Archivo de la etiqueta: Regionales

Del 15-O a diciembre 2018. Por: Eddie A. Ramírez S.

Del 15-O a diciembre 2018

Eddie A. Ramírez S.

¿A quién achacar la culpa de que el 15 de octubre los candidatos demócratas solo lograran ganar en cinco estados? ¿Al fraude realizado por el totalitarismo rojo? ¿A la abstención? ¿A la poca aceptación de nuestros candidatos? ¿A la ausencia de muchos testigos? ¿A la eficiencia de la maquinaria roja para movilizar a los suyos? ¿Al amedrentamiento por parte de los paramilitares rojos? A varios días de los comicios pareciera que hubo una causa principal y otras secundarias.

Estemos claros que la causa principal fue que el Estado utilizó todo su poder para realizar un gran fraude en contra de los electores. Fraude es una “acción contraria a la verdad y a la rectitud, que perjudica a la persona contra quien se comete”. Al respecto, la Conferencia Episcopal declaró que “El CNE es un árbitro parcializado. Es indispensable recuperar la justicia y ética del sistema para que la ciudadanía pueda expresarse libre y confiadamente”

El excelente Informe Preliminar de Red de Observación Electoral de la Asamblea de Educación reseñó parte de los abusos: trabas para la realización de la observación, cambios de centros de votación, expulsión de testigos o impedimento para su ingreso a las mesas, descarado voto asistido, actos de violencia y de amedrentamiento, escrutinio no público, máquinas dañadas, corte de energía eléctrica y abusos del Plan República. La Observación concluyó que “ El proceso en su conjunto estuvo signado por tal cantidad y variedad de vicios, que superan con creces los conocidos en elecciones anteriores, que hace imposible considerarlas una expresión fiel de la voluntad ciudadana”.

En Bolivar fue descarada la alteración de números por el CNE para arrebatar el triunfo a Andrés Velásquez. En Miranda, Ocariz presentó cifras de electores obstaculizados para votar y de abusos contra nuestros testigos. Ángel Oropeza (MUD) resaltó que las irregularidades afectaron a más de tres millones de votos. Por su parte, el grupo de afectos al chavismo que integran la Plataforma de Defensa de la Constitución aseveró en Aporrea que hubo “un proceso de fraude sostenido”.

El fraude fue la causa determinante que explica porqué los rojos se apoderaron “a lo Jalisco” de 18 gobernaciones, pero hay que adicionar otras de menor importancia. En algunos casos, la abstención fue una de ellas. No hay duda de
que una parte de los opositores no estaba motivado para votar. Razones no faltaban, sin embargo hubo otras de más peso que indujeron a casi todos los partidos políticos a llamar a votar y lo procedente era apoyar a nuestros candidatos.

En Aragua era cuesta arriba que Ismael Gracía ganara después de los señalamientos en su contra, con o sin razón, de Primero Justicia. Algo similar fue el caso de Bernabé Gutiérrez en Amazonas. Por otra parte, se repitieron algunas fallas del pasado atribuibles a los partidos. En un considerable porcentaje de Mesas no contamos con los testigos o bien estos no estaban calificados para desempeñar su trabajo. Al día siguiente la MUD no disponía de todas las actas.

Hemos sido defensores de la MUD, pero sin duda que quienes la integran no terminan de trabajar en equipo. Esto demuestra que el liderazgo está atomizado. Las distintas explicaciones de la reciente derrota evidencian la falta de comando ¿ Qué vamos a hacer ante las próximamente elecciones de alcaldes y Consejos Legislativos? Capriles declaró que esa vía está cerrada, pero mientras no exista una gran rebelión popular y la Fuerza Armada y el TSJ sean instituciones sumisas, no se visualiza otra vía, desde luego acompañada de protestas y solidaridad internacional . A sabiendas de las dificultades, es necesaria la designación de un nuevo CNE, inexplicablemente demorado, en lo cual la presión internacional debería ayudar.

Sin descalificar, ni quitarle méritos a quienes han luchado con tesón, pensamos que la dirigencia debe considerar que, si hay elecciones presidenciales en el 2018, la única posibilidad de ganarlas es con un candidato que aglutine, que sienta las necesidades del pueblo y sea percibido como capaz de remediarlas y de reconstruir el país. Las circunstancias parecen aconsejar que los actuales líderes pospongan sus legítimas aspiraciones, se olviden de primarias y apoyen a un candidato independiente. Es ridículo que, por ejemplo, después de su derrota aplastante, Falcón declare que aspira ser candidato presidencial.

Como (había) en botica: Los demócratas no votaron para conservar espacios, sino como un frente más de lucha para salir del totalitarismo. La iniciativa de nuestros gobernadores de “consultar a sus sectores locales” si se juramentan ante la espuria Constituyente no era procedente. Es comprensible que los intereses económicos que giran alrededor de las gobernaciones prefieran que los
candidatos asuman a cualquier costo. Sin embargo, estos deben considerar que el régimen limitará sus competencias y restringirá el presupuesto, por lo que es muy poco lo que podrán hacer para solucionar los problemas del pueblo y el costo político de la sumisión sería elevado. Ojalá tengan coraje y no cedan ¡ Bravo por Andrés Velásquez! Lamentamos el fallecimiento del distinguido petrolero Franco D’Orazio ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 24/1017 Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital

Carta a KICO @kicobautista ‏Por: C/A (ARV) Daniele Comisso Urdaneta. RECORDANDO ALTAMIRA XXXIX

​Esperando que alguien la haga llegar esta carta a Kico Bautista

Gracias.

RECORDANDO ALTAMIRA XXXIX

CARTA A KICO

21 octubre 2017

Kico, nos conocimos por allá por la plaza Altamira, compartimos dos o tres asambleas de ciudadanos como ponentes. Incluso recuerdo que al finalizar una de ellas me manifestaste tu complacencia porque te había gustado mucho como se había desarrollado la actividad.

Luego creo que nos vimos una o dos veces, siempre en buenos términos. Posteriormente seguí con cierta frecuencia tus apariciones en programas de opinión en globovisiòn hasta que salí del país.

Puedo decirte que tu estilo me pareció muy particular, sumamente comedido y tratando de ser balanceado, del centro hacia la izquierda, con un verbo respetuoso algo jocoso y también controversial, sin querer meterte en aguas profundas. Obviamente no digo que siempre estuve de acuerdo con todo pero nunca me sentí aludido ni incómodo con ninguna de tus expresiones.

Ha pasado el tiempo, ahora vuelvo a verte con cierta frecuencia en KICOSIS, el estilo es el mismo, aunque percibo que tu balance está sesgado hacia lo que para muchos de nosotros es el sector complaciente con el régimen, esta es mi apreciación, pero este no es el motivo por el que te escribo, esperando que la presente llegue a tu conocimiento.

La razón por la que me vi obligado a dirigirme a ti es porque me sentí aludido, incómodo y sumamente contrariado por una expresión tuya manifestada en KICOSIS, del lunes o martes pasados (no recuerdo el día, debes tener la grabación) cuando, analizando los resultados del 15-O, específicamente sobre las razones por las cuales el señor Ocarìz podía haber perdido la gobernación de Miranda, te referiste a que pudo haber sido por la creencia de que él entregó “…al capitán ese caguaricosa…”.

Kico, sin querer hacer ninguna alusión al lenguaje corporal que asumiste mientras lo expresabas, me siento en la obligación de manifestarte que dicho capitán se llama Juan Caguaripano Scott, no es algo o una cosa, es un ser humano, tiene padres, esposa e hijos y tiene gente que piensa y pide a Dios por su vida y su salud, a pesar de que haya algunos enchufados que estarían muy interesados en que nos olvidáramos de él, eso no sucederá, tal vez ese día o en ese momento estaba siendo torturado o maltratado en la cárcel.

Salvando las distancias, obviamente en favor de Caguaripano, imagínate por un momento que al gran traidor de la patria, el escondido en el museo militar 4-F, el tiburón 1 del 11-A, lo hubieran tratado así luego de los asesinatos del 4-F, qué no hubieran dicho quienes lo apoyaban.

Kico me atribuyo, sin autorización de nadie ni mucho menos de los familiares del capitán Juan Caguaripano Scott, la potestad de pedirte que por favor reflexiones sobre esto y si lo estimas adecuado, ofrezcas las disculpas apropiadas a sus familiares.

Saludos cordiales.

​Daniele Comisso Urdaneta

Contralmirante

3.793.306

¿Que hacer ante el fraude? Por: Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich

¿Qué hacer ante el fraude?

Fernando Ochoa Antich.

En mi artículo anterior mencioné las condiciones en las cuales se estaba desarrollando el proceso de elección de gobernadores, “plagado de dificultades y trampas”. Pues bien, culminado este proceso electoral, la mayoría de los venezolanos y un importante porcentaje de gobiernos e instituciones democráticas de la comunidad internacional rechazan con firmeza y propiedad sus resultados. El abuso de poder y el ventajismo oficial fue de tal magnitud que será imposible para Nicolás Maduro lograr el objetivo que se propuso de legitimar su gobierno y la espuria Asamblea Nacional Constituyente Comunal, aduciendo que Venezuela es una sociedad democrática en donde se realizan elecciones imparciales y equitativas. Sus esfuerzos ya han dado sus frutos: nadie le cree. El hambre, la escasez, la pobreza, la muerte, la corrupción y la diáspora seguirán agravando la tragedia venezolana. El sesgo ideológico y la incapacidad del régimen madurista impedirán resolver la creciente crisis económica. Nicolás Maduro tendrá que escoger, como lo ha venido haciendo, entre pagar la deuda, con el reducido ingreso petrolero, o someter a nuestro pueblo a uno de esos trágicos “períodos especiales” a los cuales nos tienen acostumbrados históricamente los regímenes comunistas, en los cuales los pueblos se mueren de hambre y se compromete el destino de las futuras generaciones, mientras la nomenclatura dictatorial vive en el disfrute del poder. Recuerden a Cuba, en 1992, después de la Caída del Muro de Berlín y del fin del subsidio soviético.

La crisis nacional es de tal magnitud que pareciera imposible encontrarle una solución. Soy de los que creen que todavía existe un muy pequeño espacio de maniobra. Lamentablemente, se han perdido extraordinarias oportunidades para emprender una negociación seria y justa entre gobierno y oposición. La responsabilidad del fracaso de esos intentos recae, sin lugar a dudas, en Nicolás Maduro y su gobierno. El sector opositor, a expensas de un significativo costo político, lo ha intentado, obteniendo como respuesta el engaño y la manipulación. Ahora, en lugar de aprovechar la oportunidad de este pírrico “triunfo” para darle una oportunidad a esa necesaria negociación, irrespeta el resultado electoral en el estado Bolívar y abre una nueva crisis política al querer obligar a los gobernadores electos de la oposición a reconocer la írrita Asamblea Nacional Constituyente Comunal. Ojalá, Nicolás Maduro reflexione: sin resolver la creciente crisis política, su gobierno no tiene destino. Las sanciones políticas y económicas debilitarán aun más su precaria estabilidad, creándose condiciones objetivas para un desenlace insurreccional.

Este delicado momento político es muy apropiado para que el gobierno nacional atenúe las graves tensiones políticas existentes con una apertura en el campo electoral, que, mediante un entendimiento con la oposición democrática, permita la escogencia de un nuevo e idóneo CNE, de acuerdo a lo pautado en la Constitución Nacional, que garantice el cabal cumplimiento de las normas vigentes y una observación internacional imparcial e independiente, para que se pueda convocar a las elecciones pendientes de asambleas legislativos regionales, alcaldes y concejos municipales. Además, sería necesario reconocer la legitimidad de la Asamblea Nacional. Solo así se podría propiciar la tan deseada negociación que nos conduzca por el camino de solución a nuestros acuciantes problemas. No cabe duda, que esa conducta le permitiría al gobierno obtener un aceptable grado de credibilidad internacional y solicitar a la Asamblea Nacional su respaldo para poder solicitar algunos créditos internacionales que nos permitan avanzar en la solución del caos general que enfrenta Venezuela.

Claro está que esta alternativa de solución de la crisis nacional sólo ocurriría si Nicolás Maduro tuviera el coraje y la independencia de criterio necesario para tomar una decisión de esa importancia, sin tomar en cuenta las presiones de los sectores radicales del PSUV. En cambio, si el régimen madurista mantiene su arbitraria y soberbia actitud, y trata de imponer fraudulentamente, como lo ha hecho hasta este momento, los resultados electorales en los comicios pendientes, entonces, la oposición democrática deberá establecer una línea política a ser discutida y aprobada amplia y solidariamente por todas las organizaciones que la conforman para lograr su aprobación mediante un amplio consenso. Sin lugar a dudas, de esa discusión surgirán dos posiciones: participar en las próximas elecciones, obviando las inaceptables condiciones electorales existentes, pero convenciendo a los venezolanos para que asistan a votar masivamente; o por el contrario, de manera definitiva plantear no participar en dichos comicios, incluyendo la elección presidencial, con la consecuente denuncia y apoyo nacional e internacional para el desconocimiento de los resultados. No sé, en este momento, cual debe ser el camino a tomar. Las condiciones políticas lo dirán a su tiempo…

De lo que si estoy seguro es que la oposición democrática no puede aceptar se imponga en nuestro país una hegemonía comunista a lo cubano. Nuestra idiosincrasia no lo aceptaría. Por esa razón se requiere un apoyo muy firme y unánime de todos los sectores democráticos a la línea política que adopten los partidos de la Mesa de la Unidad después de una amplia discusión y un detenido análisis. La experiencia indica que no es conveniente mantener un grupo dentro de la MUD que no sea consecuente y solidario con la línea política establecida. Ha sido, quizás, la causa fundamental de los errores cometidos por la oposición democrática durante estos dieciocho años de lucha contra la dictadura chavista-madurista. En las elecciones para gobernadores fue un absurdo mantener, después de tomada la decisión política de asistir a votar, a un sector abstencionista dentro de la propia Mesa de la Unidad que públicamente se oponía a la línea aprobada por la mayoría de sus miembros. Es momento para corregir errores a fin de poder iniciar de inmediato la ofensiva. El terror, que trata de imponer Nicolás Maduro, no doblegará el espíritu libertario de los venezolanos. Optimismo y fe en el triunfo. No, a la írrita Asamblea Nacional Constituyente Comunal. Adelante. La lucha continúa…

Caracas, 22 de octubre de 2017.

fochoaantich@gmail.com.

20171022. Qué hacer ante el fraude.docx

CNE, Smartmatic y el Crimen Organizado. Por: Rubén Dario Bustillos Rávago @rdbustillos

·

Gracias a la participación de Smartmatic en los diversos actos electorales, es que fraudulentamente los miembros del “Crimen Organizado se atornillaron” en el gobierno venezolano.

Por: Rubén Dario Bustillos Rávago (*)

En el fragor de los resultados electorales de gobernadores del pasado 15O, kilómetros de líneas escritas han llenados las páginas de noticias nacionales e internacionales en donde solo coincidimos en una cosa: el “Crimen Organizado” en el poder, fue beneficiario de un gigantesco fraude electoral, cometido por los funcionarios del CNE utilizando el sistema automatizado implementado por la empresa SMARTMATIC en 2004.

En efecto, con la complicidad del entonces rector del CNE, Jorge Rodríguez, quien es introducido en el negocio de las máquinas electorales por Antonio Anzola, supuestamente amante de su hermana Delcy, es que la empresa Smartmatic, propiedad de Antonio Mugica, Alberto Anzola y Roger Piñate da sus primeros pasos.

