Archivo de la categoría: EDIEE RAMIREZ

¡Yo tampoco puedo respirar! Por: Eddie A. Ramírez. Opinión. Venezuela.

¡Yo tampoco puedo respirar!

Opinión | junio 2, 2020 | 6:30 am.

Eddie A. Ramírez

El vil asesinato de George Floyd por parte de un policía seguramente racista merece la condena mundial y justifica la ola de protestas, aunque no la destrucción. El culpable fue imputado y aspiramos que los otros policías involucrados también lo sean. La sociedad estadounidense debe realizar mayores esfuerzos para que la discriminación racial desaparezca del todo. El grito de ¡no puedo respirar! de un agonizante Floyd nos llena de indignación.

En Venezuela los atropellos del régimen, avalados por fiscales y jueces, también nos hacen exclamar ¡ No podemos respirar!.

En un país donde no se respetan las leyes y no impera la justicia, se impone la barbarie. En Venezuela los fiscales que imputan y los jueces que sentencian no aplican el significado de justicia del diccionario de la lengua, que la define como Principio moral que lleva a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece; aquello que debe hacerse según derecho o razón. El concepto de justicia no admite confusión, aunque hay un grupo de plantas con ese nombre.

Cuando los fiscales y jueces rojos fusilan a un escribidor de tuiters, a un manifestante, a un médico que informa sobre el coranovirus, a un sindicalista, a un diputado, a un militar que no exclama ¡Chávez vive!, o a cualquiera que la narcodictadura considera que le estorba, no ordenan el tradicional ¡ atención,apunten, fuego! En estos casos, donde el asesinato no implica necesariamente la muerte física del injustamente acusado y sentenciado, el pelotón de fusilamiento , integrado por seres de toga y birrete, dicta sentencias parecidas a una letanía de la muerte. Estas letanías no son iguales a la que le leyeron a Gardner en Utah cuando lo fusilaron en el 2010, sino algo profano y perverso como: Te miraré con mi rostro inexpresivo . No tendré compasión de ti, porque soy tu verdugo, tu destructor. Te condeno para asegurar mi riqueza.

Frecuentemente el condenado por estos jueces ha sido torturado previamente o a posteriori. En la cárcel sufre vejaciones y prohibición de visitas de familiares y amigos. A veces es asesinado, como los casos del concejal Fernando Albán y del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo ¿Dormirán tranquilos esos fiscales y jueces? Probablemente sí, porque algunos son deshonestos y otros son fanáticos que justifican cualquier fechoría que les ordene cometer el régimen.

El último de estos asesinatos lo cometió la Sala Inconstitucional del Tribunal Supremo de Injusticia en contra de la Constitución que juraron defender. Sentenciar que la directiva de la Asamblea Nacional es la presidida por el desvergonzados Luis Parra, sin que haya pruebas de los diputados presentes es una aberración. Desconocer que la Asamblea instalada bajo la presidencia de Guaidó sí presentó la lista de los asistentes que formaron el quórum necesario, es un atropello a las leyes y a la inteligencia. Al respecto es obligatorio leer el artículo de Allan Brewer-Carías en El Nacinal del 30 de mayo, titulado La fraudulenta y fallida magia del juez constitucional.

Frecuentemente los medios recogen severas críticas, con razón, contra los militares por no ejercer la obligación constitucional de defender nuestra Carta Magna Sin embargo, muchas veces nos olvidamos que los fiscales y jueces, particularmente los magistrados de la Sala Inconstitucional, son los indicados en señalar las violaciones a la Constitución. Si contáramos con magistrados legítimos y probos, solo los fanáticos y corruptos estarían en contra de que el régimen sea depuesto por cualquier vía y ya no disfrutarían del poder usurpado ¡Yo tampoco puedo respirar!

Como (había) en botica: Las acusaciones infundadas de Leocenis García en contra de Voluntad Popular evidencian de qué lado está. Gracias a Chávez-Maduro, el país “potencia petrolera” importa gasolina y además la raciona; vende 120 litros al mes a 5.000 bolívares el litro (0,02 dólares) siempre que se tenga el carnet rojo de la patria; el resto será distribuido por amigos del régimen y vendido a 0,5 dólares por litro. No solo es discriminatorio, sino que incrementará la corrupción, el bachaqueo y el contrabando, y la barata no se conseguirá. Chávez-Maduro satanizaron el dólar; afirmaron que no lo utilizarían y sería sustituído por el petro, el yuan, el rublo, el trueque y los “billetes” emitidos por los paramilitares rojos, como el Chavito, el Lionza, el Zamorano, el Panal y otros. Sin embargo, desde hace algún tiempo aceptó la dolarización y ahora, oficialmente, puso el precio de la gasolina en moneda del “imperio”. El régimen tiene aislado desde hace más de cinco semanas al teniente coronel Igber Marín Chaparro con la absurda acusación de que desde la cárcel estaba relacionado con la Operación Gedeón. Aún en el caso negado de que fuese cierto, no hay justificación para que lo tengan desaparecido. Lamentamos el fallecimiento de los amigos Raúl Antoni, quien fue Gerente de Asuntos Públicos de Maraven y de Pdvsa, y de Jesús Pietri, ex Gerente General de una de nuestras refinerías, cuando se producía gasolina para el mercado nacional y exportación ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirezm Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital

Gobierno de Emergencia Nacional o salida obligada. Por: Eddie A. Ramirez S. Opinión. Venezuela.

Gobierno de emergencia nacional o salida obligada, por Eddie A. Ramírez S.

Gobierno de emergencia nacional o salida obligada.  Por: Eddie A. Ramírez S.

“A este que llaman rey que explique: ¿por qué empobreció su Estado y enriqueció el nuestro?” Estas palabras son atribuidas al sultán Solimán El Magnífico ante el arribo a sus dominios de miles de judíos sefardíes,  expulsados de España tal día como hoy en 1492. Esta descapitalización humana de un país es una de las tantas idioteces e injusticias cometidas por gobernantes incapaces o fanáticos. Ahora, muchos de los descendientes de los expulsados han regresado, generosamente acogidos como ciudadanos españoles. Ojalá también recuperemos los millones de venezolanos que han tenido que huir por la inseguridad personal y jurídica, por la escasez de todo tipo y por la persecución política, y que también puedan volver a sus tierras los millones de refugiados que hay en el mundo.

Hemos perdido médicos que hacen falta en todo momento y más en tiempos de pandemia; ingenieros para poder mantener y ampliar nuestra infraestructura; profesores para enseñar a nuestros hijos, contadores y, en general, obreros especializados y trabajadores del campo y de la ciudad. Un grupo de corruptos y de narcotraficantes ocasionó este éxodo y destruyó lo que teníamos. Ahora pretenden que, con la excusa de la COVID-19, les levanten las sanciones y les proporcionen una ayuda humanitaria que habían bloqueado alegando no necesitarla ¡Qué hipócritas!

La ayuda humanitaria debe venir, pero de la mano de organizaciones no gubernamentales que la distribuyan de acuerdo a las necesidades. Levantar las sanciones no solucionará los problemas de producción de ningún rubro, ni permitirá la reconstrucción del país. Solo serviría para prolongar la agonía y más enriquecimiento de quienes detentan el poder de facto, además de potenciar el narcotráfico y que continúen las violaciones a los derechos humanos.

Maduro y el resto de indiciados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos deben entregarse para responder por los cargos que les imputan. Deberían seguir el ejemplo de Cliver Alcalá, quien tomó la decisión más sensata. También podrían posponer el enjuiciamiento solicitando refugio en un país cómplice. El diálogo con narcotraficantes ya no tiene cabida, salvo que sea para para coordinar una salida lo menos traumática posible.

El presidente (e) Guaidó planteó acertadamente la necesidad de “constituir un Gobierno de emergencia nacional que no puede ser encabezado por alguien acusado de narcotráfico, pero tampoco puede estar conformado únicamente por las fuerzas de oposición al régimen, ni por nosotros y quienes sostienen la dictadura. Tiene que incluir  a  todos los sectores políticos y sociales”.

Para lograr este Gobierno de emergencia, todos los partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil y personalidades deben respaldar esta propuesta firmando un manifiesto. Ya lo hizo el Frente Amplio Venezuela Libre, que incluye los principales partidos de oposición. Caso de que los partidarios del régimen no la acepten, no quedará otra opción que exigirle a la Fuerza Armada que cumpla con la Constitución y solicite la salida a Maduro. Ya no pueden tener el dilema de si quien ocupa Miraflores es o no un usurpador. Ahora es un ciudadano acusado de narcotraficante, que tiene que responder ante la justicia.

El primero que asomó esta iniciativa fue Enrique Aristiguieta Gramcko. Más recientemente, varias organizaciones de oficiales retirados de la Fuerza Armada, como el Frente Institucional Militar, les solicitaron al presidente (e) Guaidó que “exija a la usurpación entregarle el control del país”. Pero para que tenga mayor fuerza, la misma debe ser suscrita por las fuerzas vivas del país. Por su parte, el grupo Alianza Nacional Constituyente Originaria (ANCO) propone la formación de una junta cívico-militar, y la fracción parlamentaria 16-J sigue insistiendo en invocar el 183-11 de la Constitución.

Sobre el qué hacer pueden discutirse varias opciones, pero lo procedente es respaldar la propuesta del presidente (e) Guaidó. En caso de que no se logre, la Fuerza Armada deberá decidir si sigue respaldando a un prófugo de la justicia. Mientras se desarrollan los acontecimientos vendrá más represión, pero concentrémonos en la solicitud señalada.

Las declaraciones tendenciosas del mayor general Cliver Alcalá no deben distraernos. Desde luego le darán material al régimen para inventar expedientes, a pesar de que ese supuesto “plan” de adquisición de armas para una intervención no es creíble. La época de las invasiones finalizó con la creación de una Fuerza Armada profesional. La última fue la de Cipriano Castro.

Como (había) en botica

* No sorprende las declaraciones de los diputados brincatalanquera Parra y España. Tampoco las de Enrique Ochoa. Es vergonzoso que en lugar de exigir que los acusados se entreguen para que los tribunales decidan si son o no culpables, prefieran referirse a las patrañas de Cliver Alcalá.

* Los rojos siguen regalando petróleo y combustibles a Cuba.

* El médico veterinario Pedro Piñate advierte que “hoy no hay agricultura ni alimentos suficientes, ni los habrá mañana si a fondo no nos empleamos ahora”.

* ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

Eddie A. Ramírez S. 

eddiearamirez@hotmail.com 31/03/20 Runrunes, Noticiero Digital y Digaloahi digital

Los años de la peste. Por Eddie A. Ramírez S. Opinión. Venezuela.

Alternative Text

Eddie A. Ramírez

Los años de la peste

Opinión | marzo 24, 2020 | 6:30 am.

Sobre este flagelo cabe recordar lo narrado por Daniel Defoe, el mismo autor de Robinson Crusoe, en su Diario de la peste. También la conocida novela de Albert Camus titulada La peste. El primero describe los hechos ocurridos en Londres alrededor de 1660. Camus probablemente se refiera a lo sucedido en Orán, Argelia, alrededor de 1849. Aunque fueron terribles en pérdidas de vidas y en daño a la economía, no perduraron más de dos años. Igualmente, la terrible y mal llamada gripe española de 1918.

En Venezuela este no es, ni será recordado como el año de la peste. Son muchos más. Este flagelo que de tiempo en tiempo ha afectado al mundo ha sacado a relucir lo bueno y lo malo del ser humano,

La peste roja que nos golpea tiene ya 21 años diezmando y empobreciendo a nuestra población. El coronavirus Covid-19 desaparecerá en poco tiempo gracias a la abnegada labor de nuestros médicos, enfermeras y personal de apoyo, siempre y cuando prive la sensatez de los ciudadanos de acatar las recomendaciones pertinentes. ¿Que debemos hacer para eliminar la peste roja y para que no regrese en unos años?

El virus de la peste roja infectó inicialmente a un gran número de compatriotas quienes gradualmente fueron inmunizados al percatarse de que el objetivo no era construir algo nuevo en donde prevaleciera la justicia social, sino destruir todo por resentimiento y por incapacidad. Inicialmente muchos pensaron que era un virus no letal que producía un simple resfriado.

El estandarte de la lucha lo esgrimió la Confederación de Trabajadores de Venezuela, Fedecámaras, Asamblea de Educación, periodistas, trabajadores petroleros, algunos dirigentes políticos y una multitud de ciudadanos no militantes de partidos políticos. Estos estaban en esos momentos en terapia intensiva y por ello prefirieron no participar en las elecciones parlamentarias del 2005, pero gradualmente se recuperaron y han sido baluartes en la lucha por la democracia, con diputados y dirigentes asesinados, torturados, encarcelados y exiliados.

Hoy el virus rojo está acorralado. Todavía no se ha logrado una vacuna para erradicarlo, pero está acosado por las protestas de los ciudadanos y la labor de nuestros políticos en el exterior, que ha permitido el desconocimiento del usurpador Maduro, el reconocimiento de Guaidó como presidente encargado y la aplicación de sanciones. La reciente reelección de Almagro como Secretario General de la OEA se debe a su tesonera labor en defensa de la democracia y al apoyo del Grupo de Lima y Estados Unidos, así como al trabajo realizado por nuestro embajador Gustavo Tarre Briceño, por Carlos Vecchio y Julio Borges.

Con la lamentable aparición del Covid- 19, nuestro sistema de salud, tal y como han denunciado lo profesionales de esa área, no está en capacidad de enfrentar esta pandemia. Se requiere el ingreso de ayuda humanitaria que el régimen se ha negado a aceptar. Además, el impedimento para trabajar de personas que dependen de un ingreso diario, provocará convulsiones en todo el país que podrían desencadenar la salida del régimen. ¿Qué hacer si esto sucede? ¿Y si no sucede?

En cualesquiera de los casos será inevitable ir a elecciones presidenciales y parlamentarias. Como deben realizarse en un tiempo perentorio sería un suicidio político ir a las mismas con varios candidatos y tampoco es conveniente perder tiempo en enfrentamientos internos en elecciones primarias,las cuales serían deseables en un escenario normal.

Por ello se impone que de una vez presentemos a nuestro candidato. ¿Alguien duda de quién tiene actualmente mayor aceptación y menor rechazo? Desde luego tiene que ser un gobierno surgido mediante un pacto, político, en el cual tengan cabida las diferentes toldas. Una vez en el poder, este gobierno de transición deberá también incluir personas simpatizantes del chavismo, no incursos en delitos. La peste roja puede ser controlada y erradicada, o al menos atenuada para que cuando regrese, porque el populismo siempre regresa, lo haga como un inofensivo resfriado.

Como (había) en botica: La crisis obliga al próximo gobierno a dar un impulso gigantesco a la agricultura. Por lo pronto, nuestros productores agropecuarios requieren combustibles para poder producir el alimento. Ante la mirada de las fuerzas de seguridad, los paramilitares rojos imponen el toque de queda a tiros y tienen prioridad sobre los médicos para surtirse de gasolina. Que en Italia, en donde hay agua, electricidad, comida, medicinas y combustible, vuelen aviones militares puede justificarse. Que lo hagan sobre Caracas en Operación Alegría es una burla de Maduro, Padrino, Ceballos y Juliac .El periodista chavista Luis Hugas no es solo una vergüenza para el gremio sino para la humanidad. Libertad para el periodista Darvinson Rojas, detenido por informar sobre casos de coronavirus¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez@yahoo.com

Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital

¿Camino al infierno? Por: Eddie A. Ramírez S. Opinión. Venezuela.

¿

¿Camino del infierno ?

Eddie A. Ramírez S.

Algunos atribuyen a Bernardo de Claraval la frase “el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones”, es decir que muchos buenos deseos conducen al fracaso por ser poco realistas. Por cierto que el propio Bernardo, posteriormente santificado, tuvo la buena intención de recuperar para la cristiandad tierras en manos de musulmanes, para lo cual fue un entusiasta predicador de la Segunda Cruzada, empresa que fracasó rotundamente. En esta tierra, otrora de Gracia, muchos políticos tienen buenas intenciones pero,a nuestro leal saber y entender, el camino para salir del narcorégimen y recuperar la economía requiere algunos cambios y aclaratorias para evitar seguir camino al infierno.

El fin de la usurpación es inevitable, pero no puede ocurrir por un decreto del presidente (e) Guiadó, como le exigen algunos bien intencionados y otros no tanto. Acelerar ese acontecimiento requiere un frente común que no se base solo en declaraciones. Separados los colaboracionistas Claudio, Timoteo y Mujica, y los diputados comprados por el régimen, la tarea debería ser más sencilla. Este es el primer reto que tiene nuestra dirigencia. No solo deben evidenciar valentía frente a los malandros,como hasta ahora lo han hecho, sino desprendimiento paro lograr ese frente que reclama la ciudadanía.

Considerando la proliferación de empresas del Estado, el segundo reto es tomar la decisión de qué hacer con las mismas. En el pasado tuvimos empresas del estado bien manejadas, sin injerencia de los partidos políticos en el poder, como Edelca, el Metro de Caracas y Pdvsa, y otras totalmente politizadas que operaban en rojo. Hoy, todas las empresas en manos de los rojos están de ese color. Son cientos de empresas en el sector energético, petroquímico, agrícola y de servicios. Para recuperarlas, si es que son recuperables, se requeriría grandes inversiones, gerencia profesional y prohibición de hacer proselitismo político dentro de las mismas.

En caso de que la dirigencia decida no privatizarlas, ¿está dispuesto el sector político a no interferir en sus operaciones, en no utilizarlas para emplear militantes y, desde luego, en designar directivas con mérito y no por filiación partidista? Los ciudadanos aspiramos que desde ya se den señales en ese sentido. Por ello deberían aclarar por qué en empresas en manos de la oposición se nombraron inicialmente algunos excelentes profesionales que al poco tiempo fueron sustituidos, como es el caso de Jon Bilbao, José Alberto D’ Antonio y Freddy Goerke, en Monómeros Colombo Venezolano, y Enrique Torres y a Rogelio Lozada, en la Directiva Ad hoc de Pequiven. Con esos cambios se perdieron más de doscientos años de experiencia y algunos de los sustitutos no parecieran tener los galones necesarios. En la directiva ad hoc de la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP), ciertos nombramientos pueden ser objetables. Por el contrario, en CITGO y en la directiva ad hoc de Pdvsa las designaciones fueron atinadas. La administración que viene debe tener claro que las empresas del Estado deben manejarse como negocio.

Además de lo señalado, la dirigencia debe indicar cuáles serían las fuentes de financiamiento de las empresas actualmente del Estado. ¿ Más deuda externa? ¿ Reducir recursos a la educación, salud e infraestructura? Si concluyen que lo aconsejable es privatizar, lo cual pareciera sensato, ¿cómo sería ese proceso para garantizar que sea transparente y no se aprovechen algunos tracaleros como sucedió en Rusia?

Como es lógico, los puntos señalados no deben, ni pueden ser resueltos por el partido político que asuma el poder. Por ello seguimos insistiendo en la necesidad de un pacto de gobernabilidad por un mínimo de veinte años, con períodos presidenciales de seis años, sin reelección, y candidatos únicos de los firmantes del pacto electos en primarias.

Si no procedemos con transparencia y decisión, el cambió puede tardar un poco más y, lo que es igualmente grave, se verá afectada la confianza para la recuperación de la economía y el retorno de los rojos puede estar a la vuelta de la esquina. Nuestros dirigentes tienen la palabra. Ojalá escuchen sugerencias desinteresadas. Requerimos cambiar el rumbo para no seguir camino al infierno.

Como (había) en botica: El Vice Almirante retirado Franklin Montplaisier, ex Comandante de la Marina, no quiere dejar la casa asignada en Fuerte Tiuna. Alega que necesita tiempo para conseguir una vivienda en lugar seguro. ¿Será que le preocupa el rechazo de los vecinos? El presidente (e) Guaidó debe cuidar su lenguaje. Decir que Maduro no tiene las “esferas” para ponerlo preso es inapropiado y, además, una provocación innecesaria. La burda acusación a Juan José Márquez de traer explosivo C4, solo se le ocurre al desquiciado Diosdado, quien cuando estaba preso autorizó introducir a la cárcel explosivos y granadas en el cochecito de su hijo de meses. Lamentamos los fallecimientos de nuestros compañeros José Escorihuela, quien trabajó en Pequiven, y de José Lorenzo Granadillo, extrabajador de la planta de combustible en Barquisimeto ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez@hotmail.com 18/02/20 Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital

Después de la gira, un pacto de gobernabilidad. Por: Eddie A. Ramírez S. Opinión. Venezuela.

Después de la gira, un pacto de gobernabilidad

Opinión | febrero 11, 2020 | 6:30 am.

Por: Eddie A. Ramírez S..

La gira exitosa del presidente (e) Guaidó amerita reflexiones de nuestra dirigencia democrática. Le reconocemos a la dirigencia valentía, constancia y sacrificios en la lucha en contra del narcorégimen, pero debe ofrecer a los venezolanos una muestra de desprendimiento de legítimas ambiciones políticas en aras de lograr el fin de las penurias.

Guaidó ha cumplido más allá de las expectativas. Incluso sus críticos lo han presionado para que reconozca errores que, en opinión de quien esto escribe, no fueron tales. Tuvo la valentía de intentar forzar la entrada de la ayuda humanitaria por Cúcuta, que evidenció ante el mundo que aquí hay una crisis y que el régimen no permite se solucione parcialmente. Desde las cercanía de La Carlota hizo un llamado a la Fuerza Armada para que se pronunciara en defensa de la Constitución, pero el Alto Mando Militar prefirió seguir siendo guardia pretoriana. No fueron errores, sino iniciativas que no tuvieron éxito. Error hubiese sido no intentarlo. Fracasan quienes solo critican.

Un primer punto es que los partidos admitan de que, a pesar de sus méritos, ninguno tiene una gran aceptación entre la población. Esta es abrumadoramente contraria al régimen, pero las encuestas indican que solo un pequeño porcentaje se identifica con un partido determinado. La percepción de los ciudadanos en general, sea cierta o no, es que privan intereses personales o de tolda, lo cual dificulta una verdadera unidad.

Un segundo punto a considerar es que el apoyo internacional es muy importante, pero parece que nadie está decidido a sacarnos las castañas del fuego. Es decir que estamos obligados a crear un frente interno muy compacto que proyecte no solo una imagen de unidad, sino que también ofrezca un plan de gobernabilidad. Para el industrial, el comerciante, el productor agropecuario, el ciudadano que se debate entre emigrar o quedarse es de vital importancia lo que vendrá después de la salida de Maduro. En el pasado cometimos el error de querer sacar a Chávez mediante un referendo, pero sin presentar un candidato para sucederlo. “En el camino se enderezan las cargas” pareciera ser el eslogan de nuestra dirigencia, menospreciando que en general los ciudadanos quieren estabilidad y conocer quién asumirá las riendas.

El tercer punto es definir cómo sería ese plan de gobernabilidad. ¿ Sería sensato que Guaidó, como presidente (e) esté al frente de una transición mientras se preparan y realizan elecciones con varios candidatos de la democracia versus un candidato de los totalitarios? Asumiendo que presentemos un solo candidato y que sea electo, ¿cuál sería la estabilidad política ante unos desplazados sin escrúpulos y considerando que el nuevo presidente tendrá que tomar medidas poco populares. ¿O acaso pensamos que los problemas se resolverán en poco tiempo? ¿Qué probabilidades habría de un retorno del chavismo como sucedió en Nicaragua y recientemente en Argentina?

Chile y Colombia lograron estabilidad política porque cuentan con partidos políticos fuertes y con dirigentes con visión de estadistas. Por ello lograron pactos de gobernabilidad. En Venezuela el Pacto de Puntofijo fue posible por la existencia de Acción Democrática y Copei, que en ese entonces contaban con gran apoyo popular, además de dirigentes como Betancourt y Caldera. Hoy, sin menospreciar lo que tenemos, hay que aceptar que ninguno de nuestros dirigentes logra aglutinar a la oposición y que los partidos se han venido a menos.

¿Será factible que nuestros políticos se pongan de acuerdo y se comprometan a un plan de gobernabilidad por 20 años? El presidente (e) Guaidó conduciría el país por no más de un año, plazo en el que debe realizarse la elección presidencial. A la misma presentaríamos un solo candidato, seleccionado por resultados de encuestas o en primarias, por lo cual podría o no ser Guaidó. El período presidencial podría ser por los seis años que contempla la Constitución, pero con un acuerdo de no reelección; en cada contienda iríamos con un solo candidato, seleccionado por los ciudadanos y no por rotación de partidos, hasta completar el tiempo del Plan de Gobernabilidad..

El Plan de Gobernabilidad de Puntofijo se firmó después del derrocamiento de la dictadura de Pérez Jiménez, pero en este caso lo aconsejable es suscribirlo cuanto antes, para saber a qué atenerse. Un Plan País sin un Plan de Gobernabilidad terminaría engavetado, ocasionaría más frustración y no crearía confianza a los inversionistas.

Como (había) en botica: Cuando el Alto Mando militar no supo interpretar las aspiraciones de la población de más democracia y de mérito en los ascensos militares, la oficialidad joven se rebeló exitosamente el 18 de octubre de 1945. Ante las violaciones a la Constitución, entre ellas la creación de la milicia, aspiramos que los oficiales institucionalistas desconozcan a ese Alto Mando corrupto y exijan el fin de la usurpación. Felicitamos a los abogados del Foro Penal Gonzalo Himiob y Alfredo Romero, quienes por mérito han sido habilitados para litigar en la Corte Penal Internacional. También al cardenal Baltazar Porras por su designación en la Academia de la Lengua y al cardenal Urosa por sus declaraciones solicitando la renuncia de Maduro. ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez

FUENTE: Noticiero Digital

Ejército rojo y nuestra Fuerza Armada. Por: Eddie A. Ramírez S. Opinión. Venezuela.

