“La Pandilla” Por: Enrique Prieto Silva @Enriqueprietos

“La Pandilla”

Enrique Prieto Silva

Jueves, 27 de abril de 2017

Es monstruosa la actitud del “grupo” de adlàteres del chavismo, que en cuenta de la pocilga en que transformaron a la “Gran Venezuela”, esa que el difunto bautizò como “la patria, patria querida” y sueño de la “revoluciòn bolivariana”, siguen con desenfreno enfrentando a los verdaderos patriotas, que derrotados en su “batalla” o en apoyo a la Oposiciòn, insurgen con valentìa para evitar que se pierda la esperanza de recuperar la democracia perdida. Esa primera visiòn enarbolada desde mediados del siglo pasado, y que desde el marxismo trataron de confundir con el comunismo; “la democracia verdadera”, como la llamaron y que ha perfilado el sueño de muchos ideòlogos y pensadores que creyendo en las bondades de la libertad, han pensado y piensan, que èsta solo es posible en democracia.

Antes dijimos, que en nuestra patria Venezuela, sufrimos la aventura de un fantasmagórico personaje, que como en las fábulas, soñó, soñó y soñó con su querencia, hasta enredarse con los hilos de un Morfeo que lo transformó en cenicienta sin hada, pero con un gran parecido a Pinocho. Todo increíble en los inicios del siglo xxi y el tercer milenio, que como decía Luis Beltrán Prieto: “una argamasa que brotó de un mar de leva, destellando en la arena sin cascajo”, pero ahí lo tuvimos, montado en un taburete presidiendo la República, inventando barbaridades y conduciéndonos a su mismo cadalso, para morir de hambre y de tristeza.

Pero, ¡Increíble!, toda una sarta de perversos aduladores y vividores, que con las alforjas llenas y muchos oropeles en uniformes, togas y birretes, desesperados gritaban: ¡Chávez vive y la lucha sigue! Y todos, con su hija al frente lo llamaron ¡el gigante! Mientras tanto, en su interminable cola, como en la anti patria, ¡el pobre sin trabajar adormece con la envidia de quien libertad pidió! ¡Patria, patria, patria querida! Una frase para embelesar la ruindad en que el “eterno” nos la dejó como legado. Muchos, producto del autoengaño y su engañifa, hoy lo lamentan y nos acompañan a desenredar la madeja. Bien dice el refrán o proverbio “rectificar es de sabios”, y así lo vemos. Y cuando se ha pecado, hay que pagar la penitencia con valor, a sabiendas, que esta penitencia es tanto o más grave, cuanto más grave es el pecado.

No es justo, ni cordial, que estemos pasando por una crisis provocada a lo perverso. No es tolerable, que criticados como fueron los diputados de la Asamblea Nacional pasada, se hayan refugiado con subterfugios en el TSJ, como magistrados de la SC y se hayan convertido en “rufianes” al amparo de una intolerable justicia banal, que como lo ha declarado la Nueva AN, ¡Son ilegítimos! Y si no renuncian, deben ser enjuiciados por violadores de la Constitución y la comisión de delitos contemplados en el Código Penal. Ya la FGR asumió su responsabilidad en el Poder Moral, uniéndose a la voz del Pueblo. Y esperamos la posición del Defensor del Pueblo, quien tiene en sus manos la papa caliente de admitir la solicitud contra los magistrados violadores aprobando su destitución, ya que de lo contrario, tendrá que unirse a “la pandilla”, esa sarta de delincuentes que integran lo que queda del PSUV y han pasado por todos los cargos del Ejecutivo, Legislativo y hasta Judicial. Es la foto que circula con un presidente, que ya es ilegítimo y que como recurso del difunto, se transformó en engaño. Para ellos, la penitencia es incalculable. Veremos sus pecados.

La pandilla.docx

Un pensamiento en ““La Pandilla” Por: Enrique Prieto Silva @Enriqueprietos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .