Archivo de la categoría: Joaquin Chaffardet

>UN PELON: NO ERAN ROUNDS DE SOMBRA!!!

>

NOTA: este artículo se refiere a una entrevista concedida por Hugo Chavez, la semana pasada, a la Cadena Caracol de Colombia, donde fue entrevistado por una de las periodistas de Caracol, Vicky Dávila.

El ratón vuelve a rugir. El ratón está herido. El ratón está enfurecido. Y es que el Mickey Mouse de Sabaneta tiene tremendo ratón moral, tremendo despecho. La razón, que una bellísima colombiana, que a más de bella es inteligente, profesional, de una extraordinaria sangre fría y con la compostura que uno siempre espera de un colombiano culto, le dio un revolcón de película. Lo que le pasó al Iluminado de Sabaneta, quien se cree maestro de la palabra y malabarista de la mentira, que está acostumbrado a hacer interminables rounds de sombra verbales frente a grupos de focas de las más variadas subespecies. Rounds de sombra en los que ofende a los ausentes, en los que vomita odio, se burla de los presentes, cuenta sus ataques de diarrea, comenta sus retortijones intestinales, humilla a sus súbditos y coretesanos [ministros, alcaldes, diputados, fiscales, magistrados, militares de todo rango, etc.]

Cual boxeador maleta y culilludo, se luce en los rounds de sombra o con los sparrings: hace fintas, tira jabs, gancho arriba y gancho abajo, desplazamientos por el ring, cual Muhammad Alí llanero. Pero carajo, que no le monten en el ring a un contendor de carne y hueso. Se le olvidan los jabs y los ganchos, se mueve torpe y tembleque por el ring. Empieza a sudar copiosamente y cuando el contendor le hace un amago sus esfínteres comienzan contraerse de manera involuntaria e incontrolable. Y cuando recibe el primer golpe, pierde el control de sus extremidades y su cerebro deja de funcionar. La visión se le nubla y empieza a correr desesperadamente por el cuadrilátero. Al final termina con dos ojos morados, una ceja partida, una herida en el pómulo y la boca como tomate aplastado.

Por eso el Iluminado evita subir al ring frente a cualquier contendor. No puede controlarse. No puede aceptar que el contendor le responda. Por e

so le gustan los rounds de sombra. Por eso le gusta pegarle a la pera y al saco, incapaces de responder a sus bravuconadas. No se atreve a enfrentar a un hombre. Se le aflojan las piernas y siente irreprimibles deseos de refugiarse en el Museo Militar.

Es así como este misógeno, “macho machote”, de mentira mentira, seguramente pensó “…bueno este contendor es una colombianita, que seguro le d

oy un nocaut en el primer round…” Coño, tremendo pelón de bolas, para decirlo en venezolano callejero que para estas ocasiones es sublimemente expresivo. La colombianita, o mejor dicho la colombianota, le dio hasta con el tobo en la mera jeta. Fue una paliza de campana a campana, como se dice en el boxeo. Por momentos parecía que el médico de la Comisión de Boxeo iba a suspender el combate por nocaut técnico. Esa colombianita, más que bella “cuatriboleada”, para usar de nuevo una expresión “vulgar” pero muy descriptiva, defendió con gallardía y firmeza a su país frente a las ofensas proferidas por el atorrante y no se amilanó ante el dictador prepotente y mantuvo su línea de interrogatorio.

Después de esa tunda, al Iluminado de Sabaneta lo podríamos llamar el Apaleado de Sabaneta. Pero lo más grave ha sido la reacción de este primitivo aspirante a héroe militar, que cuando se levantó al día siguiente con el rostro deforme y el cuerpo m

allugado por la golpiza recibida, no se le ocurrió otra cosa que amenazar con acciones militares a Colombia. Llamar a los venezolanos a estar preparados para la guerra. Otro rugido de ratón. Lo único que se me ocurre, y creo que es lo más apropiado, es tirarle una super sonora TROMPETILLA de larguísima duración. Y si el asunto no fuera tan irritante, contestarle con una gran carcajada. Y para seguir utilizando el lenguaje popular, cabe preguntarle a este espantapájaros disfrazado de militar, ¿Con qué culo se sienta la cucaracha? Ni tiene con que ni los venezolanos aceptaríamos pasivamente semejante disparate. El paranoico pretende que los venezolanos se enfrasquen en una guerra con Colombia porque Vicky Dávila lo apabulló. En otra

s palabras los venezolanos debemos vengar su ego herido por la paliza que le dio la Vicky.

A esa paliza solamente le faltó un recto de derecha en la pata de la oreja, que era preguntarle al Generalísimo, brillante estratega y diplomático, ¿porqué si los Estados Unidos son el enemigo de Venezuela, que prepara una invasión al país, no rompe relaciones diplomáticas ya, antes de que invadan?, ¿porqué no suspende las exportaciones de

petróleo al Imperio, petróleo que serviría para energizar la maquinaria militar invasora? ¿Porqué Colombia no puede aceptar militares americanos en sus bases mientras Fidel Castro no ha cerrado Guantánamo? Y que no diga que es que esa base es producto de acuerdo internacional, porque tanto a él como a Castro les importa un comino los tratados internacionales y el derecho en general. Su incompetencia como militar queda al descubierto cuando dice que el Imperio “invasor” necesita de las bases colombianas para atacar a Venezuela, esa es una necedad. Una potencia militar como el Imperio dispone de medios más que suficientes para actuar militarmente en cualquier punto del orbe sin necesidad de bases terrestres. Eso está demostrado hasta la saciedad.

Pero rugido de ratón aparate, Vicky Dávila se ganó la pelea de punta a punta y los venezolanos le agradecemos dos cosas: haber puesto en evidencia al atorrante de Sabaneta ante la opinión internacional y haberlo hecho sudar y pasar un malísimo rato golpeando inmisericorde y elegantemente el ego del enfermo que destroza a nuestro país y que no se atreve a conceder una entrevista a un periodista venezolano no oficialista. Vicky vengó a los periodistas venezolanos. Gracias Vicky.

JOAQUIN CHAFFARDET
jchaffardet@gmail.com

>INVASION POR EL COSTADO IZQUIERDO

>

JOAQUIN CHAFFARDET

PARA MIS AMIGOS

INVASION POR EL COSTADO IZQUIERDO

Nueva habladera de pendejadas y rugidos de ratón del Iluminado de Sabaneta. Ataviado con un disfraz de militar, coronadas las charreteras con dos argollas y dos barritas. No sabemos qué significan las barritas, y lo de las argollas queda a la imaginación de los lectores. Se dirigía a su sumiso auditorio castrense con el dramatismo propio de aquellos ilusos que se imaginan que sus palabras serán recogidas en una nueva versión de “Venezuela Heroica”. Ilusión que en la mente del afectado cobra más fuerza y visos de realidad si está estimulada por los productos, que según el Iluminado, le envía Evo Morales religiosamente.

Así estimulado, y con el tono que podría haber adoptado el General Popov al anunciar el ataque alemán y la defensa de Stalingrado, denunció que la instalación de bases militares conjuntas colombo-americanas era un gesto “inamistoso” de Colombia, “una bofetada para el pueblo venezolano”, porque estaba dejando entrar en su casa a un enemigo de su vecina Venezuela: los Estados Unidos de América. Y lo primero que a uno se le ocurre es preguntarse, por qué si este charlatán considera a los Estados Unidos como un “enemigo” de Venezuela, que amenaza con atacarnos e invadirnos, entonces ¿por qué carajo no rompe relaciones diplomáticas con esa nación agresora? Eso fue lo que un Presidente con pantalones, Rómulo Betancourt, hizo con Cuba.

En una chambona explicación “geopolítica”, describió como Venezuela estaba siendo “amenazada por su costado izquierdo”, desde la Goajira al norte hasta el Orinoco en el sur. Y podría tener razón, porque la amenaza que se cierne sobre los venezolanos viene del “ costado izquierdo” o “zurdo” que él mismo proclama representar. Ese “costado izquierdo”, jurásico, totalitario y fascista, es el que pretende acallar la voz de los venezolanos cerrando y apropiándose de 250 estaciones de radio y de más de 40 estaciones de televisión, es el que ahorca a la prensa regional, es el que pretende estrangular el derecho de propiedad, es el que pretende eliminar la educación libre y democrática, es el que pretende criminalizar el ejercicio independiente y libre del periodismo, es el que hace denodados esfuerzos por erradicar la libertad sindical, es el que estimula la violencia y el odio social, y pare usted de contar. Esas son las verdaderas amenazas que provienen del “costado izquierdo” y de su malhadada mano zurda, que tienen como fin arrebatarles la libertad y la dignidad a los venezolanos.

Y como siempre, amenazante y arrogante. Presumiendo de un poder y unos pantalones que no tiene, dijo “…Ellos [los colombianos] nos catalogan como enemigos, nosotros no, si los catalogáramos como enemigos…ja [sonrisita de perdonavidas, mirada a sus súbditos buscando aprobación y aplausos]… ya habríamos hecho muchas cosa contra ellos y no hemos movido un dedo contra ellos…” Que pajazos mentales y que imaginación… y unos bolsas uniformados y con los pechos llenos de “condecoraciones”, entre las que debe destacar el Mecate de Oro en Primerísima Clase, que lo oyen en estado orgásmico. Con esa declaración y su sonrisita sardónica, el Iluminado pareciera insinuar que si él hubiera considerado a los colombianos enemigos, ya la poderosa fuerza armada bolivarista o sus FARC, hubieran arrasado a Colombia, y Alcalá Cordones o el gordo Briceño o los Reyes del Jalabolismo, Molero y Mata Figueroa, serían los gobernadores militares de Bogotá, Cali, Medellín y Cartagena y la dirección del gobierno de ocupación estaría compartida entre el valiente y combativo ex embajador en Colombia llamado Roy Chaderton y el Mono Jojoy.

Otra vez el Iluminado de Sabaneta se nos presentó como un irresponsable hablador de pendejadas, para usar nuevamente la palabra más suave que se le viene a uno a la mente. Cree, que así como trata de amedrentar a los venezolanos desarmados con la violencia ejercida desde el gobierno y por el brazo armado de su partido, las fuerzas armadas, puede amenazar al resto del mundo.

Señor Iluminado, la única invasión que amenaza con acabar de arruinar a Venezuela, además de la banda de asaltantes que está en su gobierno, es la invasión cubana promovida por usted. Los agentes cubanos, además de controlarlo a usted, controlan puertos y aeropuertos. Controlan Registros y Notarías. Controlan el Sistema de Identificación. Controlan la DISIP, la DIM y el CICPC. Controlan las fuerzas armadas. Controlan todas las instancias del sistema de educación nacional. Controlan las aduanas. Controlan las ruinas de lo que queda del sistema nacional de salud. Controlan las telecomunicaciones y espían a los venezolanos. Son agentes cubanos pagados por su régimen totalitario para espiar, reprimir, humillar y controlar nuestras vidas.

Esa es la verdadera invasión. Esa es la verdadera “bofetada” a los venezolanos. Y esa es la invasión que todos los venezolanos estamos en la obligación de combatir y derrotar. ¿Cómo combatirla? Denunciándola permanentemente. Identificando y ubicando a cada uno de estos usurpadores y señalándolos en público y en los sitios donde están operando. Ubicando sus alojamientos y hacerlos conocer por el vecindario. Llevando un registro con su ubicación. No aceptar ningún acto de autoridad de parte de ellos. Denunciando y repudiando su presencia en alta voz en los sitios públicos. En fin, como dicen los mejicanos, “hacerles la vida de cuadritos”. Y hacerle saber a estos invasores que a la salida del Iluminado, por cualquier vía que ella se produzca, deben salir del país a full chola, a la velocidad del rayo, para que vayan a bañarse en el Mar de la Felicidad y que en castigo, por haber jodido tanto aquí, no vuelvan a ver un bistec ni a usar papel higiénico en muchos años.

Finalmente, un consejo al Iluminado de Sabaneta para que eventualmente, por fin, gane una como militar. Iluminado, si los gringos y los colombianos llegaran a invadir por el “costado izquierdo”, seguro estoy de que al día siguiente cualquiera de los dos estaría en Güiria. No los enfrentes con nuestros soldados. Déjalos, y haz un llamado al hampa, sobre la que tienen tanta influencia tus discursos de odio y violencia, y pídeles que maten colombianos y gringos con la misma fiereza con que matan a los venezolanos, ante tu mirada complaciente. En pocos días los invasores sufrirían más bajas que en Irak y te aseguro que Obama y Uribe, ante la masacre de sus tropas, se rendirían incondicionalmente, banderita blanca en mano. Pero no confíes en tus gorilitas, que lo único que saben, aparte de jalar bolas y robar, es echarles gas del bueno a los estudiantes y obreros, tomar puertos, aeropuertos, dispensarios médicos, ateneos, empresas, alcaldías y fincas donde nadie, hasta ahora, les ha tirado ni un triki traki. Para eso si son buenos. Cuídalos porque, por los vientos que soplan, parece que los vas a necesitar.

JOAQUIN CHAFFARDET

Jchaffardet@gmail.com


CARMEN CEDEÑO
MARACAY-ARAGUA-VENEZUELA.

>EL PATTON DE SABANETA

>

La gran frustración de Chávez es su ineptitud como militar, la profesión con la que sustituyó su deseo de llegar a la Grandes Ligas o de convertirse en animador de TV o en actor de teatro. Su fracaso como militar, a pesar de haber llegado a la presidencia, lo atormenta. Paracaidista al que tuvieron que dar una patada en el trasero para que se lanzara del avión. Burla de todos sus compañeros. Golpista frustrado en una operación militar que, afortunadamente, fracasó gracias a su ineptitud militar y a su cobardía personal. Record Guiness del único mandatario, en todo el orbe y en todos los tiempos, que fue por sus propios medios a renunciar y entregarse a quienes reclamaban su salida del poder. Y Chávez nunca ha podido olvidar, ni superar el “ratón moral” que le produce el recuerdo de cuando aquel 11 de Abril, prorrumpió en llanto y pidió la presencia protectora de miembros del clero venezolano. Lloró y pidió perdón en el hombro de Baltazar Porras.

Y Chávez vive atormentado, sabedor de que los militares y toda Venezuela lo vieron actuar como lo que él es: un cobarde llorón. Y ahora desde el poder hace esfuerzos para borrar esa imagen, trata de reafirmarse personalmente y busca por todos los medios rehacer su imagen militar y de aparecer, interna y externamente, como un líder militar valiente, arriesgado y siempre victorioso. Además ha inventado relatos fantasiosos sobre un supuesto comportamiento heroico suyo el 11 de Abril. Desea pasar a la historia como la reencarnación de Bolívar, como un gran guerrero, que chequera en mano superó en liderazgo a su maestro Fidel Castro. Y es así como a cada momento anuncia que “está en batalla” por cualquier razón. En “batalla” contra la diarrea que frecuentemente lo afecta o en “batalla” contra Globovisión, o contra Pérez Vivas o contra Uribe o contra Marisabel y por supuesto siempre en “batalla” contra el Imperio. Batallas que solamente existen en su mente enferma y acomplejada.

Basta recordar algunas de sus últimas “batallas” más “gloriosas”. Quién no recuerda en Venezuela como un chiste tragicómico, pero chiste, aquella orden dada por TV y en un tono cuartelario: “Señor Ministro de la Defensa movilice inmediatamente diez batallones a la frontera [con Colombia]”. “Movilización” que no se produjo nunca y que fue el hazmerreír de los venezolanos, y por supuesto de los colombianos, durante muchos meses. El gobierno colombiano ni se molestó en darle respuesta pues sabía de lo ridículo de la amenaza. Después de esta importante victoria debe haber sido condecorado con la Orden de Manacho en Primera Clase, porque los batallones eran de cartón. Otra importante Batalla: “Señor comandante de la Armada Bolivariana, le ordeno que tome los puertos de Maracaibo, El Guamache y Puerto Cabello…” ¿Cuantos acorazados y submarinos enfrentó la Armada “bolivariana” en esas batallas navales, cuantas bajas sufrió, cuantas sufrió el enemigo, cuantos tiros dispararon? Las únicas bajas de esa batalla fueron las señoras Constitución y Descentralización, así como la moral y la ya deteriorada imagen de las fuerzas armadas. Los únicos tiros sus insultos y su procacidad. Esas “batallas” navales dirigidas por este soldadito de papel toilettes, se convirtieron igualmente en motivo de risa y burla a la vez que de repudio popular por la lesión al estado de derecho.

Y hoy el Iluminado aprovecha los sucesos de Honduras, para darse otra “patada” en el cerebro. Patada que debe causada por la falta de control de calidad en los productos que, según el mismo Chávez, periódicamente le suministra Evo Morales y que parecen acelerarlo y ponerlo a ver visiones. Lo hacen creerse una especie de Patton o Rommel de Sabaneta y amenaza con acciones militares a Honduras y con derrocar al nuevo gobierno!!! Fue así como con voz grave, acento autoritario, tono decidido, con la trompa y el ceño fruncidos, en su cadencia discursiva cubanoide, y una vez más para compensar su imagen de llorón, dijo lo siguiente:

“Tendríamos que actuar militarmente, he puesto en alerta a la FAN. Yo no puedo quedarme con los brazos cruzados (…) es un momento de prueba suprema para nosotros” “Si juramentan a Roberto Micheletti lo derrocaremos”, “Ese golpe lo vamos a quebrar desde dentro y desde afuera, el mundo lo va a ver, independiente de las fuerzas militares que tengan” “Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para restituir al gobierno (de Zelaya)”. “Estamos en batalla, ya anunciaremos medidas”

Cuanta habladera de pendejadas, solamente para tratar de recuperar su autoestima, para hacerse sentir poderoso, amenazador, fuerte, macho, macho machote, un genio militar, un tipo arrecho, cuando detrás de esos desplantes se esconde un cobarde que nunca en su vida ha disparado un tiro. Amenazas, que aparte de mostralo sin la careta democrática, lo desnudan y queda expuesta su inveterada vocación de golpista, de gorila. Amenazas de azote de barrio que serán, para siempre, el hazmerreír de todo el continente. Su golpismo enfermizo lo lleva a llenarse la bocota diciendo que va a “derrocar” al nuevo gobierno de Honduras como para sacarse el clavo del 4 de febrero. Cuando lo oía pensé que afortunadamente “morrocoy no sube palo ni guacharaca cardón”.

Imaginemos por un momento que este orate dispusiera de dos o tres portaviones tipo Nimitz y una sola de las flotas de que disponen los Estados Unidos o Rusia y tuvieran dos o tres escuadrones de F-117 y unos 10 misiles nucleares, en lugar de las chatarras que le han vendido los rusos. Coño, sería el Hitler del Caribe, ya habría invadido a media Latinoamérica, ya habría caído Colombia, México estaría de rodillas, el Perú estaría arrasado y los recién electos congresistas de Argentina estarían esperando la visita de la DIM. Los Estados Unidos ya habrían sacado su banderita blanca después de que las fuerzas armadas robolucionarias tomaran el Puerto de Nueva York, siguiendo el mismo plan de batalla que desarrollaron para tomar los puertos de Maracaibo y El Guamache. Los buques de la armada robolucionaria frente a las playas de North Miami preparando el asalto de los Centros Comerciales de Aventura y Sawgrass Mills, encabezados por Calixto Ortega y Cilia Flores, listos con sus maletas Louis Vuitton. Los submarinos nucleares bolivarianos, apoyados por la marina nicaragüense, fondeados bajo el Golden Gate de San Francisco para cortar la retirada en desbandada de las fuerzas del Imperio.

Tendrían nuestros hermanos colombianos a Iris Valera como Autoridad Única de Cúcuta a cargo de la franquicia de la Guardia Nacional Bolivarista para el contrabando de gasolina y a Piedad Córdova como Procónsul en Bogotá. Mientras William Lara, Tarek William y el Gordo Barreto estarían disputándose, a mordiscos y jalándose las greñas, la Alcaldía de San Francisco, meca simbólica de sus aficiones personales.

La verdad es que si no fuera por la tragedia que vive Venezuela, uno gozaría una bola con las mariqueras de Chávez. Habría que tomarlo a broma, a jodedera. Chávez parece engendrado por Tito Martínez del Box, con el perdón de su memoria y sin ánimo de ofenderlo, porque ciertamente sus necedades parecen cosa de los buenos tiempos de la Radio Rochela.

Provoca gritarle a este delirante mitómano, una expresión muy maturinesa que siempre me hace recordar a mi amigo Rubén Darío, quien ante cualquier disparate, como estos de Chávez, decía con su orientalísimo acento, !Sácamelo Nicanor!.

JOAQUIN CHAFFARDET

jchaffardet@gmail.com