El ejército rojo y nuestra Fuerza Armada

Opinión | enero 28, 2020 | 6:30 am.

Eddie A. Ramírez

Después de la Revolución bolchevique de octubre de 1917 se constituyó una milicia fanática denominada la Guardia Roja, la cual tuvo que ser sustituida por el Ejército Rojo tal día como hoy, en 1918. Trotsky fue su progenitor, con el apoyo de Lenín, y Stalin lo fue purgando de supuestos o reales “desviacionistas”.

Estos tres genocidas pensaron que serían inmortalizados. Trotsky fue asesinado por sus compañeros de ruta. Los nombres de las rebautizadas ciudades de Leningrado y Stalingrado volvieron a ser San Petersburgo y Volgogrado, respectivamente. Ese ejército rojo combatió por la libertad en la II Guerra Mundial, pero también toleró las violaciones a los derechos humanos a sus compatriotas, invadió Hungría y Checoslovaquia y, por último, se mantuvo pasivo ante el derrumbe del Muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética.

Este comportamiento errático es típico de la mayoría de los ejércitos cuyos oficiales a veces son adalides de la libertad y otras cómplices de atropellos.

Venezuela no ha sido la excepción. Unas veces nuestros uniformados intervinieron justificadamente para derrocar o intentar derrocar dictaduras y en otras, equivocadamente, atentaron contra gobiernos democráticos alegando que era necesario enderezar entuertos, lo cual no les corresponde cuando hay un estado de derecho.

Cuando el gobierno no tiene un origen legítimo o viola la Constitución, y los otros Poderes del Estado no intervienen por complicidad o por miedo, la Fuerza Armada tiene la obligación constitucional y moral de contribuir a la restitución de la garantías constitucionales, y no pueden escudarse en que eso le corresponde solo a los civiles.

La Fuerza Armada es una organización piramidal, donde el principio básico es “superior que manda y subalterno que obedece”, por lo que la principal responsabilidad es del Alto Mando. Para el resto de la oficialidad se dificulta cualquier crítica o acción contra la dictadura por la existencia de equipos de espionaje sofisticados, la presencia de muchos infiltrados y que el régimen considera enemigo a cualquiera que exprese un desacuerdo o murmure contra alguna medida o simplemente que sea sospechoso de disentir. Sin embargo, todo oficial debe recordar que obedecer órdenes contrarias a la Constitución es un delito y que cuando esta es violada tiene que contribuir a restituirla.

La actuación de Chávez justificó que la Fuerza Armada le solicitara la renuncia. La demanda a Maduro para que abandone Miraflores y puedan realizarse elecciones transparentes está igualmente justificada. En cumplimiento de la obligación constitucional, muchos de nuestros militares no han permanecido pasivos y han pagado con su vida, cárcel, tortura, exilio, pérdida de su carrera y del bienestar familiar. Chávez, Maduro y sus acólitos han ocultado o minimizado estas acciones de nuestros militares para sembrar desesperanza entre los ciudadanos e incentivar el desprecio hacia la Fuerza Armada.

Al 20 enero de 2020 había 79 oficiales, 53 sargentos y un cabo secuestrados, muchos de ellos torturados y casi todos acusados de instigación a la rebelión. Entre los oficiales hay un general en jefe, un mayor general, tres generales de división, cuatro generales de brigada, 12 coroneles, un capitán de navío, 14 tenientes coroneles, dos capitanes de fragata, 8 mayores, un capitán de corbeta, 6 capitanes, un teniente de navío, 24 tenientes y un alférez de navío. Es decir 45 oficiales superiores y 34 oficiales subalternos.

Cabe mencionar el caso del teniente coronel Igbert Marín Chaparro, quien fue el primero de su promoción tanto en la Academia Militar, como en los cursos realizados, además de graduado con honores en Derecho y Política Internacional en la Universidad Central de Venezuela, quien fue detenido junto con otros siete tenientes coroneles por informar al Alto Mando del malestar en las guarniciones por la escasez de comida y deficiente equipamiento de las unidades militares. Además, son miles los guardias nacionales y soldados que han desertado y cientos de oficiales han pedido la baja, han sido retirados en contra de su voluntad o tuvieron que exiliarse

El descontento en los cuarteles ha aumentado por la intención del régimen de incorporar la llamada milicia como otro componente de la Fuerza Armada, además de la proliferación de paramilitares rojos armados que agreden a la población, y la presencia en nuestro territorio de guerrilleros colombianos y del Hezbollah, así como la incorporación del embajador de Cuba a las reuniones del Gabinete. Todo indica que Maduro, Cabello, Padrino y Ceballos quieren convertir a nuestra Fuerza Armada en una Guardia Roja y eso no lo deben permitir nuestros militares. De no actuar pondrán en peligro la supervivencia de nuestra hoy deteriorada Fuerza Armada.

Como (había) en botica: Un éxito la gira del presidente (e) Guaidó. Solidaridad con nuestro compañero de Gente del Petróleo Domingo Brito, arbitrariamente detenido en El Tigre. Lamentable el fallecimiento de la pundonorosa diputada Addy Valero, que agonizando rechazó el intento de soborno por parte del narcorégimen !No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi Digital

Deslastre de corruptos y de dogmas. Por: Eddie A. Ramírez S. Opinión. Venezuela.

Deslastre de corruptos y de dogmas

Opinión | enero 21, 2020 | 6:30 am.

Eddie A. Ramírez

Hay dos tipos de lastre que dificultan a los demócratas avanzar para salir de la narcodictadura. Quizá el más fácil de deslastrar es el de los sinvergüenzas infiltrados en la oposición y los que montaron tienda aparte y disparan un tiro al gobierno y otro a la oposición. El otro lastre son los dogmas estratégicos que, cual nuevos inquisidores, defienden a capa y espada algunos demócratas.

Afortunadamente, sin proponérselo los demócratas nos deslastramos de varios diputados rufianes que si ningún pudor aceptaron unos reales para intentar imponer una directiva de la Asamblea Nacional a todas luces fraudulenta. Es positivo que estos granujas se hayan quitado la careta. Los Parra, Brito, Morales y demás tunantes los recordará la petite histoire como la escoria que son. Lo inaudito es que lograran introducirse en la nave democrática.

Hay otro grupo que no cuenta con respaldo de los ciudadanos pero que causan ruido y son potenciados por el régimen. Como dice el diccionario, son “individuos que entorpecen o detienen algo”. Para subsistir requiere el apoyo de Miraflores. El señalamiento no es porque decidieron constituir una nanomesa de diálogo, sino por declaraciones reconociendo como presidente al usurpador, aceptar que el vagabundo de Parra logró los votos y por favorecer las prédicas del régimen.

El homofóbico Felipe Mujica, amparado en un grupo que desde hace años dejó de tener relevancia, ve con buenos ojos que el sumiso TSJ designe al nuevo CNE. Claudio Fermín y Timoteo Zambrano completan el triunvirato sin soldados que descalifica al presidente (e) Guaidó para intentar confundir.

Son simples zombies en búsqueda de seres humanos.

Henri Falcón es un dirigente que pareciera estar en la cuerda floja. Se retiró de la nanomesa por el incumplimieto del régimen en poner en libertad a los secuestrados políticos y declaró que la elección de Parra es una burla. Cometió el error de participar en la elección espuria del 2018. Puede tener el beneficio de la duda, pero debe hablar claro.

El trabajo más difícil es alinear el llamado G4 (Primero Justicia, Voluntad Popular, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo) y otros con una parte de la oposición que no cuenta con mucha gente, al menos según las encuestas, pero sí con dirigentes valiosos y una red de tuiteros muy activos y bien intencionados.

María Corina Machado es la dirigente política que más admiro por su coraje y porque piensa que el Estado no debe ser dueño de empresas, ni prestar servicios en los que el sector privado, sujeto a normas claras, puede hacerlo más eficientemente. Predica el dogma de que no se puede ir a elecciones sin antes poner fin a la usurpación, lo cual todos deseamos, pero el problema a resolver es el cómo. Igual sucede con el luchador Antonio Ledezma, quien insiste en la invocación del 183-11, lo cual ningún país parece dispuesto a aplicar, al menos por ahora.

Quien esto escribe considera que lo lógico es que nuestros militares, en cumplimiento de la Constitución, soliciten la renuncia al usurpador o al menos que convoque este año a elecciones transparentes. Sin embargo, esto no pasa de ser un un buen deseo, ya que hasta ahora el Alto Mando se ha mostrado sumiso y los oficiales que han manifestado su descontento con las violaciones a la Constitución están presos, algunos torturados y otros exiliados o dados de baja.

Pareciera que la opción es que los opositores unidos decidamos votar, si se logran condiciones mínimas, o que nos abstengamos.

Si acudimos a las parlamentarias y sorteando las trampas y ventajismo las ganamos como en el 2015, el régimen hará lo mismo: inhabilitación, prisión y exilio de algunos diputados, desacato y mantendrá por encima la Asamblea Constituyente. Es decir que tienen razón quienes predican que votar no resuelve el problema. El punto es que si nos abstenemos tampoco lo resolvemos. La ventaja de votar es que se moviliza a la gente y es otro golpe para el régimen. Quizá el dilema no sea votar o no votar, sino que esa decisión sea unánime. Si todos votamos podríamos lograr algo. Si no votamos también. Pero si no sucede algo más quedaremos en las mismas.

Como (había) en botica: Enrique Ochoa Antich, más cerca del régimen que de los demócratas, pregunta sobre el destino de los ingresos de Citgo, hoy en manos de gerentes demócratas, competentes y honestos. Debería estar informado que esa empresa se endeudó con los chavistas-maduristas para darle más dividendos al régimen y ahora debe invertir las ganancias para enderezar entuertos y por ello no proporciona dividendos. Rafael Ramírez es descarado. Critica al general Manuel Quevedo por represor y mala gestión, pero se olvida que él también reprimió despidiendo de Pdvsa a quien no fuese “rojo, rojito”. Además, Ramírez recibió la producción petrolera en 2.620.000 barriles por día (noviembre 2004) y la entregó en 2.336.000 b/d (septiembre 2014). Dice no sabe en qué gastó el régimen 700 mil millones de dólares en los diez años en que estuvo en Pdvsa. Le recordamos que parte fue en la corrupción que él mismo permitió. Lamentamos el fallecimiento del luchador Pedro Segundo Blanco de ABP. ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital

Aniversario de Copei y diputados corruptos. Por: Eddie A. Ramírez S. Opinión. Venezuela.

Aniversario de Copei y diputados corruptos

Opinión | enero 14, 2020 | 6:30 am.

Eddie A. Ramírez

Los partidos políticos de masas se han venido a menos en el mundo. Venezuela no podía ser la excepción. Algunos estudiosos del tema sostienen que tienden a desaparecer. Otros afirman que es necesario renovarlos y adaptarlos a la época de los modernos medios de comunicación. Al respecto se alega que, unos más, otros menos, se han vuelto incapaces de representar los intereses del electorado, han caído en el clientelismo electoral y en la corrupción, y que su dirigencia se perpetúa en la cúpula.

Hoy otros actores, como diferentes organizaciones de la sociedad civil, tratan de llenar ese vacío enfocándose en aspectos específicos tales como el combate de la pobreza, defensa del medio ambiente, los derechos de la mujer y de los diferente tipos de sexo, la educación, los derechos humanos y muchos otros. Sin embargo los partidos políticos siguen siendo imprescindibles, al menos por un largo trecho.

En tiempos de dictadura, como los que vivimos, los partidos son acosados por el régimen y también por los ciudadanos de a pie que a veces les piden lo imposible. En estas aguas turbulentas los dirigentes tienen que hacer gala de sus mejores cualidades para pelear contra la dictadura y convencer al electorado de que los corruptos y los ambiciosos son los menos y que su objetivo es sacar a Maduro y su pandilla para poder recuperar al país.

Un día como ayer 13 de enero, hace 74 años, nació el partido social cristiano Copei, como contraparte al partido social demócrata Acción Democrática. En su etapa inicial tuvo que enfrentar a algunos abusos de quienes llegaron al poder el 18 de octubre de 1945 y, como reacción, cometió el error de avalar el golpe militar del 24 de noviembre de 1948, con un discurso de Rafael Caldera similar al que pronunció cuando el golpe de Chávez y con un comunicado justificando la asonada militar. Por cierto que URD cometió el mismo pecado.

Después de muchos años de lucha aprendió la lección y en 1958 firmó el Pacto de Puntofijo que le dio estabilidad a una democracia imperfecta, pero perfectible, en la cual compartió parcialmente el poder con Acción Democrática. Caldera hizo un primer gobierno con aciertos y errores, pero en su afán de aspirar a la reelección presidencial le cerró el paso a la generación de relevo y terminó por separarse del partido que fundó para crear Convergencia. Logró su objetivo de regresar a Miraflores, pero hirió gravemente a su partido original.

Hoy Convergencia no existe y Copei se volvió a dividir, esta vez por el proceder inadecuado de Eduardo Fernández, de Pedro Pablo Fernández y de otros.

Extraña la actitud de estos ciudadanos que sostienen que su Copei sacó casi un millón de votos en la elección del 2018 que nadie reconoce como válida y cuyas cifras infló el sumiso CNE. También que declaren que fue positivo que se lograra sacar la designación de la directiva del partido del ámbito judicial, cuando es evidente que Miguel Salazar y el resto fueron impuestos por el TSJ ilegítimo. Traemos esto a colación solo como ejemplo de algunas de las causas del desencanto del electorado.

Por otra parte, respetuosamente cabe sugerir que: Acción Democrática evalúe dar paso a una nueva generación; Primero Justicia y Voluntad Popular discutan posibilidad de fusionarse; Copei dirima sus diferencias y partidos pequeños que cuentan con buenos dirigentes pero con pocos militantes se unan con organizaciones afines. Lamentablemente, dirigentes de otros partidos que en el pasado fueron reconocidos por su vocación democrática decidieron cohabitar con el régimen y fundaron nanopartidos con ofertas engañosas de cambios, soluciones y progreso, y el MAS sigue bailando al son que le toquen. Sin embargo entendamos que son los menos y deben ser marginados

El caso de los diputados corruptos es solo la consecuencia de no hacer una selección estricta de los candidatos, sin embargo siempre se filtrará alguien sin principios, ni valores. Evidentemente tipos como Parra, Brito y otros no fueron seleccionados por su formación política, ni por tener una trayectoria cívica. Vendrá una nueva elección de diputados y ojalá los partidos identifiquen buenos candidatos entre sus filas y entre los independientes. Por lo pronto es evidente que, con esas excepciones, nuestros diputados siguen en la lucha por la democracia y que los corruptos son un grupo pequeño.

Como (había) en botica: El interés de Maduro con el intento fallido de tomar por asalto la Asamblea Nacional era para darle a Rusia y China cierta seguridad de que los contratos petroleros que firmen fuesen legales. El derribo de un avión con 176 personas a bordo por parte del régimen teocrático de Irán ocasionó la pérdida de numerosos ciudadanos canadienses o residentes en ese país, casi todos jóvenes profesionales o estudiantes. Lamentablemente la esgrimista Alejandra Benítez está cosechando lo que sembró ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez Noticiero Digiral, Runrunes y Digaloahi digital

Lo bueno y lo repudiable del 2019. Por: Eddie A. Ramírez S. Opinión. Venezuela.

Lo bueno y lo repudiable del 2019

Eddie A. Ramírez S.

Lo bueno: En este año que finaliza ocurrieron muchas cosas buenas que no deben olvidarse y que dan pie para que en el 2020 quizá pueda concretarse que Maduro y su pandilla agarren las de Villadiego. El reconocimiento de Guaidó como presidente encargado por parte de 58 países es algo inédito, quizá con el solo antecedente de un Papa en Roma y otro en Aviñón, en la Edad Media. Ese hecho y su destacada posición en las encuestas amerita que toda la oposición lo apoye. Entendamos que no tiene poderes mágicos, pero es la mejor opción para que cese la usurpación.

Las sanciones a personeros del régimen incursos en violaciones a los derechos humanos y en corrupción, impuestas por el Grupo de Lima, los Estados Unidos, Suiza y la Unión Europea , así como algunas sanciones económicas, fue otro logro de este año. La aceptación de embajadores designados por la Asamblea Nacional fue otro éxito . La autorización de Estados Unidos de tomar posesión de Citgo y su sistema de refinación fue un triunfo, así como las designaciones de la directiva ad hoc de Pdvsa en el exterior; también, con algunos bemoles, los nombramientos en la Corporación Venezolana de Petróleo y en Monómeros Colombo Venezolanos. El Informe de Bachelet, Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU fue demoledor para la dictadura. Criticarlo por algunas omisiones no es procedente.

La iniciativas del presidente (e) Guaidó de forzar la entrada por Cúcuta de la ayuda humanitaria no ha sido bien evaluada. Esa acción tenía dos desenlaces: 1- Si lograba entrar era porque los militares desconocían a Maduro y 2- Caso contrario el régimen quedaba expuesto por impedir lo requerido por la población. La ayuda fue interceptada y varios cientos de uniformados pasaron a Colombia, lo cual evidenció el descontento en las filas castrenses, Maduro quedó como un verdugo de su pueblo y Guaidó demostró iniciativas diferentes a la electoral. El caso de La Carlota el 30 de abril no está claro si fue una trampa o que los militares comprometidos no respondieron. En todo caso extraña que sea criticado por algunos opositores que predican el uso de la fuerza. Es mejor fracasar en una acción que permanecer pasivos. Los alzamientos ocurridos en el Destacamento de la Guardia Nacional en Cotiza y el reciente en el Fuerte Escamoto indican que Padrino López solo tiene un control precario sobre la Fuerza Armada.

Los millones de venezolanos de la diáspora realizan cualquier tipo de trabajo con dignidad y tesón. Nuestros profesionales tienen éxito. Los músicos se han organizado. Fundaciones como Código Venezuela realizan una gran labor. En la mayoría de los casos los venezolanos han sido bien recibidos. El rechazo ha sido la excepción y, a veces, por culpa nuestra.

Lo repudiable: Del lado de la oposición lo más repudiable es que no se haya unido, sea por ineptitud o por intereses personales o de grupo. En segundo lugar está el soborno del régimen a un grupo de diputados teóricamente nuestros. Los partidos deben ser más cuidadosos al postular candidatos. También es repudiable el caso de corrupción de parte del dinero destinado a apoyar a militares que pasaron a Colombia. Guaidó y su equipo debieron separar a los señalados inmediatamente que hubo indicios.

El otro caso repudiable es el de Claudio Fermín, Timoteo Zambrano, Felipe Mujica, Rafael Marín y Henry Falcón, quienes se prestaron a integrar una Mesa de Negociación espuria para seguirle el juego al régimen.

Del lado de la narcodictadura numerosos hechos deben ser repudiados. Según el Observatorio Venezolano de la Violencia, en el 2019 se produjeron 16.506 muertes violentas, es decir 60,3 por cada cien mil habitantes; de este monto, 6.530 homicidios fueron cometidos por el hampa común, 5.282 fue la aterradora cifra de homicidios por supuesta resistencia a la autoridad y 4.632 sin aclarar el origen; en 175 municipios hubo más muertos por la policía que por delincuentes. De acuerdo a Provea, entre enero y septiembre hubo 554 víctimas de torturas por cuerpos de seguridad, de ellas 124 militares y 22 civiles acusados de acciones en contra del régimen, y 408 a presos comunes. Por su parte el Foro Penal Venezolano informó que hay 388 secuestrados políticos, de ellos 120 militares y 18 mujeres. El capitán Rafael Acosta Arévalo fue torturado hasta causarle la muerte. El concejal Rada fue asesinado aparentemente por motivos políticos. Veintisiete diputados tuvieron que exiliarse y dos están secuestrados.

La destrucción del ecosistema en el Arco MInero, la corrupción y los asesinatos de ciudadanos de la etnia pemón y de mineros merecen el repudio de todos. La hiperinflación alcanzó la cifra de 10.000 por ciento. Hay escasez de medicinas y las interrupciones del servicio eléctrico y de agua por la corrupción en la adquisición de equipos y por falta de mantenimiento afectó a millones de ciudadanos.El promedio de la producción de petróleo enero-noviembre fue de 760.400 barriles por día (b/d), en comparación con los 1.354.000 b/d producidos en el 2018 y 2.830.000 b/d en el 2001. Las refinerías están en el suelo, hay escasez de combustibles e importamos gasolina y diesel. La irresponsabilidad de Chávez-Maduro de expropiar empresas pone en peligro los activos de Venezuela en el exterior.

Como había en botica: Aunque la oposición cometió errores, la narcodictadura se sostiene fundamentalmente por el apoyo de la Fuerza Armada y del TSJ. Trabajemos para que el 2020 sea el de la libertad ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 31/12/19. Runrunes, Noticiero Digital y Digaloahi digital

¿Tregua, armisticio o confrontación? Por: Eddie A. Ramírez S.

¿Tregua, armisticio o confrontación?` Eddie A. Ramírez S.

Hoy, víspera de Navidad el mundo recuerda la tregua entre soldados alemanes y británicos en 1914 durante la Primera Guerra Mundial, tregua que se produjo espontáneamente y sin aprobación de los mandos militares. Lamentablemente, al pasar las festividades se reanudó la guerra de trincheras y en la siguiente Navidad los oficiales ordenaron cañonear al contrario para evitar un nuevo acercamiento.

Ese cese temporal de hostilidades no impidió que continuara la guerra , ya que políticos y militares deseaban aplastar al contrario. La Gran Guerra finalizó con un armisticio , el cual impuso sanciones tan severas al bando perdedor que fue un factor importante para que dos décadas después estallará la Segunda Guerra Mundial. Es decir que ni la tregua, ni el armisticio solucionaron la confrontación.

Guardando las enormes distancias, en Venezuela la conflictividad es de tal magnitud que una tregua y tampoco un armisticio entre la dictadura y la democracia permitirían enrumbarnos hacia la convivencia y tomar la senda del desarrollo sustentable. Lo que se necesita es construir un pacto de largo plazo alrededor de un Plan País. ¿Es eso posible? ¿Qué se requiere?

En primer lugar el frente democrático debe unirse alrededor de una estrategia común. Un grupo pequeño, pero de dirigentes valiosos como María Corina y Ledezma, consideran que a Maduro hay que sacarlo por la fuerza. Estamos de acuerdo. El problema es que no tenemos la fuerza para inducir la desobediencia de los militares, ni la de los magistrados y tampoco para convencer a nuestros aliados de que intervengan militarmente, lo que, además, sería contraproducente.

¿Quiere esto decir que debemos resignarnos y soportar o incluso cohabitar con la dictadura? ¡No y mil veces no! La tarea es construir es construir la fuerza necesaria. La misma no parece posible que sea alrededor de legítimos derechos constitucionales, como el 187-11, el 333 o el 350. Tampoco basada en el artículo del TIAR que teóricamente posibilita una intervención por parte de otros países; aceptemos que nuestros amigos no pasarán de las sanciones económicas y personales, lo cual es bastante, aunque no suficiente para salir del régimen. Entonces no queda otra opción que ir generando la fuerza alrededor de la unidad de la oposición.

Esa unidad es un requisito necesario pero no suficiente para motivar a los ciudadanos a intensificar las protestas y a los países amigos a incrementar las sanciones. Sin duda que las desavenencias entre la dirigencia opositora desestimula a los ciudadanos de a pie. Sobre todo cuando las mismas van acompañadas de descalificaciones mutuas. Tildar a una de las partes de colaboracionista y a la otra de aventureros que buscan una salida a corto plazo desanima al más pintado. Respetuosamente sugerimos a María Corina y a Ledezma, por un lado, a poner los pies sobre la tierra y aceptar que sus propuestas, aunque válidas, no son viables. Por el otro el Presidente (e) Guaidó, Ramos Allup, Capriles y Rosales deben ser más amplios y dar cabida en la toma de decisiones a los anteriormente citados y a otros grupos pequeños, incluidos disidentes del chavismo, y personalidades independiente

Con respecto al régimen hay que tomar en cuenta que, aunque tiene el poder, está consciente de que el mismo es precario y que una caída abrupta sería muy costosa. Sin embargo, mientras estemos desunidos seguirá persiguiendo a nuestros diputados, a cualquier demócrata que le estorbe y tratará de impedir la reelección del presidente (e) Guaidó. Si nos unimos podremos confrontarlo con más probabilidades de éxito y quizá lograr que ceda en puntos importantes para que se produzca el cambio. Algunos dirán, con razones de peso, que esto es utópico, pero más utópico es creer en otras opciones.

Descartar ir a elecciones es una necedad. Lo fundamental es conseguir, apoyados en la presión internacional, unas “elecciones libres y creíbles, supervisadas internacionalmente, así como el restablecimiento democrático del CNE y del TSJ”, como recomienda la Unión Europea. Si se logra eso, podrían ser con Maduro en el poder. Guste o no guste, será inevitable que los países que apoyan la democracia se inclinen cada vez más hacia esta salida. Con este régimen no hay cabida para una tregua, ni para un armisticio. Tampoco para una lucha frontal. Enfrentemos realidades.

Como (había) en botica: Solidaridad con el distinguido periodista Elides Rojas ante arbitrario acoso por parte del régimen. No es posible desear una Feliz Navidad cuando muchas familias lloran a sus deudos asesinados por el régimen, hay 401 secuestrados políticos, incluidos el diputado Gilber Caro y Víctor Ugás, ambos repitientes, e innumerables compatriotas exiliados. Guaidó es el presidente (e) reconocido por la mayoría de los venezolanos y por más de cincuenta países. Quienes se opongan a su reelección cometerían un suicidio político ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 24/12/19 Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital