Archivos Mensuales: noviembre 2015

¡La crÍSIS del chavismo! Por: Enrique Prieto Silva @Enriqueprietos

92475 1

Enrique Prieto Silva

¡La crÍSIS del chavismo!

Domingo, 22 de noviembre de 2015

Cada vez que repasamos el recuerdo del “difunto”, nos acercamos más al perdido mundo del encelado por la estupidez. Algo así, como congraciarse con un despiste o un puede ser, aunque oigamos una música desentonada por un imberbe aprendiz de pentagrama. No otra cosa fue Chávez, un enjambre o ensalce de galimatías, que por su curiosidad emoti

va, les parecía a muchos, algo granado y embelesador, quien, ante la mentalidad estúpida de los intelectuales chavistas, era un devenir emocionante, digno de elogio y riesgo.

Así pasó, se descubrió el agua tibia y hoy tenemos un país tan miserable, que nada ni nadie quiere arriesgar su futuro, ante la expectativa que ofrece la Oposición crecida, que prefirió el riesgo de una andanada más, a sabiendas de que la locura pasó y solo quedan los loqueros.

Lo que ocurrió con Maduro, es inexplicable. Muchos pensaron que fue un momento de ofuscación, cuando amenazó su poderdante, en convertir al susodicho, en la presa de la desfachatez, como está ocurriendo. Hoy, en el proceso electoral, la figura y los ojos de Chávez irrumpen en la palestra e invaden la suerte de una derrota cantada, con su siempre vistoso escenario de la mentira. Olvidan los intelectuales chavistas las locuras del ”eterno”, cuando asomaba a cada momento sus habilidades políticas, para enfrentar a todos sus mandatarios amigos con el “imperio”; la creación de fuerzas y grupos armados, para definir y atemorizar su disidencia, a la que creyó enfrentar y hundir, como la barra en el fango. Fueron tantos sus dislates, que en la guerra cantada hoy, pudiéramos decir que aportó mucho a su favor. Mientras los gobernantes buscaban soluciones a las crisis que surgieron en sus tres quinquenios, el “difunto”, acosado por sus memos mostrencos, que creyeron obtener el premio de la lotería, avalaron sus estupideces, como grandes obras de gobierno. Fueron zonzos con los actores en la OPEP, quienes aprovecharon el alza de los precios del petróleo para abultar su seguridad económica y llenar sus arcas soberanas, que siempre han manejado con tintes religiosos, cual desquite contra la osadía del “Redentor de Nazaret”. Nunca miraron a los lados, porque estaban convencidos de las sabias decisiones de su mentor, creyendo en las arrogancias de los babalaos. Aquí tenemos que decir, que ¡Dios es Grande! y su tiempo es perfecto.

Pero, ¿Es que acaso lo que ocurre en la Unión Europea con la invasión del Medio Oriente, es una novedad? Pensar así, como piensan los intelectuales chavistas, es amojonarse con su “marea socialista”. Seguir el cuento de qué: ¿Chávez vive y la lucha sigue? ¡No!. Retumban en nuestros oídos estas frases de un teólogo del presente, que pareciera no sentir, y mucho menos sufrir el mal de esta furia que vivimos con el “socialismo del siglo xxi”, esa paradoja que nos atosiga, desde que en febrero de 1992, sintiéramos la furia del sátrapa acogido por los intelectuales, que creyeron haber descubierto al “salvador de la antipolítica”. Ese, que destartaló a las FAN, descabezó los mandos, prostituyó a los subalternos y forjó nuevos mandos militares que denotan deficiencia intelectual y escases de neuronas. Dice así el teólogo: “Occidente se ha estremecido ante los recientes acontecimientos de París, que han develado a nuestros ojos la gran bestia de la exclusión y el fanatismo. Ciertamente, lo ocurrido lejos de nuestra frontera muestra la globalización de los fundamentalismos y de la intolerancia religiosa. La era del miedo ha quedado claramente expuesta ante nuestros ojos”.

Hoy, cuando Francia ha declarado la guerra al ISIS, organización islamista supranacional que ya había declarado la guerra a Francia y a toda Europa, triste es recordar la política del chavismo: “excluir para incluir”, “expropiar y quitar al que tenía parar dar al ‘pobre’”, “eliminar al oligarca trabajador para evitar la explotación del pobre”. Pero erró en su estrategia: “dejar robar al corrupto para amarrar fieles y dar pescados a los incluidos, sin enseñarlos a pescar”. Como dijo un ministro: “no vamos a sacar a los pobres de la pobreza para que se conviertan en escuálidos”.

Por fortuna para nosotros, el discurso de la exclusión no tiene futuro, ya que depende de la capacidad de poseer los medios de poder que lo impongan; y ese es el problema de Maduro, mataron las vacas gordas y ahora las flacas se mueren por la ley de precios justos. No saben qué hacer y dan bandadas como bolas de billar, esperando al nuevo mesías. Pero hay dos elementos que debemos considerar y el mundo religioso suma coincidencias, según las investigaciones: se dice que en Venezuela, mediante su imaginario social e histórico, dio paso a la instalación de una lógica militar, por cuanto existía la idea de que solo un caudillo militar podía colocar orden en la sociedad y acabar con sus males (lo que será nuestro próximo tema). Pero el de hoy es la coincidencia religiosa que asoman curiosos teólogos, sobre que, Yihad Islámica, ISIS, Al-Qaeda, Talibán, Hamas, Hezbollah, Boko Haram, Al-Nusra, Abu Sayyaf, Al-Badr, Hermanos Musulmanes, Lashkar-e-Taiba, Frente de Liberación de Palestina, Ansaru, Jemaah Islamiyah, Abdullah Azzam Brigadas, Nassr Al Din Al Khazzam Brigadas, todas son organizaciones islámicas de terrorismo. Algunas de ellas defendidas por el “socialismo del siglo xxi”

Enrique Prieto Silva

La crISIS del chavismo.docx

“No me abandonen” Por: Eddie A. Ramírez S.

¨No me abandonen¨
Eddie A. Ramírez S.

¡No me abandonen! suplicó al pueblo el presidente de facto mientras visitaba las demoradas obras del tren Guatire-Caracas. Le faltó completar la canción de Airbag que dice ¨Me he equivocado, ya yo lo sé, pero es muy tarde, ya no hay nada que hacer¨. Efectivamente, todo está consumado para el hijo putativo del difunto. Destrozó la economía al robar la propiedad privada, desencadenó una inflación nunca vista, originó escasez de alimentos, medicinas y repuestos, favoreció a los malandros que asesinan y roban a los ciudadanos, dilapidó cuantiosos recursos, obligó a emigrar a millones de venezolanos, atropelló a los disidentes y fue permisivo con el narcotráfico. Por eso el pueblo lo abandonó.

Quienes todavía lo apoyan son los boliburgueses que se han enriquecida ilícitamente, otros por resentimiento por hechos del pasado, algunos porque gracias a la revolución han escalado posiciones nunca soñadas y, desde luego, unos pocos que todavía siguen engañados por influencia de la hegemonía comunicacional oficialista.

Los boliburgueses son conocidos. Su enriquecimiento deriva de grandes comisiones por compras del Estado, desde alimentos y medicinas hasta maquinarias y equipos. También por aprovechamiento de la tolerancia roja con el narcotráfico.

Referente a los resentidos los hay de diferentes niveles, desde un Jorge Rodríguez por el vil asesinato de su padre hasta un Román Chalbaud, quien declara que critica mucho a la oposición ¨porque está basada en el odio¨, pero se hace el policía de Valera ante los insultos que lanzan los dirigentes rojos; todo un sesgo porque en el pasado el gobierno de turno prohibió una obra suya. ¿Acaso no pueden estos personajes y otros similares tener la honestidad intelectual de criticar los atropellos del pasado y también los actuales de mayor magnitud?

Abundan los arribistas que llegaron al poder solo por aparentar o ser rojos. Entre ellos, podemos citar al coronel Menry Fernández, viceministro del Trabajo quien, según el sindicalista Roger Palacios de la Unión Nacional de Trabajadores citado por Bocaranda en sus Runrunes, calificó de ¨acto de traición a la patria¨ la asistencia de trabadores no oficialistas a la reciente reunión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Suiza. La diputada Tania Díaz, quien declaró que ¨no hay una noticia con la detención de los familiares de Cilia Flores¨.

Jaqueline, no solo admira el dedo del difunto, también le parecen sabrosas las colas para comprar alimentos. Jorge Valero, representante rojo en Ginebra, no tuvo empacho en afirmar que ¨ con la declaración de Maduro en el Consejo de Derechos Humanos, Venezuela reafirmó su liderazgo en ese organismo. Venezuela es referencia mundial del respeto a los derechos humanos¨. Iván Gil, Ministro de Agricultura, adula a Maduro al amenazar con ¨reventar las cadenas privadas de comercialización ¨.

Eulogio Del Pino, un buen geofísico que llegó a la presidencia de Pdvsa por haber bebido agua del rio Guarapiche contaminada con residuos de crudo que no ponían en riesgo su vida, pero posiblemente sí la de infantes, escribió que ¨los trabajadores petroleros somos, junto con los militares, columnas fundamentales de esta revolución.. .. el llamado es a mantenernos alertas , en pie de lucha, y muy atentos a los llamados de nuestro presidente Nicolás Maduro ¨. Estos son unos pocos ejemplos de quienes por agradecimiento siguen apoyando al régimen haciendo caso omiso de sus violaciones a la Constitución.

La gran mayoría de los venezolanos abandonaron a Maduro porque empobreció a toda la nación. Ya no puede hacer nada, salvo renunciar para no seguir causando daños.

Como en botica:
Inaceptable que algunos rojos traten de justificar la masacre perpetrada en Paris por los terroristas del autollamado Estado Islámico (EI). Son los mismos rojos de aquí y de afuera que predican que el atentado contra las Torres Gemelas el 11 de setiembre fue obra de la CIA. Igualmente repudiamos los asesinatos en Beirut. La mayoría de los musulmanes son gente de paz. Solo una minoría de fanáticos son terroristas. Almagro, Secretario General de la OEA, cumplió con su deber. Eulogio Del Pino informó a la OPEP que la producción promedio de crudo del 2014 fue de 2.683.000 barriles por día (b/d), mientras que en el Informe Anual de Pdvsa mencionó 2.785.000 b/d. Al precio de entonces esta diferencia equivale a algo más de tres mil millones de dólares. Además, Del Pino debe explicar las causas del descenso de la producción de crudo. Según los Informes de Pdvsa, la producción fue de2.975.000 b/d en el 2010; 2.991.000 b/d en el 2011; 2.910.000 b/d en el 2012; 2.899.000 b/d en el 2013; 2.785.000 b/d en el 2014. Entre enero y el 15 de octubre de este año, Pdvsa informó a la OPEP que su producción promedio fue de apenas 2.662.000 b/d (las cifras mencionadas no incluyen líquidos del gas natural). Enrique Tejera París, fue un gran ciudadano que ha debido ser presidente de la República. Lamentamos el fallecimiento de Virgilio Urea, compañero de Gente del Petróleo ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados! ¡A votar el 6D!

eddiearamirez

17/11/15 Noticiero Digital y Rununes

SISTEMA POLÍTICO VENEZOLANO. Por: Luis Marín.

SISTEMA POLÍTICO VENEZOLANO

La oposición solamente obtendrá sesenta y cuatro (64) escaños en la Asamblea Nacional y si este pronóstico lo hace Jorge Rodríguez probablemente será lo que terminará ocurriendo, que por algo es el único caso en el mundo de un presidente del Poder Electoral que asciende a jefe de campaña vitalicio del gobierno.

La brevísima controversia generada por sus declaraciones y que apenas ha involucrado a los directamente señalados merece mayor atención, sobre todo por lo ilustrativa que es del modus operandi del régimen y su contraparte de la oposición oficial, que ignoró olímpicamente el asunto.

Dice JR: “Ya han aparecido en algunos medios que son profundamente antichavistas, manipuladores, mentirosos de la realidad venezolana (sic), pero incluso esos medios, incluso un fundador de SUMATE, sino pregúntenle a él, llamado Guillermo Salas, que tiene una supuesta empresa encuestadora, llamada ESDATA, dice que por los vientos que soplan la oposición solamente obtendría 64 de los 167 escaños, eso no lo estoy diciendo yo, eso salió publicado en el Nuevo Herald y hoy lo repican como siempre La Patilla, otros periódicos, el diario El Tiempo de Anzoátegui”, (bis).

Al oír esto puede pensarse que o bien JR está escandalosamente desinformado, es contradictorio y cínico, ya no le importa la forma ni el tamaño de la mentira o todas las anteriores; pero eso desviaría la atención a cuestiones adjetivas como que SUMATE no tiene nada que ver con Guillermo Salas, que éste no tiene empresa encuestadora alguna, que ESDATA es una ONG, no una empresa y menos encuestadora, ni que ninguno ha dicho nada de lo que les atribuye agregando “esto no lo digo yo”, cuando es evidente que él es el único que lo está diciendo, basándose en quienes define previamente como mentirosos y manipuladores.

Lo sustantivo de la declaración es que ésta puede ser la oferta máxima del gobierno para la oposición oficial, solamente 64 escaños y lo más desalentador es que aun si les dieran menos, lo tomarían igual y casi con agradecimiento, siempre que estuviera asegurada la presencia de sus líderes principales, porque “no hay otra alternativa”.

Y esta es el núcleo del nuevo sistema político venezolano, la creación de un mundo sin alternativas, donde no existen opciones, nada que elegir, sino aceptar aquello que disponga el poder. Esto es tan cierto en la economía con la eliminación del mercado a favor de un sistema de asignación de raciones arbitrarias; como en política, con la eliminación del sistema de elecciones a favor de un mecanismo de designación autoritaria de cargos no representativos.

De hecho, se hace énfasis en que ésta ya no es una democracia representativa sino “participativa y protagónica”, de manera que se exalta la “participación” de diversos sectores como indígenas, mujeres, jóvenes, que son nombrados, no electos. Es mucho menos claro qué pueda significar lo de protagónico, pero debe tener algo que ver con el teatro en que han convertido a la política.

Gobierno y oposición parecen estar también de acuerdo en que la única opción a esta opera bufa es la violencia, de manera que ambos se presentan como alternativas de paz; pero hay algo tramposo e incluso delictivo en este planteamiento que no por casualidad se asemeja a la alternativa que plantea el asaltante que grita: “¡La bolsa o la vida!”

O se consiente a las pretensiones socialistas o habrá violencia; pero esta opción ya es en sí terriblemente violenta. El baile de mascaras solo puede mantenerse bajo amenazas.

Con razón Juan Pablo II resumió la salida en tres palabras: “No tengáis miedo”.

EL FANTASMA DE LA ABSTENCIÓN

En un sistema electoral inescrutable da casi lo mismo que se vote o no, porque al fin y al cabo el CNE administrará la abstención de la misma manera que los votos, pudiendo llevarla a límites que considere satisfactorios, como ya lo ha hecho en el pasado en que la redujo a conveniencia aproximadamente a un tercio del electorado.

En algunos centros electorales, los más remotos y dudosos, la abstención se redujo increíblemente a cero lo que resulta imposible porque, independientemente de toda preferencia o intensión, hay un cierto porcentaje de abstención “natural”, simplemente hay quien no vota por muy diversas razones no necesariamente políticas como enfermar o morirse antes de llegar a la mesa, por ejemplo. En algunos de estos centros el chavismo sacó el 100% de los votos, lo que tampoco luce muy normal.

Por otra parte, aunque votara solo la mitad o un tercio del electorado no ya el número, ni siquiera la distribución de los cargos se alteraría si hubiera un sistema de elecciones auténticas, porque es un principio estadístico que la parte siempre se comportará representativamente igual que el todo.

De manera que uno de los misterios más interesantes de desentrañar en el nuevo sistema político venezolano es el porqué de la lucha a brazo partido de la oposición oficial contra el espectro de la abstención a la que considera, con mucho más que al gobierno, como su peor y más despreciable enemigo. Incluso ESDATA se defiende de lo que nadie la está acusando al declarar que “jamás ha promovido la abstención”.

Es un hecho cierto e incontrovertible que siempre, tras cada una de sus clamorosas derrotas frente al chavismo, la oposición ha salido a celebrar su victoria sobre la abstención como lo más importante, lo que hace sospechar sobre cuál es su verdadero rol en las, así llamadas, “elecciones”: su enemigo no es el gobierno sino la abstención.

El papel de la oposición es promover la participación del electorado, demostrar su capacidad de movilización política y sobre todo su dominio sobre la opinión pública, de manera de darle realidad al mito de que el país se divide en dos, gobierno y oposición oficial y, por ende, que nadie más existe.

La oposición lidera sin liderazgo, obliga a votar por quienes nadie votaría consciente y voluntariamente con el argumento espurio de que sino se favorece al gobierno.

El mundo feliz del totalitarismo socialista y bolivariano percibe a la abstención como la Nada que amenaza con devorar su fantasía de unidad perfecta.

Quizás ese sea el único punto en que tengan razón, la abstención es incompatible con su ficción de armonía.

FALACIAS COTIDIANAS

La lucha contra la abstención se ha convertido en una lucha política y como tal no está exenta de mentiras, la más frecuente es que ésta sólo favorece al gobierno con lo cual se da por sentado que sólo afecta al voto potencialmente opositor, una afirmación carente por completo de fundamento, al menos desde el punto de vista estadístico.

Más flagrante es la mentira de que “el gobierno promueve la abstención”, sin que pueda mostrarse ni una sola propaganda oficial con ese contenido, es más, todo lo contrario, sería diametralmente opuesta a la abrumadora propaganda oficial del CNE promoviendo al sistema electoral venezolano como el mejor del mundo.

Es algo patético tropezar con la oferta de Tibisay Lucena de ayudar a mejorar al sistema electoral norteamericano, para hacerlo tan transparente y confiable como el de aquí; pero en una segunda lectura revela esa manía comunista cubana de estar todo el tiempo contrapunteando con los EEUU, como si todo lo que pasa aquí encontrara una justificación en algo que pasa allá.

Otra mentira toma la forma de reto: si no es electoral, ¿qué propones tú? ¿Cuál es tu opción? En el entendido de que cualquier respuesta tiene que ser inconstitucional, ilegal o conducir a la temida y proscrita violencia; cuando bastaría decir la verdad y que cada quien asumiera su responsabilidad correspondiente, en lugar de engañar a la gente con espejitos, como que van a ganar la Asamblea y luego el CNE va a revocar a Maduro.

Si en Venezuela los jueces fueran jueces, los militares militares, los políticos políticos, los ciudadanos ciudadanos y así respectivamente, nada de esto estaría pasando; pero el hecho es que nadie está en su sitio y es inevitable un giro radical, que si no nace desde adentro nos será impuesto desde afuera, como suele ocurrir en la historia.

Y aquí surge la última pero no menos importante mentira, que bien podríamos bautizar como “la falacia de Luis Vicente”, pero que últimamente han asumido intelectuales y hacedores de opinión opositores: ¿Con qué lideres, con qué militares? O vulgarmente: ¿Dónde están tus cañones, tus tanques?

Esta es una variante poco original de la falacia socialista de la realidad que se construye a sí misma: si medio despunta un líder, lo encarcelan o mandan al exilio; si se sospecha de un militar que como que no está muy de acuerdo, lo largan para su casa, sin mando ni cargo; si la gente sale a protestar, la masacran y así sucesivamente, luego preguntan con la arrogancia de Luis Vicente: ¿Con qué culo se sienta la cucaracha?

La falacia es ingeniosa y sugestiva, de hecho, hay quien dice que en Cuba no hay líder capaz de suceder a Fidel Castro, quizás como tampoco lo había en Irak para suceder a Saddam, en Libia para Gadafi, ni para Al-Asad en Siria y así por el estilo, incluyendo sus partidos y fuerzas armadas.

Los socialistas se fabrican una realidad a la medida y luego la usan como argumento. Por ejemplo, el panegirista de Castro Ignacio Ramonet, primero se empeña en ignorar los innumerables alzamientos que han sido sofocados a sangre y fuego en la isla, los millares de fusilamientos, los millones de cubanos aventados al exilio; acto seguido, toma esto como premisa para decir que en Cuba nadie se opone al régimen y ésta es la fuente de su legitimidad. ¡No hacen falta elecciones!

La MUD se trae una supuesta delegación del Parlamento Europeo y lo primero que hace al llegar el español Ramón Jáuregui, del Partido Socialista Obrero Español, es decir que cree que en este país “no hay fraude electoral pero el oficialismo tiene muchas más ventajas que la oposición”.

¿Y para decir esa pendejada cruzó el Océano Atlántico? Trajeron a un loro que repite la cartilla de la oposición igualito que los otros repiten la cartilla del gobierno; pero en este punto se entiende la enorme responsabilidad que tiene la Internacional Socialista en la tragedia de este país, en particular su sección española.

Visto en perspectiva: si España se está desmembrando, ya destruyeron Grecia y antes a Yugoslavia y Serbia, hoy vemos como se pierde la República francesa en manos del socialista Francois Hollande y pare de contar: ¿Qué puede esperarse de los socialistas?

La IS se propone destruir al mundo libre de un modo deliberado y consciente, porque pretende construir una “Nueva Sociedad”. El resultado será siempre el mismo: no habrá tal nueva sociedad como nunca ha existido el hombre nuevo y lo que dejarán como resultado será la pura destrucción.

Es imposible predecir cuánto tiempo y esfuerzo tomará hacer surgir la consciencia de que el socialismo no es la solución sino el problema.

Luis Marín

15-11-15

P.JAAG

¡¡¡ Fraude electoral !!! Por: José Toro Hardy @josetorohardy RUNRUNES.

Fecha: 09/11/2015

¡¡¡Fraude electoral!!!

Por: José Toro Hardy

Se acerca el mes de diciembre. El país entero se prepara para el evento comicial. La tensión ha alcanzado niveles impresionantes. Los allegados al gobierno están convencido de que pase lo que pase el gobernante no entregará los logros alcanzados. Se sienten confiados porque piensan que el sector militar apoya firmemente al gobierno y que son tantas las prebendas que han recibido que sin duda serán leales. Se dice que muchos de esos militares se han enriquecido groseramente y que no permitirán que el régimen corra ningún riesgo. ¡Se trata claramente de un régimen militar!

Por otra parte, la oposición está siendo arrinconada. Muchos de sus líderes están presos o exiliados. La libertad de prensa está severamente restringida. Existe en la práctica un estado policial.

La propaganda gubernamental está diseñada con triunfalismo para sembrar una “desesperanza inducida”, una resignación que paraliza los ánimos de muchos opositores, quienes llaman incluso a no votar bajo el argumento de que se estaría convalidando una dictadura.

El gobierno tiene oídos en todas partes y conoce el malestar profundo que se siente en las entrañas del pueblo. No está dispuesto a correr riesgos. En connivencia con unas autoridades electorales sumisas se concerta un desenlace favorable al régimen.

Llega el día que todos esperan. El Consejo Electoral monitorea la situación. Desde tempranas horas las cifras comienzan a llegar directamente a Miraflores.

A las 12 del mediodía del 15 de diciembre de 1957 ya la situación está decidida. El régimen ha sufrido una contundente derrota en aquel plebiscito planificado por Laureano Vallenilla Lanz y respaldado Pedro Estrada.

Al ver las cifras, el general Marcos Pérez Jiménez dice con su habitual serenidad:

“Llegó la hora de actuar. Todo estaba ya planificado.

El día 20 de diciembre de 1957, el Consejo Supremo Electoral anuncia los resultados oficiales del Plebiscito:

– El Si (a favor de la reelección del General Marcos Pérez Jiménez): 2.374.790 votos

– El No (en contra): 364.182 votos

– Votos Nulos: 186.015.

El fraude se había consumado. El camino del “Nuevo Ideal Nacional” lucía despejado.

La obra de Pérez Jiménez no podía ser puesta en duda. Durante su gobierno Venezuela había sido la economía de mayor crecimiento en el mundo. Según cifras de las Naciones Unidas éramos -después de EEUU, el Reino Unido y Francia- el cuarto país del mundo con mayor renta media per cápita. El bolívar venezolano y el franco suizo eran las monedas más sólidas del planeta (más que el dólar). Se habían construido autopistas, puertos, aeropuertos, grandes avenidas, carreteras, universidades, represas, acueductos, hoteles, teleféricos y la industria de la construcción crecía a un ritmo frenético. La inflación era inexistente y todo abundaba.

Además, el petróleo venezolano era vital. Venezuela había aportado el 60% del petróleo usado por los Aliados en la II Guerra Mundial y su importancia estratégica había quedado ratificada durante la Guerra de Corea y después con la nacionalización del Canal de Suez por Gamal Abdel Nasser.

Parecía pues que rodeado por sus Fuerzas Armadas y respaldado por su obra, el futuro del gobierno de Pérez Jiménez estaba garantizado. Pero no era así. Se había cometido un fraude electoral y tanto los militares como el pueblo lo sabían.

El 31 de diciembre de 1957, apenas 16 días después del plebiscito y 10 de anunciarse el fraude, Miraflores se vestía de gala en una suntuosa recepción para celebrar tanto el triunfo como el año nuevo.

Esa misma madrugada los aviones sobrevuelan Caracas. La aviación se había levantado, al igual que tropas de la guarnición de Maracay -cuyos tanques avanzaban hacia la capital- así como dos unidades blindadas del cuartel Urdaneta en Catia.

La ciudad se despierta sobresaltada. Los rumores pululan por todas partes. La Seguridad Nacional se apresura a actuar. El levantamiento es controlado y sus líderes apresados … pero la estabilidad del régimen había quedado comprometida. Tratando de reparar el daño y de calmar a las Fuerzas Armadas, Pérez Jiménez sacrifica a las dos principales figuras de su gobierno, Laureano Vallenilla Lanz (Ministro de Relaciones Interiores) y Pedro Estrada (Jefe de la temida Seguridad Nacional). A la vez nombra un nuevo gabinete eminentemente militar.

La emergencia lucía controlada, pero no era así. La sociedad no aceptaba la dictadura. Desde el 1 de mayo del año anterior monseñor Arias Blanco, Arzobispo de Caracas, había difundido una Carta Pastoral denunciando los atropellos. La corrupción era vox populi. Las universidades y los estudiantes estaban conmocionados, al igual que los intelectuales, profesionales, sindicatos y partidos políticos. Todos conocían las atrocidades que ocurrían en las celdas de la Seguridad Nacional.

Aquellas Fuerzas Armadas, que se creía estaban absolutamente plegadas a Pérez Jiménez, no estaban dispuestas a transigir con el fraude. La unidad de las FFAA era un mito. Los jefes militares deben granjearse el respeto de sus subordinados respetando la Constitución. Quien apoya un fraude electoral se pone al margen de la misma, pierde la autoridad moral y no será obedecido por quienes se apeguen a su juramento de respetar y hacer respetar la Carta Magna. Es más, el militar que apoye un fraude comete un delito e incurre en responsabilidad penal, sin que le sirvan de excusa órdenes superiores.

Finalmente el 23 de enero, apenas cinco semanas después del plebiscito estalla el golpe. El fraude había sido el detonante. El presidente, que además había asumido el cargo de Ministro de la Defensa, llama a las principales guarniciones para pedirles su apoyo.

“¿Puedo contar con Uds?”

– “No mi general, no después del fraude”, es la respuesta que recibe.

El Jefe de Estado analiza la situación con sus allegados. Entre ellos estaba el general Luis Felipe Llovera Páez quien le aconseja:

– “Mejor nos vamos Marcos, el cuello no retoña”.

Aquella misma madrugada, Pérez Jiménez y su séquito se dirigen a La Carlota y desde allí parten al destierro a bordo de la “vaca sagrada”. Terminó preso en Miami y después cumpliendo su condena en la cárcel modelo de Caracas. Muere en el exilio.

Como corolario de esta narración, conviene acotar que cuando un gobierno destruye su propia legitimidad y engaña al pueblo, ya no hay fraude electoral que valga. Ante circunstancias similares, la historia tiene una terca tendencia a repetirse.

@josetorohardy

petoha@gmail.com

FUENTE: RUNRUNES

Esbirros: ¿Juzgar, perdonar, olvidar? Por: Eddie A. Ramírez S.

Esbirros: ¿Juzgar, perdonar, olvidar?
Eddie A. Ramírez S.

Todas las dictaduras del pasado han tenido policías esbirros que asesinan y torturan. Hoy es necesario incluir en la categoría de esbirros a muchos jueces, fiscales del ministerio público y a paramilitares rojos. En tiempos de Pérez Jiménez sus esbirros asesinaron, entre otros, al teniente León Droz Blanco, exiliado en Barranquilla, y a Antonio Pinto Salinas quien estaba bajo custodia policial y mujeres y hombres de la resistencia fueron torturados. Lamentablemente, también durante el período de la República civil, en medio de la insurrección armada castro-comunista, hubo algunos asesinatos como los de Lovera y Jorge Rodríguez, cuyos autores fueron sentenciados, pero algunos casos de tortura y desaparecidos como el de Alejandro Tejero quedaron impunes.

La dictadura totalitaria Chávez-madurista ha tenido que adaptarse a los nuevos tiempos en los que las redes sociales y la atención internacional obligan a disimular para intentar evitar acusaciones de violaciones a los derechos humanos. Por ello, a los tradicionales esbirros de los cuerpos policiales, Sebin, CICPC y guardias nacionales, el régimen ha incorporado a paramilitares rojos, mal llamados colectivos, así como a fiscales y jueces. Con los paramilitares pretende achacar asesinatos a elementos que no son funcionarios, aunque por debajo de cuerda son mantenidos con recursos del Estado o les permiten asaltos para proveerse de fondos. Con fiscales y jueces sumisos pretende darle un matiz de legalidad a los encarcelamientos de opositores que ordena Miraflores. Por otra parte, la justicia roja se hace de la vista gorda en los casos de asesinatos de opositores, como el de José Manuel Vilas.

A diferencia de la resistencia contra las dictaduras anteriores y de la guerrilla urbana y rural de los años 60, en las que participaron un número limitado de militantes o simpatizantes de partidos políticos, en estos quince años la resistencia ha sido masiva, por lo que el número de ciudadanos asesinados, torturados y encarcelados ha sido mucho mayor que en las dictaduras precedentes.

Al acercarse el final de este periodo de atropellos cabe preguntar el trato que se debe dar a los esbirros. Desde luego que está claro que quienes hayan asesinado torturado, sean responsables de malversación o apropiación del erario deben ser enjuiciados. Pero, ¿ cómo proceder con fiscales y jueces responsables de encarcelamientos injustos, de sentencias que han afectado negativamente el patrimonio de muchos y de decisiones que han obligado a exiliarse a infinidad de compatriotas; o con aquellos que se han negado a enjuiciar a los asesinos de ciudadanos de la alternativa democrática o con dirigentes rojos que han incitado al odio?

A la caída de Pérez Jiménez muy pocos esbirros fueron sancionados. En países en los que hubo dictaduras feroces como en Chile, Argentina y Brasil fueron pocos los esbirros llevados a juicio. En España creo que ninguno. Esta política de lenidad no fue por gusto, sino para evitar más confrontaciones y lograr gobernabilidad. En Venezuela, nos guste o no, probablemente en algunos casos en los que es difícil comprobar el delito tendremos que tragar grueso. Muchas veces la sanción tendrá que ser moral, en la que los demócratas rechacemos compartir con esbirros de toga y birrete en actividades sociales, aunque siempre hay la posibilidad de demandas interpuestas por los ciudadanos afectados, lo cual obligará a los esbirros a desembolsar parte de su dinero, muchas veces mal habido, para contratar abogados.

El fiscal Nieves, al igual que muchos otros fiscales y jueces, cometió el delito de prevaricación sea por dinero, por fanatismo político o por miedo a represalias del régimen contra él y su familia. En todo caso pecó y carece de principios y valores. Su delito queda parcialmente atenuado por el arrepentimiento y denuncia contra el régimen, lo cual quizá lo equipara al de algunos que incluso hoy forman parte de la MUD después de haber causado daño. Felicito a Antonieta Mendoza y a Leopoldo López Gil por el perdón otorgado, pero no olvidemos que Nieves cometió un delito.

