ORTEGA Y GASSET CONTRA PETKOFF. Por: Luis Marín.

ORTEGA Y GASSET CONTRA PETKOFF

¿Qué tiene que ver un señor tan circunspecto como José Ortega y Gasset con un comunista rancio como Teodoro Petkoff? Nada, absolutamente. Pero el otorgamiento del premio que lleva su nombre brinda una oportunidad ineludible para otear el espíritu de nuestro tiempo, como quizás el mismo OG lo hubiera dicho.

Si admitiera alguna definición política OG sería lo que los marxistas disfrutan en llamar “un adocenado liberal”, porque no otra cosa quiso ser en su vida, llegando a aclarar que “mi franquismo no modifica mi liberalismo”, como tampoco su posición de agnóstico y libre pensador.

Un aspecto cómico es que en la Universidad Complutense de Madrid se hicieran retiros espirituales para orar por la conversión de OG, como habría ocurrido con uno de sus más conspicuos discípulos, Manuel García Morente, que tuvo una oportuna revelación mística y se convirtió a la religión verdadera, católica, apostólica y romana.

Pero por encima de todo era un anticomunista radical. Dice que el comunismo es “la causa inmediata de todos los desastres de occidente”. La revolución rusa, un anacronismo inconcebible, sin el menor interés historiográfico. De hecho, su alineación nacionalista proviene de considerarlo “un mal menor”, ante la amenaza del comunismo internacional.

Incluso los más fervientes admiradores de OG le reprochan su estruendoso silencio ante el franquismo, al que nunca criticó: “No puedo ir a fondo contra el totalitarismo so pena de parecer dar la razón a los rojos cuyo totalitarismo repugna todavía más”.

Desde las páginas del Times de Londres se queja: “Mientras en Madrid los comunistas y sus afines obligan, bajo las más graves amenazas, a escritores y profesores a firmar manifiestos, a hablar por radio, etcétera, cómodamente sentados en sus despachos o en sus clubs, exentos de toda presión, algunos de los principales escritores ingleses firmaban otro manifiesto donde se garantizaba que esos comunistas y sus afines eran los defensores de la libertad”.

El suceso habría ocurrido en la Residencia de Estudiantes donde OG estaba enfermo al inicio de la contienda, en julio de 1936. Un grupo de milicianos irrumpió para reclamar su firma en apoyo a la República, negándose al principio para luego, tras acalorado debate, firmar un texto más moderado. Otra versión ubica los hechos en su casa y a su hija Soledad en una tensa negociación para lograr una redacción aceptable para OG.

Trató infructuosamente de escapar del mito de las “dos Españas” tan sacralizado por la mentalidad de izquierda y derecha, procurando cierta imposible equidistancia; pero eso sólo le valió ser sistemáticamente atacado por ambos bandos de manera que no prosperó la Tercera España que algunos intelectuales promovían desde el exilio. Para Pío Baroja, por ejemplo, blancos y rojos son lo mismo, pero prefería la injusticia al desorden y el orden a los experimentos sociales, odiaban, sobre todo, al socialismo.

Esa lógica binaria que cualquiera puede advertir también en Venezuela entre gobierno y oposición oficial y que sin duda habría condenado OG para quien se trataría sólo de dos minorías extremas, no representativas de la república ideal que soñaba. Así que, aunque originalmente republicano, se apartó hastiado murmurando: “No es esto, no es esto”.

Pero independientemente de las anécdotas biográficas, toda la filosofía de OG es una refutación sistemática del marxismo, del que deplora la intensión socializante. Su ataque filosófico se concentra en el determinismo histórico, al punto de que se considera “indeterminista”, contra el pueblo que confiado en el progreso histórico “será insumiso e indócil respecto de sus minorías selectas”.

OG es recordado por una sola frase: “Yo soy yo y mi circunstancia”, pero se precipita a aclarar que las circunstancias no determinan al hombre, al contrario, son el dilema ante el cual tenemos que decidirnos. Paradójicamente concluye: “Mi vida es libertad forzosa y tengo, quiera o no, que definirla en cada momento”.

No es el hombre un tiro o una flecha o como los astros en el cielo, de los que pueda predecirse exactamente su trayectoria. Todo puede ocurrir en la historia, que es un in fieri, se va haciendo cada día con nuestras decisiones; incluso, podría concebirse una “periódica regresión”, es decir, que la historia retorne sobre sí misma, algo repugnante para los que en España se llaman “progres”, o sea, progresistas, tal cual como toda la izquierda venezolana.

Pero no es sólo el mito del eterno retorno de lo mismo, a OG se le reprocha profesar un aristocratismo nietzscheano, una exaltación de los pocos egregios contra la masa vulgar que desprecia no por multitudinaria sino por inerte. El impulso histórico lo dan los mejores, los excelentes; el hombre-masa es el ocaso de la humanidad. “Los peores se rebelan contra los mejores, el pueblo español detesta a los hombres ejemplares.”

