CARTA A VLADIMIR PADRINO LÓPEZ. Por: Gustavo Coronel

​Invasores cubanos en Venezuela

Martes, 15 de agosto de 2017

CARTA A VLADIMIR PADRINO LÓPEZ. Por Gustavo Coronel.

Leo un Comunicado firmado por usted como “General en Jefe” de la llamada Fuerza Armada Nacional Bolivariana y paso a comentarlo:

1. Leerlo me produce rabia y tristeza. Rabia por leer un documento tan cínico y cursi. Tristeza por constatar que usted utiliza la Fuerza Armada como un instrumento político, violando de manera grosera la Constitución del país.

2. Dice usted que lo dicho por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, representa una grave amenaza sobre la nación. Yo le digo que es una seria amenaza para ustedes, quienes mantienen al país en rehén, no para la nación. Al manifestar usted su “preocupación”, olvida la entrega indigna de soberanía nacional que el narco-régimen ha propiciado por años, al no solo permitir sino promover el tutelaje que el castrismo cubano ejerce sobre Venezuela. Esta humillante sumisión no es amenaza sino realidad. La magnitud de la entrega que gente como usted ha hecho de nuestra soberanía, de nuestro dinero y de nuestra dignidad como pueblo, no tiene parangón en la historia de nuestro país. Por largos años Venezuela ha sido invadida por el castrismo cubano y gente como usted le ha abierto las puertas de manera aborrecible. No menos de $40.000 millones de dinero venezolano han ido a parar a los bolsillos del castrismo mientras nuestro pueblo sufre de toda clase de privaciones debido a la incompetencia y corrupción del régimen que usted defiende, violando su juramento militar

3. Menciona usted algunas acciones del gobierno de los Estados Unidos, entre ellas la tomada por el Presidente B. Obama de definir a Venezuela como una amenaza para la seguridad de ese país. En ese momento los venezolanos entendimos que esta declaración no se refería a una amenaza militar, como ustedes si se empeñan en entender. ¿Qué amenaza podría representar el ejército venezolano, en la situación de adiestramiento y de moral en la cual ustedes la mantienen, para una potencia militar que usted mismo califica como la mayor del mundo? La amenaza mencionada por Obama, confirmada por la realidad actual, tiene que ver con la condición de narco-estado y de estado forajido en la cual ustedes han colocado al gobierno de nuestro país. Esta condición de narco-estado y de estado forajido es real, evidente ante los ojos del mundo, y representa una amenaza para la estabilidad política y social de toda la región americana. Venezuela no es solamente una tragedia nacional sino una tragedia regional y la miseria y la represión que ustedes han desatado sobre los venezolanos ha generado una masiva emigración que afecta ya a todos los países de la región, en especial a los países vecinos.

4. La amenaza que un narco-estado presenta a la región se hace más evidente por cuanto el tráfico de drogas no es una actividad en manos de criminales enemigos del gobierno sino una actividad fuertemente imbricada en la estructura gubernamental. Ello no es un secreto ni soy yo quien lo anuncia. La evidencia sobre esta estrecha asociación del tráfico de drogas con gente del gobierno, a los más altos niveles, es abrumadora y usted lo sabe y lo tolera. De manera que la energía que usted utiliza en indignarse en contra de los Estados Unidos debería, más bien, dedicarse a luchar en contra de estas lacras enraizadas en el gobierno que usted apuntala

5. Habla usted de la “ilegales y alevosas acciones” emprendidas por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, en su llamado a aplicar al régimen venezolano la Carta Democrática Interamericana de “manera fraudulenta y absurda”. Le digo que su acusación en contra del Secretario Almagro no tiene respaldo entre la Venezuela decente, en el seno de la cual Almagro es un héroe, en la misma medida que ustedes son villanos. Muestra usted un gran descaro al decir que los informes de Almagro son “absurdos y fraudulentos”. Al contrario, son detallados y precisos y responden a la trágica realidad venezolana que todos vemos y que millones sufren. Encuentro increíble su negación de las lacras del régimen ante la abrumadora evidencia y solo puedo explicarla como producto de un cinismo que ya ha borrado de usted todo rastro de honestidad intelectual.

6. Habla usted de una confabulación de gobiernos “de derecha” bajo el patrocinio de los Estados Unidos para aislar al gobierno venezolano. Deje usted ya de hablar de derechas e izquierdas, términos que no significan nada en el contexto de la tragedia venezolana. ¿Quién podría definir al narco-régimen que usted integra como un gobierno de izquierda? En la región existen gobiernos democráticos y gobiernos como el venezolano, el cubano y uno que otro, que no lo son. El narco-régimen venezolano carece de ideología política, está basado en la acción de una pandilla donde prevalecen la corrupción y el totalitarismo y se acerca mucho más al fascismo que a cualquier otro “ismo”. Su sustento no es ideológico sino patológico, exhibiendo un gigantesco complejo de inferioridad frente a los países civilizados, como lo demuestran los discursos del difunto, de su actual remplazo y de sus acólitos.

7. Las sanciones individuales aplicadas por el gobierno de los Estados Unidos a funcionarios corruptos del régimen venezolano representan, hasta ahora, una de las pocas acciones efectivas tomadas por los gobiernos de la región en contra del narco-régimen. Se imponen con urgencia medidas diplomáticas y económicas de toda la región, a fin de debilitar aún más este funesto régimen que usted representa. La llamada Asamblea Constituyente, que usted defiende con entusiasmo, es una vulgar asociación de compinches, no representa al pueblo venezolano y sus decisiones carecen por completo de legalidad y deben ser desobedecidas por todos los venezolanos dignos. Defender ese mamotreto, producto de un fraude a la vista del mundo, lo hace a usted cómplice de uno de los peores crímenes que el régimen ha llevado a cabo en estos 18 años de violaciones y abusos de poder.

8. Habla usted de un “subterfugio de la defensa de los derechos humanos y la libertad” por parte de quienes se oponen al desastre venezolano. Me parece predecible que usted defina la defensa de los derechos humanos como subterfugio, ya que usted es la cabeza visible de un ejército cuyos componentes se han caracterizado por violar esos derechos

9. Acusa usted a los gobiernos que se le oponen de pretender apoderarse de nuestros recursos naturales. De nuevo es usted un cínico. Durante los 18 años del régimen que usted defiende hay dos países, Rusia y China, que se han ido apoderando de nuestros recursos naturales, por la vía de prestar dinero al régimen, dinero utilizado indebidamente, lo cual exige cada vez mayor endeudamiento. Estos dos países han encontrado la manera de ir comprando al régimen como compraba Mr. Danger a Lorenzo Barquero, dándole alcohol (dinero en su caso) para que perdiese toda voluntad y apego a la soberanía. El dinero Ruso y Chino ha hipotecado la Faja del Orinoco y a Citgo a estos países, como es perfectamente documentable. Ustedes guardan silencio porque han encontrado una manera de participar en el desastre, a través de la llamada empresa militar CAMIMPEG, la cual carece por completo de tradición y experiencia petrolera.

10. Dice usted: “no es la primera vez que enfrentamos a un poderoso imperio” y cita al difunto. Este párrafo suyo merece ser citado textualmente porque ilustra su grado de acomplejamiento patriotero. Dice usted:

“¡NO ES LA PRIMERA VEZ QUE ENFRENTAMOS A UN PODEROSO IMPERIO! EL COMANDANTE SUPREMO HUGO CHÁVEZ FRÍAS, NOS LO ADVIRTIÓ EN MUCHAS OCASIONES Y NOS EXIGIÓ PREPARARNOS PARA ELLO. DESDE EL MISMO MOMENTO EN QUE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA INICIÓ LA RECONQUISTA DEL INVALUABLE BIEN LA INDEPENDENCIA, LOS GRANDES GRUPOS DE PODER ACTIVARON SUS PERVERSOS MECANISMOS DE DOMINACIÓN, PARA ACABAR CON ESTE HERMOSO PROCESO QUE SE FUNDAMENTA EN LA JUSTICIA SOCIAL, LA IGUALDAD Y EL HUMANISMO, Y QUE POR TAL RAZÓN HA TENIDO QUE LIBRAR UNA FÉRREA LUCHA CONTRA EL SISTEMA CAPITALISTA MUNDIAL”, etc. etc. etc.

Denos usted un solo ejemplo de haber enfrentado antes a un poderoso imperio. Por qué si piensa usted en la guerra de la independencia en contra del imperio español, lo que existe hoy como ejército no existía. Lo que existía era el pueblo con un liderazgo de clase media, el cual luchó en contra de aquél imperio como lucha hoy en contra de su narco-régimen. Usted dice, con caradurismo, que el régimen chavista es un hermoso proceso fundamentado en la justicia social, la igualdad y el humanismo, blá, blá, blá… Perdone señor. Si nuestra situación no fuese tan trágica esto que usted dice provocaría sonoras carcajadas. ¿Justicia social? ¿Igualdad? ¿Humanismo? Vea a su alrededor, señor, y trate de buscarlos entre su gente. ¿Escarrá? ¿Darío Vivas? ¿Benavides Torres? ¿Ameliach? ¿Iris Varela? ¿Lucena? Esos conceptos que usted menciona son totalmente desconocidos en el seno de la pandilla.

11.Su documento-proclama contiene párrafos inspirados en la escuela de Delpino y Lamas y en las grandilocuentes proclamas de los caudillos decimonónicos. Por ejemplo: “EN ESTOS ACIAGOS MOMENTOS CUANDO SE CIERNE SOBRE LA NACIÓN LA SOMBRA TENEBROSA DE LA GARRA IMPERIALISTA, LA FUERZA ARMADA NACIONAL BOLIVARIANA REITERA SU VOCACIÓN PACIFISTA; PERO REAFIRMA EL SAGRADO JURAMENTO DE DEFENDER LA PATRIA Y SUS INSTITUCIONES HASTA PERDER LA VIDA SI FUESE NECESARIO. PERO NO MORIREMOS, VIVIREMOS PARA VENCER. NINGUNA POTENCIA O IMPERIO FORÁNEO NOS ARREBATARÁ EL DERECHO A SER LIBRES, SOBERANOS E INDEPENDIENTES. EN ESTA BATALLA NOS ILUMINA EL FUEGO INMORTAL DE NUESTROS LIBERTADORES, DE BOLÍVAR, DE ZAMORA Y DE CHÁVEZ, CUYO EJEMPLO DE LUCHA Y DIGNIDAD ES EL ESTANDARTE QUE SEÑALA LA RUTA HACIA LA GRAN VICTORIA”. Señor, todos tenemos derecho a ser cursis pero nadie tiene derecho a abusar.

Finalmente, usted invita a todos los venezolanos y extranjeros que aman a Venezuela a enfrentar estas amenazas. Rechazo esta invitación porque estoy muy ocupado enfrentando, no las amenazas que pueden o no concretarse, sino las trágicas realidades que ya existen: el narco-estado, el gobierno forajido, la quiebra financiera del país, el colapso de PDVSA, la invasión cubana a Venezuela, el fracaso de las instituciones, incluyendo la suya, los fraudes prostituyentes, la corrupción de civiles y militares quienes han saqueado nuestra patria, la vergüenza que siento de ver a Venezuela en mano de gente como usted. Solo gente que ha perdido la brújula del verdadero patriotismo puede ser capaz de exclamar al final de su proclama patriotera:

¡CHÁVEZ VIVE… ¡LA PATRIA SIGUE! ¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA!

Si esto fuera dicho por el jefe de la Fuerza Armada en un país libre, democrático y de leyes eso sería una traición, señor. En Venezuela es la traición que ha conducido al desastre,

Gustavo Coronel

FUENTE: Las Armas de Coronel

Anuncios
Publicado en GUSTAVO CORONEL | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

¡No pongamos la torta! Por: Eddie A. Ramírez S.

¡No pongamos la torta!

Eddie A. Ramírez S.

Hay motivos para estar molestos, pero no pongamos la torta ahora que esta dictadura totalitaria solo cuenta con una pequeña minoría de seguidores y tiene en contra a todos los países democráticos. Abundan los argumentos para no acudir a votar y también para votar. Por ello no es válido descalificar a quienes se inclinan por alguna de las dos opciones. Para decidir es necesario evaluar qué ganamos y qué perdemos.

Argumentos para no votar: 1- Si votamos y ganamos la mayoría de las gobernaciones es seguro que el régimen les quitará atribuciones y las estrangulará no aportandoles los recursos que les corresponden. Es decir, harán lo mismo que le aplicaron a la Alcaldía Mayor y a las gobernaciones de Miranda, Lara y Amazonas. Incluso el atropello puede ir más lejos y sus acólito de la inconstitucional y fraudulenta asamblea constituyente pueden eliminar las gobernaciones.2- Las rectoras tracaleras del CNE ya se pusieron en evidencia ante el mundo, por lo que no dudarían en cometer otro fraude para que los rojiarcas ganen las gobernaciones más importantes. 3- Si acudimos a votar estaríamos reconociendo la legitimidad del CNE y enfriaríamos las protestas de calle. 4- Con votos no sale una dictadura.

Argumentos para votar:1- Contar con gobernaciones en manos de los demócratas debilita al régimen y fortalece la lucha en contra del totalitarismo. 2- Aunque se justifica derrocar al régimen por intervención militar, esa opción no está en nuestras manos. Solo contamos con las valientes protestas de los jóvenes que lanzan piedras y queman alguna tanqueta, así como la presencia de ciudadanos de todas las edades en las calles. A cambio quienes protestan reciben balas y cárcel. Los generales Padrino, Reverol, Sergio Rivero, Zavarce y otros están tan embarrados que no les importa seguir ordenando los atropellos y ser alcahuetas de los paramilitares rojos. Las protestas de calle son necesarias pero no son suficientes para salir del régimen y no es fácil mantenerlas indefinidamente.

Conclusiones:

1- Los argumentos a favor y en contra de votar en las regionales tienen sustento. A los políticos les corresponde evaluar qué ganamos y qué perdemos. Para ello deben tomar en cuenta el interés nacional, el rechazo al régimen y la necesidad de salir del mismo lo antes posible para frenar el deterioro del país. La decisión debe ser de la MUD. Ramos Allup se adelantó, quizá para precipitar una decisión favorable a votar.

2- Si no votamos perdemos la oportunidad de ganar algo. Si votamos y nos quitan el triunfo o le quitan competencias a las gobernaciones no perdemos nada que ya no hayamos perdido. Quienes pueden ser afectados son los candidatos electos, los cuales pueden ir a la cárcel por cualquier excusa. No es cierto que las tracaleras del CNE se pueden salir siempre con las suyas. Está demostrado que cuando se es mayoría abrumadora y se cuenta con testigos
eficientes, no pueden hacer trampas. Las parlamentarias las ganamos por esfuerzo propio y no porque la Fuerza Armada nos apoyó. Sin embargo, hay que estar conscientes de que en una próxima elección las tramposas rectoras estarán todavía más dispuestas a seguir enlodándose.

3- Los países democráticos seguramente entienden que votar es nuestro punto fuerte. El que sea con un CNE tracalero no significa que se reconozca su legitimidad., al igual que cuando nos vemos obligados a pagar un rescate no significa que avalamos la acción de los delincuentes. En el 2005 nos abstuvimos pensando en deslegitimar al CNE y porque la dirigencia estaba convencida de que no podíamos obtener sino una docena de diputados. Hoy somos abrumadora mayoría y muchos estamos consciente de que nada logramos con la abstención. Criticar a los dirigentes que no han apoyado la creación de un gobierno paralelo, es no entender que eso sería rechazado por los gobiernos que hoy nos apoyan. Nuestra fortaleza es aferrarnos a la Constitución. Un gobierno de transición es posible y deseable, pero solo es viable por acuerdo entre las partes. Sería positivo que la MUD proponga un candidato de consenso como abanderado de esta lucha.

4- La espuria constituyente le dará más poder al régimen, terminará de anular a la Asamblea Nacional e intentará que no haya elección presidencial, por eso decidieron que estará activa durante dos años. Solo con las protestas de calle no cae ninguna dictadura, a menos que las mismas sean masivas y no pacíficas y que la fuerza armada decida no reprimirlas. La lucha por la democracia puede prolongarse, aunque no es descartable un hecho inédito. Requerimos votar, seguir con las protestas y tender puentes con quienes hasta hace poco han apoyado al régimen. No pongamos la torta ahora que la civilización se está imponiendo sobre la barbarie.

Como (había) en botica: Nuestra solidaridad con los Magistrados del TSJ electos por la Asamblea Nacional, entre ellos la doctora Elenis Rodríguez, con los alcaldes Gustavo Marcano y Alfredo Ramos, y con la Fiscal General. La luchadora Rocio San Miguel se precipitó al twittear que lo de la Brigada 41 era un falso positivo, pero ello no es motivo para descalificarla ¡No más prisioneros políticos, ni exiliado!

eddiearamirez@hotmail.com

8/8/17 Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital

Publicado en EDIEE RAMIREZ | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

EL FIN DE UN CICLO. Por: Robert Gilles Redondo


EL FIN DE UN CICLO

El 17 de diciembre de 1830 se cerró por así decirlo nuestro segundo ciclo histórico, el de mayor trascendencia e importancia. Se cerró con la muerte de nuestro Libertador, Simón Bolívar. Ya en 1810 una gigantesca presión que se alimentó por la invasión napoleónica a España y el empeño de la oligarquía de conservar sus derechos y privilegios, puso fin al bienaventurado ciclo colonial que aun estando terminado fue la base sobre la cual avanzó nuestro país hacia su propio proyecto. El 5 de julio de 1811 no nos divorció de la colonia, apenas la transformó para que de ella misma surgiera la nueva tierra de gracia. Y así fue.

En nuestra carta fundacional se realizó lo más atrevido, lo más significativo. Nos declaramos libres aun estando totalmente solos; éramos un territorio en orfandad política y con una apabullante soledad histórica, no había respaldo de ningún tipo. No había ejércitos que defendieran aquella declaración, apenas se convalidaban a sí mismos la oligarquía y los criollos, que armados con lo que poco que tenían orquestaban todo tipo de escaramuzas para evitar que los caprichos de Napoleón acabaran con los privilegios que ultramar les había concedido la destronada Corona Española. En esos oligarcas y criollos alguna vez se realizó la relación dominante – dominado. En efecto, el período colonial venezolano fue el único período en el que se distinguieron las clases sociales y se imponía una clara estratificación social. Así el 19 de abril de 1810 no fue una revolución como la francesa: fue apenas el alzamiento de la oligarquía respaldada por los criollos para conservar los derechos que España les había dado desde la conquista. La guerra de independencia nos emparejó.

A la muerte de Bolívar estaba configurada ya la necesidad de disolver esa utopía que fue la Gran Colombia y cuya naturaleza jurídica ¿desvió? ¿confirmó? ¿sedujo? al Libertador a un proyecto quizá totalitario que restaba el sentido de la gesta que llevó a su fulgurante espada por cinco países, durante veinte años. Páez, el indomable guerrero, y Santander, el ilustre hombre de leyes, sabían de la imposibilidad de establecer en la recién liberada tierra un proyecto más totalitario del que ya había impuesto la guerra. Sabían la necesidad de “democratizar” y la urgencia de que cada quien caminara solo. Y sacrificaron la comodidad de la gloria enfrentando la desviación totalitaria que los problemas naturales de las incipientes repúblicas podía despertar.