La primera prueba se efectuó el 15 de agosto del 2004 con el referendo revocatorio para decidir la permanencia de Chávez en la Presidencia. Cuando el CNE dio a conocer los resultados dándole el triunfo a Chávez por amplio margen, SMARTMATIC pasaba a ser un instrumento con tales beneficios que alcanzaban para ser repartidos entre Cuba, Chávez y Jorge Rodríguez.

Es a partir de ese evento que, SMARTMATIC empieza a recibir, sin licitación alguna, nuevos contratos para su sistema electoral y los captahuellas para el sistema SAI, que presentó conjuntamente con los cubanos. Un simple y barato sistema de juego con computadoras se había convertido en la trampa caza-bobos de los venezolanos.

A mediados de abril del 2008. Anzola se enteró que los comisionistas del gobierno exigían un aumento de las “coimas” por los captahuellas de casi el doble de lo estipulado inicialmente. Ante este hecho amenazó con publicar documentos inconvenientes si no se cumplían el trato inicial. Con esa acción firmo su sentencia de muerte. Al día siguiente, en extrañas circunstancias, el avión privado en que viajaba Anzola, se estrelló contra una casa en Maiquetía donde perecieron todos sus ocupantes.

Sin embargo, Smartmatic continuó, con Antonio Mugica a la cabeza, conduciendo elecciones en Venezuela y sus propietarios y cómplices del régimen, haciéndose cada día más ricos con dineros de los venezolanos, mientras el CNE, exportaba a Nicaragua, Bolivia, Perú y Ecuador, el supuesto “sistema electoral más seguro del mundo”, para ganar elecciones en la región.

Al terminar las inconstitucionales elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, ANC, los representantes de Smartmatic cantaron fraude debido a que el CNE había mentido al manifestar que más de Ocho millones de ciudadanos habían participado en dicho evento. “Hay más de UN MILLON DE VOTOS ilegalmente introducidos en el sistema computarizado, propiedad de Smartmatic” -aseveró Antonio Mugica- desde su cuartel general ubicado en la ciudad de Londres. Mugica estaba evidentemente enojado con el régimen, quien se había apropiado de sus máquinas de votación, del software y de todo el sistema y se negaba a seguir pagando por sus servicios. Pero las elecciones de Diputados del 5D del 2015, sin los técnicos de Smartmatic, fueron una dura prueba para las rectoras, quienes no pudieron cambiar los resultados. Eso las obligó a volver a negociar con Smartmatic quien aceptó continuar su participación delincuencial bajo otro nombre. De allí los resultados del pasado 15O.

Gracias a la participación de Smartmatic en los diversos actos electorales, es que, los miembros del “Crimen Organizado se atornillaron” en el gobierno venezolano.

Con las acciones de la sociedad civil, conducida por una dirigencia empeñada en una lucha desigual, en donde el régimen conduce operaciones armadas para reprimirle y con los rectores del CNE utilizando el sistema Smartmatic para trampear elecciones apoyados por la FAN, jamás recuperaremos la democracia en Venezuela.

Queremos reiterar que, si la Comunidad Internacional no interviene a tiempo para detener al “Crimen Organizado” operando desde el gobierno, la crisis humanitaria venezolana seguirá profundizándose con visos de convertirse en un holocausto.

rdbustillos

@rdbustillos

(*) Cnel (Ej.) Secretario de organización del Frente Institucional Militar (FIM)

“Los sistemas computarizados pueden ser utilizados con seguridad en todo los aspectos que rigen el destino de la humanidad, menos en los sistemas electorales… “ Bill Gates.

 

CNE, Smartmatic y el Crimen Organizado.docx

¿Votar bajo amenaza? Por: Pablo Aure @pabloaure

¡Hasta Cuándo!

¿Votar bajo amenaza?

@pabloaure

La manera de hacer política y/o cautivar votos se ha mantenido casi intacta a la utilizada para que llegara este proceso empobrecedor que le han colocado el nombre de Socialismo del Siglo XXI. Los más prominentes líderes expresan el lenguaje del odio y la descalificación para sumar voluntades a sus filas partidistas.

Hay intolerancia a las diferencias. “O estás conmigo o estás contra mí” Eso es lo que vemos. Atacan al mensajero pero sin desmontar con argumentos el mensaje.

No hay peor cuña que la del mismo palo.

Hoy en Venezuela hay un férreo ataque contra aquellas personas que siendo de la oposición han manifestado su intención de no votar. Contra ellos han emitido cualquier tipo de improperios. Lo más grave es que se estigmatiza de la misma manera como el régimen lo hace con quienes están en su contra.

Son prácticas propias del fascismo, con un claro propósito de exterminar la disidencia.

El pasado jueves 5 de octubre, Henry Ramos, a la sazón líder de la MUD y precandidato presidencial, se expresó exactamente igual a como lo hacía el finado Hugo Chávez cuando estaba en campaña por allá a finales de los noventa. Mientras el difunto amenazaba con freírle la cabeza en aceite caliente a los adecos, veinte años después, el líder adeco, ordena marcar como infiltrados a todas aquellas personas que no voten o promuevan la abstención. Muy peligrosas esas expresiones de Ramos Allup. Ese tipo de acciones las ejecutaban los nazis contra los judíos, que marcaban sus casas con una equis (X), para tenerlos ubicados. Le pregunto ¿Para qué ese señalamiento que a todas luces se percibe como una amenaza? ¿No pensará que la postura decente de un político que propugne los cambios debe ser a través de la persuasión para convencer con argumentos, sin amenazar a quien piense diferente? Hay fanáticos de lado y lado. Lo inconcebible es que pretendamos salir de este macabro régimen con los mismos discursos que hicieron posible su llegada.

Manejar los pueblos a través del odio nunca puede dar buenos resultados. Quizá se logren afectos momentáneos, por el desespero, pero debo decirle al paisano Henry: que el veneno a la larga mata. Y a decir verdad, viene a mi memoria que Ramos Allup claramente llamó a la abstención en 2005 ¿Era él para esa época infiltrado? Dejemos que esa duda sea respondida con el tiempo y las acciones.

Educación para cambiar.-

Venezuela jamás cambiará mientras mantengamos los mismos mensajes de odio. Necesario comenzar a modificar ese estilo vulgar y dañino de enfrentarnos unos a los otros. Lamentablemente la forma de hacer política es mediante la descalificación del que piense diferente en lugar de explicar las propuestas.

El sistema político venezolano es desastroso porque se basa en teorías populistas. Y eso ha sido así desde mucho antes de la llegada de estos bárbaros rojos. No sabemos votar pero tampoco nos han enseñado a hacerlo. Votamos pero no elegimos. En los últimos lustros hemos estado signados por el chantaje de la unidad. Que dicho sea de paso, esa unidad nos ofrece el cambio del personaje pero no del sistema, que en definitiva, es el que nos ha arruinado.

No hemos votado en libertad.

Lo confieso con dolor. Aquí, en la Venezuela del Socialismo del Siglo XXI, pero también en la recordada y quizá ahora anhelada 4ta República, hemos ido a votar pero sin libertad. Quizá en contextos diferentes, porque hoy vivimos en dictadura, pero la realidad es que no hemos podido transformar ese estilo “bananero” de hacer política.

¿Por quién y para qué votamos? La campaña de uno y del otro es votar para evitar que lleguen los que estuvieron, mientras que, otros votan para sacar a los que están.

No hay programa, solo ofrecimientos de lugares comunes. Y es precisamente por esa forma de hacer campaña por lo que casi inmediatamente después del triunfo del candidato se produce el desencanto, la decepción y con ella la frustración y el rechazo a procesos electorales. La abstención es una lógica reacción a la falta de legitimidad o credibilidad de los actores. Los “abstencionarios” no son los enemigos, sino el sistema perverso que los genera.

Cuando me refiero a los “abstencionarios” (término muy bien desarrollado por el maestro español Antonio García Trevijano) es para hacer mención a los abstencionistas conscientes, esos que se abstienen de votar como protesta a un sistema político corrompido.

Ruptura del “orden”

Así las cosas, me inclino en pensar que para rescatar nuestra querida Venezuela debe producirse una auténtica ruptura en la forma como hemos concebido durante una eternidad la política electorera. Para ello hace falta determinación, trabajo y mucha educación ciudadana. No hemos tenido educación ciudadana. Siempre nos hemos comportado como habitantes pero no como ciudadanos con derechos y deberes. Por lo general, esperamos que los gobernantes nos resuelvan nuestros problemas, cuando son ellos el principal problema a resolver. Y esto solo lo podemos atacar con sinceridad, sin cortapisas, involucrarse cada quien en los asuntos políticos que no necesariamente siempre es sinónimo de lo electoral.

Podemos provocar la ruptura, pero para ello es necesario la predica con la palabra y el ejemplo con el accionar. No culpemos al ignorante, al que no ha tenido acceso a una buena educación, al necesitado, al menesteroso, a quien padece hoy y ha padecido ayer. No culpemos a quien espera ansiosamente una dadiva gubernamental o de los fariseos cuando se lanzan al ruedo de campañas populistas para lograr alcanzar determinados cargos de “elección”. Hagamos un mea culpa y comencemos a realizar lo que todavía no hemos hecho. Educar, llevar un mensaje republicano y libertario que, jamás será el ofrecimiento de una bolsa o caja de comida, u ofrecer cientos de mercados a precios solidarios. Eso no resolverá absolutamente nada. La tarea es otra: es proporcionar las herramientas necesarias para desarrollar su independencia, no solamente la alimentaria o la de cubrir sus necesidades básicas como la de su salud, sino formarlos como ciudadanos y esto solo será posible si se involucran a través del conocimiento en los asuntos políticos para no dejarse seducir por encantadores de serpientes.

Ese es el cambio por el cual yo siempre apostaré. Esto va mucho más allá de un gobernante. El cambio radica en extirpar de raíz el modelo populista que desgraciadamente es el que hoy nos ofrecen tirios y troyanos. Y para dar por concluido el tema de, si se debe o no ir a votar el próximo domingo, y muy por el contrario a lo que hace el diputado Henry Ramos Allup, les envió mis respetos a todos los ciudadanos bien sea estén decididos a votar o estén convencidos en no hacerlo. Confío en que cada quién a estas alturas del partido ya debe tener definido su criterio, además ya hemos visto una mayoritaria campaña en favor del voto, donde incluso la CEV ordenó leer una carta en todas las misas, y yo jamás entraría en polémica con mi iglesia. Pero estoy seguro de algo, la semana que viene amanecerá nuevos rostros en las gobernaciones aunque, para desilusión de sus electores, no podrán ejecutar los cambios anhelados.

Nota jurídica.-

Las decisiones emanadas de los poderes constituidos deben cumplirse voluntariamente, en caso de no acatarse, pues entonces, se tendrá que recurrir a la ejecución forzosa. En tal sentido recomiendo a la Asamblea Nacional solicitar la ejecución forzosa de la declaratoria del abandono del cargo de Nicolás Maduro. El CNE tenía la obligación de convocar elecciones antes del 9 de febrero para elegir al sustituto. Esa demanda debe intentarse ante el Tribunal Supremo de Justicia que se instalará en la OEA el 13 de octubre. El TSJ debe solicitar la colaboración de la fuerza pública para la referida ejecución, esto es, hacer todo lo indispensable para que se materialice la decisión de la AN. Quizá tendrá que apoyarse en organismos y fuerzas multinacionales.

Sería una magnifica señal que echaría por tierra cualquier sospecha de que tras bastidores ha habido entendimiento con el régimen.

Pablo Aure