Como en botica: Los vejámenes a que someten a Lilian Tintori en Ramo Verde son propios de esbirros de la peor calaña. Una requisa de esa naturaleza solo procede en casos de que se sospeche posible introducción de armas o de drogas. Leopoldo se sometió voluntariamente a la ¨justicia¨, lo que evidencia que no tiene intención de fugarse, mucho menos es consumidor de drogas. Hoy a las 10 AM la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo realizará acto con motivo de su 57 aniversario y de los 40 años de la estatización de la industria petrolera. En el mismo se entregará el premio Gumersindo Torres a Julio César Arreaza (posmortem), a Gustavo Coronel y César Quintini; el premio José Gregorio Páez a Aminta Fermín y Horacio Medina y la condecoración Antonio José de Sucre a José Udón Colina. Se hará reconocimiento al legado de Ralph Arnold y se presentará el libro Petróleo y Gas: el caso Venezuela, de Rafael Gallegos y Eddie Ramírez. Lindolfo León y Arévalo Guzmán Reyes serán los oradores

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 3/11/15 Noticiero Digital y Runrunes

LA REELECCION. Por: Robert Gilles Redondo.

LA REELECCION

Con la indiferencia de una comunidad internacional perezosa e inepta, la tragedia de nuestro país sigue tomando cuerpo y robusteciéndose. Una prueba de ello es la reelección de la dictadura venezolana en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, lo cual me hace recordar de inmediato todas las veces que la comunidad internacional y sus organismos multilaterales ha dado la espalda a tantos países víctimas de la opresión y de cuántas veces en la historia este tipo de respaldos han convalidado regímenes totalitarios durante el siglo XX sin que exista una justificación convincente. Sin embargo este caso es llamativo por la infinidad de resoluciones emanadas precisamente por la ONU donde se exige la liberación de los presos políticos, por ejemplo.

Debe tenerse claro que el fallido y forajido estado venezolano, consagrado como una formal dictadura, logra sobrevivir a esta profunda crisis que vivimos gracias a la indolencia e ingenuidad, cuando no complicidad, de muchos gobiernos y organismos internacionales. Esto es inaceptable y la voz de cada uno de nosotros debe alzarse para repudiar este tipo de acciones porque las víctimas de esta tragedia no son un minúsculo sector sino todo un pueblo cuyos Derechos Humanos les han sido violados sin que eso provoque condenas firmes y sin medias tintas, muchas veces.

En una situación extrema como la que se viene precipitando en Venezuela desde la ocupación ilegítima de Maduro en el poder el paso a una tragedia humanitaria sin precedentes en la región se aleja del tilde amarillista y se convierte en una profecía factible. El régimen no reacciona ante nada y ha dejado de hacer todo para solucionar la muy grave crisis de nosotros y, peor aún, sólo se reduce a proferir amenazas a los venezolanos que intenten reclamar, como constitucionalmente es posible, cualquier fraude que se cometa en las elecciones del 6 de diciembre. Fraude potencial ante la negativa por parte de la dictadura de una observación internacional, por ejemplo, que garantice la transparencia del proceso electoral.

La dictadura venezolana ha dejado muy claro que se pueden violar la ley y los Derechos Humanos todos los días sin que pase nada y que en nuestro país sólo se hace respetar la voluntad de ese oscuro personaje que dirige la Asamblea Nacional pero que, en su programa semanal de televisión, deja claro no sólo sus intenciones futuras sino también quien manda realmente dentro del fallido Estado, además de las permanentes instrucciones que se envían a Miraflores desde La Habana desde hace tantos años. De esto deja constancia la declaración del fiscal Nieves desde EEUU que refleja el avanzado estado de “putrefacción” del estado venezolano que finalmente claudicó y sucumbió ante el totalitarismo elaborado en Miraflores, hecho al parecer omitido por muchos en el momento de la reelección de Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos.

Frente a esto los venezolanos estamos obligados a tomarnos más en serio nuestro país, este país en desalojo, este país naúfrago, este país de soledad y miseria, de injusticia y violencia. Estamos obligados a participar en el proceso electoral del 6 de diciembre, sí, pero también estamos obligados a ydefender esa victoria evidente que obtendremos. Tenemos que hacerlo y no puede deprimirnos el sentirnos solos porque no lo estamos. Nos tenemos unos a otros para encaminar a Venezuela hacia la libertad. Todos juntos sin más reproches debemos fortalecer este camino para la victoria del 6 de diciembre y los días que le sucederán que, sin duda, son decisivos.

Y en este trance histórico, la comunidad internacional y sus organismos deben tener mayor sentido de corresponsabilidad para aplicar los tantos mecanismos del derecho público internacional que pueden detener la tragedia que padecemos los venezolanos.

Los organismos internacionales deben dejar de sucumbir ante la inmundicia del lobby de la dictadura y empezar a aplicar la ley. Dura lex, sed lex (dura ley, pero ley). No tenga miedo la comunidad internacional de ejercer esa función esencial. Los venezolanos no han cesado de invocar las leyes democráticas para lograr una salida pacífica de la dictadura como reiteradamente se ha pedido; pero no se puede seguir abusando de la pendejera porque eso sólo nos conducirá a una peor destrucción.

En diciembre no olvidemos que la libertad también ciñe espada.

Robert Gilles Redondo