Como buen liberal proclama: “El mayor peligro que hoy amenaza a la civilización es la estatificación de la vida, el intervencionismo estatal, la absorción de toda espontaneidad social por el Estado, es decir, la anulación de la espontaneidad histórica, que en definitiva sostiene, nutre y empuja los destinos humanos”.

En cuanto al premio para TP puede servir un epílogo de OG a la guerra civil española en 1939: “Hemos pasado alguna nerviosidad en la última coletada del atún comunista”.

RODOLFO WALSH CONTRA CHÁVEZ

El honorable Consejo Académico de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata, para jerarquizar la enseñanza del periodismo en ámbitos universitarios y desarrollar el periodismo de investigación, ha establecido un premio que tiene a RW como héroe epónimo, para cuyo otorgamiento evalúa tres criterios: la trayectoria profesional, la labor periodística del año y la mejor tesis de investigación periodística.

Es inútil e innecesario devanarse los sesos para establecer en cuál de estos tres ítems calzaría Nicolás Maduro para recibir semejante premio, sobre todo si se considera que antes lo recibió Hugo Chávez, quien cerró a RCTV, 46 emisoras de radio de un golpe, llevó a la extenuación a la prensa escrita y estableció la “hegemonía comunicacional”, con el agravante de ser un militar golpista, gremio contra el cual RW luchó y ofrendó su vida, dirigió sus invectivas, redactó su famosa carta abierta, artículos y novelas.

Ciertamente de RW se sabe muy poco en Venezuela, salvo por ser autor de algunos libros panfletarios que han servido de guiones para películas igualmente tremendistas que tienen la proverbial característica de ver para un solo lado del espectro político, el lado derecho, con el ojo izquierdo tapado con un parche impenetrable.

Se sabe que fue guerrillero de un grupo llamado Montoneros, entre otros; lo cual es muy raro, porque todos los guerrilleros que se conocían aquí son de ideología marxista, con variantes castristas, guevaristas, maoístas y hasta trotskistas; pero no peronistas, así que su antiamericanismo se nutre de la confrontación de EEUU contra las potencias del Eje, por la inspiración de Perón en el Duce Benito Mussolini y no contra la URSS, Cuba, China, Viet Nam, etcétera.

La vida de RW sería rocambolesca si no fuera tan dramática y sangrienta. Asumió con orgullo el suicidio de su propia hija, Vicky, como un tributo a la causa de la que se consideró personalmente responsable, como de los choques armados en una guerra sin porvenir en la que terminó pereciendo, para que sus enemigos militares desaparecieran sus restos dejando tantos rastros que todos o casi todos han sido juzgados y condenados dentro de lo que cabe en eso que dudosamente llaman justicia en Argentina.

Incluso Hebe de Bonafini, presidente de la organización Madres de Plaza de Mayo, cuando le iban a presentar a Chávez tuvo la descortesía de preguntar: “¿Pero éste no es un milico?” Sin la menor mala fe, solo que es extraño tropezar en el aquelarre revolucionario a un paracaidista cara pintada, admirador de los coroneles Mohamed Alí Seineldin y Aldo Rico, considerando que el asesor común, Norberto Ceresole, también peronista y montonero, fue acusado por ella como corresponsable de la desaparición de al menos treinta mil personas en la más reciente dictadura militar argentina.

Algo les debe haber costado a los hermanos Castro hacerle comprender que quienes la sirven a cuerpo de Rey en La Habana también son militares de verde oliva, con rangos de comandante en jefe y general, mando de tropas y pelotones de fusilamiento; como mucho, mucho dinero, patrocinar su idilio con el comandante eterno.

Y cuando le dieron el premio de periodismo RW a Hebe, hasta su hija sobreviviente, Patricia, tuvo que protestar, no porque no fuera periodista o no lo mereciera en absoluto, sino porque coincidencialmente estaba envuelta en otro escándalo de corrupción, lo que no le hacía ningún favor a la memoria de su padre, al premio, ni a la misma Hebe.

Pero es que el premio se lo han dado a Cristina Kirchner, lo que también se ve mal, no por ser presidente de Argentina, estar en peores escándalos de corrupción y asesinatos, como el del fiscal Nisman, sino por perseguidora de la prensa, como los también premiados Rafael Correa y Evo Morales.

El premio RW se lo han dado a Diego Armando Maradona, a Silvio Rodríguez, hasta a Ignacio Ramonet y Eduardo Galeano, lo que lleva a pensar cuál será la mentalidad del Consejo Académico y ellos mismos lo aclaran: el premio es “para los que luchan”, es decir, no es un premio de periodismo sino de algo que debe desentrañarse en cada caso.

Todos estos sujetos tienen en común su diatriba contra la prensa libre, por lo que es presumible que en la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata tengan a los dueños de medios como “enemigos de clase”, la patronal asesina, como ellos dicen y la misión que se han trazado es enfrentarla en una lucha cuya finalidad es oscura.

