Venezuela avergonzada y dolor para Colombia. Por: Mercedes Montero @Mechemon GENTIUNO.

GENTIUNO

Mercedes Montero: Venezuela avergonzada y dolor para Colombia

1º de septiembre de 2015

El régimen castrocomunista venezolano ha embarrado la imagen de Venezuela al haber procedido contra ciudadanos colombianos tal y como lo hizo al expulsar de forma abusiva y violatoria de derechos humanos fundamentales a ciudadanos colombianos asentados por largos años en áreas de frontera de territorio venezolano. Se trata de gente trabajadora y honesta, familias completas, que construyeron sus casas y levantan a sus hijos en tierra venezolana. Es por todos sabido que el matrimonio y concubinato de parejas entre colombianos y venezolanos es común no solo en la frontera sino en todo el territorio de ambos países.

La implantación en Venezuela del modelo castrocomunista de dominación política concebido por el Foro de Sao Paulo para tomar el poder a nivel mundial, la transformó en su colonia financiera, llevándola a su ruina económica; ya que padece un régimen absolutamente corrompido en todos los sentidos, saqueador de las arcas públicas y apoderamiento y destrucción de la economía privada, dejando en el hambre y la miseria a una nación completa. La Venezuela boyante de ayer, hoy en día es un cuero seco, solo crece el endeudamiento, la corrupción militar, el crimen organizado, el ahondamiento de la muerte por violencia como política de estado, la emigración, la pérdida de la salud y el embrutecimiento de la población.

Tropas venezolanas participan en una operación, junto con funcionarios de migración en un sector popular de la ciudad fronteriza de San Antonio, Estado de Táchira, Venezuela, comprobando los documentos de sus residentes en busca de inmigrantes ilegales, el 23 de agosto de 2015

La creencia del régimen de Maduro en el poder de la destrucción moral es tal, que alberga la pretensión de achacarles la escasez, desabastecimiento y colas producto de la aplicación de su brutal política económica a los colombianos que habitan en las fronteras; mandándolos a echar del país a la fuerza, acción desplegada por unos militares que de acuerdo con lo mostrado en los medios internacionales forman parte del contrabando de gasolina, productos básicos y hasta narcotráfico.

Las imágenes, declaraciones de los deportados, autoridades y ciudadanos de ambos países son muestras evidentes del más flagrante abuso por parte del régimen venezolano. Aunque esta información ya ha sido publicada es necesario repetirla debido a la crueldad que fue desplegada: les derribaron las casas, se las marcaron como a los judíos durante la II Guerra Mundial, separaron a madres y padres de sus hijos, dejaron a ancianos desolados, les robaron y quemaron sus enseres, los sacaron como a perros. Ver gente, incluyendo niños, cargando a cuestas lo que podían al cruzar el río, lo que produce es vergüenza para los venezolanos y dolor para los colombianos.

Una mujer colombiana llora mientras llega con su hija a Cúcuta, Colombia, luego de haber cruzado la frontera con Venezuela el miércoles 26 de agosto. Decenas de colombianos cruzan el río Táchira hacia Cúcuta, Colombia, por segundo día, entre las lágrimas y el dolor de abandonar al país, Venezuela, que una vez los acogió. Cientos de ellos se están quedando en refugios en Cúcuta, y la ciudad empieza a sentir la falta de gasolina.

Las restricciones de entrada y salida de gente entre Colombia y Venezuela se extremaron al Maduro declarar un estado de excepción en la frontera. Como consecuencia de esta acción ambos gobiernos llamaron a sus respectivos embajadores a consulta y les ha sido impedido a nacionales y extranjeros en ambos países viajar, regresar a sus hogares, hacer diligencias, etc. Los abogados especializados en Derecho Constitucional han dejado bien claro el exabrupto cometido por Maduro mediante la orden de aplicación de tan innecesaria medida, que lamentablemente fue avalada por una Asamblea Nacional y un Tribunal Supremo de Justicia, que han dejado a un lado la justicia y dejan impunes los crímenes cometidos contra el pueblo venezolano por parte de un régimen castrocomunista opresor y destructor. Maduro aún ante tal situación tuvo la desfachatez de emprender viaje a China y a Vietnam a buscar préstamos que Venezuela ni está en capacidad de pagar, ni resuelven el problema fronterizo causado por su aberrante conducta.

Por otra parte la posición asumida por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha sido rayana en la tibieza. Las reacciones de los líderes, organizaciones y pueblos venezolano y colombiano han sido las de solidaridad, respeto, comprensión y bondad hacia los desplazados, maltratados y vejados colombianos y venezolanos víctimas de la agresión de Maduro y sus huestes. Las relaciones entre países vecinos, especialmente cuando comparten fronteras tan extensas como las existentes entre Venezuela y Colombia deben ser las de defensa de la democracia y derechos humanos, establecimiento de acuerdos bilaterales de comercio , intercambio cultural y deportivo, acuerdos de protección ambiental apelando a una diplomacia profesional de altura y, no con la mezquindad que ha caracterizado a la “revolución” Castro comunista de Venezuela, que hace de tal tipo de relación un imposible.
Maduro habla de paramilitarismo, cuando lo que existe es una narco guerrilla que azota al país vecino con aliados en Venezuela, agudizando de esta forma el problema ya creado y haciendo que todo el mundo sufra las consecuencias de su disparate y mal propósito.

La colombiana Marcela Sorza (c), con tres meses de embarazo, es auxiliada por integrantes de la policía colombiana al cruzar sin autorización el río Tachira desde Venezuela hacia el sector La Parada (Colombia) el miércoles 26 de agosto de 2015, en Cúcuta (Colombia). La organización Amnistía Internacional (AI) dijo hoy que está “profundamente preocupada” por las denuncias recibidas de graves violaciones de los derechos humanos cometidas contra ciudadanos colombianos en Venezuela en el marco del estado de excepción declarado por Nicolás Maduro. Más de 1.000 colombianos que vivían en ciudades fronterizas, en el estado Táchira, han sido deportadas por Venezuela en operativos conjuntos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Fuerza Armada en los últimos cinco días, según denunció AI en un comunicado.

Hoy los pueblos de Venezuela y Colombia están unidos por el dolor y comparten el sincero deseo de ver acabado este ominoso intríngulis que solo lleva a la depauperación de ambos países. Lamentablemente no se le puede pedir vergüenza ni respeto a quienes hacen gala de su falta.

Mercedes Montero
Columnista de Opinión
mechemon99 / @Mechemon

FUENTE: GENTIUNO

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en blog y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Venezuela avergonzada y dolor para Colombia. Por: Mercedes Montero @Mechemon GENTIUNO.

  1. Pingback: Venezuela avergonzada y dolor para Colombia. Por: Mercedes Montero @Mechemon GENTIUNO. | luigibar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s