Archivos Mensuales: octubre 2019

Al presidente (e) Guaidó y a quienes interese. Por: Eddie A. Ramírez S. Opinión. Venezuela

Al presidente(e) Guaidó y a quienes interese

22 octubre, 2019 Eddie A. Ramírez S.

Como un ciudadano más, sin ser portavoz de grupo alguno, siento la obligación de expresar mis inquietudes con la intención de contribuir a que usted, presidente (e) Juan Guaidó, y demás compatriotas de buena voluntad contribuyan a un devenir que sea mejor que el pasado, evitando se repita el anacronismo de la presente dictadura totalitaria.

Presidente (e) Guaidó, usted heredó un país destrozado tanto moral, como materialmente. Este pasivo es de vieja data y el régimen actual terminó de colocarlo en bancarrota. Los gobiernos entre 1958 y 1999 hicieron importantes contribuciones al crecimiento y desarrollo del país, hubo ascenso social y cierta “bonanza”, de la cual nos beneficiamos unos pocos. Los más siguieron relegados y las instituciones fueron generalmente manejadas a capricho por quienes detentaban el poder. Se formaron buenos profesionales, pero no buenos ciudadanos. Fuimos derrochadores, hubo corrupción, nuestra supuesta riqueza fue un mito, la democracia fue chucuta y no fuimos capaces de sembrar el petróleo.

Todo ello se ha podido corregir en una democracia que era perfectible, pero preferimos elegir a un populista que, en vez de enderezar entuertos, destruyó casi todo y el resto lo aniquiló su sucesor, hoy usurpador del poder. Ahora usted tiene la responsabilidad histórica de sentar las bases para iniciar la lenta y penosa recuperación. Para ello cuenta con un equipo de gente valiosa, aunque otras no tanto. Ojalá permita el concurso de más personas con méritos profesionales, experiencia y que practiquen principios y valores. Entiendo que por no haber sido electo por el pueblo, usted requiere atender las peticiones de los diferentes grupos políticos, pero por su juventud está en posición de dar la batalla por lo que es correcto, importante y urgente. Si cede a las presiones pasará a la historia como un ciudadano bien intencionado, pero que dejó pasar la oportunidad de enderezar el rumbo. Y eso usted no lo merece, ni es lo que deseamos los venezolanos.

En los últimos tiempos algunos insensatos han tratado de descalificarlo al no lograr que entrara la ayuda humanitaria, por los hechos del 30 de abril en La Carlota y porque Maduro sigue en Miraflores. También debido a la elección del régimen en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Eso no debe afectarlo, ya que provienen de muchos que no están bien informados, de otros que no están conscientes de las herramientas de que dispone el régimen y de unos pocos malintencionados.

Como usted sabe, la industria petrolera que es nuestra única fuente de divisas está en el suelo, igualmente las del hierro, acero y aluminio. La recuperación de las mismas será tarea titánica y requerirá inversiones enormes que tendrían que venir de nuevos préstamos o de retirar los aportes a la salud, educación e infraestructura. Entendemos que todavía muchos compatriotas consideran que privatizar es un delito y que el sector político se muestra mayoritariamente estatista. Un político joven como usted podría contribuir a que cambie esta percepción, ya que la realidad obligará más temprano que tarde a que el Estado deje de ser empresario.

Desde luego que este cambio no puede realizarse de un día para otro y para lograrlo se requiere que esas empresas puedan ser saneadas parcialmente. Un requisito necesario, aunque no suficiente, es que al frente de las mismas se designe personal con conocimiento del negocio, honestos y con suficiente ecuanimidad para reducir gradualmente el personal excesivo, respetando sus derechos laborales.

Debido a las circunstancias, hasta ahora usted solo ha podido designar algunos embajadores y directivos en empresas que están en el exterior, como Citgo y Monómeros Colombo- Venezolanos, así como en Pdvsa y Corporación Venezolana de Petróleo que no son operativas. Muchos nombramientos han sido acertados. Otros, principalmente en esta última, no reúnen las condiciones de mérito o de trayectoria transparente. Es entendible y deseable que una nueva generación asuma responsabilidades, siempre que sus miembros califiquen y, ojalá, que escuchen consejos. Evalúe usted los candidatos y no permita que los impongan de acuerdo a cuotas políticas.

Por otra parte, dele usted el mayor apoyo posible a la agricultura y ganadería que pueden ser reactivadas en relativo corto tiempo, generan empleo y una mayor producción evitaría costosas importaciones. Es preferible otorgar más créditos e inclusive algunos subsidios directos al sector agrícola y dejar que las empresas industriales sean recuperadas por el sector privado.

Señor Presidente (e), asuma usted el reto ahora que cuenta con un apoyo mayoritario del pueblo venezolano.

Como (había) en botica: En Chile y Ecuador los actos de vandalismo los practican los rojos que están en la oposición. En México el cartel de la droga. En Venezuela las fechorías las practican quienes están en el poder. El vil asesinato del concejal Eduardo Rada apunta hacia Miraflores, donde coinciden los rojos con el negocio de las drogas ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirezNoticiero Digital, Digaloahi digital y Runrunes

La democracia controlada de Vladimir Putin. Por: Fernando Ochoa Antich. Opinión. Venezuela.

Estimados amigos:

Les remito anexo mi artículo de opinión de hoy domingo. Cordialmente, Fernando Ochoa Antich.

La democracia controlada de Vladimir Putin

Fernando Ochoa Antich.

En mi artículo de la semana pasada me referí a las causas que han influido para que el continente americano esté siendo considerado como un objetivo político, económico y militar por las grandes potencias en lo que se ha empezado a llamar la Nueva Guerra Fría. También resalté el interés de Rusia en disputarle la influencia a los Estados Unidos en esta área geográfica. Tan preocupante realidad obliga a indagar sobre la curiosa personalidad de Vladimir Putin y el sistema político que ha impuesto en su país, conocido por sus críticos como la “democracia controlada”. En una entrevista publicada en el año 2000 expresó que su biografía podía resumirse en una forma muy sencilla: “Acabé la escuela, fui a la universidad. Me gradué en la universidad, y pasé a la KGB. Terminé en la KGB e ingresé de nuevo a la universidad. De la universidad, fui a trabajar con Sobchak (alcalde de San Petersburgo). Después llegué a Moscú, a la cancillería presidencial. Pasé a la Administración Presidencial. Y de allí al FSB (el nuevo sistema de inteligencia ruso) Después me nombraron primer ministro. Y ahora soy presidente interino. Eso es todo”.

Es posible que, para ese año, su vida no hubiese tenido grandes complicaciones, pero a partir de ese momento su biografía no sólo es polémica sino que produce severas críticas por muchos de sus adversarios. Un aspecto a destacar es el tiempo durante el cual se desempeñó como oficial de la KGB. No fue un funcionario más. Su desempeño en Alemania Oriental así lo indica. Allí permanecerá hasta 1990, cuando decide, en medio de la crisis de la Unión Soviética, retirarse de dicha organización para regresar a la alcaldía de San Petersburgo. Ese pasado como funcionario de inteligencia no representó un obstáculo en su destino político. Al contrario, fue percibido por vastos sectores populares como un funcionario capaz de poner fin a la inestabilidad política surgida como consecuencia del desmoronamiento de la Unión Soviética. También lo favoreció haber iniciado su carrera política al lado del liberal alcalde de San Petersburgo, Anatoli Sabchak, su anterior profesor en la universidad, quien sostenía que Rusia debía tomar la senda de una economía de mercado.

En 1996, ante la derrota en las elecciones de Anatoli Sobchak, renunció a su cargo en dicha alcaldía. Al poco tiempo fue llamado por el presidente Boris Yelsin a ejercer funciones en el gobierno central en Moscú. En 1998 fue designado director del Servicio Federal de Seguridad, la agencia que sucedió a la KGB. En agosto de 1999, Yeltsin lo nombró primer ministro. Ese mismo mes estalló la crisis en el Cáucaso Norte y en Chechenia. Putin decidió enviar el ejército federal para enfrentar la invasión de sectores extremistas. Logró derrotarlos y restableció la soberanía rusa. El 31 de diciembre de ese año, Boris Yelsin decidió renunciar a la presidencia y designó a Vladimir Putin como presidente interino. A partir de ese momento su carrera fue realmente impresionante. En marzo del 2000 ganó su primera elección presidencial con el 53,94 % de votos. En el 2004 fue reelegido con el 71 % de los votos. Razones constitucionales le impidieron reelegirse por tercera vez. Ante esta circunstancia, decidió lanzar, en las elecciones de 2008, la candidatura de su primer ministro Dimitri Medvedev, quien triunfó con el 70, 28 % de votos.

Vladimir Putin, en lugar de retirarse de la política después de entregar la presidencia, impuso su designación como primer ministro con el fin de controlar el poder y lanzar su candidatura presidencial en las elecciones de 2012, en las cuales triunfó con el 63,6 % de votos, reeligiéndose el año 2018, con más del 70 %. Esos triunfos los alcanzó al haber logrado recuperar la presencia internacional de Rusia y reducir la criminalidad y la pobreza. Esa conducta reeleccionista de Putin ha comprometido ampliamente las reformas democráticas logradas después de la disolución de la Unión Soviética. Recientemente, su orientación totalitaria se ha radicalizado aún más al no permitir, mediante presión sobre las autoridades electorales, que la oposición participe en las elecciones municipales de varias de las grandes ciudades rusas, entre ellas Moscú, donde su liderazgo es cuestionado, así como la dura represión policial y judicial contra cualquier movimiento de protesta. Definitivamente, el actual régimen ruso no satisfice los valores y fundamentos de las democracias occidentales y mucho menos el sentimiento libertario del venezolano.

Vladimir Putin y su régimen están decididos a modificar el mapa geográfico de sus enfrentamientos con los Estados Unidos. Los intereses nacionales de Rusia lo obligan a respaldar a la Izquierda radical de la América Latina como respuesta al apoyo que los sectores prooccidentales reciben en Ucrania y en otros países de Europa Oriental. Ese es el motivo del reciente viaje a Cuba del primer ministro Dimitri Medvedev con su oferta de reemplazar el petróleo venezolano con exportaciones rusas. No hay duda que esa decisión incrementará las tensiones con los Estados Unidos. Otro aspecto a considerar es que el trato preferencial de Rusia con Cuba no es el mismo dispensado a Venezuela. Estoy convencido que esa marcada diferencia en su política ocurre por dos razones: el mayor interés que tienen los Estados Unidos en asegurar un cambio político en Venezuela y la marcada ineficiencia demostrada por los gobiernos de Chávez y Maduro en el manejo de la riqueza petrolera. De allí que considere que Rusia no será, en un futuro cercano, un aliado confiable de Venezuela y su apoyo siempre será limitado. Esta realidad debe angustiar permanentemente a Nicolás Maduro. De allí sus permanentes viajes a Moscú

Caracas, 20 de octubre de 2019.

fochoaantich.

20191020. La democracia controlada de Vladimir Putin.docx

VENEZUELA: El general venezolano que murió en el accidente del Sukhoi desconfiaba de esos aviones rusos pero tenía “miedo de hablar” Por: Sebastiana Barráez. INFOBAE.

General Raúl Virgilio Márquez Morillo

La caída del segundo avión Sukhoi de los 24 que Venezuela le adquirió a Rusia causó la muerte del general Raúl Virgilio Márquez Morillo y del capitán Nesmar José Salazar Núñez este miércoles 16 de octubre. Consultamos a un general de la Aviación, testigo del proceso de adquisición de esos aviones. Lo primero que hizo fue lamentar lo ocurrido con el general. “Cuando volábamos juntos, hablábamos mucho sobre la falta de mantenimiento de los Sukhoi y los contratos mal llevados. De eso es responsable el MG José Gregorio Pérez Escalona, ex comandante general de la Aviación y los otros que lo secundaron”.

En horas de la tarde de ayer miércoles el Sukhoi salía de la Base Aérea Cap. Manuel Ríos, para dirigirse a la Base Aérea en Barcelona, estado Anzoátegui, cuando ocurrió el lamentable accidente. “Era vuelo ferry porque los rusos están en Barcelona y hacia allá se dirigía para mantenimiento. Luego del despegue con plan de vuelo de traslado a Barcelona, viró bruscamente a la derecha que obligó a los tripulantes a activar la eyección, a baja altura con el lamentable siniestro”, describe un reporte militar.

El oficial que entrevistamos indica que “las sillas son diseñadas para garantizar la eyección a 0 pies 0 nudos, es decir parados. Lo que pareciese es que fallaron los controles de vuelo, es el mismo tema de los tanques de poliuretano. Puede ser que la pérdida de altura bruscamente generó gravedades negativas y afectó la salida de la silla, porque el problema es la falta de mantenimiento”.

Agrega que “muchas veces lo hablamos (con Márquez Morillo) sobre los materiales vencidos de los cartuchos de eyección, los cad pad, y sobre esos vuelos delicados con los aviones que tenían diagonales rojas, es decir parcialmente disponibles”.

 

Las fallas

Raúl Virgilio Márquez MorilloRaúl Virgilio Márquez Morillo

El militar explicó que el negocio de los rusos al venderle los 24 aviones a Venezuela fue de 3.600 millones de euros (unos USD 4.000 millones) aproximadamente, con accesorios y equipos de apoyo en tierra. Es decir que cada uno costó unos 150 millones de euros (USD 166 M). Destaca que “los aviones Sukhoi 30, plataforma adquirida a Rusia y que entró en servicio para el año 2006, tuvo percances desde el principio. Ensamblados para Venezuela por la Empresa Sukhoi, no cumplió los debidos controles de calidad y no contó con el entrenamiento operacional dictado por pilotos militares rusos, sino por pilotos de prueba”.

Reveló que “presentaron fallas anticipadas e inauditas de vencimiento de la goma espuma de los tanques de combustible o poliuretano. No es de extrañar el vencimiento en los cartuchos de eyección, retrasos en el mantenimiento calendario y fallas en los sistemas de control de vuelo por horas de operación”. Ese sofisticado sistema estratégico requiere de los máximos controles de calidad, “que no fueron asegurados por las autoridades de la Aviación Militar y el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada (Ceofanb). Las inspecciones capitales son extremadamente costosas por parte de los rusos, que incluso planteaban escenarios para el 2026, en sus propuestas de hacerle mantenimiento”.

Asegura que “la verdad es que los rusos estaban más interesados en venderle a Venezuela aviones nuevos que en reparar los Sukhoi. Y hacer los shows de empleo del Sistema para seguir Trazas de aviones de exploración volando fuera del espacio aéreo nacional. A eso se le agrega la incidencia de bajas, la falta de recursos y la ausencia de comandante general serio que se negara a aceptar esa situación. Son factores importantes que se cobraron la vida de estos experimentados pilotos”.

Sukhoi Sukhoi

Mal uso del Sukhoi

Critica con énfasis que se use “una aeronave estratégica como el Sukhoi para seguir Blancos de Interés o BDI, que son ilícitos del narcotráfico. Es una patraña exhibicionista ya que no son aeronaves diseñadas para este tipo de misiones. Además de las mafias del combustible en Venezuela y los que controlan el apagado para mantenimiento de los radares, la posible causa de origen para luchar desde tierra con ese flagelo”.

“Este accidente, como el ocurrido en 2015 en Apure, demuestra la incapacidad de la Fuerza Armada, del Gobierno, de la Aviación en particular para asegurar la soberanía, la vida de los pilotos y la inversión de cuantiosas sumas de dinero de los venezolanos”.

Los pilotos que se mataron el 17 de septiembre 2015 en Apure no se eyectaron y habían sido conducidos por el Comando de Defensa Aeroespacial Integral (CODAI) arriesgándole la vida. Es decir, fueron llevados por los radares de interceptación de aviones los JYL1 o JY11B. “Usar un avión estratégico para buscar una tara o avioneta, es asimétrico y contraproducente, agregándole que hacerlo de noche es por demás arriesgado, peligroso e irresponsable”.

Explica el oficial que “el avión que cae en Apure en el 2015 cuando estaba cazando a un avión del narcotráfico, sobrevolaba la zona a donde fue llevado por el CODAI, durante la madrugada. Aparentemente en una pista no preparada, clandestina, encendieron un improvisado balizaje que al parecer desorientó al piloto que bajó mucho y se estrelló”. En ese accidente fallecieron los capitanes Ronald Enrique Ramírez Sánchez y Jackson Adrián García Betancourt.

Le preguntamos para qué realmente deben ser usados los Sukhoi. “Son para incursores, para amenazas externas como un F15 Eagle o un F16 o antibuques como ocurrió en Las Malvinas. Son para operaciones llamadas contra fuerzas aéreas, contra aeronaves estratégicas, aeronavales, interdicción, interceptación, bombardeo estratégico, entre otras de defensa”

Nesmar José SalazarNesmar José Salazar Núñéz

Un desastre

Confiesa que asistió a muchas reuniones con los rusos y asegura que “son muy desleales en las negociaciones con Venezuela. Son tramposos, chapuceros y todo es billete de por medio. Ellos no transfieren nada de tecnología. Solo enseñan mantenimiento de 1er escalón y si acaso de 2do escalón”.

Con el general Virgilio Márquez Morillo “lo hablábamos a cada rato, pero él tenía temor de hablar más abiertamente por la persecución y la cantidad de delatores, pero sabíamos la cantidad de problemas logísticos de ese sistema. Para comenzar ese no era el que debieron adquirir”.

Finaliza diciendo que “el proyecto Sukhoi fue un desastre desde el inicio. Esos proyectos rusos con la mano de Veximca (Venezolana de Exportaciones e Importaciones, C.A.) siempre tenía a lobbistas cubanos, con grandes comisiones. Los sistemas de armas rusas no tienen confiabilidad, garantías, controles de calidad, porque son muy artesanales y muy desordenados hasta cuando trabajan”.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

Oposición: entre la emoción y la razón. Por: Eddie A Ramírez S. Opinión. Venezuela.

Oposición, entre la emoción y la razón

8 octubre, 2019 Eddie A Ramírez S.

Casi todos participamos en grupos de las redes sociales y tenemos acceso a los artículos de distinguidos compatriotas, todos ellos con deseos de salir lo antes posible de esta narcodictadura totalitaria. A través de estas relaciones con los “amigos invisibles del aire”, como diría Arturo Uslar Pietri, se percibe que nos debatimos entre la emoción y la razón sin lograr el equilibrio necesario para acuerdos mínimos.

Es muy probable que estas confrontaciones se deban en gran parte a que las opiniones viajan rápidamente por las redes sociales, las cuales nos bombardean con informaciones que a veces son ciertas, pero otras son medias verdades o inclusive mentiras. Como el cerebro emocional reacciona mucho más rápido que el cerebro racional, disparamos desde la cintura sin pensarlo dos veces.

El cerebro emocional es más primitivo que el racional, ya que se desarrolló tempranamente para permitir la sobrevivencia a los primeros homínidos. El mismo es imprescindible para que no seamos simples robots. El racional se desarrolló gradualmente hasta lograr su máxima evolución con el homo sapiens, aunque a veces dudamos de su sapiencia.

¿Por que gente valiosa con cierto nivel de educación se ha vuelto tan agresiva en contra de otros que generalmente tienen el mismo objetivo? ¿Acaso la cizaña sembrada por el régimen afectó nuestra parte del cerebro que actúa como puente necesario entre la emoción y la razón? Quizá la explicación es que nos encontramos en una fase de sobrevivencia, angustiados por la situación económica, la escasez, la persecución política y por la lejanía de muchos de nuestros seres queridos. En estas circunstancias tiende a manifestarse con mayor preponderancia el cerebro emocional.

Por ello descalificamos a quienes no nos suministran una solución a corto plazo y nos inclinamos a simpatizar por quien ofrece el cese inmediato de la usurpación mediante el arrebato del poder, aunque en el fondo el cerebro racional nos indica que “los rusos también juegan”, como dice el profesor Adolfo Salgueiro. Ese relegado cerebro racional debería hacernos notar que el equipo que enfrentamos es malamañoso y sin escrúpulos. Que además cuenta con la incondicionalidad del árbitro y de los guardalíneas, o sea de la Fuerza Armada, del Tribunal Supremo de Justicia, aunque sea espurio, de los paramilitares rojos y del narcotráfico. En estas circunstancias al equipo de la democracia se le dificulta meter gol, aunque contara con Messi y Ronaldo.

Como no hemos podido ganar el partido, el cerebro emocional nos induce a buscar un culpable y rápidamente le echamos la culpa al entrenador, es decir a los partidos políticos. Desde luego que hay argumentos para ello aunque, a pesar de sus errores, los dirigentes de los partidos siguen dando la cara. Sin embargo, las descalificaciones no cesan. Aquí el cerebro emocional nos juega sucio y la emprendemos en contra de los dirigentes que no caen simpáticos o que a veces se contradicen. También hay que reconocer que no ha surgido un líder que nos aglutine, sino que tenemos varios dirigentes unos más valiosos que otros y la identificación con los partidos políticos es baja. Parte de la culpa es de ellos y parte de campañas de antipolítica.

A pesar de todo, hoy contamos con unos diputados que sesionan aunque ni cobran, ni disponen de facilidades de transporte, un grupo de ellos está refugiado en embajadas y otros presos o exiliados. Surgió un joven ingeniero que le ha tocado asumir una tarea difícil y riesgosa. El presidente (e) Juan Guaidó encabeza las encuestas y es una esperanza. No cometamos el suicidio político de descalificarlo. Prometió una ruta y la está cumpliendo. El fin de la usurpación puede producirse por varias vías. No nos ceguemos.

Las sanciones están actuando, pero no pueden dar resultados a la velocidad deseada y no surtirán efecto sin la reactivación de las protestas de calle. Conjuntamente sí podrían obligar al régimen a renunciar o a convocar elecciones muy transparentes. Desde luego que el tema electoral despierta mucho escepticismo por experiencias anteriores, sobre todo si se realizan con Maduro en Miraflores y es candidato, pero ello es superable con estricto control internacional, entre otros puntos. Para que esto pueda materializarse es necesario dejar las descalificaciones que solo producen desánimo. En este sentido, mis admirados y respetados luchadores como María Corina y Antonio Ledezma, y distinguidos articulistas como Carlos Blanco pueden hacer una importante contribución en orientar a los ciudadanos. No parece haber otra opción en el panorama.

Como (había) en botica: Antonio Pasquali fue un gran venezolano, venido a esas tierras con otros italianos que hicieron una importante contribución a nuestro desarrollo intelectual y material. Nuestro pésame a su distinguida familia. Felicitaciones a María Corina Machado por merecido premio a la Libertad otorgado por la Liberal International ¿Hasta cuándo el general Padrino López va a permitir que se violen los derechos al general Hernández Da Costa, a otros oficiales y a gran número de ciudadanos? ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital