea, entre “Compatriotas”. Es una confrontación armada, producto de un conflicto socio político que genera un enfrentamiento de grupos en procura de controlar recursos naturales o sociedades, imposición ideológica o religión, así como el mantenimiento o cambio de relaciones de poder. Aquí, no hay injerencia directa de otros países salvo que el hecho traspase las fronteras y entonces ocurra la intervención de unidades y organizaciones extranjeras de diversos Estados apoyando los distintos bandos por un lado, o tratando de mediar en procura de la paz. El resto de la sociedad civil de esa nación o territorio convulsionado, quieran o no, tendrían que sumarse en apoyo a la ideología del bando de su preferencia o conveniencia o en su defecto, optar por emigrar en condición de refugiados. En el desarrollo del conflicto, viene lo peor. No hay reglas. Al final, sólo quedará a organismos internacionales castigar los delitos de Lesa Humanidad que se hayan cometido mucho tiempo después y que queden legalmente comprobados. Cabe recordar la Guerra Federal de Venezuela (18591863) y la Guerra Civil Venezolana (19011903) referencias de este escrito, entre muchas guerras que se han desarrollado en otros países, siendo la de España la más significativa del siglo pasado.

CAPITULO VENEZUELA:

Pareciera ser que los venezolanos en cierta forma, estaríamos a punto o predestinados por ignorancia o desconocimiento, a repetir pasajes tristes de nuestra historia descritos en las referencias anteriormente señaladas. El actual régimen, ha querido imponer casi “de facto”, un inentendible sistema al margen de la legalidad, conocido como Socialismo del Siglo XXI, rechazado por la mayoría de la población venezolana. Ha sido noticia estos últimos tiempos, el surgimiento de diversos grupos de poder especialmente dirigidos o líderizados por miembros del alto gobierno o reconocidos representantes del oficialismo, incluyendo seguidores del chavecismo, Fuerzas Armadas, oposición y sociedad civil colocados en acentuadas diferencias políticas o ideológicas. Algunos de estos grupos, identificados con el régimen, se encuentran armados con preparación y organización paramilitar como por ejemplo, los conocidos colectivos. Voceros autorizados del gobierno incluyendo al propio mandatario, en forma irresponsable, han venido utilizando términos característicos del léxico militar generando una sensación belicista entre la población o compatriotas (de enemigos, batalla, batallones, puntas de lanzas, rodilla en tierra, guerra económica etc.) así como calificativos de descréditos hacia los no simpatizantes por la forma de pensar (escuálidos, burgueses, pitiyanquis, peluquines, etc.…) que no transmiten mensajes positivos de paz o conciliación entre los que habitamos esta tierra, sino por el contrario, siembran acentuadas diferencias cargadas de odio y resentimiento social, como predisponiendo al pueblo venezolano para un enfrentamiento.

Están conjugadas las variables intervinientes, internas y externas, en alto grado porcentual para la ocurrencia de la guerra civil y que tan solo faltaría un detonante y el más probable, “el económico”, que será el motivo para que (en sentido figurativo) un oponente lance la primera piedra y que el segundo responda de la misma forma. Caeríamos en un espiral de violencia indetenible cuya señal inicial probablemente sería una explosión social y el resto es historia.

Entonces: ¿estaría Venezuela en la antesala de una guerra civil del SIGLO XXI?

Elaborado por: Richard González. Diciembre de 2014.

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en blog. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s