Mi recomendacion al general Padrino. Por: G/D (GN) Enrique Prieto Silva @Enriqueprietos

photo1

¡Mi recomendación al general Padrino!
Enrique Prieto Silva
Sábado, 15 de octubre de 2016

Una vez más, dirijo mis recomendaciones al general Vladimir Padrino, en su condición jerárquica y su respetable posición de ministro de la Defensa y Comandante Estratégico Operacional de la FAN, es decir, los cargos de mayor jerarquía en las fuerzas armadas de Venezuela, que lo hacen responsable de su conducción administrativa y operacional para el desempeño institucional, contenido en los artículos 328 y 329 de la Constitución, y a su vez, le asignan la suprema responsabilidad por lo que la FAN haga o deje de hacer, como consta en la propia Constitución y es el vademécum formal y moral de la doctrina militar, de amplia y gloriosa tradición moral y política, desde la creación de la República en 1830, cuando su primer conductor y creador de la figura de “comandante en jefe”, el general José Antonio Páez, dio inicio a la República que hoy tenemos, única, indivisible y magnánima. No hay, ni ha habido otra desde entonces. Como le dije antes, general Padrino, puedo descifrar el conflicto que lo angustia, por no tener, ni la orientación política, ni el necesario eufemismo, de la memoria, de quien usted ha considerado su mentor e ideólogo sublime, quien, al nunca haber tenido nada de ideología racional, creó en usted un grave y peligroso emblema, que nada tiene de sentido, ni de función convincente, porque es un ideal vació, soso, y más grave aún, sin sentido actual, que surgió con el fracaso en el pasado remoto, reciente y actual. Pudiéramos llamarlo inocuo y destructivo social.

USTED ES EL PIVOTE DEL GOBIERNO Y DEL ERRÁTICO SISTEMA POLÍTICO “REVOLUCIONARIO”
Vladimir Padrino, debe usted percatarse, de lo que representa para el país nacional y para el pueblo, en quien tanto influye por su posición pública y de Estado. Es nada más, ni nada menos, que un general en jefe, en quien el presidente de la República ha confiado el pivotaje de su mandato, no solo en el desarrollo de la conducción de las políticas del país, que han sido erráticas, sino que lo ha obligado, a poner en la base de esa estructura gubernamental, a la Institución militar, con los cargos que antes mencioné; y hoy, lo ha designado responsable de la alimentación de los venezolanos, luego de destruir la economía del país. Coloquialmente podemos decir: “el poder de las armas en sus manos, para la defensa del Estado, del gobierno y de su mandato, altamente cuestionado y rechazado”. No hay dudas, el 80% o más de los venezolanos, lo cuestionan y piden al CNE la apertura y fecha del referendo revocatorio, del cual usted está en cuenta. Mutatis mutandi, usted es para el país, el soporte en quien descansa, no solo el cumplimiento de la Constitución, sino la paz de todos los venezolanos, ya que, aunque vivimos en un país de mando civil, desde que el Tcnel. Chávez fue presidente, el gobierno fue militarizado y así se mantiene a pesar de la inconformidad del pueblo.

USTED DEBE MANTENER A LA FAN AL MARGEN DE LA DIATRIBA POLÍTICA
General Padrino, no soy ilusionista ni vidente, aunque por mi especialidad, puedo prever el futuro, en un ejercicio intelectual para el cual me preparé dentro y fuera de las fuerzas armadas. Es decir, tengo la especialidad de docente con maestría en planificación administrativa y de seguridad y defensa, con un ejercicio cercano a los 60 años, compartidos entre la carrera militar y el profesorado universitario en materias administrativas, de seguridad, de defensa, de derecho constitucional, administrativo, ecológico, penal y penal militar, y las complementarias interrelacionadas. Para el análisis, como le dije antes, lo he considerado un ser humano, capaz de actuar a su arbitrio, pero sé, que ante un tormento como el que lo abruma, se encuentra con una suerte de martirio que lo ubica en una disyuntiva sumamente compleja, tanto, que solo usted, con la voluntad de Dios, puede descifrarla. Una suerte de comodín de naipe, que le quema la conciencia para tomar cualquier decisión. Sé que no es fácil, pero no tiene otra alternativa, y su conciencia no puede obligarlo a tomar otra decisión, que no sea la de cumplir y hacer cumplir la Constitución y la ley, ya que sus cargos no son personales y su grado pertenece a la República, aunque sea usted quien porte en sus hombros los soles; que no debe usarlos para ninguna defensa política ni de partidos. Debe recordar siempre, el juramento de, “…defender la patria y sus instituciones, hasta perder la vida si fuere necesario y no abandonar jamás a sus superiores…” Esto, en los términos de defensa de la patria, en cuyo caso, usted no tiene superior a quien abandonar, ya que su mandato es solo para la defensa de la patria, cuyo único mandante es el del pueblo; hoy en la disyuntiva de querer deshacerse del presidente Maduro, ejerciendo el derecho constitucional del referendo revocatorio. Usted no tiene que hacer mas nada, sino mantener a la FAN al margen de la diatriba política, ya que como dice la Constitución en su artículo 328, “La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, …al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna…” y los integrantes de la Fuerza Armada Nacional en situación de actividad, “…tienen el derecho al voto (horror redundante constitucional)…, sin que les esté permitido optar a cargo de elección popular, ni participar en actos de propaganda, militancia o proselitismo político”. Por lo que es obvia la prohibición de participar en actos de propaganda, militancia o proselitismo político.

SU ACTUACIÓN DEBE DIRIGIRSE A AYUDAR A SOLVENTAR LA CRISIS POLÍTICA, QUE NO ES COYUNTURAL Apreciado general en jefe, quiero en esta oportunidad, como colega, veterano y formador de generaciones militares, de abogados y docentes, esbozar un concepto amplio de mi análisis sobre su coyuntura en la diatriba que le he mencionado, de la forma más real permisible para el intelecto humano, tal como lo percibo; por lo que dedicaré el máximo esfuerzo intelectual en exponerle mis versadas apreciaciones, sobre lo que ha sido, es y puede ser su actuación, en bien del país, que como todos sabemos, atraviesa una crisis política, que no es coyuntural, sino que es la consecuencia de una equivocada ideología, no solo de errada concepción filosófica, sino pragmática y de repetición de errores demostrados universalmente, que no tiene solución fáctica, sino 3 que requiere de un cambio o giro radicalmente opuesto al sistema que se ha aplicado al país, durante los 18 años de entronizado del llamado “socialismo del siglo xxi”, o “revolucionario”, como algunos se atreven a calificar, sin percatarse de la estúpida idea, que los llevó a devolver o dar marcha atrás al sistema democrático perfectible, instaurado en el país a partir de 1958, que con un ideal mejor concebido, lo recogió y estableció la Constitución de la República en 1999, así: “Venezuela se constituye en un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”.

LA CRBV HABLA DE UN MANDATO DEL PUEBLO, QUE DECIDE QUIÉN Y HASTA CUANDO ES GOBERNADO Quisiera esbozar estos términos constitucionales, que como usted puede ver, hablan de “Estado democrático”, es decir, mandato del pueblo soberano, que decide quién y hasta cuando es gobernado, por lo que no puede mediante subterfugios de ninguna naturaleza poder público alguno (léase ejecutivo, moral, electoral o judicial), impedir que decida efectuar el revocatorio del mandato a cualquier funcionario electo. En este proceso, no debe intervenir la FAN, ni ninguno de sus miembros, salvo en el voto para el revocatorio establecido en el artículo 331 de la Constitución. Habla también del Estado Social, que no debe confundirse con el sistema político llamado “socialismo”, ya que, aunque ambos términos incluyen lo social, el término constitucional se refiere al concepto teórico para la conformación de un sistema socio-político-económico que se propone fortalecer los servicios sociales y garantizar derechos, considerados esenciales, para mantener el nivel de vida necesario para participar como miembro pleno en la sociedad; para ello, prevé la integración de las clases sociales menos favorecidas, evitando la exclusión y la marginación, a través de la compensación de las desigualdades y de la redistribución de la renta por medio de los impuestos y el gasto público. Para ello, utiliza instrumentos como los sistemas de educación y sanidad públicos o privados (controlados por el estado), obligatorios, universales, gratuitos y subvencionados, financiados con cotizaciones sociales. Mientras que el socialismo, es un sistema caracterizado por el control por parte de la sociedad, organizada con todos sus integrantes, tanto de los medios de producción, de las fuerzas de trabajo y de la distribución de los bienes.

CONFUNDE LO “SOCIAL” CON “SOCIALISMO VERDADERO” O “POPULISMO INDEFINIDO”
En mi análisis, encuentro, que usted confunde lo social, que transformó el Tcnel. Chávez en un socialismo verdadero, creyendo que podría mantener indefinidamente el populismo de Estado o socialismo de Estado, con los altos ingresos petroleros, lamentablemente mal administrados y sin inversión reproductiva en el futuro, que es hoy. Hicieron creer al pueblo, que era posible transformar al Estado en el poderoso “petroEstado”, dando inicio a las expropiaciones para eliminar la empresa privada, y hasta la propiedad privada, entronizando la economía comunal y la propiedad comunal de los 4 bienes y servicios, que son los supuestos valores del socialismo comunista que aupó el Tcnel difunto en el antes mencionado “socialismo del siglo xxi”.

APRECIO EN SUS ACTUACIONES Y DECISIONES, ALGUNAS VIOLACIONES CONSTITUCIONALES
Referirme también, en la concepción constitucional del Estado, lo inherente a Justicia y Derechos Humanos, como responsabilidad del Estado, que es obvio, deben garantizarlos los poderes Ejecutivo y Judicial; y como me estoy refiriendo a su persona, he de manifestarle, que aprecio en sus actuaciones y decisiones, algunas violaciones constitucionales, por acción u omisión. Así le expongo: como copartícipe del Poder Ejecutivo, viola usted la Constitución, cuando autoriza, ordena y permite, que la justicia militar se involucre en los hechos dolosos de detenciones arbitrarias y enjuiciamientos antijurídicos, por la comisión de delitos, que no son de naturaleza militar, como lo regula y limita la Constitución en su artículo 261, la cual establece: “La jurisdicción penal militar es parte integrante del Poder Judicial, …La comisión de delitos comunes, violación de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad, será juzgados por los tribunales ordinarios. La competencia de los tribunales militares de limita a delitos de naturaleza militar…”. Han sido juzgados y sentenciados venezolanos y extranjeros en la justicia militar, por delitos que no son de naturaleza militar, entre otros, por ejemplo, el juicio de los llamados “paracachitos”, y los de los generales Uson y Baduel. A propósito, el Código Orgánico de Justicia Militar vigente es obsoleto y desvinculado de la Constitución. Se quiso reformar por una Comisión de la Asamblea Nacional ad hoc, que funcionó hasta 2005, cuando fue eliminada por su presidente Nicolás Maduro, porque “ésta estaba integrada por una mayoría de opositores”.

LA FAN ACTÚA EN MATERIA DE ORDEN PÚBLICO, CONFUNDIÉNDOLO CON ORDEN INTERNO
Sobre el mismo tema, la FAN actúa en materia de Orden Público, confundiéndola con Orden Interno y aunque la primera está comprendida en la segunda, no son iguales los procedimientos, ni las jurisdicciones que deben conocer de los resultados operacionales militares y/o policiales. Actúan en manifestaciones de orden público contra manifestaciones pacíficas, sin armas, usando armas de guerra y sustancias tóxicas, violando el artículo 68 de la Constitución. Y, algo más grave, usted emitió una resolución ministerial, la 1068, donde comete un absurdo exabrupto de “dosificar el uso de armas letales”. Esto, es delito contemplado en el Estatuto de Roma como de lesa humanidad, que va contra los DDHH y el Derecho Internacional Humanitario, además de violar la Constitución. El artículo 332 de la CRBV establece, que “… los órganos de seguridad ciudadana son de carácter civil y respetarán la dignidad y los derechos humanos, sin discriminación alguna”. Este artículo, sin mucha interpretación, aclara que se quiso sacar a la FAN del mantenimiento de Orden Público. Es la razón, por la que el llamado Plan Ávila, que quiso aplicar el Tcnel Chávez el 11 de abril de 2002, era y es inconstitucional.

HA SIDO REFORMADA LA LOFAN, SIENDO LA MAYORÍA DE LAS REFORMAS INCONSTITUCIONALES Siguiendo el campo legal, pero en el mismo sentido, hay que mencionar, que en los últimos años, ha sido reformada la LOFAN varias veces, siendo la mayoría de las reformas inconstitucionales, toda vez que chocan con el principio constitucional de ir 5 contra el espíritu, el propósito y la razón de la misma Constitución. Así vemos, entre otras, las siguientes irregularidades: a) el cambio de denominación de la FAN, agregándole el calificativo de Bolivariana, sin dejar de mencionar, las incongruencias y morbosidades que usted mismo utiliza, como llamarla, chavista, antiimperialista, revolucionaria y otros apelativos; b) la inclusión de la Milicia como componente, que no tiene ningún sentido, ni orgánico ni institucional; c) la inclusión de una norma que institucionaliza el ejercicio de cargos por militares en la Administración Pública, es decir, la militarización de la AP, donde han llegado a cubrir hasta el 33% de los cargos de dirección en ésta, ejerciendo la función pública como militar en ejercicio de su carrera, que incluye ascensos y plazas; d) la reincorporación de militares retirados a la actividad y su ascenso, echando por tierra las normas que regularizan las situaciones del servicio y la profesionalización militar. Actitud que incide en la disciplina y la moral de los integrantes de la FAN, al destruir los tres pilares constitucionales de: disciplina, obediencia y subordinación, y eliminando los conceptos de antigüedad y mérito, fundamentales en la misma disciplina; e) la creación amorfa de unidades militares, sin ningún concepto utilitario en las funciones que debe cumplir la Institución, como forma de multiplicar los cargos para la demagogia de los ascensos sin discriminación ni interés organizacional, sino para la complacencia política y la demagogia partidista, ya que se usan para el proselitismo, avalados por torpes decisiones del TSJ. Choca con el sentido organizacional de los grados, utilizar el ascenso solo para complacer el estimulo y aspiración de la persona, sin considerar la necesidad de éste para la estructuración jerárquica de los cargos.

ERRÓNEA PARTICIPACIÓN DE LOS INTEGRANTES ACTIVOS DE LA FAN EN ACTOS CON FINES POLÍTICOS Otros aspectos, que debe considerar como negativos en las normas de ética y moral militar, entre otros, son los siguientes: a) confundir la libertad política de los militares, con la politización de la FAN. Es de recordar con desdén, por nefasta, la sentencia de la Sala Constitucional del TSJ, que admite y acepta como honroso al decir: “…que la participación de los integrantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en actos con fines políticos no constituye un menoscabo a su profesionalidad, sino un baluarte de participación democrática y protagónica que, para los efectos de la República Bolivariana de Venezuela, sin discriminación alguna, representa el derecho que tiene todo ciudadano, en el cual un miembro militar en situación de actividad no está excluido de ello por concentrar su ciudadanía, de participar libremente en los asuntos políticos y en la formación, ejecución y control de la gestión pública –siguiendo lo consagrado en el artículo 62 de la Constitución de la República de Venezuela-, así como también, el ejercicio de este derecho se erige como un acto progresivo de consolidación de la unión cívico-militar, máxime cuando su participación se encuentra debidamente autorizada por la superioridad orgánica de la institución que de ellos se apresta…”. Esto, general Padrino, no requiere comentario, por lo aberrante e inmoral de su interpretación constitucional.

CON LA IDEA DEL “SOCIALISMO” SE CREÓ UNA MORBOSA CLAQUE, EN SU MAYORÍA DE MILITARES
General Padrino, usted ha asumido el rol de defensor de la tesis del Tcnel difunto, es decir, la defensa del “socialismo”. Un sistema de gobierno, que en teoría y en la práctica ya conocida, es un cambio radical de la vida que siempre hemos llevado en democracia. El socialismo implica una planificación y una organización colectiva consciente de la vida social y económica; persistiendo en su conceptualización criterios encontrados respecto a la necesidad de la centralización de la administración económica, mediante el Estado como única instancia colectiva en el marco de una sociedad compleja, frente a la posibilidad de formas diferentes de gestión descentralizada de la colectividad socialista, tanto por vías autogestionarias como de mercado, así como mediante el empleo de pequeñas unidades económicas socialistas aisladas y autosuficientes. En este sistema, se crean grandes discrepancias sobre la forma de organización política para lograr o asegurar el acceso democrático a la sociedad socialista a clases sociales o poblaciones, frente a la posibilidad de una situación autocrática por parte de las burocracias administrativas. Eso, general Padrino, lo hemos visto y lo vemos; usted lo defiende, una burocracia partidista, grupal y corrupta, “boliburguesa”, como se le ha llamado, donde unos pocos, llamados desde antes “rojos rojitos”, cuyos protagonistas no vale la pena nombrar ya que usted y todos nosotros los conocemos, quienes valiéndose del cáncer del “control de cambio”, el control de precios, las mafias contraloras del mercado y de los mercados, el cuido y cierre de las fronteras, el manejo de las importaciones, las comisiones para el control del “precio justo” y muchos más controles; nos condujeron a la bancarrota que tenemos. Es decir, general Padrino, que se creó una morbosa claque, en su mayoría de militares, que dieron al traste con la beldad de la Constitución contenida en esta expresión: “…se consagran principios de justicia social, eficiencia, democracia, libre competencia e iniciativa, defensa del ambiente, productividad y solidaridad, fuera de cualquier dogmatismo ideológico con relación a la ya superada disputa sobre los roles del mercado y el Estado, evitando una visión extrema y excluyente de los contenidos sociales de todo sistema económico, pero sentando las bases de una economía de respeto a la acción individual…”

LAMENTABLEMENTE, SE ENTRONIZÓ LA ESTATIZACIÓN DE TODO LO SOCIAL Y LO ECONÓMICO Lamentablemente, general Padrino, el Tcnel Chávez entronizó la estatización de todo lo social y lo económico, obviando el fundamento estatal instituido en la Constitución, que establece: “…el Estado… tiene un papel fundamental como regulador de la economía para asegurar el desarrollo humano integral, defender el ambiente, promover la creación de valor agregado nacional y de fuente de trabajo, garantizando la seguridad jurídica para fomentar, junto con la iniciativa privada, el desarrollo armónico de la economía nacional y la justa distribución de la riqueza…”, y al contrario del contenido constitucional, promovió las expropiaciones sin indemnización, y la transformación y estatización de las principales empresas y organizaciones productoras y generadoras de bienes y servicios, que mediante la estrangulación del control de las divisas necesarias para la obtención de bienes de capital y de servicio, y de materia prima. Es decir, echó por tierra la letra constitucional, que establece: “…se plantea un equilibrio entre Estado y mercado, en razón de que el problema no es más Estado o menos Estado, sino un 7 mejor Estado y el mercado no es un fin en sí mismo, sino un medio para satisfacer las necesidades colectivas; ese equilibrio debe prevalecer entre productividad y solidaridad, entre eficiencia económica y justicia social, dando libertad a la iniciativa privada y preservando el interés del colectivo. El Estado debe orientar las políticas macroeconómicas y sectoriales para promover el crecimiento y el bienestar. Se reconoce como esencial la acción reguladora del Estado para establecer un marco normativo estable que brinde seguridad jurídica a la actividad económica, postulando una economía abierta a las inversiones extranjeras y garantizando que éstas estarán sujetas a las mismas condiciones de la inversión nacional”. Esto, se estudiaba en los cursos del IAEDEN y en cátedras, que muchos de nosotros desarrollamos, inclusive, en las universidades militares; cuya aprobación debió ser exigencia para quienes fueron llamados a desempeñar cargos gerenciales en estas materias. Lo más grave creado, general Padrino es la inseguridad jurídica, que ha campeado desde hace mucho tiempo y es el más grande obstáculo para la confianza de potenciales inversores

LA INDUSTRIA PETROLERA, ANTES NACIONALIZADA, COLAPSÓ ANTE LA IMPERICIA DE SUS GESTORES Pero hay algo más, general Padrino. La industria petrolera, que colapsó ante la impericia de sus gestores. Esa industria, nacionalizada en período de la democracia, fue puesta, en algunos momentos, en manos de incapaces, quienes solo atendían al llamado “rojo rojito”. Sobre este resultado, hay mucho escrito, que voy a obviar. Con la industria minera ocurrió igual, al politizarse y ponerla en manos de empresas transnacionales, que solo compartían el aspecto ideológico y político de atacar al “imperio”; no sin antes proceder a la expropiación y nacionalización de las empresas privadas, que participaban eficientemente en las fases del proceso productivo y de comercialización, aportando en la mayoría de los casos, tecnología y praxis. Ello condujo a aumentar la plantilla de empleados púbicos, de solo adeptos al sistema de gobierno que hemos criticado. También se olvidó el contenido constitucional que expresa: “…Por conveniencia nacional el Estado queda facultado para reservarse determinadas actividades económicas, de manera particular en el sector minero y petrolero. De forma transparente se reconoce que el dominio sobre esas áreas puede hacerse de acuerdo con el sector privado, dejando claramente establecido que el Estado puede entrar en convenios de asociación con el sector privado para el desarrollo y la explotación de esas actividades. Se le otorga rango constitucional a la nacionalización petrolera, pero al mismo tiempo establece la posibilidad de continuar en convenios de asociación con el sector privado siempre y cuando sean de interés para el país, y no desnaturalice el espíritu, propósito y razón de la nacionalización petrolera…” La suerte o resultado de estas nacionalizaciones y expropiaciones, es la debacle que tenemos.

ES FUNDAMENTAL, CONOCER EL IMPACTO Y DAÑO AMBIENTAL DE LA EXPLOTACIÓN EN EL “ARCO MINERO”
Algo más, sobre este tema, es el llamado “Arco Minero”, del que no voy a hacerle mucha apología, ya que es un tema que está hoy en el tapete; donde coincidimos, por ser parte de la cátedra que regento sobre el Derecho Ecológico en la Universidad, donde analizamos lo perjudicial para los suelos, la flora y las aguas, la explotación 8 irracional de los minerales, que es el tema que aquí se trata. Es fundamental, conocer, mediante estudios muy certeros y profundos, el impacto y daño ambiental que esta actividad genera, y que será dramático para las futuras generaciones, ya que se trata de la zona más emblemática y frágil del país, donde se encuentra, no solo el rio padre de nuestra hidrología, sino el mayor reservorio estratégico de aguas de Venezuela y del la zona amazónica que compartimos. Analice, general Padrino, su involucración, junto a la FAN, con la creación de la empresa minera de las Fuerzas Armadas. ¿Qué capacidad cognoscitiva y práctica tienen los militares, para emprender acciones empresariales de esta envergadura? Es, como se dice en el argot criollo, “poner hojillas en manos de un mono”. Ya en el pasado, la experiencia militar en estas faenas, generó un desastre político y moral dentro de la Institución, que recordamos como el no deber ser, quienes participamos en la corrección del desastre. General Padrino, estas acciones impensadas, ponen en peligro, no solo los recursos naturales de nuestro sistema ecológico, sino la propia diversidad biológica, que es la 3ra de América y la 7ª del Mundo. Es cierto, somos los premiados de Dios con la mayor diversidad de recursos naturales, sobe todos los países del mundo, pero no podemos poner en manos de empresas extranjeras la explotación de estos minerales en el corazón biótico de Venezuela, sin antes haber constituido la suficiente garantía y capacitación de nuestros especialistas y versados ecólogos, para que enfrenten por todos nosotros el control previo del los daños que generan estas actividades, ya destructoras en el planeta desde miles de años. Hay que comenzar por educar a los políticos y especialistas en el control previo y en el conocimiento de la huella ambiental y la ecológica, por lo que creemos una incongruencia haber eliminado el ministerio del Ambiente, que fue la carta ambiental que marcó cátedra en América y en el mundo.

ENCARGARSE DE LA ALIMENTACIÓN DE LOS VENEZOLANOS ¿ES EL PODER CON LA FUERZA DE LAS ARMAS?
General Padrino, hay mucho más que decirle, para que usted, en quien han confiado la solución alimentaria de los venezolanos ponga su venezolanidad al servicio del cambio de sistema político, necesario y urgente. Una función tan distinta a la función militar, por lo que percibo, que es para poder ejercer el poder con la fuerza de las armas de la República, quiero hacerle mención de algo cotidiano, que vemos los de a pie en esta patria de Bolívar. Se trata, de invitarlo a ponerse la peluca como lo hacía el difunto Chávez y se pasee por las calles de Caracas, para que vea la odisea de los venezolanos, supuestamente indiscriminados por el gobierno del “socialismo del siglo xxi”, donde niños y adultos pululan a las puertas de restaurantes para escudriñar en la basura, y obtener el alimento que no puede ofrecerle la administración de la patria. Muchos han sido los encargados desde hace años para proveer de alimentos los venezolanos, y por desgracia, varios o todos han sido militares, que se han apropiado de la mayor parte de los recursos que se le asigna en su misión, aprovechando en malévolo control de cambio. Curiosamente, general Padrino, estos militares, luego de su mala gestión, han sido premiados con ascensos y cargos de mando cercanos a usted, impidiendo que ellos rindan cuenta ante el órgano contralor de la República, electo por 9 el voto mayoritario de los venezolanos. Esa mayoría es la que exige el referendo revocatorio, no solo para quitar el mando a Maduro, sino para cambiar del régimen de gobierno instaurado por Chávez, que es la causa de este desastre de país.

EL ESTADO DEBE PROMOVER UN AMBIENTE PROPICIO PARA EL CRECIMIENTO Y LA GENERACIÓN DE BIENESTAR
Ya para terminar, general Padrino, quiero que piense y analice, esta conceptualización contenida en la Constitución: “…Otra importante innovación del texto fundamental es la introducción de principios constitucionales dirigidos a establecer como una obligación del Estado, velar por la estabilidad macroeconómica, promoviendo un ambiente propicio para el crecimiento y la generación de bienestar para los ciudadanos. La estabilidad macroeconómica se establece con base en tres principios fundamentales, a saber: equilibrio fiscal y un nivel prudente de deuda pública; autonomía del Banco Central en el cumplimiento de sus funciones, con un claro mecanismo de rendición de cuentas y coordinación transparente de las políticas macroeconómicas”. Esto, general Padrino, no es capricho de la Oposición, es el vademécum necesario para la gestión de gobierno y su control, establecido en la Constitución. Esto no es necesario que lo interprete el TSJ, quien tiene muchos problemas de legitimidad que debe resolver; al contrario, como lo dice la Academia Nacional de Ciencias Económicas ante sentencia 814 de la sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia del 11 octubre de 2016: “Esta sentencia del Tribunal Supremo de Justicia impide el cumplimiento de un precepto constitucional fundamental que define nuestro carácter como sociedad democrática. En nuestra Constitución, y en las leyes orgánicas que la han desarrollado, se establecen con toda claridad los procedimientos que deben seguirse en las diferentes situaciones que podrían presentarse en el proceso de la formulación, aprobación, ejecución y control del Presupuesto Nacional. Debemos advertir que la Ley de Presupuesto Nacional es un elemento central de la política pública para el desarrollo de cualquier país. Constituye el principal instrumento para el manejo de la política fiscal de la Nación y en ella se expresan las estimaciones de los ingresos y gastos a ser realizados en el período fiscal por parte del Gobierno Central, así como las necesidades financieras adicionales que no pudieran cubrirse con ingresos ordinarios. En una sociedad democrática, el Gobierno Central no puede decidir arbitrariamente el nivel y composición de los ingresos y gastos públicos. Es por ello que el Presupuesto de la Nación presentado por el Ejecutivo debe aprobarlo el órgano constitucional que representa a los venezolanos, vale decir: la Asamblea Nacional. De acuerdo a nuestra Constitución, el Gobierno es un administrador y ejecutor de las directrices que emanan de los ciudadanos. El Poder Legislativo encarna la pluralidad necesaria para asegurar que las prioridades recogidas en la estructura del presupuesto respondan a las necesidades del país, conforme a la diversidad de enfoques y perspectivas, ahí expresadas. Además, el Poder Legislativo realiza su función contralora al Gobierno y del cumplimiento de sus compromisos. A esta función contralora se suma el derecho de la ciudadanía a la realización de contraloría social, a quien en última instancia se debe responder por el uso de los fondos públicos.

ESTE DOCUMENTO ES UN INTROITO PARA EL ANÁLISIS SOCIOPOLÍTICO, QUE INCLUYE LA VARIABLE POLÍTICOMILITAR Por último, quiero manifestarle, que este documento, que es como un introito para su pensamiento analítico y asimilación sin pasión, lo inicié como un contenido de profundo profesionalismo, para el análisis sociopolítico, que incluye la variable político-militar, que aunque pareciera una incongruencia, es necesario considerarla, toda vez que la política abarca e incluye todos los factores del poder, que ubicamos en lo político, lo social, lo económico y lo militar, donde suelen tergiversarse conceptos y criterios que concluyen en confusión y resultados erróneos. Es lo que ha pasado en nuestro país, desde que se instauró el llamado “proceso”, iniciado con la Constituyente generadora de la Constitución de 1999, calificada como “la mejor del mundo”, hoy violada sin compasión por quienes la impulsaron, en la creencia de haber logrado una “patria nueva”. En ese proceso, entró usted general Vladimir Padrino López, graduado de subteniente en la Escuela Militar de Venezuela en el puesto de mérito Nro. 18, de la promoción “General Juan Gómez Mireles” de 1984, para ese entonces Director de la Escuela Militar, mi compañero de promoción de la Escuela Básica y del Curso de Comando y Estado Mayor, el Gral de Brig. Heliodoro Antonio Guerrero Gómez, quien fuera en su momento ministro de la Defensa; muy recordado, cuando nos tocó resolver militar e institucionalmente, la incursión de la Corbeta Caldas en las aguas del Golfo de Venezuela. Para ese momento, me correspondió ejercer el Comando de Operaciones de La Guardia Nacional.

General de División (GN) Enrique Prieto Silva
Profesor y Abogado – MgSc en Administración Pública, Seguridad y Defensa Nacional y
Doctor en Ciencias de la Educación

@Enriqueprietos

REMISIÓN:
From: Enrique Prieto enriqueprietosilva@yahoo.com
Date: 2016-10-16 13:19 GMT-04:00
Subject: Mi recomendacion al general Padrino.

Usted puede descargar el documendo en PDF, dando click aqui:

Mi recomendacion al general Padrino.pdf

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en blog, MILITAR y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mi recomendacion al general Padrino. Por: G/D (GN) Enrique Prieto Silva @Enriqueprietos

  1. Anónimo dijo:

    Que buen articulo, mi General, ojala y lo lea Padrino Lopez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s