Es posible que crean que acabar con la empresa periodística sea un bien en sí mismo, de manera que no importa con qué la van a sustituir; quizás crean preferible a medios libres una sola agencia gubernativa, como Prensa Latina, de la que, por cierto, Rodolfo Walsh fue fundador, o agencias como TASS y SINJUA.

El problema de los socialistas es que no tienen con qué sustituir al capitalismo, entonces cambian el reinado de las trescientas familias por el reinado de una sola familia, la agobiante racionalidad del liberalismo por la aplastante irracionalidad del totalitarismo, la igualdad relativa del pluralismo por la desigualdad absoluta del comunismo.

El premio RW funciona como una venganza, aunque no esté claro de quien quieren vengarse, como si dijeran: ustedes dicen que éste es malo, enemigo de la libre expresión y comunicación; pero para nosotros es el bueno y así lo alabamos y glorificamos.

Un desafío al sentido común: La vieja pretensión de fabricar una realidad a la medida de los propios prejuicios.

PREMIO CONTRA PREMIO

También ha causado perplejidad el premio de la FAO para el régimen de Maduro por su lucha contra el hambre; pero quizás sea por un error de lectura. Cuando se observa que el premio lo gana ritualmente Cristina Kirchner y otros premiados son Cuba, Nicaragua, Bolivia, Perú, eso parece más bien un premio para hambrientos. No se menciona a Noruega, Suiza, Israel o Japón. Ciertamente, nadie sería festejado por su victoria sobre el alcoholismo si no fuera un alcohólico.

Lo cual impone una reflexión sobre los premios y el significado que puedan tener. Dice el mismo Petkoff que su premio es político y precisa que él siempre ha sido y no pretende ser otra cosa que un político, para aparente sorpresa del entrevistador de la BBC de Londres que, como buen británico, parece creer que un premio de periodismo lo debe ganar un periodista o al menos alguien por su labor periodística.

De hecho, la prensa española califica a TP de “periodista” cuando en Venezuela se sabe que es economista; pero ellos le dan ese título sin que nadie los corrija porque dirige un periódico, que es como si nombraran médico a quien dirija un hospital, aunque en realidad sea un coronel del ejército, que es lo más frecuente en este expaís.

Mario Vargas Llosa, uno de los promotores del premio a TP dice que “está dando una durísima batalla en una dictadura que va cerrando espacios de libertad”, que “es un símbolo de la resistencia democrática” siendo la verdad que TP sostiene tercamente que este régimen no es una dictadura, sino una democracia, imperfecta, pero democracia al fin y repudia a la resistencia tanto como ésta a él, en un odio recíproco.

La prueba de que esto no es una dictadura es que él puede darle entrevistas a la BBC sin un policía en la puerta, pero ¿a qué definición de dictadura corresponde esta “prueba”? y ¿cuántos pueden hacer lo mismo? Con idéntico criterio podría decir que aquí no hay presos políticos porque él no está preso, ni han asesinado a nadie porque él está vivo.

Declara que aquí “se puede hablar”, pero si es para decir que “hay libertad de expresión, acosada, sí, pero libertad al fin” o “que nunca hubo fraude electoral, por cierto”, no se ve porqué habrían de prohibirle hablar.

Federico Vegas escribe que “he llegado a pensar que la tragedia de TP ha sido pretender cambiar el mundo con la verdad”. Y de manera más que enigmática, incomprensible, añade que “tiene algo de lupa y espejo”, de manera que hablando con él se entiende mejor lo que uno mismo piensa; pero: “Así, nadie puede mentir”.

Acto seguido y sin solución de continuidad pasa a relatar el repugnante episodio en que el hombre incapaz de mentir se tragó un litro de sangre para simular estar enfermo, ser trasladado al hospital y luego descolgarse por una sábana fugándose de sus custodios. También pudo haber relatado su fuga por el túnel del Cuartel San Carlos, que al parecer también se realizó engañando magistralmente a la vigilancia.

Es realmente difícil entender cómo puede llevarse una vida clandestina, cambiar de identidad, usar un alias, teñirse el pelo, poner y quitarse lentes y bigotes, escribir con seudónimo, actuar por interpuesta persona, engañar a propios y extraños permaneciendo veraz y transparente, como un extraño híbrido de lupa y espejo; pero son prodigios que sólo permite la admiración desmedida y el temor reverencial, dos pésimos consejeros.

Hay que olvidar las confesiones del mismo TP, como cuando dijo que sabía que era imposible que Manuel Rosales le ganara las elecciones de 2006 a Chávez; repreguntado por el entrevistador sobre el porqué de la consigna “vamos a ganar y a cobrar”, dijo que esa era una “mentira blanca”, porque nadie se mete en unas elecciones diciendo que las va a perder.

Así que la impotencia política de TP no deriva de que no inspire confianza, de su falta absoluta de credibilidad, sino quizás “radique en su búsqueda de la verdad”.

La impotente es la verdad, que es sólo para pocos; las mentiras les llegan a millones.

Luis Marín

14-06-15

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en blog y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s