Pero aquí vengo a recordar, en modo de serena meditación, que tras aquellos veinte años de la guerra entre los profesionales Ejércitos imperiales de España y los macheteros pata en el suelo de Venezuela, nuestro país quedaba totalmente devastado. La mitad de nuestra población muerta, la imberbe producción interna arruinada, el erario público reducido a una penosa gran deuda y, por si fuera poco, unas hambrientas tropas que se repartían a modo de premio el miserable botín de lo que quedaba. Esto apenas para no entrar en detalles técnicos que comprueben tal devastación que se sostuvo durante el resto del siglo XIX y hasta bien entrado el siglo XX cuando apareció el petróleo, cerrándose otro tercer ciclo y abriéndose un cuarto período del cual no hemos conseguido salir.

Hoy por hoy las indescriptibles y heroicas escenas de resistencia y lucha de nuestro pueblo le vaticinan a las tropas del cancerbero Vladimir Padrino López una merecida derrota. La mejor de todas las victorias es saber que seremos libres pese a estos dieciocho años de tragedias. No podrán arrebatarnos esta certidumbre porque siempre ha sido así y esta vez no será la excepción. Las humillaciones de este tiempo serán recompensadas con el abrumador desarrollo que inundará nuestro país, Venezuela es uno de los pocos países tiene cómo presumir que después de la tormenta siempre vendrá la calma. Tal presunción es gracias al valioso capital humano que posee y que tiene la capacidad de utilizar al máximo todos los ingentes recursos materiales y económicos que tenemos para salir adelante. Esta gran lección histórica, tan amarga y humillante, nos convencerá de superar las taras que la desviación de la democracia nos impuso en el pasado y que el narcochavismo acentuó al punto de desmantelar todas las instituciones y conducir a nuestro país a la peor de todas sus crisis.

Quienes han subestimado en estos 60 días de lucha la determinación de cada hombre y cada mujer que diariamente reclama su libertad, ya sea vistiendo el uniforme militar, ya sea militando ideológicamente o por oscuros intereses con el chavismo, han subestimado la vocación histórica de Venezuela. En un ciclo interminable, una y otra vez, siempre saldremos adelante y derrotaremos a los indeseables que osan secuestrar nuestro porvenir.

Mañana el puño de acero de la justicia hablará. No debemos tener limitaciones en decirlo, sólo la justicia nos dará la paz social que necesitamos para reconciliarnos como país. La justicia muy pronto se realizará como un gran huracán, devastando lo indeseable y salvándonos de que nosotros mismos nos quedemos atrapados en el infierno.

Así, la paciencia es el único don que puede aliviar el pesado fardo que tenemos en nuestros hombros. Nuestros muertos, nuestros heridos, nuestros presos, tendrán la libertad de su patria gracias a la constancia y el heroísmo de quienes a su manera están luchando aquí y ahora.

Robert Gilles Redondo

Publicado en Venezuela | Etiquetado , , , | Deja un comentario

“Militares y el fantasma de Zamora” @pabloaure ¡Hasta cuándo!

¡Hasta cuándo!

Militares y el fantasma de Zamora

@pabloaure

De seguir las cosas por el camino que van, pareciera que en algún momento el fantasma de Ezequiel Zamora ciertamente recorrerá tierras venezolanas. Me refiero al surgimiento de algunos movimientos secesionistas que traten de impulsar la independencia de determinadas regiones. Ya hemos visto algunas aproximaciones sobre lo que digo. Los gochos ya lo han insinuado. Los barinenses también hicieron algo similar.

Esperemos no llegar a esos episodios, pues serían escenarios para más derramamiento de sangre.

Así de crudo, como lo leen, pueden ponerse las cosas en el país. Hasta ahora no hay guerra. Lo que hemos visto es una matazón a mansalva por parte de militares y colectivos que acribillan a ciudadanos, a lo sumo armados con escudos de latón, una máscara para protegerse de los gases lacrimógenos y una piedra manifestando su descontento. Eso sí, lo que también hemos notado en esos venezolanos es gran valentía y dignidad, que a sabiendas de que tienen en frente a un ejército de milicianos y militares, insisten en batallar por la libertad.

¿Legítima defensa?

No hace falta ser un gran visionario para imaginarse lo que puede ocurrir más adelante. Por los momentos no hay guerra en Venezuela, aunque tengamos más muertes que las que se producen en aquellos países donde existen guerras declaradas. Es una perogrullada suponer que los que hoy solo se defienden, buscarán otros métodos que les garanticen mayor eficacia en su accionar. Reflexionarán sobre principios elementales de supervivencia, que desde hace muchísimos años están tipificados en las leyes penales. Por ejemplo, la legitima defensa. En Venezuela la fuerza pública que reprime las manifestaciones lo hace agrediendo ilegítimamente a los manifestantes quienes ejercen un derecho contemplado en el artículo 68 constitucional. Ello no constituye ninguna provocación que justifique la represión del agresor (GN, colectivos u otro órgano represor). Siendo así, pudieran encontrar los ciudadanos descontentos con el régimen algún medio que pueda impedir o repeler las salvajes y brutales represiones protagonizadas por efectivos militares. Esto que acabo de narrar recoge grosso modo los supuestos del derecho que tenemos todos de defendernos ante una agresión ilegitima.

Esto no es una apología del delito. Es el resultado de lecturas de lo que ha ocurrido en otras partes. Pero también del conocimiento que hemos adquirido en el campo del Derecho. Desde luego me preocupa que en ese supuesto -ojalá negado- se ocasionaría una escalada de enfrentamientos entre manifestantes, hasta ahora desarmados, pero que en algún momento pudiera transformarse esa realidad.

Insisto con los militares

Siempre invoco la sensatez que tiene que haber en un grueso número de efectivos de la Fuerza Armada Nacional. Deben leer la historia. Tienen que revisar lo que establecen las leyes internacionales que castigan a los opresores, a esos que asesinan y/o encarcelan abusando del poder. El Estatuto de Roma debe ser su libro de cabecera. Léanlo, revisen cuáles hechos constituyen delitos de lesa humanidad y observen también que ese instrumento, que es derecho positivo en nuestro país, contempla la imprescriptibilidad de esos delitos. Lo que quiere decir que aunque pase el tiempo y estén llenos de canas y arrugas, podrán ser perseguidos y condenados por la Corte Penal Internacional. Eso es en cuanto a los delitos que hoy cometen y que quizá algunos puedan pensar que están a buen resguardo por la complicidad que existe en los Tribunales venezolanos. Supongamos que eso pudiera ser así. Que hoy se sientan guapos y apoyados porque están amparados por los jueces del horror. En ese particular, me permito decirles que eso no será por siempre, porque, tengan la seguridad, Venezuela cambiará. Ahora bien, mientras exista este régimen, la condena que sufrirán será la del confinamiento en Venezuela (no podrán salir del país porque les pondrán los ganchos) y quién sabe si en algún momento a alguna potencia se le ocurra extraditarlos manus militari, por “órdenes superiores”. Noriega, el de Panamá, puede contarles mejor la historia que él ha vivido, lo guapo que fue, y cómo terminó.

Señores militares, permítanme que sea tan mordaz con ustedes, pero así les incomode a muchos lectores, y por supuesto a determinado sector de la institución castrense, tengo que advertirles que la FAN nos pertenecen a todos los venezolanos. Por esa razón me siento en el deber y con el derecho de exigirles que cumplan con la Constitución Artículo 328. “La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política,… en el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna…”

Integrantes de la Fuerza Armada Nacional están a tiempo de recapacitar. Sé que ya muchos lo están haciendo, pero no encuentran qué hacer. Se sentirán traidores, si no obedecen. En ningún momento les pediría que dieran un golpe de Estado. Eso sí sería delito. Vean y mediten sobre lo que están haciendo. Quizá sin saberlo están siendo coautores por la comisión de ese grave delito. Porque están coadyuvando a mantener esta ruptura del hilo constitucional. Los invito a leer cuál es el significado de golpe de Estado para que lo entiendan.

Finalmente me despido recomendándoles también que lean la historia sobre la suerte que han corrido los ejércitos profesionales y los oficiales de carrera en las revoluciones. No tienen prolongada vida de bonanza. Los oficiales de carrera, a la larga, también les son incomodos a los regímenes revolucionarios. Remóntense a la Unión Soviética, a la China de Mao Tse-tung o, sin ir tan lejos, a los militares cubanos. Si prefieren no enfocar tan lejos pueden ver lo que en la actualidad está ocurriendo con los suboficiales que en algunos casos tienen más poder de mando que los oficiales o, también, con los milicianos que inconstitucionalmente se han alistado en la FAN.

Lo que aquí le escribo a los militares lo hago inspirado no en mi condición de opositor a este régimen oprobioso (que lo soy) sino con estricto apego a mis sentimientos patrióticos, y preocupado por lo que puede pasar en el país si nuestra Fuerza Armada Nacional continúa cohonestando, por acción u omisión, los desafueros impuestos en las recetas cubanas y de las bandas delincuenciales como las FARC.

cleardot.gifPablo Aure

Publicado en Pablo Aure | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Militares de ayer y de hoy. Por: Eddie A. Ramírez S.

Militares de ayer y de hoy

Eddie A. Ramírez S.

Entender la mentalidad de los militares que en el pasado intervinieron para apoyar o para intentar derribar a un presidente no es una tarea difícil. Tratar de entender la mentalidad de quienes apoyan a este régimen totalitario es cuesta arriba.

Militares insurgieron en contra de Gómez, de Medina, de la Junta Revolucionaria presidida por Betancourt, apoyaron a Pérez Jiménez y después lo derrocaron, se alzaron en contra de la Junta cívico-militar presidida por Larrazabal, se rebelaron en contra de Betancourt e intentaron derrocar a Carlos Andrés.

Existe una vieja conseja que afirma que los militares toman el poder o al menos lo intentan por simple ambición personal. Esta es una percepción muy simplista que no tiene sustentación. Nadie arriesga su carrera e incluso su vida por simple ambición, cuando tiene asegurado un retiro tranquilo una vez cumplido los años de servicio. La razón de su proceder es que estaban convencidos, fuese o no cierto, de que el gobernante de turno lo estaba haciendo mal. En general, los militares pensaban, erróneamente, que eran los salvadores de la patria “ una reserva moral¨ llamada a enderezar entuertos causados por los políticos.

En este artículo no se pretende analizar, ni juzgar esas intervenciones. Quizá algunas fueron justificadas, pero otras no tuvieron razón de ser. Lo que intentamos destacar es que en el pasado los militares nunca atropellaron al pueblo. Por ejemplo, cuando la Seguridad Nacional y la policía reprimieron violentamente las protestas en contra del dictador Pérez Jiménez, los militares lo obligaron a tomar las de Villadiego. Cuando el general Castro León intentó en dos oportunidades insurgir y percibió que el pueblo lo rechazaba, optó por rendirse para evitar pérdida de vidas. En tiempos de la guerrilla castro-comunista sí ocurrieron algunos episodios de torturas y desaparecidos en los Teatros de Operaciones. El el 2002, los militares le pidieron la renuncia a Chávez por la masacre que propicio, la cual aceptó. Ese mismo año un grupo de oficiales se declaró en rebeldía, sin armas, en la plaza de Altamira, acción que algunos criticaron pero que fue una muestra de espíritu cívico

Es decir que, con todo y sus errores, esos militares del pasado nunca agredieron al pueblo. Los generales Padrino, Reverol, Benavides, González López, Zavarce y otros son responsables de los asesinatos y daño causado por sus subalternos a civiles que protestan desarmados y que a lo sumo lanzan piedras y queman una que otra tanqueta o autobús. Cabe preguntarles qué espíritu perverso los anima a este comportamiento.

¿Será que los guardias nacionales de hoy, o por lo menos muchos de ellos, perciben que el gobierno ha mejorado la calidad de vida de los venezolanos ? ¿Será que sus familias consiguen medicinas, alimentos y repuestos ? ¿Será que han comprobado que cuando un familiar acude a un hospital es atendido con los recursos imprescindibles para mejorar su salud? ¿Será que con el ingreso familiar pueden satisfacer sus necesidades mínimas?

En cuanto a los oficiales, es de suponer que aunque tienen prebendas que no disfrutan sus tropas, también sus familiares son afectados por la escasez de productos y alto costo de la vida. Además, no les puede pasar desapercibido el apoyo del régimen a los delincuentes, la quiebra de las empresas del Estado, la corrupción y, más grave aún, que los grupos paramilitares armados y financiados por el régimen terminarán siendo sus enemigos.

¿Acaso los militares no entienden que los venezolanos no queremos volver a un pasado que tuvo muchos aciertos, pero que cometió errores, y que nunca aceptaremos a este régimen que viola los derechos humanos, que destruyó el aparato productivo nacional, entregó nuestro derecho sobre el Esequibo y que pretende perpetuarse en el poder apoyado con las armas que ustedes recibieron para defender la Constitución y nuestras fronteras?

Tú, teniente comandante de pelotón, tú, capitán comandante de compañía,tú, teniente coronel comandante de batallón, tú coronel, tu general no corrupto, tú soldado y guardia, ¿hasta cuándo vas a disparar, lanzar bombas lacrimógenas al cuerpo, repartir peinillazos y golpear al pueblo, para que un grupo de generales y políticos narcotraficantes, corruptos, ineptos y manchados de sangre inocente sigan disfrutando las mieles del poder? Recuerda que algún día, la historia, tus hijos y los hijos de tus hijos te reclamarán por tus acciones y omisiones. Mírate al espejo y analiza tu conducta. Sigue el ejemplo del teniente Paulo Machado Briceño y sus dos compañeros que se negaron a reprimir para no ser cómplices de la barbarie.

Como (había en botica): El video donde un general explica las acciones de guerra sobre Caracas con participación de 50 francotiradores fue divulgado por el régimen para asustar, pero es una prueba más de que Maduro quiere enlodar al ejército. Aplaudimos la sanción de la Oficina del Tesoro de Estados Unidos a los magistrados de la Sala Constitucional. Repudiamos los actos de saqueo. Excelente la exhortación de la Conferencia Episcopal y el mensaje del rabino Pynchas Brener. ¡ No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 23/05/17 Noticiero Digital y Runrunes

Militares de ayer y de hoy .docx

Publicado en MILITAR | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

PATRIA, SOCIALISMO Y MUERTE, MUERTE, MUERTE. Por: Luis Marín.

PATRIA, SOCIALISMO Y MUERTE, MUERTE, MUERTE

El más de medio centenar de muertos acumulados en la más reciente ola de protestas escenificadas en Venezuela se produce sobre el trasfondo de los más de setenta asesinatos por día, que lleva varios años, y nos acerca a la más alta tasa de homicidios por habitante del planeta, sin excluir países en guerra como Afganistán e incluso Siria.

Esta industria del asesinato a gran escala impone una reflexión política considerando que el 99% quedan impunes, lo que implica responsabilidad del Estado tanto por su acción directa porque la mayoría de ellos son perpetrados por las policías, fuerzas armadas y grupos paramilitares, como por omisión de los organismos que se supone deberían perseguir el crimen.

La respuesta más inmediata es que se trata de una política de terrorismo de Estado, que tiene como finalidad el sometimiento de la población, pero también expulsarla del territorio. La cifra de venezolanos desplazado supera ampliamente los dos millones, que si algunos se han ido buscando perspectivas económicas que les han sido arrebatadas aquí, la mayoría lo hace en primer lugar por razones de seguridad.

Esta explicación es consistente con la teoría y práctica del socialismo porque, por ejemplo, Lenin repudiaba el terrorismo de los anarquistas al que descalificaba como acciones individualistas, aisladas; pero en cambio lo justificaba plenamente como parte de las tareas de un ejército en operaciones.

En verdad esta es la política que siempre han aplicado los ejércitos de ocupación sobre la población nativa desde que existe la conquista territorial, el nacionalsocialismo la usó en la Europa ocupada, así como el ejército rojo, los socialistas serbios en los Balcanes, los comunistas cubanos y sus aliados en África.

La segunda reflexión que se impone es filosófica y ya se planteó con motivo del Holocausto (Shoá): ¿Cómo es posible? La barrera que impide la aniquilación de seres de la misma especie, instintiva en cualquier animal porque atiende a su supervivencia, parece dejar de funcionar y en el caso particular de la especie humana, los escrúpulos de conciencia pierden su eficacia.

Nuestro problema es la falta de conexión de los perpetradores con su acción criminal. Por ejemplo, unos sujetos que están en un bar secuestran a los de la mesa de al lado, los llevan a casa, saquean, ruletean, asesinan y echan los cuerpos en un botadero de basura; luego vuelven y se sientan en la misma mesa como si nada hubiera pasado, convencidos de que nada les ocurrirá y dispuestos a hacerlo de nuevo.

La convicción de los autores materiales es que conservarán el anonimato y nadie podrá conectarlos jamás con sus propios actos. Causa perplejidad lo fácil que resulta matar y como algunos sujetos incluso encuentran cierto placer morboso al hacerlo, dejando a un lado la repugnante cobardía de ocultarse para eludir su responsabilidad.

Pero hay autores intelectuales, pongamos por ejemplo el célebre tweet del mayor Francisco Ameliach, ordenando a las “Unidades de Batalla Bolívar-Chávez, a prepararse para el contra ataque fulminante. Diosdado dará la orden. Gringos y fascistas, respeten”. Pero quien resultó abatida fue la reina de belleza Génesis Carmona, además de una docena de escolares abaleados; más tantos otros asesinados en aquellos acontecimientos de febrero de 2014.

Si alguien preguntara: ¿Y dónde están los gringos y fascistas? Habría que responderle: En ninguna parte, salvo en la cabeza de FA, que esa es la fantasía encubridora que les permite creer que están librando otra Batalla de Carabobo contra un imperio formidable, mientras en el mundo real están atropellando unas amas de casa desesperadas y matando a sus hijos indefensos.

Los autores materiales se equivocan, porque siempre es posible reconstruir la secuencia de los crímenes y nadie tiene la impunidad garantizada, siempre hay testigos, desde ellos mismos hasta sus secuaces que pueden traicionarse mutuamente.

Los autores intelectuales también se equivocan, porque los hechos siempre terminan imponiéndose por encima de las mamparas ideológicas.

Y no hay nada más convincente que montones de cadáveres apilados.

EL ESTADO COMUNAL

“Últimamente las palabras dictadura del proletariado han vuelto a sumir en santo horror al filisteo socialdemócrata. Pues bien, caballeros, ¿queréis saber qué faz presenta esta dictadura? Mirad a la Comuna de París: ¡he ahí la dictadura del proletariado!” Escribía F. Engels el 18 de marzo de 1891, en el vigésimo aniversario de la Comuna.

La llamada Constituyente Comunal convocada recientemente en Venezuela es un experimento en sentido estricto, político, jurídico, social y desde cualquier otro punto de vista, porque no existe ni ha existido nunca ningún “Estado Comunal”, ni siquiera en Cuba o Corea del Norte; su único referente es teórico, lo que Carlos Marx quiso ver en el episodio de la Comuna de 1871 y que describió a su manera pintoresca como una puesta en escena de su concepción clasista de la historia universal.

Desgraciada o felizmente Marx no desarrolló ninguna teoría de la dictadura, de hecho, después de su Guerra Civil en Francia no se ocupó de la política sino que dirigió todos sus esfuerzos a lo que le parecía más importante, su crítica a la economía política puesto que para él la economía determinaba todo lo demás en cada sociedad histórico concreta.

Los que se vieron obligados a abordar esta tarea fueron sus seguidores, como Lenin con El Estado y la Revolución y Stalin con la edificación del socialismo en un solo país, a contrapelo de sus padres fundadores del marxismo clásico que predicaban la extinción del Estado y el socialismo internacional.

Sólo existen dos tipos de Estado: Federal y Centralista, con las diversas combinaciones que puedan hacerse con ellos, sean repúblicas o monarquías, que era la división tradicional hasta que todos se hicieron constitucionales.

El Estado soviético pretendió ser comunal al principio, de allí la consigna leninista “¡Todo el poder para los soviets!” Pero eso duro menos que la vida de Lenin, la consigna de Stalin es “todo el poder para el partido” y es la que prevalece hasta el día de hoy, incluso en Cuba y Corea del Norte, que son los únicos regímenes estalinistas que sobreviven después del derribo del muro de Berlín.

Así que el llamado Estado Comunal es un recurso de prestidigitador a exhibir hacia el exterior para aparentar que aquí se está haciendo una verdadera revolución y concitar el apoyo de los nostálgicos del comunismo dispersos no sólo por Latinoamérica sino sobre todo en Estados Unidos y Europa.

La situación puede describirse así: un régimen inviable política, económica y socialmente, pero con la firme determinación de impedir que surja cualquier fuerza capaz de sustituirlo en el poder. Por el otro, una oposición con todas las alternativas posibles, pero impotente para desplazar al régimen por vías pacíficas, constitucionales, democráticas, electorales, etcétera, según la camisa de fuerza que se ha autoimpuesto.

Y ese no es su único problema. Frente al desafío de la Constituyente Comunal saltan a decir que esa es una propuesta de “Estado Fascista”, es decir, exactamente lo que no es. El Fascista es un Estado Corporativo, integrado por estamentos profesionales donde los empresarios, terratenientes, comerciantes, gremios, sindicatos, tienen un rol esencial; de hecho, la palabra “comuna” ni siquiera aparece en el discurso político de Mussolini.

Pero esto es apenas un síntoma de la enfermedad ideológica de la oposición oficial, que es tolerada precisamente porque adopta la misma “visión del mundo” del régimen y todos sus prejuicios, así que comparten idéntico lenguaje, se autodefinen “de izquierda” y decir que alguien es “de derecha” es una descalificación cuando no un insulto.

Un alcalde opositor que ha sido secuestrado, citado numerosas veces a organismos de seguridad, sufrido pintas amenazantes en su propia casa, víctima de acoso, persecución e intentos de intimidación acusa al régimen de comportarse ¡como el general Pinochet!

Sería demasiado arduo y repetitivo insistir en las coincidencias que exhibe la oposición oficial con un régimen del que en realidad es complementaria y que limita la lucha a ampliar su zona de influencia, tratando de convencerlo de las virtudes de la alternatividad frente al continuismo, punto en que los comunistas nunca transigirán so pena de dejar de ser marxista-leninistas.

Así se retorna a la contienda entre el absolutismo bolchevique y el oportunismo menchevique: reforma o revolución.

El partido de la libertad está completamente afuera de este juego.

ALMAGRO, AL PAREDÓN

“La justicia militar es a la Justicia lo que la música militar es a la Música”, se dice con frecuencia en Venezuela; con el agravante de que jueces y fiscales siguen atados con sus votos de obediencia y disciplina por lo que la justicia militar es, sin que haya nada peyorativo en ello, una justicia subordinada.

Un principio generalmente aceptado reza que los jueces deben ser imparciales, objetivos y no deben estar sometidos a más constricción que la de su conciencia.

El problema es que los comunistas no creen en ninguno de estos valores: son partisanos por excelencia, su concepción de buena conducta se reduce a seguir la línea del partido. La objetividad es un prejuicio pequeño burgués, porque toda acción supone una toma de posición, a favor o en contra. Si se apela a la conciencia responden que “el ser social determina a la conciencia”, así que solo hay “conciencia de clase”.

No es extraño que el epicentro del conflicto de Almagro sea su vocación por la Justicia por un lado y su fidelidad a la revolución por el otro. Su propuesta es fácil de formular e imposible de cumplir: ser crítico del régimen títere de Maduro y no obstante seguir formando parte del submundo de la izquierda.

Tomemos como ejemplo su más reciente discurso sobre el pase a la justicia militar de manifestantes civiles para observar algunas dificultades de esta posición tan incómoda.

Dice que “los colectivos armados (son) una suerte de camisas negras del fascismo”, asimismo, las acusaciones del gobierno “forman parte de un discurso reaccionario”. Pero lo que uno ve en la realidad es que esos colectivos visten unas franelas rojas estampadas con la imagen del Che Guevara, la misma que exhibe Almagro en su oficina en Washington. Llamar “fascista” a este régimen es mentir deliberadamente.

Almagro no nos dispensa de llamar “bolivariana” a la República, además de a otras organizaciones delictivas a las que denuncia por cometer crímenes atroces, aunque no nos facilita ninguna explicación medianamente jurídica de cómo puede ser una República “bolivariana”, o “islámica” por mencionar otro caso que conoce muy bien.

El itinerario de Almagro arranca del Movimiento de Participación Popular integrante, junto al Partido Comunista, al Socialista y otra veintena de organizaciones, del Frente Amplio del Uruguay, organización fachada del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaro, de Raúl Sendic (padre), Pepe Mujica, Tabaré Vázquez y Elbio Rosselli, presidente pro tempore del Consejo de Seguridad de la ONU, quien declaró recién que “el caso de Venezuela no está en la agenda, ni debe estarlo”. ¿Es necesario agregar que son miembros del Foro de Sao Paulo?

Fue embajador en Irán de 1991 a 1996, en la UNESCO en 1998, China de 2007 a 2010 y canciller de Pepe Mujica durante todo su período de 2010 al 2015. Sus actos más destacados son haber gestionado el traslado de prisioneros de Guantánamo al Uruguay, así como un puente para traer refugiados sirios. Fue facilitador del diálogo USA-Cuba que condujo a la apertura de Obama. Pero lo que nos atañe más directamente es que fraguó el ingreso de Chávez al Mercosur.

Le tendió una alfombra roja a Castro para que reingresara a la OEA, oferta que éste rechazó, a pesar de su curiosa declaración de que “la OEA debe entonar un mea culpa por haber excluido a Cuba”. Castro no tiene que pedir perdón por nada, al contrario, si para él la OEA es “el ministerio de colonias de los EEUU”, entonces fatalmente Almagro es su ministro de colonias.

Es de los políticos y diplomáticos capaces de hablar durante horas y escribir cientos de páginas haciendo la radiografía más detallada de la tiranía que devasta a Venezuela sin mencionar ni una vez a Cuba, ni la palabra “comunismo”, siquiera por equivocación, lo cual no deja de ser una especie de proeza aunque no tenga nada de admirable.

La ruptura del MPP, PC y PS con Almagro viene de sus tiempos de canciller en 2012, por no acompañar una declaración contra el “genocidio” de Israel en Gaza, entonces dijo que no fue consultado, ni debía la cancillería pronunciarse sobre asuntos de partido, sin contar que la declaración no se corresponde con el concepto que el abogado judío y diplomático honorario Rafael Lemkin logró que adoptara la ONU, que equivale a banalizar el término e Israel responde al ataque de miles de cohetes que dispara Hamas desde la franja contra su población civil, por lo que sus actos son en legítima defensa, como se dice, “conforme a Derecho”.

Este tipo de cuestiones pero sobre todo su actuación en la OEA frente al régimen títere de Venezuela son las que llevaron a Pepe Mujica a definirlo como “un abogado, esclavo del Derecho”, como si no entendiera los apremios políticos, por lo que le escribió una carta que concluye diciendo: “Por eso formalmente te digo adiós y me despido”.

El frente interno de Almagro se desintegra y sus aspiraciones que quizás fueran a la Presidencia de Uruguay naufragaron, como en su momento las del también socialista José Miguel Insulza a la de Chile y por razones diametralmente opuestas.

Sigue siendo cierto que no se puede servir sino a un solo Dios y entre la Justicia y la Revolución, pues, hay que elegir.

Luis Marín

19-05-17

IMAGEN SUPERIOR: Por cortesía de LA FM

Publicado en blog | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios

VENEZUELA: Revisar la Evidencia. Una mirada a la Historia. Por: Mónica Corrales @monicacorrales

Texto de Mónica Corrales

Nuestro siguiente paso a seguir debe ser revisar la evidencia. Eso no es otra cosa que dar una mirada a la historia:

En 1999, cuando la constitución del 61 fue derogada, el presidente de la Cámara de diputados era Henrique Capriles Radonski. El proceso para elegir a los constituyentes determinó que luego de toda la campaña, los discursos y los debates, la oposición con 45% de los votos, obtuvo sólo 6 representantes. Mientras el chavismo, con 55% de los votos, obtuvo 125 representantes. Esa fue una feroz patada a la “representación proporcional”. Pero la “oposición” obedeció.

En 2004, cuando ocurrió el revocatorio, hubo un fraude comprobado: las máquinas de lotería de la Olivetti, transformadas en las SmartMatic, impusieron que el voto no fuera directo. Ni secreto. El registro creció en de 10 a 13 millones en un año gracias a Félix Arroyo (para entonces encargado del REP en el CNE, hoy jefe de los representantes de la oposición ante el CNE). Durante los 10 meses otorgados por Américo Martín, el mismo comandante guerrillero Alias Juan Conde, fueron creadas las misiones . En 2004 hubo un fraude avalado por la OEA y el Centro Carter, y la “oposición” obedeció.

Debemos recordar que cuando nos abstuvimos en 2005 fue por convocatoria de Henry Ramos Allup, quien luego de la mega abstención NO nos convocó a desconocer una asamblea producida por menos del 15% del electorado. Desde ese momento quedó demostrado que somos mayoría, pero impusieron la Asamblea Roja, Rojita, y la “oposición” obedeció.

En 2007 sometieron a consulta popular los Principios Fundamentales de la constitución en un Referendo, modificación que si bien se impidió gracias al arrojo de una generación de valientes estudiantes, fue impuesta mediante leyes ordinarias, sentando el precedente para la reforma doblemente inconstitucional del 2009, ganada sin el el menor esfuerzo. Y la “oposición” obedeció.

En 2013 hubo fraude, lo denunciaron ese mismo 14 de abril en la noche, lo recuerdan? Pero el régimen dio la orden de abandonar los centros de votación y que se entregara el material electoral al Plan República, porque supuestamente se contaría “hasta la última papeleta”, algo que nunca ocurrió. Juramentaron a Maduro, y la “oposición” además obedecer, llamó a las elecciones de alcaldes.

Ese mismo año Warner Jiménez fue electo Alcalde para ser luego sustituido mediante una vía no prevista en la constitución. Ustedes vieron alguna resistencia? Yo sólo vi que la “oposición” obedeció.

En 2015 se logró una indiscutible mayoría de 112 diputados. NI UNA SOLA LEY HA SIDO APROBADA POR ESTA ASAMBLEA. NI UNA. Y así estamos hoy, Nicolás Maduro, quien según Capriles (gobernador de Miranda, PJ) cometió FRAUDE en 2013; según Melva Paredes (Diputada, UNT) es colombiano; según Henry Ramos (Diputado, AD) está destituido y según Fredy Guevara (Diputado, VP) es un dictador, ha ordenado elegir constituyentistas el próximo 5 de julio.

Ahora bien, los venezolanos hemos participado y hasta ganado, logrando ocupar espacios donde nuestro representante ha sido juramentado y estando en pleno ejercicio de su cargo, ha sido sustituido por otro funcionario puesto a dedo, como en el caso de Warner Jimenez, Enzo Scarano, Daniel Ceballos, Antonio Ledezma, los tres diputados de Amazonas y el más reciente, Alfredo Ramos

En todos los casos -en todos- la “oposición” ha obedecido. Ante este régimen perdemos si nos abstenemos, si votamos o si ganamos. No importan los resultados de las elecciones. Cuando obedecemos, perdemos.

En este preciso momento los gochos, los muchachos, los agricultores y los ganaderos están arriesgando todo. Están dando su vida. Por favor, no seamos quienes vayamos a sabotear su sacrificio con sumisión, división y obediencia.

Sólo desobedeciendo lograremos impedir la constituyente comunista. Y no será marchando para llevar un papel ante una institución del régimen que lograremos demostrar nuestra legítima desobediencia.

Si no aprendemos de nuestros errores, no podemos esperar resultados distintos.

Tranca tu calle.
No confrontes.
No te desplaces.
No te detengas hasta que se logre el objetivo: Libertad.

#Resistencia es resistir.

@monicacorrales

También disponible en VIDEO en YouTube:

IMPERDIBLE Audio de Mónica Corrales

Publicado en DESOBEDIENCIA | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios