Archivo de la categoría: Vicente Narváez Churión

RÉPLICAS: Carta al G/D (Ej.) Vicente Narváez Churión. Por: G/D (Ej.) Fernando Ochoa Antich.

Estimado amigo:
 

           Te remito anexo la carta que le dirigí al general Narváez en respuesta a la que él me envió hace unos días y que tu publicaste en tu portal. Te agradezco la hagas circular. Abrazos, Fernando Ochoa Antich.

Caracas, 10 de diciembre de 2017.

Señor general

Vicente Narváez Churión

Miami, USA.

 Mi general:

          No recibí la nota que usted me envió criticando el contenido de mi artículo: “Resucitemos la unidad”. La leí en un mensaje que hizo circular la acuciosa May De La Vega. Su planteamiento tiene una base de sustentación indiscutible. Algo que ha muerto no puede revivirse. Coincidimos totalmente. El problema es el daño que esa división le ha causado a la oposición democrática. Es verdad, que los desaciertos que ha tenido el liderazgo opositor nos ha conducido a la actual situación. Su responsabilidad es indiscutible, pero el momento en que ha ocurrido ese hecho es de tal gravedad que puede ser la causa para que el totalitarismo comunista que nos gobierna logre consolidar, de tal manera, el poder que podamos estar repitiendo la tragedia cubana y nicaragüense.

          Recuerde, mi general, que la oposición democrática alcanzó un extraordinario triunfo en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015. Ese triunfo se logró en base a la unidad de todos los partidos opositores. Lamentablemente, parece ser que ese sentimiento no era suficientemente fuerte para lograr establecer una estrategia que nos garantizara la consolidación del objetivo: derrotar al madurismo. De allí surgieron los errores que nos han conducido a la actual tragedia. Hoy es 10 de diciembre, día de las elecciones municipales. No han dado los resultados. Yo fui de los pocos venezolanos que votó, aunque mi voto terminó siendo nulo por trampas en las máquinas, pero estoy convencido que puede ocurrir  una terrible derrota. 

          Es verdad, que ante esta realidad puede estar planteada la necesidad de un nuevo liderazgo. La pregunta que tenemos que respondernos es si en el corto tiempo de un año es posible cambiar totalmente de liderazgo para lograr que obtenga el reconocimiento nacional  y que además nuestro candidato logre ganar las elecciones. Ese es mi temor. Creo que tiene mucha mayor lógica  que el mismo liderazgo existente rectifique totalmente su forma de actuar, aceptando, entre otros puntos, su ampliación, para evitar que el régimen permanezca en el poder. También tenemos que darnos cuenta que no sólo son los errores del liderazgo opositor la causa de la derrota que hemos sufrido, sino entender que enfrentamos un régimen, sin ningún tipo de límite moral, capaz de todas las arbitrariedades en el uso y abuso del poder. 

          Otro aspecto que debemos empezar a revisar es el camino establecido por el liderazgo opositor que se resume en la conocida frase: “democrático, constitucional y electoral”. Ante las arbitrariedades del régimen madurista, es posible que los venezolanos nos encontremos ante un reto diferente: utilizar otras formas de lucha para enfrentar el régimen totalitario que nos gobierna. Esa decisión la tendrá que tomar nuestro pueblo en base a la forma en que se desarrolle la elección presidencial de diciembre de 2018. Si Nicolás Maduro, Vladimir Padrino y la camarilla que nos gobierna no entienden que nuestro pueblo exige unas elecciones totalmente transparentes, Venezuela puede encontrarse al borde de la violencia. De ocurrir esa tragedia, su responsabilidad histórica sería inmensa. Ojala, mi general, nuestros compañeros de armas lo entiendan y encuentren alguna forma de resolver la actual crisis nacional. Cordialmente, Fernando Ochoa Antich.

OBSERVACIÓN formulada por el Ciudadano G/D (Ej.) Vicente Narváez Churión

VENEZUELA: Resucitemos la unidad. Por: Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich

Estimado Ochoa,

Hace algunos días recibí este correo que me hizo llegar el Coronel (AV) Sammy Landaeta Millán, pero es ahora cuando me permito hacerle la siguiente observación:

Cristo sanó y sana muchos enfermos de cuerpo y alma, resucitó a varios seres, entre ellos a Lázaro CUANDO ya llevada tres días muerto. Lo resucitó porque estaba muerto, después de haber existido como ser humano, después de haber vivido. Es decir, se resucita aquello o aquél que muere después de haber tenido vida o de haber existido.

“La unidad a la cual usted se refiere NO PUEDE SER RESUCITADA porque sencillamente JAMÁS HA EXISTIDO”.

O, ¿ acaso cree usted que ha sido unidad las negociaciones entre partidos y políticos en la repartición de puestos en listas de candidatos para eventos eleccionarios específicos ?

No, estimado Ochoa, la UNIDAD DEBE CREARSE, debe surgir de la voluntad SERIA, MANIFIESTA, SINCERA Y NO ENGAÑOSA de todos cuantos VERDADERAMENTE QUEREMOS este país nuestro y aspiren representar y defender a ultranza los intereses de todos los venezolanos, para poder optar honestamente llegar al poder…a fin de hacer el bien y enrumbar nuestro país por las sendas del desarrollo que nos permita, algún día, alcanzar niveles de primer mundo. ¿ Cree usted eso sea posible ? Yo sí que lo creo, pero no con los actuales dirigentes, quienes ni siquiera demuestran arrojo y valor suficientes para enfrentar los desaguisados cometidos por los TOTALITARISTAS COMUNISTAS EN EL PODER y no hacen otra cosa que repetir las mismas acciones, hacer las mismas proposiciones, iniciar y no concluir lo que dicen van a hacer, cuando en realidad han sido solo escaramuzas sin sentido para llevar al pueblo a enfrentar situaciones peligrosas, en las cuales la sociedad pone los muertos, los militares pierden su carrera y ellos salen indemnes.

Es necesario cambiar de método, cambiar las formas de acción que no han dado resultados concretos: como dijo alguien: NO SE PUEDE ASPIRAR A CAMBIAR LAS COSAS NI OBTENER RESULTADOS DISTINTOS, HACIENDO SIEMPRE LO MISMO.

Gracias por su atención, y no continuemos haciendo nada ni lo mismo para defenestrar este TOTALITARISMO COMUNISTA OPRESOR, que ya nos tiene en la miseria…tan solo le queda tirarnos al abismo, que suponemos no tiene fondo. Venezolanamente,

VICENTE NARVÁEZ CHURIÓN

VICENTE@MINENA58.COM

04DICIEMBRE2017,  a las 10:17 am.

REMISIÓN:

May De La Vega delavega_may@yahoo.com

 

ARTICULO REFERIDO A LAS CARTAS ANTERIORES.  

Resucitemos la unidad. Por: Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich

Publicado el 13 de noviembre de 2017por Sammy Landaeta Millán

Resucitemos la unidad

Fernando Ochoa Antich.

Provocar la abstención ha sido y es la estrategia de Nicolás Maduro y la corrupta camarilla que lo acompaña. Su aplicación les ha dado importantes beneficios. Fue, sin duda, la causa fundamental de la derrota de la oposición democrática en las elecciones para gobernadores. La provocó irrespetando, de manera inescrupulosa, los derechos ciudadanos. También es necesario señalar que los mismos resultados se presentan, después de la denuncia de Andrés Velásquez en el estado Bolívar, como fraudulentos. Es verdad que hubo otras causas para esa abstención, una de ellas la decepción que produjo, en algunos sectores, no haber logrado una solución de la crisis después de las recientes acciones de calle. Sin embargo, es innegable que el sacrificio heroico de tantos jóvenes fue el factor primordial para desenmascarar la dictadura y lograr el apoyo decidido que le ha dado la comunidad internacional a la oposición democrática venezolana. Además, la experiencia de lo ocurrido en la escogencia de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente le ha mostrado a Nicolás Maduro, claramente, que eventos electorales no competitivos y sin algunas condiciones democráticas no generan legitimidad suficiente. Al madurismo le interesa que existan contendores, pero siempre mediatizados por el abuso de poder. Sin embargo, la experiencia de la derrota electoral en las elecciones parlamentarias lo ha hecho aún más temeroso, extremando sus arbitrariedades para evitar un riesgo similar.

La división de la MUD ha sido realmente una tragedia. No porque ella haya ocurrido en sí misma, sino por el inconveniente momento en que surgió. Es verdad que las diferencias estratégicas y tácticas existentes, en el seno de la dirigencia, eran muy significativas para poder realmente constituir una dirección política que estuviera en capacidad de conducir a la oposición democrática en su difícil y exigente enfrentamiento con el totalitarismo gobernante, pero no era causa suficiente para provocar la división teniendo tan cerca las elecciones municipales del 10 de diciembre y la casi certeza de que las elecciones presidenciales se efectuarán en los primeros meses del próximo año. Sin lugar a dudas, la Mesa de la Unidad Democrática había alcanzado un importante éxito al lograr una verdadera unidad para escoger sus candidatos a gobernadores sin mayores dificultades utilizando el método de las primarias. Es innegable, que el resultado electoral fue sumamente traumático, pero eso obligaba, aún con mayor razón, a preservar a toda costa la unidad interna de la oposición para evitar nuevas derrotas y analizar con detalle los errores cometidos y los abusos de poder del madurismo para poder encontrarle una respuesta conveniente. La causa fundamental de la división fue la decisión de Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular, Causa Radical y Alianza Bravo Pueblo de no participar en las elecciones municipales, dejando además en claro que no irían a unos nuevos comicios mientras no se modificaran las actuales condiciones electorales.

¿Se discutió a profundidad tan delicada decisión con todos los miembros de la Mesa de la Unidad Democrática y se valoró con realismo el sentimiento nacional? Tengo algunas dudas. Me ha sorprendido el rechazo de varios partidos a esa decisión y la inmediata posición de amplios sectores sociales exigiendo asistir a las elecciones municipales para no perder espacios políticos obtenidos por la oposición democrática después de largas y muy difíciles luchas. Tampoco creo que se consideró con suficiente criterio el hecho del tipo de elección que se iba a realizar. Una elección municipal toca el sentimiento de los vecinos de una manera muy delicada. No es fácil aceptar una decisión de ese orden sin que se haya discutido con los propios vecinos las razones por las cuales deben abstenerse, conociendo de antemano que su municipio va a ser controlado por un miembro del PSUV, quien va a imponer su visión ideológica en actividades tan delicadas como la educación de sus hijos. Hay otro aspecto que tiene confundida a la opinión pública: la oposición no asistirá a las elecciones municipales por considerar que las condiciones electorales no son suficientemente equitativas, pero si considera asistir a la contienda presidencial si se logra cambiar dichas condiciones. En caso de no lograrse, ¿piensan los partidos democráticos permitir que Venezuela continúe bajo el actual régimen por no lanzar un candidato presidencial?

Las consecuencias de la división de la MUD son de tal gravedad que sería irresponsable no señalarlas con claridad y firmeza. La primera ha sido la proliferación de candidatos. En todos los municipios, en los cuales históricamente la oposición ha derrotado con cierta facilidad al chavismo, ha surgido un número tal de candidatos que lo más seguro, de no resolverse tan absurda situación, es que los triunfadores sean los candidatos del PSUV. Esta proliferación de candidatos conducirá a una derrota aún mayor que la ocurrida en las elecciones de gobernadores. Sus consecuencias están a la vista: producirá tal desmoralización en los sectores democráticos que, muy probablemente, la oposición será derrotada en las próximas elecciones presidenciales. Si los grandes partidos decidieran no lanzar candidatos siempre hay la posibilidad que algunos de los pequeños, como está ocurriendo en las elecciones municipales, respalden a alguna personalidad nacional con cierta imagen, pero con ninguna posibilidad de éxito. Después vendrán nuevas elecciones para aprobar una constitución de corte socialista presentada por la Asamblea Nacional Constituyente Comunal. En consecuencia, es necesario que toda la dirigencia nacional responsablemente reflexione sobre la posibilidad cierta de estos dolorosos hechos y tome las medidas necesarias para evitar esa tragedia nacional. No es posible que se permita pasiva e irresponsablemente comprometer el destino del país y el de nuestras futuras generaciones. Resucitar de nuevo la unidad es imprescindible.

Caracas, 12 de noviembre de 2017.

fochoaantich.

  1. Resucitemos la unidad.docx